SU ALTEZA REAL

GQ Latinoamerica - - LATINO AMÉRICA -

El prín­ci­pe Wi­lliam, du­que de Cam­brid­ge y fu­tu­ro rey del Reino Uni­do, le con­ce­dió a GQ una de las en­tre­vis­tas más abier­tas que ja­más ha­ya da­do con res­pec­to a la pér­di­da de su ma­dre, la prin­ce­sa Dia­na, ha­ce 20 años.

Du­ran­te años, el prín­ci­pe Wi­lliam es­tu­vo en un cons­tan­te es­ta­do de shock, in­ca­paz de pro­ce­sar la trá­gi­ca muer­te de su ma­dre, la PRIN­CE­SA DIA­NA. Mien­tras la na­ción llo­ra­ba su pér­di­da, aquel ve­rano de 1997, en pri­va­do, Wi­lliam no se per­mi­tía caer en due­lo. Sim­ple­men­te, con ape­nas 15 años de edad, guar­dó sus emo­cio­nes ba­jo sie­te lla­ves y las en­te­rró de­ba­jo de ru­ti­nas y una vi­da pú­bli­ca su­ma­men­te de­man­dan­te, ha­cia la que se vol­có por com­ple­to... has­ta aho­ra. Ha­ce po­co, Wi­lliam em­pe­zó a abrir­se, a ha­blar de su pér­di­da, a ad­mi­tir lo duro que fue el im­pac­to que tu­vo so­bre su vi­da, y aho­ra, a tra­vés de su cam­pa­ña de sa­lud men­tal, HEADS TOGETHER, le ha­ce un apa­sio­na­do lla­ma­do a TO­DOS LOS HOM­BRES pa­ra que si­gan su ejem­plo. En la que, sin du­da, es la en­tre­vis­ta más sin­ce­ra que ha con­ce­di­do ja­más, es­te fu­tu­ro rey de 35 años de edad con­ver­só EN EXCLUSIVA con GQ acer­ca de la muer­te de su ma­dre, su re­la­ción con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, su tra­ba­jo, la fa­mi­lia y su de­ter­mi­na­ción pa­ra pre­di­car con el ejem­plo.

Ah, si mi ma­dre pu­die­ra­ver­me aho­ra, cru­zan­do las puer­tas del pa­la­cio de Ken­sing­ton un so­lea­do día de pri­ma­ve­ra pa­ra to­mar el té con el fu­tu­ro rey Wi­lliam...

Mi­ma­má­na­cióel­mis­mo año que la rei­na y fue bau­ti­za­da con el mis­mo nom­bre, Eli­za­beth, aun­que a ella la lla­má­ba­mos “Betty”. Siem­pre fue una fer­vien­te de­fen­so­ra de la mo­nar­quía. De he­cho, uno de mis re­cuer­dos po­lí­ti­cos más an­ti­guos tie­ne que ver con el plei­to que se me ar­mó cuan­do, ha­ce co­sa de me­dio si­glo, me ne­gué a es­cu­char el men­sa­je de la rei­na el día de Na­vi­dad. Mi ma­dre y yo tam­bién so­lía­mos te­ner di­fe­ren­cias al res­pec­to del ma­tri­mo­nio de los pa­dres del prín­ci­pe Wi­lliam, ya que la de­sin­te­gra­ción de ese víncu­lo pro­vo­có una amar­ga gue­rra pro­pa­gan­dís­ti­ca en­tre ellos y sus se­gui­do­res. En una oca­sión, an­tes de que el Par­ti­do La­bo­ris­ta lle­ga­ra al po­der, en 1997, tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer per­so­nal­men­te a la prin­ce­sa Dia­na, en una se­rie de en­cuen­tros ex­tra­or­di­na­rios (ver mis dia­rios, vo­lu­men I), y a pe­sar de las en­co­na­das co­lum­nas en las que mi vo­ca­ción de pe­rio­dis­ta me ori­lló a cri­ti­car­la acre­men­te, en ver­dad ter­mi­né por ad­mi­rar­la.

Qui­zá in­clu­so me enamo­ré un po­co de ella y, en consecuencia, siem­pre to­ma­ba par­ti­do por ella en las in­fi­ni­tas dis­cu­sio­nes a fa­vory en con­tra de Car­los y Dia­na que te­nían lu­gar en los ho­ga­res a lo lar­go y an­cho del país. Mi ma­dre se in­cli­na­ba por Car­los, en vir­tud de que to­do in­di­ca­ba que se­ría nues­tro pró­xi­mo rey.

Lo que de­to­nó mi in­te­rés por en­tre­vis­tar al prín­ci­pe Wi­lliam no fue, de­fi­ni­ti­va­men­te, que me ha­ya vuel­to re­pu­bli­cano –aun­que el

“pre­si­den­te Trump” es un ex­ce­len­te ejem­plo de có­mo se pue­de per­der la fe en un je­fe de

Es­ta­do ele­gi­do me­dian­te el vo­to po­pu­lar–, sino, más bien, un asun­to de in­te­rés pú­bli­co: el de­seo de con­tri­buir a la erra­di­ca­ción del es­tig­may el ta­bú que ro­dea a las en­fer­me­da­des men­ta­les. El prín­ci­pe Wi­lliam, su es­po­sa, Cat­he­ri­ne, y su her­mano, Harry, han de­ci­di­do enar­bo­lar y de­fen­der el es­tan­dar­te de la sa­lud men­tal. Su cam­pa­ña, Heads Together, ha ve­ni­do pro­mo­vien­do –con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos, por cier­to– la im­por­tan­cia de ser igual de abier­to en el te­ma de la sa­lud men­tal que co­mo so­mos al res­pec­to de la del cuer­po. Cuan­do em­pe­za­ron con es­ta ini­cia­ti­va, mi re­pu­bli­cano in­te­rior se po­nía fu­rio­so por el he­cho de que al­guien les pres­ta­ra aten­ción, ya no di­ga­mos por el he­cho de que fue­ran ga­nan­do te­rreno, pe­ro mi yo ac­ti­vis­ta a fa­vor de “cam­biar nues­tros pun­tos de vis­ta so­bre la sa­lud men­tal” es­ta­ba fran­ca­men­te en­can­ta­do.

Los tres han es­ta­do su­per­vi­san­do la pro­duc­ción de una se­rie de cor­to­me­tra­jes en los que se des­ta­ca la im­por­tan­cia de ha­blar acer­ca de los pro­ble­mas de sa­lud men­tal, en lu­gar de ce­rrar­se y tra­gár­se­lo to­do. Pa­ra mi sor­pre­sa, fui in­vi­ta­do a par­ti­ci­par en uno de es­tos cor­to­me­tra­jes, don­de ha­blo, jun­to con Fio­na, mi pa­re­ja, acer­ca del im­pac­to que tie­nen so­bre nues­tra re­la­ción mis pro­pios pro­ble­mas de sa­lud men­tal.ylue­go –lo que fue to­da­vía­más sor­pren­den­te, en vis­ta de las po­cas en­tre­vis­tas ex­ten­sas que con­ce­de–, el prín­ci­pe Wi­lliam ac­ce­dió a ser en­tre­vis­ta­do pa­ra GQ. Yo ha­bía te­ni­do opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con él en al­gu­nas oca­sio­nes: du­ran­te la gi­ra del equi­po de rugby de los Leo­nes (bri­tá­ni­co-ir­lan­de­ses) por Nue­va Zelanda, en 2005, por ejem­plo, y más re­cien­te­men­te du­ran­te una ce­na en la que le pre­gun­té si cuan­do fue­ra­rey, se­gui­ríael ejem­plo de su abue­la y ja­más vol­ve­ría a dar una en­tre­vis­ta en ca­li­dad de mo­nar­ca.

