RO­MAN­CE PA­RA HOM­BRES

Los hom­bres siem­pre han es­cu­cha­do que, su­pues­ta­men­te, no de­ben in­tere­sar­se por las co­me­dias ro­mán­ti­cas con sus his­to­rias em­pa­la­go­sas, per­so­na­jes acar­to­na­dos y sus fi­na­les pre­de­ci­bles. Pe­ro en es­te mun­do tan in­ci­vi­li­za­do, ne­ce­si­ta­mos del gé­ne­ro más que nun

GQ Latinoamerica - - LATINOAMÉRICA - Por Dy­lan Jo­nes

Siem­pre has es­cu­cha­do que los ca­ba­lle­ros de­be­mos evi­tar a to­da cos­ta las co­me­dias ro­mán­ti­cas. De­rrum­ba­mos es­te mi­to y te­ne­mos pa­ra ti al­gu­nos ejem­plos pa­ra que te ini­cies en el gé­ne­ro.

Des­pe­gas­te ha­ce una ho­ra e, in­clu­so, si no es­tás volando en pri­me­ra cla­se, ha­ga­mos de cuen­ta que sí. Por lo ge­ne­ral, no to­mas li­cor a la ho­ra de la co­mi­da, pe­ro es­tás a 30 mil pies de al­tu­ra y na­die ( que co­noz­cas) pue­de ver­te; así que pien­sas “¿por qué dia­blos no?”. Y así, de pron­to, tie­nes una copita de sau­vig­non blanc en la mano, pa­ra em­pe­zar, y ojeas sin mu­cho in­te­rés las op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to a bor­do. El tra­yec­to al ae­ro­puer­to fue re­la­ti­va­men­te lar­go, pa­sas­te un tiem­po con­si­de­ra­ble en la sa­la de es­pe­ra y el vue­lo es­ta­ba re­tra­sa­do, así que ya te leís­te to­dos los pe­rió­di­cos y re­vis­tas que car­ga­bas con­ti­go, leís­te to­dos los ar­tícu­los que guar­das­te en el ipad y pre­fe­ri­rías es­pe­rar dos ho­ras an­tes de tomarte esa pas­ti­lla pa­ra dor­mir (des­pués de tra­tar de no es­cu­pir al me­nos una par­te de la co­mi­da, cla­ro es­tá). En­ton­ces, te que­da una y só­lo una op­ción: vas aver una co­me­dia ro­mán­ti­ca…

¿Por qué se­rá que los hom­bres siem­pre ven co­me­dias ro­mán­ti­cas du­ran­te un vue­lo? ¿Por qué es­tán dis­pues­tos a pa­sar va­rias ho­ras –qui­zá más– vien­do una pe­lí­cu­la de la que hui­rían sin pen­sar­lo si es­tu­vie­ran en ca­sa? ¿Por qué, en un avión, es­ta­mos per­fec­ta­men­te con­for­mes con ver un mon­tón de ton­te­rías sen­ti­men­ta­les pro­ta­go­ni­za­das por Ryan Rey­nolds (a me­nu­do y, por de­más, in­jus­ta­men­te lla­ma­do “el otro Ryan”) o Jen­ni­fer Anis­ton cuan­do na­die nos ve?ya per­dí la cuen­ta de las ve­ces que me he le­van­ta­do a es­ti­rar las pier­nas du­ran­te un vue­lo y me he to­pa­do a un hom­bre co­mien­do ca­cahua­tes ja­po­ne­ses mien­tras ve la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de San­dra Bu­llock o Jason Su­dei­kis.

El com­por­ta­mien­to de al­gu­nas per­so­nas en ae­ro­puer­tos y avio­nes pue­de ser des­con­cer­tan­te, en el me­jor de los ca­sos.

