BA­JO LA CA­PA DE HOR

Via­ja­mos a Stutt­gart, en Ale­ma­nia, pa­ra en­con­trar­nos fren­te a fren­te con Ch­ris Hems­wort, y apro­ve­cha­mos la oca­sión de char­lar con él acer­ca de los pro­yec­tos con los que ce­rra­rá es­te 2017.

GQ Latinoamerica - - FRAGANCIAS - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán

Al es­cu­char ha­blar de Stutt­gart, Ale­ma­nia, uno in­me­dia­ta­men­te se re­mi­te a las di­fe­ren­tes em­pre­sas au­to­mo­tri­ces que do­mi­nan en es­ta pin­to­res­ca ciu­dad. Sin em­bar­go, allí no to­do son bó­li­dos. Lue­go de va­rias ho­ras de vue­lo, es­ta ur­be con más de

600 mil ha­bi­tan­tes y ca­pi­tal del es­ta­do ale­mán Ba­den-wur­tem­berg nos re­ci­bió con un cli­ma llu­vio­so. Na­da que una bue­na ham­bur­gue­sa y una me­jor cer­ve­za lo­cal no pu­die­ran com­ba­tir.

Al día si­guien­te, un fla­man­te Mer­ce­des-benz ne­gro me es­pe­ra­ba afue­ra de mi ho­tel pa­ra lle­var­me a mi des­tino fi­nal. Fue ne­ce­sa­rio in­ver­tir va­rios mi­nu­tos pa­ra lle­gar a un po­bla­do to­da­vía más pe­que­ño, en­cla­va­do en un bos­que cu­yo ver­dor res­plan­de­cía a pe­sar de las nu­bes que cu­brían el cie­lo. Y ahí, en­tre una se­rie de edi­fi­cios mo­der­nos, se eri­gían los fa­bu­lo­sos head­quar­ters de Hu­go Boss. Aden­tro, to­do era ele­gan­cia y so­fis­ti­ca­ción. La tra­di­ción se fun­día con la van­guar­dia no só­lo en sus ins­ta­la­cio­nes, sino, ob­via­men­te, en su show­room, en don­de se mues­tran las no­ve­da­des de es­ta fir­ma de mo­da mas­cu­li­na y fe­me­ni­na. Un ca­fé pa­ra com­ba­tir el frío y, en­se­gui­da, to­mar un ele­va­dor que me lle­va­ría a la plan­ta más al­ta de es­te per­fec­to edi­fi­cio de cris­tal. Des­pués de cru­zar va­rias puer­tas, se abrió una úl­ti­ma. Lo pri­me­ro que pu­de dis­tin­guir fue un ven­ta­nal in­men­so a tra­vés del cual se apre­cia­ban los di­fe­ren­tes to­nos de ver­de del exterior. Y ahí, sen­ta­do fren­te a una lar­ga me­sa, se en­con­tra­ba Ch­ris Hems­worth. Bas­tó con in­ter­cam­biar unas cuan­tas pa­la­bras y los tra­di­cio­na­les sa­lu­dos pa­ra dar­me cuen­ta de su cor­dia­li­dad y cau­ti­va­do­ra per­so­na­li­dad. Mi en­cuen­tro con él en es­te si­tio, en pleno co­ra­zón del suo­res­te ale­mán, se de­bía a que el aus­tra­liano re­cien­te­men­te fue fi­cha­do por Hu­go Boss pa­ra pro­ta­go­ni­zar la nue­va cam­pa­ña de Man of To­day, con la cual, la fir­ma bus­ca con­so­li­dar to­da­vía más su fra­gan­cia Boss Bottled den­tro del mer­ca­do mas­cu­lino a ni­vel mun­dial.