Lo que yo pre­ten­día era po­ner en cla­ro dos cues­tio­nes en es­pe­cí­fi­co. La pri­me­ra era cons­ta­tar si su com­pro­mi­so con es­ta cau­sa era real y si com­pren­día ade­cua­da­men­te

to­do lo que im­pli­ca la sa­lud de la men­te. Tú pue­des for­mar tus pro­pias ideas al res­pec­to, pe­ro des­pués de pa­sar una ho­ra y me­dia en el pa­la­cio, yo ya ha­bía to­ma­do par­ti­do a su fa­vor. Lo se­gun­do que que­ría era sa­ber qué tan­to se pa­re­ce es­te hom­bre, en su ám­bi­to pri­va­do, a la fa­cha­da pú­bli­ca que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver. ¿Se ex­pre­sa­ría con el mis­mo es­ti­lo un tan­to for­za­do que pa­re­ce ca­rac­te­ri­zar la ma­ne­ra co­mo ha­bla en pú­bli­co? No, pa­ra na­da. ¿Ten­dría sen­ti­do del hu­mor? Sí que lo tie­ne. ¿Exi­gi­ría un tra­to ce­re­mo­nio­so? No lo hi­zo. ¿Ha­bría pa­sión au­tén­ti­ca de­trás de ese tí­mi­do ex­te­rior? Sí que la hay. Pa­ra ser fran­co, si mi ma­dre to­da­vía es­tu­vie­ra vi­va, la lla­ma­ría pa­ra de­cir­le: “Bue­nas no­ti­cias: me ca­yó bien”.

¿Qué hi­jo no ex­tra­ña a su ma­dre cuan­do ella de­ja es­te mun­do? Co­mo po­drán us­te­des ver a lo lar­go de es­ta en­tre­vis­ta, a 20 años de aquel ac­ci­den­te de au­to en Pa­rís, el prín­ci­pe Wi­lliam to­da­vía ex­tra­ña in­ten­sa­men­te a la prin­ce­sa Dia­na, pe­ro di­ce que, has­ta aho­ra, se sien­te ca­paz, pro­pia­men­te, de ha­blar so­bre su muer­te, so­bre la se­ma­na tan fue­ra de lo co­mún que si­guió al su­ce­so y acer­ca del im­pac­to tan pro­fun­do que tu­vo so­bre él y su her­mano. Él no cree que ella ha­ya te­ni­do pro­ble­mas men­ta­les, y tam­po­co cree te­ner­los él mis­mo. Sin em­bar­go, el trau­ma que ex­pe­ri­men­tó al per­der­la a tan cor­ta edad y en tan es­pan­to­sas cir­cuns­tan­cias, ex­pli­ca en par­te por qué es­tá tan de­ci­di­do a lo­grar que to­dos en su país sean más abier­tos pa­ra ha­blar so­bre sus emo­cio­nes, y no es exa­ge­ra­do de­cir que, tan­to en vi­da, co­mo des­pués de su muer­te, su ma­dre cam­bió la ma­ne­ra co­mo en ge­ne­ral las ex­pre­sa­mos.

AC: Vea­mos: ¿qué ha­ce un sim­pá­ti­co fu­tu­ro rey co­mo us­ted en com­pa­ñía de un vie­jo re­pu­bli­cano con in­cli­na­cio­nes iz­quier­dis­tas co­mo yo?

PW: Bueno, esa es una muy bue­na pre­gun­ta, Alas­tair (ríe). Pa­ra ser ho­nes­to, no me im­por­ta de dón­de pro­ven­gan las per­so­nas; me gus­ta es­tar en com­pa­ñía de gen­te de cual­quier ori­gen. Y es­ta me pa­re­ce una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra con­ver­sar so­bre un te­ma que sé que te im­por­ta mu­cho y que tam­bién me in­te­re­sa mu­cho a mí. AC: ¿Ypor­qué le re­sul­ta tan im­por­tan­te la sa­lud men­tal? PW: Prác­ti­ca­men­te, to­do lo que ha­go en las di­ver­sas ini­cia­ti­vas de be­ne­fi­cen­cia en las que par­ti­ci­po tie­ne que ver con la sa­lud men­tal, ya sea que se tra­te de per­so­nas sin hogar, de aten­ción a los ve­te­ra­nos de gue­rra, lo que ha­ce mi es­po­sa en

su la­bor pa­ra com­ba­tir las adic­cio­nes... Mu­cho de aque­llo en lo que es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos gi­raal­re­de­dor de la­sa­lud men­tal. El pri­mer ca­so que me to­có en mi tra­ba­jo ac­tual, co­mo pi­lo­to de he­li­cóp­te­ro del ser­vi­cio de am­bu­lan­cias aé­reas de An­glia Orien­tal, fue un sui­ci­dio, y me afec­tó pro­fun­da­men­te. Ya des­pués, me han to­ca­do va­rios su­ce­sos si­mi­la­res, así co­mo le­sio­nes au­to­in­fli­gi­das y so­bre­do­sis. AC: ¿Có­mo le afec­tó ese ca­so?

PW: Me pu­so a pen­sar en el su­fri­mien­to, no só­lo de la per­so­na que de­ci­de qui­tar­se la vi­da, sino tam­bién el de sus se­res que­ri­dos. Las es­ta­dís­ti­cas apun­tan a que, so­la­men­te en el área que no­so­tros cu­bri­mos en el es­te de In­gla­te­rra –yo ten­go ba­se en Cam­brid­ge–, ca­da día hay, al me­nos, cin­co in­ten­tos de sui­ci­dio, y a pe­sar de ello, no es un te­ma del que se ha­ble. Los deu­dos de­ben li­diar no na­da más con el do­lor de su pér­di­da, sino ade­más con el es­tig­ma, con el ta­bú; ave­ces, les aver­güen­za de­cir có­mo mu­rió su aman­te, su pa­re­ja, su her­mano, su her­ma­na, su me­jor ami­go. Esa ci­fra –cin­co in­ten­tos de sui­ci­dio to­dos los días tan só­lo en la re­gión de An­glia Orien­tal– me de­jó es­tu­pe­fac­to. Fue cuan­do me di cuen­ta de lo gran­de que es es­ta pro­ble­má­ti­ca.

AC: Yo soy pa­tro­ci­na­dor del san tu ario­mayt re e pa­ra po­si­bles sui­ci­das, en el nor­te de lon­dres, y us­ted y su es­po­sa lo vi­si­ta ron re­cien­te­men­te. ¿Qué im­pre­sión tu­vie­ron del lu­gar?

PW: Al­go que me im­pac­tó con mu­cha fuer­za, más allá de los sen­ti­mien­tos de la gen­te que acu­de a es­te lu­gar, el do­lor tan pro­fun­do por el que atra­vie­san y la aten­ción que en consecuencia se les brin­da, es el he­cho de que es el úni­co si­tio de es­te ti­po que exis­te en el

Reino Uni­do. Pue­de, in­clu­so, que sea el úni­co en su cla­se en to­da Eu­ro­pa, y eso me pa­re­ce te­rri­ble, de ver­dad, por­que de­be­ría ha­ber más lu­ga­res co­mo ése, a don­de la gen­te ten­ga la po­si­bi­li­dad de ir a re­fu­giar­se cuan­do es­tá de­ses­pe­ra­da. Yo he ha­bla­do con gru­pos de po­si­bles sui­ci­das y he atra­ve­sa­do por si­tua­cio­nes muy do­lo­ro­sas en mi pro­pia vi­da, así que te­nía una no­ción de lo que es­pe­ra­ría; pe­ro la reali­dad que se abrió an­te mí fue mu­cho más cru­da por­que cuan­do al­guien efec­ti­va­men­te po­ne fin a su pro­pia vi­da, hay tan­tas pre­gun­tas que se que­dan sin res­pues­ta; la gen­te se sien­te cul­pa­ble por no ha­ber de­tec­ta­do a tiem­po lo que es­ta­ba pa­san­do, qui­zá si hu­bié­ra­mos he­cho al­go más, y to­do ro­dea­do por una es­pe­cie de ta­bú in­men­so. Fue una ex­pe­rien­cia que me abrió los ojos, fue re­ve­la­dor atis­bar lo que ocu­rre en la men­te de otras per­so­nas.

