EL GUARDIÁN DEL PERIODISMO

Por más de 30 años, Jo­sé Díaz-ba­lart ha si­do un ba­luar­te de éti­ca en su ofi­cio. Gra­cias a es­to, así co­mo por su pro­fe­sio­na­lis­mo y en­tre­ga tan­to fren­te a las cá­ma­ras, co­mo de­trás de ellas, se ha con­so­li­da­do co­mo uno de los co­mu­ni­ca­do­res de ma­yor tras­cen­den

GQ Latinoamerica - - NEWS - JO­SÉ DÍAZ-BA­LART

Jo­sé Díaz-ba­lart es un co­mu­ni­ca­dor con más de 30 años de ex­pe­rien­cia, tiem­po en el que su éti­ca pro­fe­sio­nal se ha man­te­ni­do in­cues­tio­na­ble y así se ins­ta­la co­mo un ejem­plo a se­guir.

Pe­rio­dis­ta de pro­fe­sión, Jo­sé Díaz-ba­lart ha si­do tes­ti­go de gran­des su­ce­sos his­tó­ri­cos, re­por­tan­do e in­for­man­do con la ma­yor ve­ra­ci­dad po­si­ble y mos­tran­do una vo­ca­ción in­cues­tio­na­ble que sur­gió en él a prin­ci­pios de los años 80. “Siem­pre qui­se de­di­car­me a al­go en lo que pu­die­ra, de al­gu­na ma­ne­ra, apor­tar a la so­cie­dad. Des­de que ten­go me­mo­ria, me gus­tó es­cri­bir y leer, y, por coin­ci­den­cia, co­men­cé a tra­ba­jar en una es­ta­ción de ra­dio y pa­ra la pren­sa es­cri­ta en la Uni­ted Press In­ter­na­tio­nal. En abril de 1984, via­jé a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en me­dio de un con­flic­to, con ma­ni­fes­ta­cio­nes en las ca­lles por el au­men­to de los pre­cios en los ali­men­tos y las me­di­ci­nas, y fue ahí don­de en­con­tré la ma­ne­ra de ayu­dar, ya que po­día dar­le voz a la gen­te que an­tes no la te­nía”, se­ña­la. Ac­tual­men­te, Díaz-ba­lart es el úni­co pe­rio­dis­ta en el mun­do que es­tá al fren­te de dos no­ti­cie­ros in­ter­na­cio­na­les y, ade­más, lo ha­ce en dos idio­mas, en es­pa­ñol en No­ti­cias Te­le­mun­do, y en in­glés en NBC Nightly News Sa­tur

day, lo que lo co­lo­ca co­mo uno de los in­for­ma­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos más res­pe­ta­dos del pla­ne­ta. Re­cien­te­men­te, fue in­clui­do en el Mu­seo Smith­so­niano de His­to­ria Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, en Was­hing­ton D.C., co­mo par­te de los anales de la his­to­ria de la te­le­vi­sión, en don­de se pue­den ad­mi­rar al­gu­nas pie­zas per­so­na­les de Jo­sé, co­mo sus ga­fe­tes de pren­sa, por ejem­plo. “Nun­ca creí que re­ci­bi­ría una dis­tin­ción de es­ta mag­ni­tud; yo sim­ple­men­te pen­sa­ba que ayu­dar a al­guien era la ma­yor re­com­pen­sa. Ja­más me ima­gi­né que mis cre­den­cia­les, mis en­tre­vis­tas y al­gu­nas de las co­sas que he acu­mu­la­do du­ran­te mi ca­rre­ra co­mo pe­rio­dis­ta es­ta­rían ex­hi­bi­das en el mu­seo más im­por­tan­te de la his­to­ria de EE.UU. Me lle­na de ale­gría y de ilu­sión. Se tra­ta de un re­cor­da­to­rio de que lo más im­por­tan­te no es uno, sino ayu­dar y apor­tar”, nos co­men­ta el co­mu­ni­ca­dor cu­bano-es­ta­dou­ni­den­se. A pe­sar de ha­ber en­tre­vis­ta­do a gran­des lí­de­res po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, in­clu­yen­do a pre­si­den­tes de di­cha na­ción, des­de Ro­nald Rea­gan, has­ta Do­nald Trump, Jo­sé Díaz-ba­lart sa­be quié­nes son los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de es­te mun­do: “La gen­te im­por­tan­te, a quie­nes man­ten­go en el co­ra­zón, no son ni los pre­si­den­tes ni los lí­de­res que he po­di­do en­tre­vis­tar, sino las per­so­nas que con ac­tos sim­ples han mar­ca­do mi vi­da. Re­cien­te­men­te, en Mé­xi­co, du­ran­te el te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre, me to­có ver có­mo una se­ño­ra muy hu­mil­de an­da­ba por la ca­lle con una ban­de­ja con cin­co man­za­nas, lo cual era lo úni­co que te­nía, pa­ra dár­se­las a quien más lo ne­ce­si­ta­ra. Esa gen­te es a la que ate­so­ro en mi me­mo­ria”. En un uni­ver­so don­de el ma­yor re­to de un pe­rio­dis­ta es ser com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te y ve­raz, Díaz-ba­lart se eri­ge co­mo un ejem­plo a se­guir, al­guien digno de ad­mi­ra­ción y res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.