To­dos es­ta­mos muy emo­cio­na­dos por el es­treno de Thor: Rag­na­rok, ¿có­mo te sien­tes a se­ma­nas del es­treno? ¡Igual! ¡Muy emo­cio­na­do! (ríe). En es­ta en­tre­ga, que­ría ha­cer al­go di­fe­ren­te por­que es la quin­ta vez que in­ter­pre­to al per­so­na­je. Di­ga­mos que me sen­tía un tan­to can­sa­do de ha­cer lo mis­mo, así que apos­té por co­sas nue­vas. Se rein­ven­tó to­do: los colores, los vi­sua­les, el so­ni­do e, in­clu­so, hu­bo mu­cha más improvisación y es­pon­ta­nei­dad con el pa­pel. Pen­sa­mos en lo que ha­bía­mos rea­li­za­do en las pe­lí­cu­las pa­sa­das y tra­ta­mos de lle­var­lo al ex­tre­mo con­tra­rio.

Has­ta aho­ra, ¿cuál ha si­do el prin

ci­pal re­to de dar vi­da a Thor? Jus­to eso, tra­tar de ser siem­pre di­fe­ren­te y no que­dar­me en­ca­si­lla­do, es­tan­ca­do en un te­rri­to­rio fa­mi­liar, ha­cien­do lo mis­mo to­do el tiem­po. En los dos úl­ti­mos fil­mes, te­nía la sen­sa­ción de que que­ría ir más allá, apos­tar por al­go nue­vo, al­go que lle­gó has­ta aho­ra.

Si te die­ran la opor­tu­ni­dad de pro­ta­go­ni­zar una cin­ta clá­si­ca, ¿cuál

ele­gi­rías y por qué? Yo creo que Co­ol Hand Look, el fil­me de ‹ŒŽ‘ con Paul New­man. Es una gran pe­lí­cu­la, muy di­ver­ti­da, pe­ro, al mis­mo tiem­po, se tra­ta de un per­so­na­je com­ple­jo de abor­dar. Se­ría un gran re­to. Es de mis cin­tas pre­di­lec­tas y creo que po­dría re­sul­tar en una bue­na ex­pe­rien­cia (ríe).

Si pu­die­ras ha­blar con el Ch­ris Hems­worth de  años, ¿qué le

di­rías? Mmm… ¡No sé! Creo que to­do lo que me ha ocu­rri­do has­ta aho­ra ha si­do muy bueno y no me gus­ta­ría in­te­rrum­pir el cur­so que la vi­da ha se­gui­do. Creo que por esos años, era un jo­ven con mu­cha an­sie­dad, así que pro­ba­ble­men­te le di­ría que se tran­qui­li­za­ra, que to­do va a es­tar bien. Con ello, igual y le qui­ta­ría un po­co de pre­sión al Ch­ris de en­ton­ces. Fue una eta­pa com­ple­ja, tra­tan­do siem­pre de ser per­fec­to y no de­frau­dar a na­die.

¿Qué te mo­ti­vó a tra­ba­jar con Hu­go Boss en la nue­va cam­pa­ña de Man of

To­day? Es una mar­ca icó­ni­ca, ade­más de que sus fra­gan­cias han es­ta­do aquí por va­rios años. To­do eso sin con­tar que soy un ver­da­de­ro fan de la fir­ma. El men­sa­je de es­ta cam­pa­ña es bas­tan­te po­si­ti­vo, y co­mul­ga con­mi­go y con el es­ti­lo de vi­da que lle­vo. Por to­do es­to, fue una de­ci­sión muy sen­ci­lla de to­mar.

Ni­co­las Win­ding-renf di­ri­gió los

spots de te­le­vi­sión de es­ta cam­pa­ña, ¿qué tal la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar

con él? ¡Fue fan­tás­ti­ca! Es un vi­sio­na­rio. Es­ta­ba real­men­te emo­cio­na­do de po­der co­la­bo­rar con él. En el set, su la­bor es muy par­ti­cu­lar, los tiem­pos, el es­ti­lo… Hhi­zo que to­do se ade­cua­ra a la cam­pa­ña. Su tra­ba­jo fue úni­co, muy di­fe­ren­te a lo que ha­bía he­cho an­tes. Ade­más, es muy co­la­bo­ra­ti­vo, siem­pre es­tá po­nien­do mú­si­ca; eli­ge una play­list de­ter­mi­na­da de acuer­do a las emo­cio­nes que él cree que de­ben que­dar plas­ma­das en una es­ce­na. Eso ayu­da a la improvisación y a los diá­lo­gos.