AC: Cuan­do ate­rri­za el he­li­cóp­te­ro am­bu­lan­cia y des­cien­de de él, ¿qué sue­le de­cir la gen­te cuan­do se da cuen­ta de que es us­ted? PW: Lo más pro­ba­ble es que só­lo se re­quie­ra nues­tra pre­sen­cia si la gen­te ha su­fri­do un trau­ma se­ve­ro o si es­tá in­cons­cien­te. AC: ¿Pe­ro no hay más gen­te al­re­de­dor? PW: A me­nu­do, so­mos los pri­me­ros en lle­gar al lu­gar. Y, ade­más, yo sue­lo que­dar­me en se­gun­do plano. Ate­rri­za­mos, ase­gu­ra­mos el pe­rí­me­tro y, ge­ne­ral­men­te, me que­do a bor­do, a car­go de las co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra coor­di­nar el vue­lo de re­gre­so, y ya des­pués, ba­jo del he­li­cóp­te­ro y ayu­do en lo que se ne­ce­si­te. AC: ¿Na­die ha te­ni­do que ex­pli­car al­go así co­mo: “Ah, sí, es el prín­ci­pe, no es im­por­tan­te aho­ra...”? PW: Pues sí hay per­so­nas que me mi­ran co­mo tra­tan­do de iden­ti­fi­car si soy o no soy, pe­ro yo tra­to de que­dar­me tan en se­gun­do plano co­mo pue­do pa­ra de­jar que el equi­po ha­ga su tra­ba­jo. Pue­de que yo ayu­de a lle­var la ca­mi­lla o el ma­le­tín de equi­po mé­di­co, o bien, me ha­go car­go de las co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra ver a dón­de nos di­ri­gi­mos de ahí. To­do su­ce­de a un rit­mo muy rá­pi­do. AC: ¿Por qué han de­ci­di­do in­vo­lu­crar­se los tres en Heads Together?

PW: En reali­dad, es co­mo un ex­pe­ri­men­to. Nor­mal­men­te, la Fa­mi­lia Real no ha­ce es­te ti­po de co­sas, es de­cir, que tres miem­bros de la fa­mi­lia se de­di­quen a una mis­ma la­bor; en ge­ne­ral, so­mos más des­ar­ti­cu­la­dos, per­se­gui­mos nues­tros pro­pios in­tere­ses y ve­mos a dón­de nos lle­van, pe­ro en es­ta oca­sión, pen­sa­mos: “Bueno, ¿qué tal si uni­mos fuer­zas y lo­gra­mos ha­cer al­go me­jor en­fo­ca­do? Tal vez fun­cio­ne”. Nos in­tere­sa­ba ver qué po­día re­sul­tar de eso. AC: Se­gu­ra­men­te a us­ted lo bom­bar­dean con so­li­ci­tu­des y pro­pues­tas. ¿Có­mo de­ci­de qué cau­sas y qué even­tos apo­yar? ¿Tra­ta de apli­car al­gu­na es­tra­te­gia? PW: Yo di­ría que soy más en­fo­ca­do que es­tra­té­gi­co. Cuan­do me de­ci­do por al­go, me in­vo­lu­cro a fon­do, me gus­ta com­pren­der en qué me es­toy me­tien­do, ne­ce­si­to en­ten­der la com­ple­ji­dad in­he­ren­te al asun­to y, so­bre to­do, quie­ro lo­grar un efec­to po­si­ti­vo. AC: ¿Y no se sien­te frus­tra­do de vez en cuan­do? Des­de lue­go, su po­si­ción tie­ne ven­ta­jas, pe­ro tam­bién li­mi­ta­cio­nes, ya que no pue­de me­ter­se en asun­tos po­lí­ti­cos. Es de­cir, us­ted no po­dría ha­cer al­go co­mo lo que yo y des­pués to­car tam­bo­res pa­ra lla­mar la aten­ción del go­bierno, y pe­dir más re­cur­sos y más ac­cio­nes. ¿Eso no le pa­re­ce frus­tran­te? PW: Sí, en oca­sio­nes pue­de ser­lo. Yo veo el mun­do de la po­lí­ti­ca y es al­go que me in­te­re­sa; a ve­ces, creo que hay co­sas en las que po­dría ayu­dar, pe­ro uno de­be sa­ber cuál es su po­si­ción y cuá­les son sus lí­mi­tes. Y con res­pec­to a lo que ha­ce­mos en nues­tra la­bor de be­ne­fi­cen­cia, me gus­ta pen­sar que uno tie­ne la po­si­bi­li­dad de ha­cer mu­cho bien,

“VEOELMUNDODE LAPOLÍTICAYME IN­TE­RE­SA ... HAY MU­CHAS COSASPORHACER”.

“TRASLAMUER TE DEMIMADRE,P ASÉ MUCHOSAÑOS EN SHOCK ”.

só­lo que en una di­rec­ción dis­tin­ta.

AC: Me pa­re­ce ge­nial que se ha­yan in­vo­lu­cra­do con el te­ma de la sa­lud men­tal. Sin em­bar­go, en ge­ne­ral, hay una co­sa que me preo­cu­pa, y es que tra­tar de erra­di­car el es­tig­ma y los ta­búes qui­zá lle­gue a per­ci­bir­se co­mo un sus­ti­tu­to de los ser­vi­cios que de­ben brin­dar­se, no co­mo un com­ple­men­to. ¿Di­ría us­ted que abo­gar por al­go así iría más allá de los lí­mi­tes acep­ta­bles? PW: No, en lo ab­so­lu­to. Pue­do de­cir­lo. No po­dría si im­pli­ca­ra ata­car las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les, pe­ro, cier­ta­men­te, pue­do po­ner el te­ma so­bre la me­sa. Lo que es po­si­ble ha­cer es es­ta­ble­cer con­ve­nios, acer­car a la gen­te, or­ga­ni­zar reunio­nes pri­va­das, traer ex­per­tos a un mis­mo es­pa­cio –cuan­do, de otra ma­ne­ra, se­ría di­fí­cil que coin­ci­die­ran– por­que ca­si nun­ca re­cha­zan una in­vi­ta­ción, y así po­de­mos dis­cu­tir ese ti­po de co­sas. AC: ¿Po­dría de­cir­se que Harry se ha en­fo­ca­do más en la aten­ción a los ve­te­ra­nos de gue­rra, Ka­te en adic­cio­nes y mu­je­res jó­ve­nes, y us­ted en lo que con­cier­ne a los hom­bres en ge­ne­ral? PW: Sí, un po­co. Harry tie­ne los In­vic­tus Ga­mes y se de­di­ca, so­bre to­do, a los ve­te­ra­nos de gue­rra. Sin em­bar­go, no nos li­mi­ta­mos a una so­la co­sa; los tres tra­ta­mos de in­vo­lu­crar­nos con los te­mas de sa­lud men­tal y com­pren­der sus múl­ti­ples ra­mi­fi­ca­cio­nes, que se ex­tien­den ha­cia cual­quier ám­bi­to. Es­toy con­ven­ci­do de que al te­ner un en­fo­que ge­ne­ral, el im­pac­to que po­de­mos te­ner

