16

GQ Latinoamerica - - PATERNIDAD -

–Ant­hony An­der­son, es­tre­lla de te­le­vi­sión de la se­rie

Cuan­do se ave­ci­ne un tre­men­do e inevi­ta­ble be­rrin­che, clá­va­te de ca­be­za en los queha­ce­res do­més­ti­cos. Así, cuan­do la pa­ta­le­ta re­vien­te y tu pa­re­ja te mi­re con ca­ra de “te to­ca”, pue­des de­vol­ver­le la mi­ra­da des­de el fre­ga­de­ro lleno de ja­bón y lo­za su­cia, y po­ner­le ca­ra de “tú pue­des, mi amor”.

“Los ni­ños son muy in­te­li­gen­tes, mu­cho más de lo que no­so­tros les re­co­no­ce­mos. Ellos sa­ben que tie­nen la sar­tén por el man­go. To­do lo que de­ben ha­cer es llo­rar o ver­se ado­ra­bles, o ha­cer un be­rrin­chi­to pa­ra ob­te­ner lo que quie­ren. Y los adul­tos nos de­rrum­ba­mos an­te eso. Pe­ro lle­ga el mo­men­to en que no­so­tros ad­qui­ri­mos la in­te­li­gen­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ser pa­dres de ver­dad, y en­ton­ces, los de­ja­mos llo­rar has­ta que se que­dan dor­mi­dos. Los ni­ños se dan cuen­ta de que sus be­rrin­ches ya no sir­ven cuan­do pa­pá se re­cli­na en el asien­to y di­ce: ‘¿Sa­bes qué? Llo­ra to­do lo que quie­ras. Es­ta ca­sa es a prue­ba de rui­do. Na­die te es­cu­cha­rá y a na­die le im­por­ta. Voy a ver mi pro­gra­ma’. Es cuan­do los pa­dres re­cu­pe­ra­mos nues­tra au­to­ri­dad per­di­da”. Tú y tu pa­re­ja muy pro­ba­ble­men­te tie­nen ap­ti­tu­des com­ple­men­ta­rias. Apro­ve­cha eso en be­ne­fi­cio de am­bos. Di­ga­mos, por ejem­plo, que ella es tran­qui­la y or­ga­ni­za­da, mien­tras que tú tie­nes buen gus­to pa­ra mu­chas co­sas y co­ci­nas bas­tan­te bien. Qué tal que ella se en­car­gue de pla­near los ho­ra­rios diur­nos del ni­ño y tú sa­les a ha­cer co­sas co­mo com­prar­le ro­pa al in­fan­te, y vuel­ves pa­ra pre­pa­rar un al­muer­zo in­creí­ble pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.