SPIDERMAN Y EL AB­SO­LU­TO

GQ Latinoamerica - - CARTA EDITORIAL -

Pa­ra quie­nes he­mos na­ci­do en el si­glo XX (da igual si an­tes o des­pués, si más cer­ca de las cri­sis bé­li­cas o de los años del amor li­bre), la vi­da se com­po­nía de ab­so­lu­tos. Creías en Freud o en Marx y eras de los Beatles o de los Ro­lling. Nos mo­vía­mos con la sol­tu­ra pro­pia de quie­nes tie­nen sus cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos fir­mes co­mo ro­cas y nos creí­mos gran­des es­ló­ga­nes que, años más tar­de, de­co­ran nues­tras pla­ye­ras o las ta­zas en las que to­ma­mos el ca­fé. El si­glo XXI nos to­mó por sor­pre­sa, en­tre by­tes, re­des so­cia­les, cul­tu­ra de con­su­mo in­me­dia­to y sor­pren­di­dos cuán­ta in­ge­nui­dad— de que el pa­so del tiem­po no se ha­ya lle­va­do to­dos aque­llos pro­ble­mas que de­be­ría­mos te­ner re­suel­tos: la pobreza en el mun­do desa­rro­lla­do, la igual­dad de los de­re­chos, la vio­len­cia con­tra las mu­je­res… Ca­sos co­mo el de Har­vey Weins­tein, que tra­ta­mos en es­te nú­me­ro, no son más que los bor­des de grie­tas que no he­mos sa­bi­do ce­rrar. Y la so­lu­ción, qui­zá, co­mo nos ex­pli­ca Da­niel Day-le­wis tam­bién en es­tas pá­gi­nas, pa­sa por rom­per con to­do, rein­ven­tar­se y re­sol­ver cues­tio­nes fun­da­men­ta­les: ¿po­de­mos cam­biar aun­que es­to nos im­pli­que una cri­sis con lo que nos ha­cía vi­vir se­gu­ros? Aca­so quie­nes he­mos cre­ci­do acos­tum­bra­dos a una ve­lo­ci­dad pau­sa­da, que hoy ya es de cru­ce­ro ha­cia el fu­tu­ro, nos to­que apren­der de los jó­ve­nes del si­glo XXI. Esos que son ca­pa­ces de or­ga­ni­zar una revolución con un ce­lu­lar. Que con­si­de­ran que un no es un no, sal­vo to­do lo con­tra­rio.

Que la vi­da y es­to lo es­cri­bo con ti­tu­beos pa­ra no vol­ver a caer en ar­que­ti­pos ca­te­gó­ri­cos— es una cons­tan­te evo­lu­ción y me­re­ce com­pro­mi­so y es­fuer­zo, pe­ro tam­bién al­go de fri­vo­li­dad y mu­cho sen­ti­do del hu­mor: dis­fru­tar del ca­pri­cho de una com­pra, del olor a nue­vo de la ta­pi­ce­ría de un au­to, no to­mar­nos de­ma­sia­do en se­rio. Aban­do­nar, por fin, los pa­ra­dig­mas ab­so­lu­tos y cam­biar­los por el sen­ti­do co­mún. Por­que qui­zá el hom­bre ya no es el ser su­pre­mo pa­ra el hom­bre si eso no ha ser­vi­do pa­ra so­lu­cio­nar to­do aque­llo que aún arras­tra­mos de épo­cas pa­sa­das. Pe­ro to­da­vía te­ne­mos el po­der (y las ga­nas) de re­sol­ver­lo. Y un gran po­der, ami­gos, co­mo le ocu­rre a Spiderman, con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.