Ha­blan­do de ello, ¿has pen­sa­do en

di­ri­gir al­gu­na pe­lí­cu­la? ¡Me en­can­ta­ría! En mis úl­ti­mos dos fil­mes es­tu­ve muy aten­to a to­do lo que ocu­rría en el set, a lo que ha­cían dis­tin­tas per­so­nas. Lle­gó un pun­to en el que me des­cu­brí pen­san­do: “¿Qué ha­ría yo en es­te ca­so?” o “yo lo hu­bie­ra he­cho de es­ta ma­ne­ra”. En ge­ne­ral, me gus­tan los re­tos, aun­que es una gran res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so ha­cer co­sas que nun­ca an­tes ha­bías rea­li­za­do; sin em­bar­go, te­ner to­do el con­trol crea­ti­vo es al­go muy es­pe­cial.

¿Te gus­ta­ría tra­ba­jar con al­gún di­rec

tor latinoamericano? Cla­ro. Me agra­da co­la­bo­rar con cual­quier per­so­na que me ins­pi­re y ha­ga co­sas di­ver­ti­das du­ran­te el ro­da­je. Hoy en día, hay mu­chos rea­li­za­do­res ta­len­to­sos sur­gien­do de Mé­xi­co y el res­to de Amé­ri­ca La­ti­na. He te­ni­do opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar re­cien­te­men­te con Die­go Lu­na y te pue­do de­cir que ha si­do una bue­na ex­pe­rien­cia; es una per­so­na muy ama­ble, un gran ser hu­mano.

¿Ha cam­bia­do la ma­ne­ra en que

eli­ges tus pro­yec­tos? Sí. Con­for­me pa­sa el tiem­po, van lle­gan­do más opor­tu­ni­da­des, así que lo que siem­pre bus­co es que sea al­go desafian­te, un re­to. Tra­to de ele­gir his­to­rias que no só­lo sean bue­nas, sino que tam­bién me ha­gan sen­tir al­go. Cuan­do voy le­yen­do los guio­nes, en oca­sio­nes, sal­tan lu­ces ro­jas que me ad­vier­ten que se tra­ta de un pro­yec­to un tan­to egoís­ta. Hoy que soy pa­dre de fa­mi­lia, y to­dos aque­llos que lo sean me da­rán la ra­zón, me he vuel­to más emo­ti­vo y emo­cio­nal; por ello, bus­co que la his­to­ria sea pro­fun­da e ins­pi­ra­do­ra.

Si tu­vie­ras la opor­tu­ni­dad de po­seer un sú­per po­der, ¿que ele­gi­rías? Pro­ba­ble­men­te, po­der via­jar en el tiem­po.

¿Por qué? Prin­ci­pal­men­te, por pla­cer (ríe), ex­plo­rar el mun­do. Sue­na un tan­to egoís­ta, pe­ro así tam­bién ha­ría co­sas po­si­ti­vas por to­do el pla­ne­ta.

“CON­FOR­ME PA­SA EL TIEM­PO, VAN LLE­GAN­DO MÁS PRO­YEC­TOS, ASÍ QUE SIEM­PRE BUS­CO QUE SEA AL­GO DESAFIAN­TE, UN RE­TO. TRA­TO DE ELE­GIR HIS­TO­RIAS QUE NO SÓ­LO SEAN BUE­NAS, SINO QUE ME HA­GAN SEN­TIR AL­GO... QUE SEAN PRO­FUN­DAS E INSPIRADORAS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.