Siem­pre ten­dre­mos al hom­bre de ne­go­cios que, a pe­sar de ha­ber­se so­me­ti­do a los fil­tros de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to al me­nos cua­tro ve­ces por se­ma­na du­ran­te los úl­ti­mos 10 años de su vi­da, ha­ce be­rrin­che por­que no quie­re qui­tar­se los za­pa­tos. Tam­bién es­ta­rá el via­je­ro po­co fre­cuen­te al que, des­pués de des­de­ñar la de­mos­tra­ción de se­gu­ri­dad de una gen­til aza­fa­ta, se le ve­rá ba­ta­llan­do con el asien­to re­cli­na­ble, que ame­na­za con de­vo­rar­lo co­mo un ár­bol en la Tie-

rra Me­dia. Y des­pués, es­ta­rán los que ven a es­con­di­das Tie­nes un email, A él no le

gus­tas tan­to o Gue­rra de no­vias, mien­tras se em­pi­nan un char­don­nay ba­ra­to y de­vo­ran un po­llo chi­clo­so, pe­ro pi­can­te.

Sin em­bar­go, de­bo con­fe­sar al­go: No veo co­me­dias ro­mán­ti­cas só­lo en los avio­nes: des­de ha­ce al­gún tiem­po, tam­bién las veo en ca­sa. No es­toy or­gu­llo­so, y has­ta ha­ce po­co, sen­tía la ne­ce­si­dad de ocul­tar­lo, pe­ro co­mo ten­go la in­ten­ción de ser ab­so­lu­ta­men­te ho­nes­to –y en el afán de fo­men­tar la trans­pa­ren­cia–, voy a re­co­no­cer mis há­bi­tos de con­su­mo.

No só­lo veo co­me­dias ro­mán­ti­cas en avio­nes: aho­ra tam­bién en la pri­va­ci­dad de mi pro­pia ca­sa. Lis­to. Lo di­go y lo sos­ten­go. A me­nu­do, cuan­do ten­go la tar­de li­bre, y des­pués de ver el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de House of Cards, Ga­me of Th­ro­nes, Nar­cos o Peaky Blin­ders, es­car­bo en mi bi­blio­te­ca de Net­flix, des­cu­bro al­go que no he vis­to en unos cuan­tos me­ses, ba­jo el tono de voz y, sim­ple­men­te, di­go –co­mo cuan­do Je­remy Clark­son cam­bia de ve­lo­ci­dad– “¿ Sin­to­nía de amor?”. En ese mo­men­to, mi fa­mi­lia usual­men­te me ob­ser­va con es­tu­dia­do des­pre­cio, sus­pi­ran en­tre bur­las y des­apa­re­cen en sus res­pec­ti­vas ha­bi­ta­cio­nes pa­ra­ver sus pro­pios pla­ce­res cul­po­sos en sus lap­tops.

Que así sea. Soy adic­to a las co­me­dias ro­mán­ti­cas y, hoy en día, no me im­por­ta quién lo se­pa. No me im­por­ta que los guio­nes siem­pre ten­gan que ver con des­pe­di­das de sol­te­ra, bo­das, mas-

¿PORQUÉLOS HOMBRESSIEM PREVENCOME DIASROMÁN TICASENL OS AVIO­NES;FIL­MES QUERENEGARÍAN PONEREN SUCASA?

co­tas as­que­ro­sa­men­te tier­nas o la in­ca­pa­ci­dad de un co­me­dian­te bri­tá­ni­co no­va­to pa­ra ha­blar con un acen­to nor­te­ame­ri­cano me­dia­na­men­te con­vin­cen­te. No me im­por­ta que la ac­tua­ción de los pro­ta­go­nis­tas masculinos sea tan des­an­ge­la­da, que más pa­re­ce un hi­lo de Twit­ter. No me in­tere­sa que el ar­co narrativo nun­ca va­ríe (in­com­pa­ti­bi­li­dad se­xual, una gran­di­lo­cuen­te de­cla­ra­ción de amor, un asom­bro­so en­cuen­tro lo­gís­ti­co, amor ver­da­de­ro que ven­ce to­dos los obs­tácu­los, etc.).

