EL RENACER DE CO­LOM­BIA

Des­de los bri­llan­tes ma­res del nor­te, has­ta la sel­va en su pun­to más su­re­ño, Co­lom­bia vi­ve la an­gus­tia de un fan­tás­ti­co renacer. Que­da­mos em­bru­ja­dos por un país en la cús­pi­de del cam­bio.

GQ Latinoamerica - - LATINO AMÉRICA - Por Ali­ce B-B Fotos Tom Par­ke, Die­go Sam­per, Piers Cal­vert, Grant Har­der y Cris­ti­na de la Con­cha

Es­te país se en­cuen­tra en el pun­to más al­to de un cam­bio que se per­ci­be des­de los ma­res del nor­te, has­ta la sel­va del sur.

Pe­ro la po­lí­ti­ca de Co­lom­bia tie­ne mu­chas aris­tas y es tre­men­da­men­te com­pli­ca­da no só­lo por las gue­rri­llas, sino, en gran me­di­da, por­que en la dé­ca­da de los 80, el go­bierno no es­ta­ba real­men­te en con­trol. Has­ta su muer­te, en 1993, el po­der es­tu­vo, so­bre to­do, en ma­nos del “hom­bre de ne­go­cios” Pa­blo Es­co­bar, ca­be­za del Car­tel de Me­de­llín, quien pa­ra 1987, in­te­gró la pri­me­ra lis­ta de mul­ti­mi­llo­na­rios cu­yas for­tu­nas re­ba­sa­ban los mil mi­llo­nes de dó­la­res de la revista For

bes. El re­sul­ta­do: du­ran­te los re­cien­tes 40 años, el go­bierno ha es­ta­do en un jue­go de ca­za a la de­fen­si­va, de­bi­do a la co­rrup­ción ge­ne­ra­da por la in­dus­tria de la co­caí­na.

Diez días des­pués del vo­to ne­ga­ti­vo, se sien­te iró­ni­co es­tar de­lan­te de la es­ta­tua de Si­món Bo­lí­var, que lu­chó en 1810 por la in­de­pen­den­cia de Co­lom­bia, don­de hoy los ma­ni­fes­tan­tes por la paz lle­nan la pla­za. Y só­lo un par de no­ches an­tes, la ar­tis­ta plás­ti­ca Doris Sal­ce­do vis­tió en­te­ra­men­te la Pla­za de Bo­lí­var con sá­ba­nas blan­cas, cu­bier­tas,

a su vez, con los nom­bres de las víc­ti­mas del con­flic­to ci­vil (al cie­rre de es­ta edi­ción, el acuer­do de paz en­tre el go­bierno de Co­lom­bia y la gue­rri­lla de las FARC se lo­gró).

