LELE PONS

GQ Latinoamerica - - AGO:2018 -

Bas­ta de­cir que las sto­ries de Instagram que Lele com­par­te con sus se­gui­do­res son las más vis­tas en el mun­do (muy por en­ci­ma de las de Kim Kar­das­hian y Aria­na Gran­de), lo cual la co­ro­na co­mo la em­pe­ra­triz de las re­des so­cia­les. Es­te mes, se apro­pia de nues­tra por­ta­da co­mo nun­ca an­tes la ha­bías vis­to.

“Di­cen que yo soy ma­la”, ase­gu­ra una des­pam­pa­nan­te Lele Pons en el vi­deo­clip de Di­cen, al la­do de Matt Hun­ter. Pe­ro no­so­tros no coin­ci­di­mos con eso. Y es que gra­cias a su per­so­na­li­dad úni­ca, be­lle­za des­co­mu­nal y ener­gía con­ta­gio­sa, de es­ta rei­na de las re­des so­cia­les “na­die se sal­va”. Déjate se­du­cir por ella en es­ta se­sión pa­ra GQ.

Eleo­no­ra So­fía Ma­ría de La Cruz Pons Ma­ro­ne­se na­ció en Ve­ne­zue­la, de ni­ña emi­gró a Mia­mi y, aho­ra, vi­ve en Los Án­ge­les. Pen­sa­rán que es­ta­mos des­va­rian­do o que es una nue­va ten- den­cia del pe­rio­dis­mo eso de crear per­fi­les de per­so­nas co­ti­dia­nas, con mu­chos nom­bres y dos ape­lli­dos, que se han mo­vi­do del su­ral nor­te a ha­cer su vi­da... De al­gu­na ma­ne­ra, es cier­to. Es­ta mu­jer pue­de ser tan cer­ca­na co­mo nues­tra ve­ci­na más ama­ble, con un sen­ti­do del hu­mor na­da dis­cri­mi­na­to­rio ni eli­tis­ta, ca­paz de ino- cu­lar­nos el sín­dro­me de la ale­gría a to­do cos­te des­de la­dis­tan­cia, e ins­pi­ra­do­ra­con su pre­sen­te y sus apues­tas a fu­tu­ro. Na­da más ha­bi­tual y co­mún. Pe­ro hay una di­fe­ren­cia. Es una be­llí- si­ma jo­ven con una ava­lan­cha mi­llo­na­ria de se­gui­do­res en el uni­ver­so de las re­des so­cia­les, va­de la­co­me­diaa­la­sen­sua­li­dad con una­ca­pa- ci­dad muy abar­ca­do­ray to­tal­men­te res­pe­ta­ble, y se­rá la con­duc­to­ra de la edi­ción me­xi­ca­na del es­pa­cio te­le­vi­si­vo La Voz, en oc­tu­bre. Un da­to más: hay quie­nes co­men­tan “que es ma­la” o, al me­nos, eso afir­ma ella mis­ma en su can­ción

Di­cen, jun­to a Matt Hun­ter, que ya so­bre­pa­sa­los 70 mi­llo­nes de views en Youtu­be.... Na­da más nos fal­ta re­ve­lar el nom­bre con el que se­gu­ro la co­no­ces: Lele Pons.

Ma­lao no, el que sea­ca­paz de ac­tuar, bai­lar, can­tary co­mu­ni­car­se con pal­pa­ble pro­fe­sio­na- lis­mo pue­de ha­cer­nos pen­sar que ha pa­sa­do la ma­yor par­te de su vi­da con ins­truc­to­res de ar­te. “Es­tu­dié high school, y en aque­lla épo­ca, iba a ir a una es­cue­la de mú­si­ca, pe­ro, al fi­nal, no lo hi­ce”, nos di­ce en ex­clu­si­va. “Lue­go me mu­dé acáy co­men­cé mi ca­rre­ra”. Es­ta es la pri- me­ra sor­pre­sa. Su ta­len­to es to­tal­men­te na­tu­ral y es una ar­tis­ta au­to­di­dac­ta. Con­ver­sa­mos en es­pa­ñoly­su co­mu­ni­ca­ción es to­tal­men­te flui­da.

La ac­tual em­pe­ra­triz de las re­des so­cia­les (ha con­se­gui­do ser la per­so­na cu­yas sto­ries de Instagram acu­mu­lan el ma­yor­nú­me­ro de­vi­sua- li­za­cio­nes del año, por en­ci­ma de Kim Kar- das­hian 0Aria­na­gran­de) co­men­zó en laex­tin­ta Vi­ne, en 2013, cuan­do te­nía 16 años, usan­do el hu­mor co­mo su ar­ma más po­ten­te y que, de muchas ma­ne­ras, le ayu­dó a en­fren­tar el aco­so es­co­lar del que era­víc­ti­ma. “Es una­rea­li­dad que me preo­cu­pa y, por eso, tra­ba­jo con mi equi­po pa­ra que me ayu­den a ha­cer una gran la­bor de co­mu­ni­ca­ción. Es ne­ce­sa­rio que to­do el mun­do se­pa­qué es el bull­ying ylo te­rri­ble que pue­de ser pa­ra al­guien que lo su­fre. Es nues­tra obli­ga­ción ex­pli­car lo que es­tá pa­san­do pa­ra lu­char con­tra quie­nes abu­san de los de­más”.