En un vue­lo a An­ti­gua ha­ce unos años, tras abrir­me pa­so por La som­bra del po­der, ¿Qué

pa­só ayer? y Moon, me des­cu­brí (con cier­ta ver­güen­za) vien­do el que pen­sé que se­ría un ejem­plo in­fa­me del gé­ne­ro, La pro­pues­ta, pro­ta­go­ni­za­da por San­dra Bu­llock. Una clá­si­ca lec­ción de vi­da neo­yor­qui­na (pien­sa en Dia­ne Kea­ton en Baby

Boom; da­le, sa­bes que quie­res), en la que una am­bi­cio­sa y du­ra eje­cu­ti­va per­mi­te que una gue­rra de ago­ta­mien­to ro­mán­ti­co se con­vier­ta en el amor­ver­da­de­ro, pa­ra des­cu­brir du­ran­te el pro­ce­so al ca­cho­rri­to que vi­ve en su co­ra­zón.

El asun­to es que San­dra Bu­llock no es in­fa­me y –fan­fa­rria len­ta, por fa­vor, se­gui­da de la re­so­nan­te voz de Dios se­gún Tom Ba­ker– tam­po­co lo son las co­me­dias ro­mán­ti­cas en ge­ne­ral. Es ha­bi- tual que a los crí­ti­cos no les gus­ten por la mis­ma ra­zón que les dis­gus­tan las te­le­no­ve­las: pien­san que son con­des­cen­dien­tes. Nick Hornby, in­clu­so, ha­bla de ellas en su no­ve­la Ju­liet, des­nu­da (Ana­gra­ma, žŸ¡Ÿ): “Tuc­ker bo­tó la co­me­dia ro­mán­ti­ca que ha­bía em­pe­za­do a ver. Has­ta don­de le que­da­ba cla­ro, el pro­ble­ma en­tre la pa­re­ja cen­tral, eso que evi­ta­ba que es­tu­vie­ran jun­tos, era que ella te­nía un ga­to y él te­nía un pe­rro, y el ga­to y el pe­rro pe­lea­ban co­mo pe­rros y ga­tos, y es­to pro­vo­ca­ba que la pa­re­ja –por un mis­te­rio­so con­ta­gio que la pe­lí­cu­la no po­día ex­pli­car de­bi­da­men­te– pe­lea­ra tam­bién co­mo pe­rros y ga­tos”.

Las ver­da­de­ra­men­te exi­to­sas, sin em­bar­go, el mo­de­lo de­fi­ni­ti­vo de co­me­dia ro­mán­ti­ca, son las pe­lí­cu­las de tra­ma más sen­ci­lla, ver­da­de­ros con­cep­tos pa­ra so­la­pa de ca­je­ti­lla de ci­ga­rros que de­jan en ri­dícu­lo a la ma­yo­ría de los bro­man­ces, las pe­lí­cu­las de ami­go­tes o cu­yo ar­gu­men­to gi­ra al­re­de­dor de al­gu­na bro­ma des­ca­be­lla­da. En reali­dad, la co­me­dia ro­mán­ti­ca es la hi­ja bas­tar­da y des­lac­to­sa­da de la co­me­dia screw­ball de los £Ÿ: las San­dra Bu­llock, Ka­te Hud­son, Jen­ni­fe­ra­nis­ton y Emily Mor­ti­mer de es­te mun­do aprie­tan el pa­so por el gé­ne­ro con la es­pe­ran­za de con­ver­tir­se de pron­to en Kat­ha­ri­ne Hep­burn. No, las chick flicks no sue­len es­tar es­cri­tas por John Chee­ver, John Up­di­ke o Phi­lip Roth; y no, no son di­ri­gi­das por fi­gu­ras co­mo Mar­tin Scor­se­se, Wes An­der­son o Woody Allen (ya no más, al me­nos). Aun­que es­toy se­gu­ro de que Chee­ver hu­bie­ra es­cri­to una si se lo hu­bie­ran pe­di­do y to­das las co­me­dias ro­mán­ti­cas que he vis­to han si­do me­jo­res que cual­quier cin­ta que Allen ha di­ri­gi­do des­de ¡¨¨ž, más o me­nos. Las co­me­dias screw­ball eran par­te de un gé­ne­ro que no só­lo da­ba ca­bi­da a in­te­li­gen­tes jus­tas ver­ba­les, sino que las fo­men­ta­ban po­si­ti­va­men­te co­mo una ma­ne­ra de ca­chon­deo en los días en que el Có­di­go Hays (una es­pe­cie de có­di­go “moral” pa­ra las pro­duc­cio­nes) di­fi­cul­ta­ba que los pro­ta­go­nis­tas hi­cie­ran al­go más que to­mar­se de la mano y ex­pre­sar su amor pla­tó­ni­co eterno. Es­to dio pie a un gé­ne­ro con­si­de­ra­ble­men­te ro­bus­to, que so­bre­vi­vió a la avan­za­da pro­gre­sis­ta del ci­ne es­ta­dou­ni­den­se en los años ©Ÿ yª Ÿ.¿ De qué otro mo­do uno se ex­pli­ca­la­ca­rre­ra de Bar­bra Strei­sand en Holly­wood?

