¿DE PE­LO EN PE­CHO?

Y otros lu­ga­res del cuer­po mas­cu­lino en los que de­bes po­ner aten­ción al mo­men­to de de­pi­lar­te.

GQ Latinoamerica - - COSMÉTICAMASCULINA - Edi­ción Car­lot­ta Cons­tant Ilus­tra­ción Jack Hug­hes

Ya es tiem­po de lle­var a ca­bo el ar­te de la de­pi­la­ción mas­cu­li­na por­que con tan só­lo dis­mi­nuir un po­co la abun­dan­cia de ve­llo cor­po­ral, pue­des ma­xi­mi­zar tus mo­vi­das pa­ra cuan­do lle­gue aquel mo­men­to que te preo­cu­pa.

1. LÁSER Y CE­RA

Ma­ria-loui­se Feat­hers­to­ne, co-fun­da­do­ra de Strip Wax Bar, di­ce: “Nues­tro tra­ta­mien­to más po­pu­lar en­tre los ca­ba­lle­ros es la de­pi­la­ción láser en la es­pal­da com­ple­ta. A al­gu­nos hom­bres les preo­cu­pa que les pue­da do­ler, pe­ro nues­tra má­qui­na de láser cuen­ta con un sis­te­ma de en­fria­mien­to di­ná­mi­co que mi­ni­mi­za el do­lor. Lo pi­den mu­cho quie­nes se van a ca­sar pron­to o cuan­do es­tán cer­ca las va­ca­cio­nes de ve­rano”. La piel del hom­bre a me­nu­do es más grue­sa y, por lo tan­to, más di­fí­cil de de­pi­lar. “La es­pal­da es la par­te más fá­cil, don­de se sien­te me­nos do­lor”, di­ce Feat­hers­to­ne. “No­so­tros te­ne­mos un pa­que­te lla­ma­do El atle­ta, que con­sis­te en de­pi­la­ción con ce­ra de cuer­po com­ple­to, e in­clu­ye de­pi­la­ción bra­si­le­ña y del tra­se­ro”.

2. NA­RIZ Y ORE­JAS

Si a sim­ple vis­ta pue­des no­tar un par de ve­llos aso­mán­do­se im­pu­ne­men­te, en­ton­ces, tie­nes que acep­tar la du­ra reali­dad: se­gu­ro otras per­so­nas tam­bién pue­den ver­los. Cier­to, el ve­llo ayu­da a man­te­ner la salud de nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, sin em­bar­go, el vi­si­ble en es­tos lu­ga­res lu­ce sim­ple­men­te ho­rren­do. Lo que de­bes ha­cer es pin­zar tu na­riz con dos de­dos y mo­ver­la un po­co ha­cia uno y otro la­do, y, en­ton­ces, con un par de ti­je­ri­llas, re­cor­tar los pe­los de­ma­sia­do lar­gos y que se no­tan.

3. NU­CA Y HOMBROS

Dé­ja­le el área de la nu­ca a los ex­per­tos. Si tu bar­be­ro es bueno, po­drá ocu­par­se de ello sin pro­ble­ma. Si el pe­lo en la par­te de atrás del cue­llo te cre­ce de­ma­sia­do rá­pi­do, pue­des pa­sar­te la ma­qui­ni­lla li­ge­ra­men­te en­tre un cor­te de cabello y otro; eso se­rá su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner to­do ba­jo con­trol. Si te sa­le ve­llo en los hombros, eli­mí­na­lo fá­cil­men­te con una cu­chi­lla de afei­tar, o si es real­men­te po­co, has­ta con pin­zas.

4. TOR­SO Y ES­PAL­DA ME­DIA

Si tie­nes ve­llo cor­po­ral más grue­so en la par­te me­dia de tu cuer­po, es po­si­ble re­ba­jar­lo un po­co con una afei­ta­do­ra gra­dua­da. La Re­ming­ton De­li­ca­tes and Body Hair Trim­mer es per­fec­ta pa­ra la mi­sión, pues una cu­chi­lla po­dría cau­sar le­sio­nes en la piel”, di­ce Kie­ran Tu­dor, em­ba­ja­dor de la mar­ca Re­ming­ton y es­ti­lis­ta.

5. Y MÁS ABA­JO...

El ve­llo pú­bi­co tien­de a ser más cur­vo y ás­pe­ro, lo que lo ha­ce pro­pen­so a en­car­nar­se. Lo me­jor pa­ra es­ta área es re­cor­tar un po­co. Y pa­ra la ba­se del pe­ne, usa cre­ma de afei­tar y una afei­ta­do­ra mul­ti­ni­vel, con mano muy sua­ve. Pro­cu­ra ir afei­tan­do ha­cia afue­ra, en la mis­ma di­rec­ción de cre­ci­mien­to del ve­llo, y siem­pre usa he­rra­mien­tas se­pa­ra­das.

6. AXILAS Y PIES

A na­die le gus­ta ver ve­llo axi­lar aso­mán­do­se por las man­gas de una ca­mi­se­ta, así que re­bá­ja­lo un po­co pa­ra que no sea tan apa­ren­te; pe­ro cui­da de no de­jar­lo de­ma­sia­do cor­to. Los pies y los de­dos tie­nen su tru­co: en ellos, usa un pei­ne y unas ti­je­ras, en lu­gar de afei­tar­los, pa­ra evi­tar ve­llos en­car­na­dos e irri­ta­cio­nes pro­vo­ca­das por el ro­ce con los za­pa­tos.

7. DE LA BAR­BA AL PE­CHO

Aun­que te­ner bar­ba y ve­llo en pe­cho pue­de ser muy bueno, es me­jor que nun­ca se en­cuen­tren en­tre sí. Afei­ta cual­quier ras­tro de pe­lo que se ha­ya aven­tu­ra­do más allá de la man­za­na de Adán, o el que se aso­me por el cue­llo de una T-shirt.

TIP DEL MO­MEN­TO

Afei­ta o qui­ta el ve­llo usan­do agua fría (mien­tras más fría, me­jor); es­to ha­rá que la piel se sien­ta más ti­ran­te y así, re­cor­ta­rás el ve­llo de ma­ne­ra más pre­ci­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.