Lele Pons sa­be muy bien ha­cia dón­de se en­ca­mi­na ca­da pa­so pro­fe­sio­nal que day cuá- les son sus me­jo­res re­cur­sos pa­ra­al­can­zar ca­da uno de los ob­je­ti­vos que se ha plan­tea­do. “El hu­mor es una­for­ma­po­si­ti­va­pa­ra­co­mu­ni­car­se en es­tos días, un mo­do de man­te­ner a la gen­te ale­gre cuan­do es­tán en un mo­men­to di­fí­cil de su vi­da. Fun­cio­na pa­ra to­dos co­mo esa te­ra­pia que nos ayu­da a ser más optimistas, a te­ner más ener­gía”, ase­gu­ra. En ese ca­mino, ella es una suer­te de te­ra­peu­ta, pe­ro tam­bién ha si­do pa­cien­tey, se­gu­ra­men­te, ha­con­ta­do con es­pe- cia­lis­tas e inspiradores en quie­nes apo­yar­se. “Mi ami­go, el ac­tor Rudy Man­cu­so, y So­fía­ver- ga­ra han si­do dos de mis prin­ci­pa­les fuen­tes de ins­pi­ra­ción. Rudy es un ser hu­mano muy crea­ti­vo y pro­po­ne el hu­mor más vi­sual. De igual ma­ne­ra, So­fía tie­ne ges­tos que ha­blan por sí so­los. No ne­ce­si­tas co­no­cer su idio­ma pa­ra en­ten­der­la. Al mis­mo tiem­po, es muy be­lla y sensual, pe­ro no le im­por­tay siem­pre se mues- tra au­tén­ti­ca, aun­que es­té con el ca­be­llo al­bo- ro­ta­do. Es ella mis­ma”, co­men­ta.

Cuan­do men­cio­naa­ver­ga­ra­ye­sa­ver­tien­te de hu­mo­ris­tas que apues­tan al gag y a la bue­na co­me­dia en vez de re­fe­rir­se a su bue­na ge­né- ti­ca, de in­me­dia­to no­ta­mos la co­ne­xión. Lele es be­lla, sensual y to­tal­men­te atrac­ti­va, pe­ro pa­ra na­da es ele­men­tal ni asu­mi­ble co­mo un ob­je­to fe­ti­che. Es una mu­jer in­te­li­gen­te y se­gu­ra de có­mo en­vía su men­sa­je. “La par­te de la co­me- dia es lo que me ayu­da más y lo que he he­cho siem­pre, des­de el prin­ci­pio. No hay na­da ob­je- ta­ble en sen­tir que una tie­ne su sensualidad y asu­mir que es par­te de un men­sa­je or­gá­ni­co, aun­que yo siem­pre, des­de los 17 años, par­ti­ci­pé en las re­des so­cia­les y gané mu­chos se­gui­do­res con la co­me­dia y la ac­tua­ción”. Le in­sis­ti­mos en que es muy sensual y res­pon­de diá­fa­na: “Al abor­dar es­te ele­men­to co­mo fi­gu­ra pú­bli­ca, lo im­por­tan­te es man­te­ner­te muy clá­si­ca, nun­ca ser­vul­gar ni ex­plí­ci­ta. Pa­ra mí, ser sexy sig­ni­fi­ca ser so­fis­ti­ca­da”.

Tan so­fis­ti­ca­da co­mo lo fue­ron las dig­nas y po­cas re­pre­sen­tan­tes de al­go que pa­re­ce muy dis­tan­te de la ge­ne­ra­ción ac­tual: la fi­gu­ra de la ve­det­te. Sin em­bar­go, Lele tie­ne to­do el po­ten­cial de revivir a esas ar­tis­tas po­li­fa­cé­ti­cas que mar­ca­ron al­gu­na vez las cul­tu­ras eu­ro­pea y la­ti­noa­me­ri­ca­na, y que han te­ni­do po­cas de ellas en el nor­te de es­te con­ti­nen­te. De he­cho, mu­chí­si­mo me­nos en es­te mi­le­nio. “Las co­sas son di­fe­ren­tes hoy. Por ejem­plo, en mi ca­so, vie­nes de so­cial me­dia y eres una ac­triz, así que to­do eso te fa­ci­li­ta el ac­ce­so a tus fans y, co­mo ar­tis­ta, sé que ellos me van a ayu­dar a con­se­guir­lo to­do. Así lle­go a es­ta gen­te y re­ci­bo su ener­gía pa­ra desa­rro­llar la mú­si­cay la ac­tua- ción, que son mu­yim­por­tan­tes pa­ra­mí”. Re­cor- da­mos que ha par­ti­ci­pa­do en dis­tin­tos vi­deos mu­si­ca­les co­mo Ha­va­na de Ca­mi­la Ca­be­llo,

