FÓR­MU­LA 1 CA­LLE­JE­RA

Aho­ra que se apro­xi­ma el Gran Pre­mio de Mé­xi­co , bien va­le la pe­na sa­ber que Le­wis Ha­mil­ton, Se­bas­tian Vet­tel, Ki­mi Räik­kö­nen y to­dos los de­más in­te­gran­tes de la pa­rri­lla de la má­xi­ma ca­te­go­ría no só­lo dis­fru­tan ca­da ˆ días de los me­jo­res au­tos de ca

GQ Latinoamerica - - MÁQUINAS - Por Mar­co Ro­bles

LE­WIS HA­MIL­TON AMG GT R

El bri­tá­ni­co pre­su­me en re­des so­cia­les su gran co­lec­ción de vehícu­los, pe­ro, se­gu­ra­men­te, uno de sus pre­fe­ri­dos de­be de ser la ver­sión más de­por­ti­va del GT, que lle­va co­mo ape­lli­do R y se ata­vía con un lla­ma­ti­vo ver­de me­tá­li­co lla­ma­do Green Hell.

El AMG GT de ca­lle más po­de­ro­so fue pues­to a pun­to en el du­ro tra­za­do del Nür­bur­gring; por ello, el co­lor de la pin­tu­ra tie­ne ese nom­bre y, ob­via­men­te, no ha­bía na­die me­jor pa­ra ser el em­ba­ja­dor de es­te mo­de­lo que el tri­cam­peón mun­dial.

Ale­ro­nes ac­ti­vos, la pa­rri­lla AMG Pa­na­me­ri­ca­na (que rin­de ho­me­na­je a la le­gen­da­ria ca­rre­ra me­xi­ca­na), de­ta­lles ae­ro­di­ná­mi­cos to­ma­dos del bó­li­do que co­rre en los cam­peo­na­tos GT, ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h en 3.6 se­gun­dos y, por su­pues­to, un in­te­rior ins­pi­ra­do to­tal­men­te en el mun­do del au­to­mo­vi­lis­mo.

El mo­tor V8 bi­tur­bo ge­ne­ra 585 ca­ba­llos de fuer­za, que mue­ven el eje tra­se­ro me­dian­te una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de do­ble em­bra­gue de sie­te ve­lo­ci­da­des, la cual desata el hu­ra­cán cuan­do el ti­po de ma­ne­jo es pues­to en mo­do Ra­ce, ideal pa­ra de­vo­rar cual­quier cir­cui­to y Ha­mil­ton sien­ta al­go si­mi­lar a lo que ex­pe­ri­men­ta en las pis­ta de ca­rre­ras.

SE­BAS­TIAN VET­TEL INFINITI Q50 S

Si bien la re­la­ción del te­tra­cam­peón ale­mán con Red Bull e Infiniti ter­mi­nó, la ver­sión más po­de­ro­sa del Q50, im­pul­sa­da por un mo­tor de 400 ca­ba­llos de fuer­za, tie­ne mu­cho que agra­de­cer­le a Vet­tel, ya que cuan­do era par­te de la es­cu­de­ría aus­tria­ca, fue pie­za cla­ve en la pues­ta a pun­to del se­dán com­pac­to.

El Q50 S es im­pul­sa­do por un pro­pul­sor V6 bi­tur­bo desa­rro­lla­do en ca­sa por Nis­san pa­ra es­tos mo­de­los, el cual se aco­pla a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de sie­te ve­lo­ci­da­des, mien­tras que la di­rec­ción elec­tró­ni­ca fue re­to­ca­da pa­ra ofre­cer me­jo­res sen­sa­cio­nes del ca­mino y ma­yor pre­ci­sión. El em­pu­je del mo­tor y la nue­va di­rec­ción, uni­do a to­do el lu­jo y con­fort del in­te­rior, ha­cen que sea uno de los me­jo­res vehícu­los del mo­men­to pa­ra así to­mar ca­rre­te­ra y dis­fru­tar una es­ca­pa­da de fin de se­ma­na.

