SE­XO: LA FÓR­MU­LA GA­NA­DO­RA PA­RA HA­CER HITS

¿Có­mo lo­grar un pues­to al­to en las lis­tas de po­pu­la­ri­dad? Di­fe­ren­tes mú­si­cos lle­ga­ron a la mis­ma con­clu­sión.

GQ Latinoamerica - - MÚSICA - Por An­jo Na­va

No im­por­ta que hu­yas. Tam­po­co que tra­tes de es­con­der­te. Qui­zá la ha­yas eva­di­do por unas ho­ras, pe­ro tar­de o tem­prano, “Des­pa­ci­to” te va a al­can­zar. Pue­de ser en una fies­ta, bo­da o reunión. In­clu­so en el Uber que te lle­ve de re­gre­so a casa. El éxi­to de Luis Fon­si y Daddy Yan­kee es inevi­ta­ble, nos gus­te o no (en lo per­so­nal, ten­go una de­bi­li­dad por la pie­za en cues­tión y, co­mo un marino an­te el can­to de las si­re­nas, ha­ce tiem­po que de­jé de re­sis­tir­me).

El fe­nó­meno no es de ex­tra­ñar­nos. Es la pri­me­ra can­ción la­ti­na (en la ver­sión que co­la­bo­ra “el rey Mi­das del pop”, Jus­tin Bie­ber) en lle­gar a la po­si­ción de ho­nor del top 100 de Bill­board des­de “Ma­ca­re­na”, en me­dio de un am­bien­te de dis­cur­sos pla­ga­dos de odio y dis­cri­mi­na­ción pro­ve­nien­tes de la Casa Blan­ca. Tam­bién es­tá cons­trui­da con fórmulas ga­na­do­ras que va­rios mú­si­cos han com­par­ti­do en In­ter­net, pe­ro, so­bre to­do, la can­ción es una ca­chon­de­ría to­tal. Con lí­neas co­mo “quie­ro des­nu­dar­te a be­sos des­pa­ci­to, fir­mo en las pa­re­des de tu laberinto y ha­cer de tu cuer­po to­do un ma­nus­cri­to”, su éxi­to es­ta­ba pre­des­ti­na­do.

En 2011, la revista cien­tí­fi­ca Evo­lu­tio­nary Psy­cho­logy pu­bli­có un es­tu­dio en don­de en­con­tró que el 92% de las 174 can­cio­nes que en­tra­ron al top 10 de Bill­board, con­te­nían “men­sa­jes2 re­pro­duc­ti­vos”, o una for­ma aca­dé­mi­ca de de­cir “se­xua­les”. La in­ves­ti­ga­ción en­ca­be­za­da por la pro­fe­so­ra en psi­co­lo­gía Dawn R. Hobbs, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Nue­va York en Al­bany, des­cu­brió que, en pro­me­dio, del to­tal de las me­lo­días ana­li­za­das, ha­bía 10.4 fra­ses re­la­cio­na­das con te­má­ti­cas so­bre “ex­ci­ta­ción”, “proezas se­xua­les”, “ge­ni­ta­les” y “atrac­ción se­xual”, en­tre otras.

Ade­más, Hobbs afir­mó que, “aná­li­sis pos­te­rio­res mos­tra­ron que las can­cio­nes más ven­di­das en los tres gé­ne­ros ( R&B, pop y country) pre­sen­ta­ron men­sa­jes re­pro­duc­ti­vos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yo­res que aque­llas que no lo­gra­ron en­trar al top 10”.

Por su par­te, el si­tio Su­per­drug On­li­ne Doc­tor reali­zó una in­ves­ti­ga­ción pa­ra sa­ber qué tan­to pe­san las te­má­ti­cas so­bre amor y se­xo en la mú­si­ca des­de 1960, has­ta 2014. Se­gún el es­tu­dio, el uso de la pa­la­bra “se­xo” en los tí­tu­los y le­tras de las can­cio­nes no fue co­mún has­ta fi­na­les de los 80. Es­to se lo atri­bu­yen a la apa­ri­ción de MTV, ya que hu­bo un des­pun­te que du­pli­có el con­te­ni­do se­xua­li­za­do en 1997 y 2001.

Lo que su­gie­ren esos nú­me­ros es que el uso ex­plí­ci­to de di­cho tér­mino se po­pu­la­ri­zó en la dé­ca­da ochen­te­ra, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que an­tes no se usa­ran eu­fe­mis­mos pa­ra re­fe­rir­se a es­ta ac­ti­vi­dad. El aná­li­sis de Hobbs en 2009 fue una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de que “aun­que la fre­cuen­cia de al­gu­nos de los te­mas di­fie­re”, di­ce la au­to­ra, “es­tos ha­llaz­gos de­mues­tran que las mis­mas ca­te­go­rías re­pro­duc­ti­vas, de­ri­va­das del aná­li­sis de con­te­ni­do de nues­tra mues­tra ini­cial de can­cio­nes con­tem­po­rá­neas de 2009, coin­ci­den sor­pren­den­te­men­te con las le­tras de can­cio­nes de ópe­ra y ar­te que da­tan de cien­tos de años pre­vios”, es de­cir que es­ta ten­den­cia se re­mon­ta has­ta los días en los que la ópe­ra era el gé­ne­ro pre­di­lec­to de las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.