es mu­cho ma­yor, así que tra­ta­mos de es­tar en­fo­ca­dos, y no in­ten­ta­mos abar­car de­ma­sia­das co­sas. AC: ¿Y cree que se va­ya a in­vo­lu­crar con el te­ma de la sa­lud men­tal a lar­go pla­zo? PW: De­fi­ni­ti­va­men­te, de me­diano a lar­go pla­zo. Le es­ta­mos apos­tan­do a de­rrum­bar el ta­bú. Lo­grar que el Ma­ra­tón de Lon­dres se con­vir­tie­ra en un even­to a fa­vor de la sa­lud men­tal fue un lo­gro muy sig­ni­fi­ca­ti­vo y creo que pron­to al­can­za­re­mos la má­xi­ma ci­ma. Sin em­bar­go, es­to es co­mo va­dear un río de lo­do, es muy di­fí­cil. Aho­ra es­ta­mos con­tem­plan­do la po­si­bi­li­dad de ins­tau­rar un pro­gra­ma de le­ga­do. No es al­go que se pue­da ha­cer de hoy pa­ra ma­ña­na, y, ade­más, es­tá el he­cho de que de­be­mos con­ven­cer al sec­tor sa­ni­ta­rio a car­go de la sa­lud men­tal de la va­li­dez de nues­tras pro­pues­tas, así que es­ta­mos bus­can­do opi­nio­nes de ex­per­tos, y des­pués, va­mos a es­co­ger las me­jo­res y a de­ci­dir nues­tro si­guien­te pa­so. AC: ¿Por qué no par­ti­ci­par us­ted mis­mo en el Ma­ra­tón de Lon­dres? PW: Me en­can­ta­ría, pe­ro los cuer­pos de se­gu­ri­dad con­si­de­ran que no se­ría con­ve­nien­te. Sí me gus­ta­ría co­rrer un ma­ra­tón, pe­ro no se­rá en Lon­dres. AC: ¿E ins­ta­lar una má­qui­na co­rre­do­ra en su ca­sa y ha­cer el ma­ra­tón de puer­tas pa­ra aden­tro, mien­tras to­dos los de­más lo co­rren afue­ra, en las ca­lles? PW: Eso se­ría muy abu­rri­do. AC: Se­rían ex­ce­len­tes ra­tings te­le­vi­si­vos... PW: Me pa­re­ce que desa­rro­lla­ría al­gu­na con­di­ción de sa­lud men­tal si só­lo es­tu­vie­ra vien­do a la pa­red mien­tras co­rro. Pe­ro sí qui­sie­ra ha­cer­lo y pa­sar por el en­tre­na­mien­to. Cuan­do es­tu­ve en el ejér­ci­to, los en­tre­na­mien­tos se pa­re­cían mu­cho a un ma­ra­tón, co­mo ca­mi­nar por las zo­nas más di­fí­ci­les de las Bre­con Bea­cons con una to­ne­la­da de equi­po en la es­pal­da. En fin, es­toy muy com­pla­ci­do por ha­ber lo­gra­do que el Ma­ra­tón de Lon­dres se de­di­ca­ra a la sa­lud men­tal. AC: ¿Y tie­ne me­tas o es­pe­ra re­sul­ta­dos es­pe­cí­fi­cos de es­ta cam­pa­ña?

PW: Nues­tra meta prin­ci­pal es ha­cer que se de­jen atrás los ta­búes. No va­mos a po­der lo­grar mu­cho más has­ta que eso sea una reali­dad, ya que la gen­te no se va a acer­car a los ser­vi­cios que se brin­den si se sien­te aver­gon­za­da, así que de­be­mos tra­tar de erra­di­car los mi­tos, des­ha­cer­nos del es­tig­ma, por­que, por Dios, ¡es­ta­mos en el si­glo XXI! Me re­ba­sa que tanta gen­te vi­va con mie­do y guar­dan­do el se­cre­to de la en­fer­me­dad men­tal: sim­ple­men­te, no lo en­tien­do. Sé que mu­chos pien­san que soy un ti­po re­ser­va­do y tí­mi­do, y sí, no siem­pre ten­go las emo­cio­nes a flor de piel, pe­ro en pri­va­do, me pon­go a pen­sar en es­tas co­sas y, de ver­dad, me apa­siono. Con­fío en la gen­te a mi al­re­de­dor y les so­li­ci­to su opi­nión; so­yun fer­vien­te de­fen­sor de la­ne­ce­si­dad de co­mu­ni­car es­ta­pro­ble­má­ti­ca. No en­tien­do có­mo mu­chas fa­mi­lias to­da­vía en­cuen­tran di­fí­cil ha­blar­lo abier­ta­men­te, in­clu­so en el ám­bi­to do­més­ti­co. Me de­ja frío el he­cho de que aún nos

preo­cu­pe sen­ti­mien­tos, tan­to pues ex­pre­sar co­mo la nues­tros en­fer­me­dad ver­da­de­ros men­tal pun­to, vi­ve in­vi­si­ble, en nues­tras los cabezas de­más an­dan y es, has­ta al­re­de­dor cier­to de ella con mu­cho cui­da­do, co­mo si pi­sa­ran cas­ca­ro­nes de hue­vo, y no sa­ben qué de­cir; sin em­bar­go, to­dos sí sa­ben cuan­do al­guien tie­ne una pier­na en­ye­sa­da, por ejem­plo. AC: Es­ta pre­gun­ta tie­ne que ver con mis in­tere­ses par­ti­cu­la­res, pe­ro en vis­ta del ma­ra­tón y de las otras co­sas, ¿cree us­ted que se va­ya a man­te­ner en la lí­nea de la aten­ción a las en­fer­me­da­des men­ta­les de ma­ne­ra per­ma­nen­te? PW: Que­re­mos ver el im­pac­to que po­de­mos te­ner. AC: Es­tán te­nien­do un buen im­pac­to aho­ra... PW: Pien­so que va­mos en la di­rec­ción co­rrec­ta, pe­ro no es­ta­mos te­nien­do tan­to co­mo que­rría­mos. Ya sa­be có­mo es, a uno le gus­ta­ría em­pe­zar a ver re­sul­ta­dos sig­ni­fi­ca­ti­vos más rá­pi­da­men­te, pro­mo­ver los cam­bios que sean ne­ce­sa­rios lo an­tes po­si­ble. AC: Y en su po­si­ción, ¿us­ted pue­de ha­cer eso? PW: Sí­pue­do,pe­ro­de­bo­ser­muy­cui­da­do­so,de­mo­do­que­los cam­bios se van dan­do más len­ta­men­te. Lo bueno de es­to es que se ge­ne­ra­más pu­bli­ci­dad por­lo que es­ta­mos rea­li­zan­do. AC: Re­cuer­do cuan­do su pa­dre ha­cía lle­gar car­tas al nú­me­ro …† de Dow­ning Street. ¿Pien­sa us­ted ha­cer lo mis­mo en al­gún mo­men­to? ¿Es­cri­bir­les car­tas fran­cas a los pri­me­ros mi­nis­tros? PW: (Ríe) ¿Era us­ted ca­paz de leer­las? AC: Di­ga­mos que la ca­li­gra­fía no era el pro­ble­ma... PW: Sí he di­ri­gi­do car­tas a los mi­nis­tros, pe­ro só­lo pa­ra re­fe­rir­les a cier­tas per­so­nas a las que creo que de­be­rían re­ci­bir. Por ejem­plo, si una or­ga­ni­za­ción de be­ne­fi­cen­cia me pi­de ayu­da pa­ra con­se­guir au­dien­cia con al­gún fun­cio­na­rio en las al­tas es­fe­ras de go­bierno, va­ya, sí pue­do apo­yar en eso. AC: En­ton­ces, ¿no ha­ce lobb­ying, pe­ro sí pue­de re­fe­rir gen­te? PW: Hay­cues­tio­nes­que­mein­te­re­san,yco­nec­ta­ra­cier­tas­per­so­nas con los mi­nis­tros me da una sen­sa­ción de sa­tis­fac­ción. AC: ¿Di­ría, sin em­bar­go, que no es tan con­tun­den­te co­mo su pa­dre, en ese sen­ti­do?