La co­me­dia ro­mán­ti­ca es la fan­ta­sía de es­ca­pe ab­so­lu­ta: el mun­do en el que fun­cio­na es­tá ca­si le­gal­men­te pros­cri­to. Só­lo pue­de fun­cio­nar en un am­bien­te con­tro­la­do, y cuan­do vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos en un en­torno ca­da vez me­nos re­gu­la­do y caó­ti­co, un mun­do que es tes­ti­go de mo­di­fi­ca­cio­nes ra­di­ca­les en las cer­te­zas de­mo­grá­fi­cas en vir­tud de cam­bios in­dus­tria­les y tec­no­ló­gi­cos fun­da­men­ta­les, ¿quién no agra­de­ce un po­co de ru­ti­na clá­si­ca? El uni­ver­so de la co­me­dia ro­mán­ti­ca po­drá es­tar de ca­be­za, pe­ro al me­nos es uno en el que sa­be­mos dón­de es­tá to­do. Ese mun­do es­tá lleno de ca­mas per­fec­ta­men­te ten­di­das, siem­pre hay lu­ga­res de es­ta­cio­na­mien­to y nie­va cuan­do uno lo ne­ce­si­ta, al­guien ba­rre siem­pre las ho­jas y el con­flic­to no es sino par­te del jue­go pre­vio. En cuan­to a los es­ce­na­rios, nos pro­por­cio­nan una piz­ca de la ele­gan­cia de tiem­pos me­jo­res, cuan­do el ro­man­ce era un im­pe­ra­ti­vo y no un obs­tácu­lo. Los pa­tro­nes en es­te ca­so son re­so­lu­ti­vos: ¿por qué que­rría­mos al­go dis­tin­to?

En es­te mun­do, las mu­je­res –sin im­por­tar si se ape­lli­dan Hep­burn o Strei­sand o Kea­ton o Anis­ton o Bu­llock– a me­nu­do son re­pre­sen­ta­das co­mo neu­ró­ti­cas me­tro­po­li­ta­nas, mien­tras que los hom­bres tien­den a ser cria­tu­ras tí­mi­das y ex­plo­ta­das, del ti­po li­ge­ra­men­te hú­me­do de Ro­bert Red­ford, Matt­hew Mcco­naug­hey o Ryan Rey­nolds… Pa­re­cen in­ca­pa­ces de es­pan­tar a un pa­to. En la vi­da real, odia­ría­mos a es­te ti­po de gen­te –mu­je­res atro­ces y au­to­ri­ta­rias, hom­bres pa­té­ti­cos y ser­vi­les–, y qui­zá por ello, dis­fru­ta­mos tan­to la in­ver­sión de ro­les. Ob­via­men­te, por eso, po­de­mos sen­tar­nos muy a gus­to en un avión y reír­nos a car­ca­ja­das con pe­lí­cu­las co­mo La bo­da de mi me­jor ami­go, Mi sú­per ex-no­via, Có­mo per­der a un hom­bre en 10 días, Co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez y Los fan­tas­mas de mis ex.