Down­town de An­ni­ta & J Bal­vin y en el clip de Blink 182 She’s Out of Her Mind. Tam­bién aquí le pe­di­mos sus re­fe­ren­tes... “Lady Ga­ga es una de las per­so­nas que se acer­can al con­cep­to. Ella­vino de Broad­wayy lo tie­ne to­do. A mí, por su­pues­to, me in­tere­sa­ría, al me­nos, ha­cer tea­tro mu­si­cal en el fu­tu­ro. Es un sue­ño que ten­go des­de que can­ta­ba, bai­la­ba y ac­tua­ba en mi es­cue­la”. El plan de vi­da y la agen­da de me­tas de Lele pa­re­ce abar­ca­do­ra y de­man­dan­te. “La am­bi­ción de una­per­so­na­con el tra­ba­jo es po­si- ti­va. Eso es lo que ha­ce que te es­fuer­ces ca­da día y, cla­ro, es muy im­por­tan­te pa­ra mí”.

Nos aven­tu­ra­mos, a es­tas al­tu­ras, a sa­ber có­mo es el hom­bre que le gus­ta y, de una vez, po­der me­dir así nues­tras po­si­bi­li­da­des... “Tie­ne que ser am­bi­cio­so y te­naz en eso de lu­char por sus me­tas. Tam­bién de­be ser un gran gentle

man, adul­to y ma­du­ro, tra­tar bien a la mu­jer y po­ner­la­pri­me­ro. Te­ner bue­nos­va­lo­res fa­mi­lia- res­yun gran sen­ti­do del hu­mor”. ¿Yen cuan­to al fí­si­co? “No ten­go una­pre­fe­ren­ciaen co­mo ellos lu­cen. Me im­por­ta­que sean reales. Es co­mo me agra­dan”. Ano­ta­mos.

Y del otro la­do del rue­do, ¿qué es lo que pien­sa ella que la ha­ce más atrac­ti­va? “Creo que te­ner una vi­bra po­si­ti­va, vi­vir con mu­cha ener­gía, reír, ser una lí­der, te­ner am­bi­ción, sa­ber lo que quie­ro. Cuan­do se es fuer­te y se lu­cha por lo que quie­res, te lo crees y lo con- si­gues. Y, cla­ro, tam­bién me ayu­da que ten­go sen­ti­do del hu­mor”. De nue­va cuen­ta, Lele eva­de re­fe­rir­se a su fí­si­co, pe­ro se lo re­cor­da- mos, pues, a fin de cuen­tas, es una chi­ca ‘Diez’. “Bueno, sea co­mo sea que luz­co, lo con­si­go co­mien­do bien y man­te­nién­do­me fí­si­ca­men­te ac­ti­va. La ver­dad, no voy tan­to al gym, aun- que me gus­ta bai­lar co­mo Madonna y Jen­ni- fer Lopez. Ellas son un ejem­plo de que es­ta ac­ti­vi­dad es un ejer­ci­cio es­pec­ta­cu­lar pa­ra el cuer­po y la mente. Tam­bién tra­to de evi­tar el es­trés y eso ayu­da a que no me vea can­sa­da”.

So­bre lo que tie­ne en puer­ta y en lo que es­tá ocu­pan­do el tiem­po aho­ra mis­mo, nos ase­gu­ra que quie­re “ayu­dar en muchas cau- sas be­né­fi­cas. Ade­más de com­ba­tir el bull

ying (al que ha de­di­ca­do su li­bro Sur­vi­ving High School, edi­ta­do en es­pa­ñol ba­jo el tí­tu­lo

Di­va On­li­ne), in­ten­to di­ri­gir la aten­ción al te­ma de la sa­lud men­tal que es una ver­da- de­ra epi­de­mia en es­ta épo­ca. Quie­ro te­ner más in­for­ma­ción y edu­car­me más en eso pa­ra po­der ayu­dar des­de mi pla­ta­for­ma”. Y con res­pec­to a su ca­rre­ra, “más mú­si­ca, un show con ami­gos, mi par­ti­ci­pa­ción en La

Voz Mé­xi­co y muchas co­sas más pa­ra 2019”, re­ma­ta. ¿Te su­mas por fin a quie­nes “di­cen que es ma­la”? Se­gu­ro que no.

“PA­RA MÍ, SER SEXY SIG­NI­FI­CA SER SO­FIS­TI­CA­DA”.

LELE PONS FOTO: GREG LO­TUSPan­ta­lón, Cal­vin Klein JeansAre­tes y d e, Cho­pard

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.