PW: Mi pa­dre siem­pre ha en­ca­ra­do las ini­cia­ti­vas de be­ne­fi­cen­cia des­de un pun­to de vis­ta in­for­ma­do y un de­seo de ayu­dar. Só­lo se in­vo­lu­cra en al­go cuan­do cuen­ta con esas dos co­sas: in­for­ma­ción vin­cu­la­da con un de­seo de brin­dar apo­yo. Él real­men­te se preo­cu­pa por la gen­te, y po­dría­mos dis­cu­tir de aquí al fin de los tiem­pos si lo que di­ce es­tá bien o mal, pe­ro él pa­sa por es­te ti­po de co­sas to­dos los días, par­ti­ci­pa has­ta en el más mí­ni­mo de­ta­lle, quie­re fo­men­tar el que la gen­te se cons­tru­ya opi­nio­nes in­for­ma­das y di­fun­dir el co­no­ci­mien­to. A mí me en­can­ta­ría sa­ber qué es lo que el pú­bli­co pien­sa de ver­dad, ya sea que les mo­les­te o

que es­tén de acuer­do en que él se in­vo­lu­cre. Él ha he­cho es­to du­ran­te mu­cho, mu­cho tiem­po, y creo que ha usa­do su tí­tu­lo pa­ra ayu­dar a plan­tear pre­gun­tas que la gen­te en ge­ne­ral ne­ce­si­ta ha­cer. AC: ¿Y cuál se­ría el le­ga­do de es­ta ini­cia­ti­va a fa­vor de la sa­lud men­tal? PW: Una idea es ha­cer que en las es­cue­las se cuen­te con un pro­fe­sio­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra ayu­dar en ca­sos de en­fer­me­da­des men­ta­les, por­que los edu­ca­do­res, de por sí, ya tie­nen mu­cha pre­sión so­bre sus es­pal­das y de­ben en­fren­tar­se a múl­ti­ples re­tos to­dos los días. No po­de­mos es­pe­rar que, en­ci­ma de to­das sus res­pon­sa­bi­li­da­des, tam­bién brin­den ase­so­ría en te­mas de sa­lud men­tal. Por eso, se nos ocu­rre que pue­de ha­ber pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos que co­la­bo­ren con uno o dos cen­tros edu­ca­ti­vos. AC: ¿Y eso es al­go que us­ted pro­mo­ve­ría o fi­nan­cia­ría? PW: Eso es al­go que to­da­vía te­ne­mos que de­fi­nir. No es una cues­tión fá­cil, pe­ro te­ne­mos mu­chas ideas y las es­ta­mos es­tu­dian­do. AC: Cuén­te­me so­bre los cor­to­me­tra­jes que se es­tán fil­man­do. Oh, y gra­cias por in­vi­tar­me a par­ti­ci­par en uno de ellos... PW: Gra­cias por acep­tar. Lo vi es­ta ma­ña­na, pre­ci­sa­men­te. AC: ¿Qué pro­pó­si­to pre­ten­de lo­grar con ellos? PW: Lo prin­ci­pal es des­ta­car la im­por­tan­cia de con­ver­sar. El pun­to que que­re­mos co­mu­ni­car es que, a ve­ces, lo me­jor que se pue­de ha­cer es ha­blar por­que es po­si­ble de­to­nar to­do el pro­ce­so de la re­cu­pe­ra­ción. Lo que pa­sa es que mu­cha gen­te, so­bre to­do hom­bres, rehú­san ha­blar acer­ca de es­tos pro­ble­mas. AC: Cuan­do us­ted era pe­que­ño e iba a la es­cue­la, ¿de al­gu­na ma­ne­ra sen­tía eso? ¿Que es­ta­ba ro­dea­do de gen­te que no que­ría ex­pla­yar­se so­bre sus sen­ti­mien­tos?

PW: Sí, así era, pe­ro tam­bién creo que ha te­ni­do lu­gar un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. Pien­so en la ge­ne­ra­ción de mis pa­dres y creo que en­ton­ces la gen­te era muy re­nuen­te a ex­pre­sar sus emo­cio­nes pa­ra no pro­yec­tar de­bi­li­dad. No di­go es­to de ma­ne­ra des­pec­ti­va: hay un mo­men­to y un lu­gar pa­ra mos­trar una apa­rien­cia fuer­te, y pa­ra quie­nes te­ne­mos una vi­da pú­bli­ca muy ac­ti­va, hay tiem­pos pa­ra ins­pi­rar for­ta­le­za, pe­ro tras puer­tas ce­rra­das, en la vi­da co­ti­dia­na nor­mal, de­be­mos pro­cu­rar ser más abier­tos, más di­rec­tos en la ex­pre­sión de nues­tros sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. La sa­lud men­tal en los lu­ga­res de tra­ba­jo es un asun­to de mu­cha im­por­tan­cia, al­go muy de­li­ca­do, y ahí es esen­cial con­tar con un buen li­de­raz­go. Hay gen­te que ocu­pa pues­tos di­rec­ti­vos en las cor­po­ra­cio­nes lon­di­nen­ses y que lle­gó has­ta don­de es­tá a pe­sar de sus pro­ble­mas de sa­lud men­tal; esas son his­to­rias de éxi­to, no de­ben ver­se co­mo na­da más que eso. AC: Tam­bién qui­zá ha­ya per­so­nas que lle­ga­ron has­ta don­de es­tán de­bi­do a sus pro­ble­mas de sa­lud men­tal... PW: Des­de lue­go.

“MEDEJAFRÍOEL HECHODEQUE AÚNNOSPRE OCU­PE TANTOEXPRESARNUES TROSSENTIMIENT OS”.

“YOTENÍA1 YSOBRENOSO 5AÑOSYHARR TROSPESABALA YCASI13. OPRESIVA REALI­DAD DE QUE ACABÁBAMOS DE PER­DER A NUES­TRA MA­DRE .. CA­MI­NAR DE­TRÁS DE SU ATAÚDSINR OMPERENLLANT OFUE UNADELA SCOS ASMÁ SDIFÍCILE S”.

Yo pien­so que les de­bo mu­cho a mis pro­pios pro­ble­mas AC: PW: men­ta­les, de he­cho...

Qué bien, pe­ro lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te aquí es lle­gar a nor­ma­li­zar la sa­lud men­tal, de mo­do que si un lí­der de em­pre­sa­de pron­to ha­ce unaa­pa­ri­ción pú­bli­cay­di­ce: “Yo pa­sé por es­to, pa­de­cí es­tos tiem­pos os­cu­ros”, creo que se­ría muy bueno por­que se ve­ría co­mo al­go nor­mal; eso ten­dría un im­pac­to en­ton­ces y a fu­tu­ro, den­tro de esa em­pre­sa y más allá. Pe­ro si no se dan ese ti­po de co­sas, la gen­te tien­de a sa­lir con ex­cu­sas y evi­ta ha­blar de lo que les es­tá afec­tan­do; ha­cen co­mo si to­do es­tu­vie­ra bien.

AC: En­ton­ces, co­mo em­plea­dor, si al­guien den­tro de su equi­po de tra­ba­jo pi­die­ra ver­lo y le di­je­ra que es­tá pa­san­do por un pe­rio­do di­fí­cil, ¿cree us­ted que po­dría afron­tar la si­tua­ción apro­pia­da­men­te?

PW: Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te. No me con­si­de­ro un con­se­je­ro ma­ra­vi­llo­so ni soy es­pe­cia­lis­ta en esas áreas, pe­ro sí to­ma­ría su si­tua­ción con la se­rie­dad que me­re­ce, y si esa per­so­na ne­ce­si­ta­raa­po­yo, ayu­da­ríaaen­con­trar­quién pu­die­raha­cer­lo.

AC: Al res­pec­to de re­ser­var­se cier­tas co­sas y ha­cer aco­pio de for­ta­le­za, en­tien­do que ha­ya cir­cuns­tan­cias y lu­ga­res que así lo re­quie­ren, pe­ro, a ver... mi ma­dre fa­lle­ció cuan­do yo te­nía 56 años. Tu­vo una vi­da ple­na, mu­rió rá­pi­da­men­te, re­la­ti­va­men­te sin do­lor... y aun así fue un even­to tre­men­da­men­te tris­te pa­ra mí. La ver­dad, no es­toy se­gu­ro de si ha­bría si­do ca­paz de ca­mi­nar de­trás de su ataúd sin rom­per en llan­to, sa­bien­do que ha­bía mi­llo­nes de per­so­nas mi­rán­do­me en to­do el mun­do... PW: AC: ¿Qué No. tan duro fue eso pa­ra us­ted?