EN LAS CA­LLES, EL ES­PA­ÑOL FER­NAN­DO ALON­SO MA­NE­JA UN ACU­RA NSX, UN PO­DE­RO­SO Y FLA­MAN­TE SU­PER­DE­POR­TI­VO QUE AL­CAN­ZA LOS 573 CA­BA­LLOS DE FUER­ZA Y VA DE 0 A 100 KM/H EN 3.3 SE­GUN­DOS.

FER­NAN­DO ALON­SO ACU­RA NSX

Si Ayr­ton Sen­na ayu­dó ha­ce dos dé­ca­das a Hon­da a desa­rro­llar uno de los de­por­ti­vos más es­pec­ta­cu­la­res del mo­men­to, ¿por qué Alon­so no ha­ría lo mis­mo con el su­ce­sor de aquel NSX?

El afi­la­do bi­pla­za ja­po­nés de­bu­tó ha­ce unas se­ma­nas en Mé­xi­co y lo hi­zo con nú­me­ros que se pue­den es­pe­rar de otras fir­mas con más tra­di­ción en los su­per­de­por­ti­vos. Pe­ro es­te vehícu­lo apro­ve­cha un mo­tor a ga­so­li­na aco­pla­do a un tren eléc­tri­co pa­ra con­se­guir 573 ca­ba­llos de fuer­za. El eje tra­se­ro mon­ta un V6 tur­bo­car­ga­do de 500 ca­ba­llos de fuer­za y 406 li­bras-pie de tor­que, que mue­ve las rue­das tra­se­ras, mien­tras que dos mo­to­res de ba­te­rías se en­car­gan de ca­da neu­má­ti­co de­lan­te­ro, pa­ra crear un de­por­ti­vo de trac­ción in­te­gral, con una ace­le­ra­ción de 3.3 se­gun­dos en el 0 a 100.

Los ele­men­tos de fi­bra de car­bono no só­lo se en­cuen­tran en la ca­rro­ce­ría; el in­te­rior tam­bién po­see es­tos de­ta­lles que le dan un look es­pec­ta­cu­lar, muy cer­cano a un au­to de ca­rre­ras.

KI­MI RÄIK­KÖ­NEN FE­RRA­RI 812 SUPERFAST

Co­mo es una tra­di­ción en la fir­ma ita­lia­na, sus pi­lo­tos de Fór­mu­la 1 tie­nen un pa­pel ac­ti­vo en el desa­rro­llo de sus su­per­de­por­ti­vos más es­pec­ta­cu­la­res. Y cuan­do tie­nes en tu alineación a un cam­peón del mun­do, la ta­rea es más sen­ci­lla.

En mar­zo pa­sa­do, Fe­rra­ri lu­ció en Gi­ne­bra el 812 Superfast, el mo­de­lo más po­ten­te que ha­ya crea­do la mar­ca sin un mo­tor hí­bri­do, ex­tra­yen­do 800 HP de un mo­tor V12 6.5 li­tros na­tu­ral­men­te as­pi­ra­do.

Es­te mo­tor cuen­ta con un sis­te­ma de in­yec­ción di­rec­ta de 350 ba­res de pre­sión y un sis­te­ma de en­tra­da de ai­re de geo­me­tría va­ria­ble, he­re­da­da de los an­ti­guos mo­to­res as­pi­ra­dos de la Fór­mu­la 1, con lo que se con­si­gue es­ta po­ten­cia y em­pu­je.

La ca­rro­ce­ría pa­re­ce es­cul­pi­da por el viento y tie­ne ele­men­tos ins­pi­ra­dos en el 365 GTB4 de 1969. Co­mo siem­pre, Fe­rra­ri se ins­pi­ra en su his­to­ria y nos emo­cio­na con las pro­por­cio­nes clá­si­cas de un coupé de mo­tor de­lan­te­ro: un co­fre lar­go y afi­la­do, el ha­bi­tácu­lo echa­do ha­cia el eje tra­se­ro y una ca­jue­la cor­ta y re­ma­ta­da con un dis­cre­to ale­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.