¿Aca­bo de de­cir to­do eso en voz al­ta? Ah, el gus­to cul­po­so…

El asun­to es que los hom­bres no só­lo se ríen de es­tos fil­mes: llo­ran has­ta la ca­mi­sa. Es no­ta­ble que más de 40% de los ca­ba­lle­ros llo­ran cuan­do ven una co­me­dia ro­mán­ti­ca en pleno vue­lo. ¿Y por qué lo ha­ce­mos? Por la di­fe­ren­cia en­tre la pre­sión de ca­bi­na y el oxí­geno en tie­rra: a to­dos nos afec­ta, se nos ba­te el ce­re­bro. Pa­ra los hom­bres, sin em­bar­go, es un lu­gar se­gu­ro, es co­mo nues­tra ca­ja de he­rra­mien­tas en el ai­re, un es­pa­cio ais­la­do en el que po­de­mos per­mi­tir­nos un gri­to in­terno pri­mor­dial, dis­fra­za­do de sor­bos de vino blan­co. Es­ta­mos ale­ján­do­nos de nues­tros se­res queridos, nos sen­ti­mos so­los, qui­zá has­ta un po­co ner­vio­sos, pro­ba­ble­men­te can­sa­dos y sin du­da, nos fal­tan ho­ras de sue­ño. Es­ta­mos des­co­nec­ta­dos de to­das las per­so­nas a las que co­no­ce­mos y ca­si, inevi­ta­ble­men­te, nos in­va­de una sen­sa­ción de an­sie­dad tan pal­pa­ble que ca­si po­dría­mos des­cri­bir­la co­mo den­sa, os­cu­ra y acei­to­sa. Una pie­za cla­ve pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de las emo­cio­nes en el ce­re­bro es la amíg­da­la, aun­que al­gu­nas otras áreas man­tie­nen ba­jo con­trol esas res­pues­tas. No obs­tan­te, un es­tu­dio re­ve­ló que

WHEN HARRY MEET’S SALLY EL MO­DE­LO DE­FI­NI­TI­VO DE CO­ME­DIA RO­MÁN­TI­CA ESEL DELA TRA­MA MÁSSENCILLA.

EN REALI­DAD, LA CO­ME DIAROMÁNTICAESLA HI­JA BASTARDADE LACOMEDIA SCREW­BALL DELOSAÑOS30.

mien­tras más can­sa­dos es­ta­mos, la in­fluen­cia in­hi­bi­to­ria que ejer­ce la cor­te­za me­dia pre­fron­tal so­bre la amíg­da­la se de­bi­li­ta, por lo que sus res­pues­tas a es­tí­mu­los emo­cio­na­les ne­ga­ti­vos se am­pli­fi­can. Ade­más, co­mo siem­pre nos in­di­can las au­to­ri­da­des de la avia­ción ci­vil, la ba­ja pre­sión del ai­re du­ran­te un vue­lo adel­ga­za la san­gre, lo que in­cre­men­ta los efec­tos del al­cohol.

“Fran­ca­men­te, so­mos unos idio­tas –di­ce el crí­ti­co de ci­ne Jason So­lo­mons–. La mez­cla de vue­los y pe­lí­cu­las es un coc­tel em­bria­gan­te: hay imá­ge­nes y sen­ti­mien­tos de­ma­sia­do cer­ca de las re­ti­nas, en un ám­bi­to que se vuel­ve ín­ti­mo”. Es­ta­mos, has­ta cier­to pun­to, in­de­fen­sos con nues­tros pen­sa­mien­tos, va­gan­do por lu­ga­res a los que nor­mal­men­te no va­mos. Llo­ra­mos por lo co­no­ci­do y lo des­co­no­ci­do y, por su­pues­to –y es­ta es la peor cla­se–, lo des­co­no­ci­do co­no­ci­do. Co­mo di­jo al­gu­na vez el co­lum­nis­ta Brett Mar­tin: “Se abre un ex­tra­ño com­par­ti­men­to su­pe­rior del co­ra­zón, el jui­cio crí­ti­co se afe­rra a su co­jín de flo­ta­ción y si­gue la guía de lu­ces has­ta el to­bo­gán ama­ri­llo…”. Re­gre­sa­mos a la in­fan­cia y llo­ra­mos con los avan­ces de pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por pe­rros y per­so­nas ma­yo­res. Sí, siem­pre es­ta­rán los ti­pos que be­ben su pe­so cor­po­ral en char­don­nay ru­mano, se pal­mo­tean unos a otros las es­pal­das y pre­su­men cuán­tas reunio­nes tu­vie­ron an­tes de abor­dar, pe­ro in­clu­so ellos es­ta­rán llo­rán­do­le a la al­moha­da cuan­do se les ba­je la bo­rra­che­ra. Brian Cox, fí­si­co de par­tí­cu­las y pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión, llo­ra en los avio­nes. Tam­bién Ja­ke Gy­llen­haal. Richard Mad­den, quien in­ter­pre­tó a Robb Stark en Ga­me of Th­ro­nes, llo­ró to­do el ca­mino de re­gre­so a Lon­dres cuan­do vio el ca­pí­tu­lo de la Bo­da Ro­ja: “Era el ora­te en el avión, llo­ran­do a me­dia­no­che”. In­clu­so los en­tu­sias­tas de la avia­ción ci­vil se des­cu­bren llo­ran­do.