PW: Fue una de las co­sas más di­fí­ci­les que he te­ni­do que ha­cer ja­más. Pe­ro ¿có­mo se ha­bría vis­to que me hu­bie­ra per­mi­ti­do llo­rar a ma­res du­ran­te AC: ¿Có­mo to­do se el pue­de ra­to? no llo­rar a ma­res si uno PW: por den­tro se sien­te inun­da­do de llan­to?

En­la­si­tua­ció­nen­la­que­yo­meen­con­tra­ba,fueu­nac­to­de au­to­pre­ser­va­ción. De to­das ma­ne­ras, no me sen­tía có­mo­do, da­das las emo­cio­nes des­bor­da­das que ha­bía a mi al­re­de­dor; so­yu­na­per­so­na­muy­re­ser­va­da­ye­so no fue fá­cil. Ha­bía­rui­do por to­das par­tes, to­do el mun­do llo­ra­ba, to­dos se la­men­ta­ba, la gen­te arro­ja­ba co­sas o, de plano, se des­ma­ya­ba. AC: PW: ¿Y to­do eso mien­tras us­ted iba ca­mi­nan­do?

Sí. Fue una ex­pe­rien­cia fue­ra de lo or­di­na­rio, no creo que na­die hu­bie­ra po­di­do pre­de­cir­la. Aho­ra que lo veo en re­tros­pec­ti­va, to­das esas ma­ni­fes­ta­cio­nes de do­lor, esas emo­cio­nes tan a flor de piel fue­ron muy con­mo­ve­do­ras, pe­ro en­con­trar­se en me­dio de esa si­tua­ción fue ver­da­de­ra­men­te ex­tra­ño. AC: Du­ran­te los días que si­guie­ron, us­ted se que­dó en el cas­ti­llo de Bal­mo­ral. ¿Es­ta­ba al tan­to de to­do lo que su­ce­día aquí en Lon­dres? PW: No, pa­ra na­da. Lo úni­co que ocu­pa­ba mis pen­sa­mien­tos era el he­cho de que mi ma­má ha­bía muer­to. AC: ¿Po­dría de­cir­se que lo es­tu­vie­ron pro­te­gien­do de to­do lo que su­ce­día en la ciu­dad?

PW: Así era, en efec­to. Yo te­nía 15 años y Harry ca­si 13. Y so­bre no­so­tros pe­sa­ba la opresiva reali­dad de que acabábamos de per­der a nues­tra ma­dre. AC: ¿Y qué sin­tió cuan­do re­gre­só y vio lo gran­de de las reac­cio­nes de la gen­te? PW: En reali­dad, no lo per­ci­bía. No me da­ba cuen­ta de lo que ocu­rría en mi en­torno. AC: ¿Pa­só por la eta­pa de due­lo? PW: Esa es una muy bue­na pre­gun­ta (ha­ce una pau­sa). Pro­ba­ble­men­te, no de la for­ma apro­pia­da. Pa­sé mu­chos años en shock. AC: ¿Años? PW: Sí, años. A mu­cha gen­te le pa­re­ce­rá ex­tra­ño, tal vez

ha­ya quien pien­se que un shock es al­go que su­ce­de, te afec­ta de al­gún mo­do, pe­ro des­pués de una o dos ho­ras, qui­zá uno o dos días, uno lo su­pera. Pe­ro no es así cuan­do se tra­ta de un even­to tan im­por­tan­te en tu vi­da, cuan­do pier­des a al­guien tan sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra ti, tan me­du­lar. En­ton­ces, el im­pac­to pue­de du­rar años. AC: Yo ten­go una ci­ta fa­vo­ri­ta de la era Blair, y no de él, sino de su abue­la, cuan­do des­pués del 11 de sep­tiem­bre, di­jo: “El due­lo es el pre­cio que se pa­ga por amar”... PW: Sí, to­tal­men­te. AC: Pe­ro us­ted es­tu­vo en es­ta­do de shock du­ran­te años, lo que de­be ser to­da­vía más di­fí­cil por­que vi­vía por su due­lo –o, al me­nos, in­ten­ta­ba ha­cer­lo– mien­tras era so­me­ti­do a un es­cru­ti­nio glo­bal cons­tan­te, en el que pre­do­mi­na­ba un ni­vel ri­dícu­lo de fas­ci­na­ción por ca­da de­ta­lle de su vi­da y la de su ma­dre...

PW: Sí, eso ha­ce las co­sas más di­fí­ci­les, pe­ro no lo vuel­ve a uno me­nos hu­mano. Si­gues sien­do la mis­ma per­so­na, y ser ob­je­to de in­te­rés es al­go que vie­ne con el tí­tu­lo. La co­sa es que no pue­de al­guien ir con to­do su equi­pa­je a don­de­quie­ra que va; no­so­tros te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­yec­tar la fuer­za del Reino Uni­do. Sí, sé que sue­na ri­dícu­lo, pe­ro eso es par­te de nues­tra mi­sión. No po­de­mos car­gar nues­tro ba­ga­je emo­cio­nal de aquí pa­ra allá y po­ner­lo en ex­hi­bi­ción a don­de nos di­ri­ja­mos. Mi ma­dre ha­cía lo con­tra­rio, sí de­mos­tra­ba sus emo­cio­nes a don­de iba, en lo que ha­cía, y por eso, ge­ne­ra­ba tanta em­pa­tía en­tre la gen­te. Yo, por mi par­te, creo que de­bo pro­te­ger­me no só­lo a mí mis­mo, sino tam­bién a mis hi­jos, y eso se tra­du­ce en re­ser­var­nos cier­tas co­sas. Tal vez ten­go un sen­ti­do de au­to­pre­ser­va­ción más desa­rro­lla­do. AC: Sin em­bar­go, la cam­pa­ña Heads Together in­sis­te en la ne­ce­si­dad de ha­blar so­bre lo que nos afec­ta, ser más abier­tos res­pec­to de nues­tras emo­cio­nes, de­jar de la­do eso de ha­cer­se el fuer­te y op­tar por ha­blar... PW: Así es, de acuer­do. AC: En­ton­ces, ¿es dis­tin­to en el ca­so de us­ted? PW: Bueno, yo ten­go un pa­pel es­pe­cí­fi­co que desem­pe­ñar, pe­ro si tu­vie­ra pro­ble­mas de sa­lud men­tal, creo que de bue­na ga­na ha­bla­ría de ellos. Pien­so que lo más cer­ca que he es­ta­do de pa­de­cer esos pro­ble­mas fue a par­tir del trau­ma que me pro­vo­có la muer­te de mi ma­dre, pues el do­lor era in­men­so, y, de he­cho, aún no lo he en­fren­ta­do tan bien co­mo ha­bría po­di­do ha­cer­lo a lo lar­go de los años. AC: ¿Us­ted con quién ha­bla? PW: Con mi fa­mi­lia, mis ami­gos, ha­blo con las per­so­nas que me ro­dean y en quie­nes con­fío. AC: Noobs­tan­te,mea­tre­voa­pen­sar­que,da­da­su­po­si­ción, de­be ser di­fí­cil en­con­trar en quién con­fiar­ple­na­men­te... PW: Es di­fí­cil, sin du­da, pe­ro siem­pre he creí­do en ser muy sin­ce­ro, muy fran­co. Una de las po­cas for­ta­le­zas per­so­na­les que ten­go es que soy muy bueno “le­yen­do” a la gen­te, y ca­si siem­pre pue­do iden­ti­fi­car si al­guien es ama­ble con­mi­go

“AHO­RA,SOYCAPAZ DEHABLARDEMI MADREMUCHOMÁS ABIER­TA­MEN­TE”.

por lo que re­pre­sen­to y, en consecuencia, me di­ce lo que quie­ro oír. AC: ¿Al­gu­na vez ha ha­bla­do so­bre sus sen­ti­mien­tos con al­guien que no sea su fa­mi­lia o ami­gos? PW: No he ha­bla­do con nin­gún es­pe­cia­lis­ta ni con mé­di­cos, pe­ro ten­go ami­gos que son muy bue­nos pa­ra es­cu­char, y pa­ra pro­ce­sar el do­lor, he des­cu­bier­to que ha­blar so­bre mi ma­dre y man­te­ner­vi­va su me­mo­ria es muy im­por­tan­te. Pa­ra mí, es te­ra­péu­ti­co ha­blar so­bre ella, así co­mo ha­blar de có­mo me sien­to. AC: Ha­ce po­co fue su 20º aniver­sa­rio luc­tuo­so. ¿Es una fe­cha que us­ted ten­ga en men­te con­me­mo­rar o, por el con­tra­rio, le pro­vo­ca an­sie­dad?