Jun­to con el ar­te, no hay una ma­ne­ra me­jor de en­ten­der el país que me­dian­te su co­mi­da. Así que me en­ca­mi­né a Pa­lo­que­mao, el mer­ca­do de ví­ve­res de la ciu­dad, en com­pa­ñía de uno de los chefs más im­por­tan­tes de Bogotá, Fe­li­pe Ari­za­ba­le­ta. El mer­ca­do es un enor­me la­be­rin­to, don­de se ven­de de to­do, des­de ba­ra­tos y co­lo­ri­dos ca­nas­tos (que lu­cen muy si­mi­la­res a los que ofre­ce la mar­ca de mo­da Mar­ni por una for­tu­na), has­ta cal­do de pe­ne de to­ro (lo em­bo­te­llé, ha­blan­do en sen­ti­do fi­gu­ra­do), y le­cho­na –un cer­do en­te­ro re­lleno con arroz, gui­san­tes y es­pe­cies, que es co­ci­na­do en horno de la­dri­llo por 12 ho­ras (ex­qui­si­to)–. Me ad­he­rí a Fe­li­pe co­mo pe­ga­men­to, al tiem­po que na­ve­ga­ba en­tre los pa­si­llos y pa­tios, sa­lu­dan­do a ami­gos y pro­vee­do­res. Lle­ga­mos a un pues­to de fru­tas y ve­ge­ta­les, don­de, con los ojos bien abier­tos, cap­té co­mo 20 ti­pos de fru­tos que ja­más ha­bía­vis­to, mu­cho me­nos pro­ba­do. Mor­dis­queé una raíz que me de­jó los dien­tes man­cha­dos de ama­ri­llo co­mo los de una bru­ja an­cia­na y pro­bé una chi­ri­mo­ya, la fru­ta que Mark Twain des­cri­bió co­mo “la más de­li­cio­sa co­no­ci­da por el hom­bre”. La pró­xi­ma parada fue un quios­co de yer­bas que ven­de re­me­dios y ve­neno a la vez, in­clu­yen­do a la ci­cu­ta, la plan­ta que, se di­ce, ma­tó a Só­cra­tes. Tam­bién hay mon­to­nes de ho­jas de co­ca fres­cas: le­gal y co­mún­men­te mas­ca­da en su es­ta­do na­tu­ral. Sin em­bar­go, aho­ra, al otro la­do del país, se co­ci­na en la­bo­ra­to­rios en la sel­va pa­ra crear al­go mu­cho más per­ni­cio­so. Me di­cen que la pro­duc­ción de co­caí­na es hoy ma­yor que nun­ca an­tes por­que mien­tras el mun­do si­ga con­su­mién­do­la, Co­lom­bia si­gue pro­du­cién­do­la. ¿Por qué no ha­cer­lo? Lo que sí su­ce­de es que, des­de la muer­te de Es­co­bar, en 1993, la in­dus­tria se ha he­cho mu­cho más clan­des­ti­na, con nue­vos nar­cos que man­tie­nen un perfil ba­jo, tras apren­der de Es­co­bar, que pa­só por su fa­tal de­seo de ser fi­gu­ra pú­bli­ca y en­trar a la po­lí­ti­ca. Pe­ro lo más sim­pá­ti­co es que la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos no con­su­me co­caí­na. Tras vi­vir el de­rra­ma­mien­to de sangre, el te­rror y el do­lor que en­cie­rra ca­da gra­mo de pol­vo que se pro­du­ce, se rehú­san a es­tar en la par­te de la ecua­ción que lo in­ha­la.

Sa­lien­do de la ca­pi­tal, nos di­ri­gi­mos a Pro­vi­den­cia, una pe­que­ña is­la ca­ri­be­ña más cer­ca­na de Ni­ca­ra­gua que de Co­lom­bia, hogar de la tri­cen­te­na­ria cul­tu­ra Rai­zal, que ha­bla in­glés-creo­le, y se di­ce que es­tá re­ple­ta del oro de los pi­ra­tas. Par­te de lo que ha­ce es­pe­cial a es­ta is­la es di­fí­cil de asi­mi­lar: hay que vo­lar a la is­la de San An­drés; lue­go, se­guir en uno de los pre­ca­rios avion­ci­tos de 17 pla­zas, es­pan­tan­do gar­zas mien­tras ate­rri­zas so­bre una pis­ta de yer­ba en­tre pi­cos exu­be­ran­tes.

Es vi­tal ano­tar que, fue­ra de las ur­bes im­por­tan­tes, Co­lom­bia es­tá muy atra­sa­da en tér­mi­nos de ho­te­les de al­ta ga­ma, qui­zá de­bi­do a la gue­rra, la pre­ca­ria repu­tación del país y al he­cho de que hay otras na­cio­nes sud­ame­ri­ca­nas apa­ren­te­men­te más se­gu­ras pa­ra vi­si­tar. Has­ta ha­ce po­co, los tu­ris­tas que­via­ja­ban aco­lom­biae­ran mo­chi­le­ros si­guien­do la ru­ta hip­pie o gen­te que se que­da­ba en las ca­sas de sus ami­gos chic. Es­to no du­ra­rá mu­cho, aun­que por aho­ra, la cla­ve es en­con­trar ho­te­li­tos fa­mi­lia­res o ca­sas pri­va­das en al­qui­ler. Aten­ción: al­gu­nos

Arri­ba: La cos­ta en el Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Tay­ro­na, en aguas del Ca­ri­be. A la de­re­cha: Un ca­mión co­lo­ri­do ha­lla­do en uno de los ca­mi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.