Pa­ra los hom­bres, su­pon­go que una co­me­dia ro­mán­ti­ca es el pla­cer cul­po­so de­fi­ni­ti­vo, pe­ro co­mo to­dos sa­be­mos, los pla­ce­res cul­po­sos son sim­ple­men­te una ma­ne­ra de re­co­no­cer las vi­ci­si­tu­des del gus­to. Sin du­da, a me­di­da que un gé­ne­ro se es­ta­ble­ce en la ima­gi­na­ción del pú­bli­co, in­cre­men­ta su ries­go de pa­de­cer las fuer­zas re­duc­to­ras del mer­ca­do (ra­zón por la cual se pro­du­je­ron tan­tas pe­lí­cu­las la­men­ta­bles de Bu­llocky Mcco­naug­hey), pe­ro una bue­na co­me­dia ro­mán­ti­ca to­da­vía pue­de apos­tar a pe­ces mu­cho más gor­dos. An­nie Hall es pro­ba­ble­men­te el me­jor ejem­plo del gé­ne­ro, y pi­sán­do­le los ta­lo­nes en el se­gun­do lu­gar es­ta­ría la me­jor cin­ta de Allen que, de he­cho, no di­ri­gió:

Cuan­do Harry en­con­tró a Sally, de No­rah Eph­ron. Por otra par­te, la co­me­dia ro­mán­ti­ca tam­bién ha si­do, qui­zá tem­po­ral­men­te –uno nun­ca sa­be–, res­pon­sa­ble de la reha­bi­li­ta­ción de la le­yen­da que es Ro­bert De Ni­ro. Si tie­nes cier­ta edad, en­ton­ces, se­gu­ro co­no­ces a De Ni­ro co­mo la con­tra­par­te gru­ño­na en una le­ta­nía de co­me­dias abo­mi­na­bles –en par­ti­cu­lar, la in­fa­me se­rie de pe­lí­cu­las de La fa­mi­lia de mi no­via (nin­gu­na es gra­cio­sa)– y qui­zá te ha­yan pre­sen­ta­do al hom­bre que al­gu­na vez fue el me­jor actor de

su ge­ne­ra­ción a tra­vés de los ca­da vez más tris­tes la­men­tos de quie­nes lo vie­ron en la cum­bre, du­ran­te sus años im­pe­ria­les (más o me­nos de

Ca­lles pe­li­gro­sas de , a Ca­sino de ). Pe­ro con Pa­san­te de mo­da de   , De Ni­ro vi­vió una reha­bi­li­ta­ción ca­si com­ple­ta, ofre­cién­do­nos una ac­tua­ción que no só­lo re­fle­ja sus ha­bi­li­da­des, sino que tam­bién pue­de ha­cer­te bro­tar las de co­co­dri­lo mien­tras sor­bes un ries­ling hún­ga­ro a   mil pies de al­ti­tud. Su pri­me­ra in­cur­sión exi­to­sa en la co­me­dia mains­tream fue la bri­llan­te