PW: No es al­go que pre­ten­da con­me­mo­rar, no, pe­ro es­toy me­jor pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar­lo de lo que he es­ta­do en mu­cho tiem­po. Aho­ra soy ca­paz de ha­blar de ella mu­cho más abier­ta­men­te, más sin­ce­ra­men­te, y, de he­cho, has­ta la re­cuer­do me­jor. En pú­bli­co, tam­bién me cues­ta me­nos ha­cer­lo. Me to­mó ca­si 20 años lle­gar has­ta aquí, aun­que

no pue­do de­cir que ya no me sea di­fí­cil por­que fue al­go de­vas­ta­dor, pe­ro tam­po­co se pa­re­ce a la aflic­ción por la que atra­vie­sa la ma­yo­ría de la gen­te, pues a mi ma­má to­do el mun­do la co­no­cía, to­dos sa­ben qué le pa­só. Es una si­tua­ción muy di­fe­ren­te de cual­quier otra per­so­na que pier­de a un ser que­ri­do, ya que otros pue­den op­tar por re­ser­var­se su do­lor o com­par­tir su his­to­ria, mien­tras que yo no ten­go esa elec­ción. To­do el mun­do sa­be lo que pa­só.

AC: Cuan­do co­no­cí a su ma­dre, en 1994, me pre­gun­tó por qué ha­bía es­cri­to co­sas tan ho­rri­bles acer­ca de ella en el tiem­po que me de­di­qué al pe­rio­dis­mo. Y yo res­pon­dí: “Dios mío. No pue­do creer que us­ted ha­ya leí­do esas co­sas que pu­bli­qué”. Y sí que las ha­bía leí­do. Yno só­lo eso: tam­bién las re­cor­da­ba, aun­que­ya ha­bían pa­sa­do al­gu­nos años. En aquel en­ton­ces, eso me lle­vó a pen­sar que al­gu­nas per­so­nas al­can­zan un ni­vel de fa­ma que oca­sio­na que los me­dios y la au­dien­cia de­jen de per­ci­bir­los co­mo se­res hu­ma­nos. ¿Cree us­ted que eso fue lo que le su­ce­dió a ella, y di­ría que le ha pa­sa­do a us­ted mis­mo al­gu­na vez? PW: A mí no me ha ocu­rri­do. Y pien­so que el ca­so de mi ma­dre era úni­co, sin du­da. Su re­la­ción con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pro­ba­ble­men­te ha­ya si­do la peor que ha­ya exis­ti­do ja­más. AC: ¿Por qué? ¿Eran in­va­si­vos, acosadores...? PW: Sí, pe­ro tam­bién te­nían un ape­ti­to des­me­su­ra­do por

cual­quier de­ta­lle de su vi­da, lo que hu­bie­ra si­do, in­clu­so aun­que no fue­ra ni re­mo­ta­men­te cier­to. AC: En­ton­ces, ¿se pro­nun­cia­ría us­ted en con­tra de la teo­ría de que ella te­nía sus pro­pios ami­gos den­tro de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y era a ellos a quie­nes les con­fia­ba cier­tas co­sas? PW: Eso es al­go que he es­ta­do in­ves­ti­gan­do. Re­cuer­de que en aquel tiem­po, yo era muy jo­ven, en reali­dad no sa­bía qué pa­sa­ba. Sé que ha­bía jue­gos y ar­ti­ma­ñas, pe­ro ella es­ta­ba muy­so­la, mu­yais­la­da, su pro­pia­vi­daem­pe­zó acom­pli­car­se y se en­con­tró con mu­chos obs­tácu­los pa­ra dar a co­no­cer su pro­pia ver­sión de las co­sas. Me pa­re­ce que era un po­co in­ge­nua y ter­mi­nó sien­do usa­da por gen­te sin es­crú­pu­los. AC: ¿Gen­te que for­ma­ba par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción?

PW: Así es. Era una mu­jer jo­ven en una po­si­ción de al­to perfil, muy­vul­ne­ra­ble y es­ta­ba de­ses­pe­ra­da por pro­te­ger­se a sí mis­ma y a sus hi­jos. Creo que los eje­cu­ti­vos de cier­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción no fue­ron lo su­fi­cien­te­men­te res­pon­sa­bles pa­ra de­ci­dir quién de­bía ha­cer­se car­go de cu­brir su his­to­ria; no se pre­gun­ta­ron si mo­ral­men­te lo que ha­cían era co­rrec­to o jus­to, o éti­co. Harryy­yo éra­mos muy jó­ve­nes y pien­so que si ella no hu­bie­ra muer­to, al cre­cer no­so­tros nos ha­bría­mos ocu­pa­do pre­ci­sa­men­te de cui­dar ese as­pec­to. To­da­vía me sien­to muy tris­te y muy enoja­do por­que no tu­vi­mos la edad su­fi­cien­te pa­ra pro­te­ger­la, de no ha­ber te­ni­do ni los co­no­ci­mien­tos ni la ex­pe­rien­cia pa­ra in­ter­ve­nir y ha­cer al­go que hu­bie­ra me­jo­ra­do el pa­no­ra­ma pa­ra ella. Yo acu­so a mu­chas per­so­nas de no ha­ber cum­pli­do con su de­ber, de no ha­ber ac­tua­do con la de­cen­cia mí­ni­ma que me­re­ce otro ser hu­mano. AC: ¿Y no cre­yó que de­bía com­par­tir lo que sa­bía con los en­car­ga­dos de in­te­grar el In­for­me Le­ve­son? PW: Eso fue al­go que es­tu­vi­mos con­si­de­ran­do, pe­ro al fi­nal, de­ci­di­mos no ha­cer­lo. Re­cor­de­mos que fui­mos los pri­me­ros en ex­po­ner la in­ter­ven­ción te­le­fó­ni­ca. AC: Tal pa­re­ce que hay un par de pe­rió­di­cos que se han en­sa­ña­do con us­ted a úl­ti­mas fe­chas. ¿Pien­sa us­ted que sea par­te de una es­pe­cie de ajus­te de cuen­tas? PW: No lo sé. AC: ¿A us­ted lo per­si­guen los pa­pa­raz­zi mon­ta­dos en mo­tos? PW: No me pa­sa a me­nu­do, pe­ro sí hay otro ti­po de vi­gi­lan­cia muy so­fis­ti­ca­da de la que soy ob­je­to. AC: In­clu­so si aho­ra se prohí­be in­ter­ve­nir los te­lé­fo­nos (aun­que na­die ga­ran­ti­za que, efec­ti­va­men­te, se abs­ten­gan de ha­cer­lo), ¿hay pe­rio­dis­tas que se va­len de otras es­tra­ta­ge­mas pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción al res­pec­to su­yo? PW: Su­pon­go que la­par­te bue­na­de to­do es­to es que, de­bi­do a lo que le pa­só a mi ma­dre, a no­so­tros no nos aco­san tan­to co­mo a ella. Cla­ro que to­da­vía te­ne­mos pro­ble­mas con la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta, pe­ro tam­bién go­za­mos de un po­co