Fu­ga a la me­dia­no­che, de ŠŠ, his­to­ria de ami­go­tes di­ri­gi­da por Mar­tin Brest y con más chis­tes ve­lo­ces y ve­ne­no­sos que cual­quier co­me­dia de pas­te­la­zos de los her­ma­nos Marx; de su la­do, Pa­san­te de mo­da es su me­jor in­cur­sión se­mi­có­mi­ca des­de

Ana­lí­za­me. De he­cho, en el me­jor es­ti­lo de De Ni­ro, no es real­men­te una ac­tua­ción có­mi­ca, pe­ro co­mo ha pa­sa­do los úl­ti­mos   años tra­tan­do de ser tan ordinario co­mo sea po­si­ble en sus pa­pe­les, qui­zá lo me­jor es de­cir que es uno de sus pa­pe­les “nor­ma­les” más acep­ta­bles, uno en el que pa­re­ce ya no que­dar­le na­da por ex­plo­rar.

Una de las ra­zo­nes por las que la co­me­dia ro­mán­ti­ca si­gue flo­re­cien­do co­mo gé­ne­ro es por su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­bi­tar un mun­do abs­trac­to, oca­sio­nal­men­te su­rrea­lis­ta, y aun­que en la su­per­fi­cie la ma­yo­ría de las co­me­dias ro­mán­ti­cas po­drían pa­re­cer per­fec­ta­men­te plau­si­bles, en la reali­dad –in­clu­so las de Holly­wood– son to­do me­nos eso. El año pa­sa­do, el New Yor­ker hi­zo una lis­ta de tra­ba­jos ac­tua­li­za­dos pa­ra los per­so­na­jes de co­me­dias ro­mán­ti­cas; así, el pe­rio­dis­ta pa­só a ser un co­la­bo­ra­dor de un si­tio web

(que pu­bli­ca los ar­tícu­los de otros con el mis­mo en­ca­be­za­do y nin­gu­na atri­bu­ción), el propietario de la li­bre­ría aho­ra tra­ba­ja en mar­ke

ting, pe­ro tie­ne una bol­sa de lo­na de una li­bre­ría de la vie­ja guar­dia, la pros­ti­tu­ta se trans­for­mó en pros­ti­tu­ta vía una app, la ar­qui­tec­ta aho­ra di­se­ña apps que te per­mi­ten sa­ber cuan­do es­tás cer­ca de otras apps y la abo­ga­da de de­re­chos hu­ma­nos aho­ra di­ri­ge una star­tup que co­nec­ta a las star­tups con abo­ga­dos. To­das es­tas eran bro­mas, pe­ro, de he­cho, fun­cio­na­rían en una pe­lí- cu­la, co­mo lo ha­ría cual­quier otro es­te­reo­ti­po mo­derno, co­mo una con­duc­to­ra de Uber, el

hips­ter odio­so o el nerd mul­ti­mi­llo­na­rio. Y eso es por­que el tra­ba­jo só­lo sir­ve pa­ra de­fi­nir el ab­sur­do de una si­tua­ción y po­ten­ciar la co­me­dia en el pro­ce­so. Hoy en día, es­pe­ra­mos que las co­me­dias ro­mán­ti­cas sean pro­ta­go­ni­za­das por gen­te que se co­no­ció en Tin­der y Grindr, o cu­ya idea de co­que­teo son los men­sa­jes de tex­to inapro­pia­dos; sin em­bar­go, en reali­dad no bus­ca­mos orien­ta­ción, só­lo con­sue­lo. Y aun­que qui­zá aho­ra es­pe­ra­mos que el per­so­na­je pro­me­dio de una co­me­dia ro­mán­ti­ca pon­ga en ja­que nues­tras per­cep­cio­nes de lo que po­dría­mos ser, no te­ne­mos pre­vis­ta nin­gu­na re­ve­la­ción des­ga­rra­do­ra: no se su­po­ne que las co­me­dias ro­mán­ti­cas cues­tio­nen nues­tras creen­cias, sino que las sa­tis­fa­gan. La co­me­dia ro­mán­ti­ca pa­re­ce ser in­mu­ne a los cam­bios de­mo­grá­fi­cos y ge­ne­ra­cio­na­les que he­mos vis­to en los úl­ti­mos   años, más o me­nos (pa­re­cen in­tere­sar­les a mi­lle­nials y con­ser­va­do­res de más edad por igual), pues su sen­ti­do del ab­sur­do crea un mun­do de fan­ta­sía que in­clu­so los mo­co­sos hi­per­sen­si­bles y llo­ro­nes pue­den apre­ciar.

Has­ta cier­to pun­to, coin­ci­do con es­to, aun­que sí apren­dí al­go de una co­me­dia ro­mán­ti­ca: tal vez re­cuer­des que, en Lo­co y es­tú­pi­do amor (  ), Ryan Gos­ling se con­vier­te en el men­tor de Ste­ve Ca­rell y guía al re­cién di­vor­cia­do por las vías y ca­lle­jo­nes del cor­te­jo mo­derno (en gran me­di­da, có­mo li­gar­se a una chi­ca en un bar). Lo pri­me­ro que Gos­ling le or­de­na es que de­je de to­mar el coc­tel con pa­ji­lla. “¿Sa­bes qué pa­re­ce?”, le pre­gun­ta, “pa­re­ce que es­tás chu­pan­do un pe­que­ño

sch­vantz. ¿Eso es lo que quie­res?”. (Y só­lo con fi­nes de cla­ri­dad, un sch­vantz es exac­ta­men­te lo que es­tás pen­san­do: un pe­ne, só­lo que en yid­dish.)

No só­lo Ca­rell aca­ta al ins­tan­te el con­se­jo de Gos­ling: yo tam­bién. No es que es­tu­vie­ra to­man­do un coc­tel en ese mo­men­to, pe­ro en­tien­des lo que quie­ro de­cir. Ni una so­la vez me han des­cu­bier­to be­bien­do na­da con una pa­ji­lla, es­pe­cial­men­te no un coc­tel.

¿Ves? Pue­des apren­der al­go de una co­me­dia ro­mán­ti­ca, in­clu­so si tu in­ten­ción só­lo es distraerte   mi­nu­tos mien­tras es­pe­ras a que la asis­ten­te de vue­lo te lle­ve la se­gun­da co­pa de sau­vig­non blanc ti­bio y el Air­bus de Bri­tish Air­ways sur­ca los cie­los so­bre el con­da­do de Kerry, en Ir­lan­da.

LO­VE PUE­DES APREN­DER AL­GO DE UNA CO­ME­DIA RO­MÁN­TI­CA, IN­CLU­SO SI TU INTENCIÓNE S DISTRAERTE.

Ryan Gos­ling y Em­ma Sto­ne en Crazy Stu­pid Lo­ve, una cin­ta de 2011.

Re­yes de la co­me­dia ro­mán­ti­ca Meg Ryan y Tom Hanks fue­ron, por

años, los ver­da­de­ros

lí­de­res del gé­ne­ro. Arri­ba, en Slee­pless in Seattle; aba­jo,

en Tie­nes un e-mail.

Clá­si­co en­tre los clá­si­cos

Meg Ryan y

Billy Crys­tal es­te­la­ri­zan una de las co­me­dias de amor más em­ble­má­ti­cas de to­dos los tiem­pos: Cuan­do Harry en­con­tró a Sally.

Arri­ba, An­nie

Hall, di­ri­gi­da e in­ter­pre­ta­da por Woody Allen. So­bre es­tas lí­neas, Hu­gh Grant es uno de los pro­ta­go­nis­tas de Lo­ve Ac­tually, una cin­ta que de­rra­ma miel na­vi­de­ña.

Arri­ba, San­dra Bu­llock pro­ta­go­ni­za al la­do de

Bill Pull­man Whi­le you We­re Slee­ping (1998).

A la iz­quier­da, Ka­te Winslet, Ju­de Law y Ca­me­ron Diaz en The Ho­li­day (2006).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.