“SIENTOQUEELTRA UMA QUEVIVÍE SEDÍASEHA QUEDADOCONMIGO DURANTE20AÑOS”.

más de pro­tec­ción en vir­tud de los ni­ve­les de aco­so tan ri­dícu­los a los que la so­me­tie­ron a ella. Creo que el he­cho de que mu­rie­raen un ac­ci­den­te de­bi­do aque lai­ban per­si­guien­do ha pro­pi­cia­do que se im­pon­gan lí­mi­tes a lo que pue­den ha­cer. AC: ¿De ver­dad? PW: Es un po­co me­jor, com­pa­ra­do a co­mo era an­tes. AC: La se­ma­na de la muer­te de su ma­dre, Tony Blair se reunió con su pa­dre y, des­pués, me con­fió lo si­guien­te: “Es­to va a ser un pro­ble­ma. Esos chi­cos van a ne­ce­si­tar ayu­da, van a de­tes­tar a los me­dios por­que los van a cul­par por la muer­te de su ma­má, pe­ro los me­dios siem­pre van a es­tar pre­sen­tes en sus vi­das”. PW: Y así es. AC: Ha­ce tiem­po es­tu­vo en Pa­rísy­cien­tos de pe­rio­dis­tas lo fo­to­gra­fia­ron en com­pa­ñía del en­ton­ces pre­si­den­te Ho­llan­de. ¿Se ima­gi­nó us­ted si en­tre ellos es­ta­ban los que per­si­guie­ron a su ma­dre aque­lla fa­tí­di­ca no­che?

PW: Me te­mo que ese es el ti­po de co­sas en las que no pue­do per­mi­tir­me elu­cu­brar­de­ma­sia­do. Es muy­di­fí­cil ex­pre­sar­só­lo con pa­la­bras aque­llo por lo que tu­vo que pa­sar mi ma­dre. Oja­lá pu­die­ra de­cir lo que ocu­rría en su vi­da, lo que su­ce­dió en su muer­te, y el pa­pel que los me­dios ju­ga­ron en to­do ello; só­lo así la gen­te lo en­ten­de­ría. Pue­do tra­tar de po­ner­lo en pa­la­bras, pe­ro ha­ber­lo vi­vi­do, ha­ber si­do tes­ti­go de ello, ha­ber­lo res­pi­ra­do... No se pue­de ex­pli­car lo ho­rren­do que fue pa­ra ella. AC: ¿Di­ría que las reac­cio­nes por su muer­te fue­ron un fac­tor que ha ayu­da­do a de­jar atrás nues­tra apa­rien­cia de se­re­ni­dad for­za­da, y nos es­tá per­mi­tien­do cam­biar la for­ma en que vi­vi­mos un due­lo? ¿Pien­sa

que las reac­cio­nes an­te la muer­te de, di­ga­mos, Da­vid Bo­wie, el año pa­sa­do, ha­brían si­do las mis­mas si no hu­bié­ra­mos te­ni­do el an­te­ce­den­te de las reac­cio­nes de do­lor por el fa­lle­ci­mien­to de la prin­ce­sa Dia­na? PW: Me pa­re­ce que no. Las reac­cio­nes des­bor­da­das del pú­bli­co con mo­ti­vo de su muer­te real­men­te han ayu­da­do a dar­le un gi­ro po­si­ti­vo a la psi­que bri­tá­ni­ca. AC: ¿De ver­dad cree que se tra­ta de un gi­ro po­si­ti­vo? PW: Sí, pien­so que es un gi­ro po­si­ti­vo. AC: ¿Qué tan­to los acer­có a us­ted y a su her­mano lo que vi­vie­ron du­ran­te la se­ma­na pos­te­rior al de­ce­so de su ma­dre? PW: So­mos muy uni­dos. AC: ¿Y nun­ca sin­tió que to­da la tris­te­za, esa sen­sa­ción de shock se hu­bie­ra con­ver­ti­do en otra co­sa? ¿Es­pe­cí­fi­ca­men­te una afec­ción de sa­lud co­mo la de­pre­sión? PW: Nun­ca me he sen­ti­do de­pri­mi­do en la for­ma en que en­tien­do esa con­di­ción, pe­ro sí he pa­sa­do por eta­pas en las que he es­ta­do in­creí­ble­men­te tris­te. Sien­to que el trau­ma que vi­ví ese día se ha que­da­do con­mi­go du­ran­te 20 años; es co­mo al­go que me pe­sa, pe­ro no creo que me ha­ya he­cho caer en de­pre­sión. To­da­vía ten­go ga­nas de le­van­tar­me de la ca­ma por las ma­ña­nas, quie­ro ha­cer co­sas; aún sien­to que soy fun­cio­nal. Créa­me que por mo­men­tos pen­sé que me rom­pe­ría, pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, apren­dí a vi­vir con ello y he po­di­do ha­blar so­bre ello. Aun en los días en que es­ta tris­te­za ha si­do más pro­fun­da, he si­do ca­paz de ha­blar so­bre ella, de de­cir có­mo me sien­to. He acu­di­do a la gen­te que me ro­dea y le he di­cho: “Mi­ra, ne­ce­si­to pla­ti­car­te de al­go y tie­ne que ser aho­ra”. AC: ¿Cuándo, por ejem­plo?

PW: La se­ma­na pa­sa­da, nues­tra am­bu­lan­cia aé­rea acu­dió a aten­der un ca­so en ver­dad te­rri­ble, un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co don­de un ni­ño pe­que­ño se lle­vó la peor par­te. He vis­to mu­chí­si­mas le­sio­nes de­bi­do a ac­ci­den­tes de au­to y uno apren­de a so­bre­lle­var lo que ve, pe­ro de vez en cuan­do al­go se cue­la a tra­vés de la co­ra­za, y ese ca­so pe­ne­tró no só­lo la mía, sino tam­bién la de to­do el equi­po, y eso que han vis­to co­sas te­rri­bles. Com­par­tía­mos una sen­sa­ción de pér­di­da des­de el pun­to de vis­ta de los pa­dres del pe­que­ño. To­do lo que ten­ga que ver con la pér­di­da de un hi­jo es tre­men­da­men­te do­lo­ro­so y tie­ne un im­pac­to muy fuer­te so­bre mí por­que me ha­ce evo­car las emo­cio­nes que me inun­da­ban cuan­do fa­lle­ció mi ma­dre, y sí lo es­tu­ve ha­blan­do con mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Me sen­tía su­ma­men­te tris­te, com­par­tía el do­lor de esa fa­mi­lia, pues me re­mon­tó a mi pro­pia ex­pe­rien­cia. Mien­tras más se re­fle­je el pe­sar de los de­más con lo que tú mis­mo has vi­vi­do, más di­fí­cil es po­ner dis­tan­cia con ello. AC: ¿Le ha ayu­da­do el tiem­po que ha trans­cu­rri­do des­de en­ton­ces? PW: Siem­pre se di­ce que el tiem­po lo cu­ra to­do, pe­ro yo creo que na­da sa­na por com­ple­to; el tiem­po só­lo te ayu­da Con­ti­núa en la pá­gi­na 150...

Aba­jo: Dia­na con los prín­ci­pes Wi­lliam y Harry a la sa­li­da de la es­cue­la Wet­herby.

Tra­je de cash­me­re co­lor azul ma­rino, Ri­chard Ja­mes, ri­chard­ja­mes.co.uk / pro­pie­dad del prín­ci­pe Wi­lliam.

Aba­jo: El cor­te­jo fú­ne­bre de la prin­ce­sa

Dia­na du­ran­te sus exe­quias en

Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.