SE­RE­NA­TA PA­RA UN PIA­NIS­TA IN­QUIE­TO

GQ Latinoamerica - - NEWS - Por Ur­bano Hi­dal­go − Fo­tos Jo­sé Car­los Mar­tí­nez − Mo­da Karla Guin­di

Jor­ge Vi­la­doms nos ha­bla so­bre la dis­ci­pli­na, el do­lor co­mo ori­gen del ar­te y la di­fi­cul­tad de sa­car un piano por la ven­ta­na.

No fue un ni­ño pro­di­gio (co­men­zó a to­car el piano a los años) y ven­dió he­la­dos pa­ra pa­gar sus es­tu­dios en el Con­ser­va­to­rio de Lau­san­ne. Hoy, es uno de los in­tér­pre­tes más va­lo­ra­dos por el pú­bli­co, y las mar­cas más pres­ti­gio­sas, en­tre ellas Ro­lex y Ar­ma­ni, lo desean co­mo uno de sus tes­ti­mo­nia­les. Nos reuni­mos con Jor­ge Vi­la­doms en la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra ha­blar­nos acer­ca de la dis­ci­pli­na, el do­lor co­mo ori­gen del ar­te y la di­fi­cul­tad de sa­car un piano por la ven­ta­na.

unos­días des­pués de nues­tra se­sión de fo­tos con Jor­ge Vi­la­doms (Du­ran­go, Mé­xi­co, 1985) en la co­lo­nia Con­de­sa de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ese ba­rrio hips­ter de ar­tis­tas y ciu­da­da­nos com- pro­me­ti­dos, las ca­lles aún mues­tran las hue­llas del te­rre­mo­to de sep­tiem­bre del año pa­sa­do. El tem­blor de­jó en­tre sus ha­bi­tan­tes lágrimas y ra­bia, un ma­te­rial del que per­fec­ta­men­te po­dría crear una do­lo­ro­sa par­ti­tu­ra co­mo la Elé­gie, de Ga­briel Fau­ré, o la me­lo­día Tris­te, de Al­ber­to Gi­nas­te­ra, en la que los ar­pe­gios del piano imi­tan la me­lan­có­li­ca gui­ta­rra de un gau­cho y que po­de­mos en­con­trar en el úl­ti­mo dis­co del pia­nis­ta, From La­tin Ame­ri­ca to Pa­ris (Sony Clas­si­cal, 2017).

Aca­ba­mos de pe­dir un ca­fé y sen­tar­nos en una te­rra­za al sol mien­tras Vi­la­doms sos­tie­ne una di­ver­ti­da con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca en la que mez­claun es­pa­ñol­yun fran­cés im­pe­ca­bles, con un sua­ve acen­to en am­bos idio­mas que le daun cu­rio­so ai­re cos­mo­po­li­ta, ni de aquí ni de allá, de ciu­da­dano glo­bal que, co­mo la mú­si­ca, no ne­ce­si­ta las fron­te­ras de la es­tu­pi­dez hu­ma­na que cons­tru­ye mu­ros y le­van­ta co­tos. De La­ti

noa­mé­ri­ca a Pa­rís es jus­ta­men­te un diá­lo­go en­tre cul­tu­ras mano a mano con Lio­nel Cot­tet, el che­lis­ta prin­ci­pal de la or­ques­ta sin­fó­ni­ca de la Ra­dio de Ba­vie­ra, con pie­zas de Amé­ri­ca —del men­cio­na­do Gi­nas­te­ra, de Ma­nuel Ma­ría Pon­ce, de Piaz­zo­la…—, jun­to a otras igual­men­te sen­ti­men­ta­les de los maes­tros que vi­vían en “la ciu­dad más be­lla del mun­do”, co­mo De­bussy, Saint-säens o Ra­vel.

“Re­sul­ta que no pue­den sa­car el piano por la ven­ta­na”, nos cuen­ta en­tre ri­sas. Aca­ba de mu­dar­se a una nue­va re­si­den­cia en Sui­za y los ope­ra­rios no pa­re­cen en­con­trar la ma­ne­ra co­rrec­ta de ba­jar un ins­tru­men­to de dos me­tros y me­dio y 500 ki­los de pe­so, que al­guien qui­zá más há­bil sí su­po su­bir por las es­ca­le­ras.

Los co­mien­zos

La in­fan­cia de Jor­ge en Du­ran­go es una épo­ca idí­li­ca. Su pa­dre, un pres­ti­gio­so ci­ru­jano, el doc­tor Juan Vi­la­doms, de­ci­dió mu­dar a la fa­mi- lia a Puebla, apro­ve­chan­do que uno de los her- ma­nos de Jor­ge iba a es­tu­diar allí, y crear una nue­va clí­ni­ca pa­ra aten­der a su clien­te­la de la ca­pi­tal me­xi­ca­na. En la ca­sa de Du­ran­go, los re­cuer­dos son co­mo los de los ni­ños de 12 años. Cin­co pe­rros, tres ga­tos, tar­des de fút­bol, la son­ri­sa fe­liz de un her­mano del doc­tor con sín- dro­me de Down y ni una som­bra de la tra­ge­dia fa­mi­liar que en bre­ve lle­ga­ría. Y la pre­sen­cia de un pro­fe­sor de piano no muy há­bil, que ha­cía que los her­ma­nos de Jor­ge se es­con­die­ran de él ba­jo las pa­tas del ins­tru­men­to. Qui­zá de ahí la im­por­tan­cia que aho­ra el tam­bién maes­tro Vi­la­doms otor­ga a la di­dác­ti­ca de la mú­si­ca. “Es im­por­tan­tí­si­mo te­ner un buen ins­truc­tor. Hay que imi­tar el so­ni­do, la po­si­ción de las ma­nos, la ma­ne­ra de ha­cer las fra­ses. Y eso los ni­ños lo ab­sor­ben co­mo es­pon­jas”.

La lle­ga­da a Puebla mar­có el pa­so de la in­fan­cia de Jor­ge a una cier­ta ma­du­rez y, en sus pro­pias pa­la­bras, al “fa­ta­lis­mo”. Al po­co tiem­po de lle­gar a la ciu­dad, con una ca­sa nue­va y un pro­yec­to em­pre­sa­rial sin apa­ren­tes som­bras, su pa­dre fa­lle­ció de un aneu­ris­ma de aor­ta. La fa­mi­lia tu­vo que re­ajus­tar sus sue­ños. Al­qui­lar la ca­sa re­cién com­pra­day mu­dar­se cin­co ve­ces en un so­lo año, siem­pre con el piano a cues­tas. En la quin­ta mu­dan­za, la ma­dre dio un ul­ti­má- tum: “O lo to­can o lo ven­de­mos”.

“EN­LA MÚ­SI­CA,LA DIS­CI­PLI­NA ESEL90%Y ELTALENTO, EL10;PE­RO SINESE10%, NOOCURRE NA­DA”.

“Re­cuer­do pa­sar las no­ches tras la muer­te de mi pa­dre es­cri­bien­do cuen­tos y acer­car­me al piano tras unas cla­ses con una pro­fe­so­ra de 80 años que ni si­quie­ra po­nía las ma­nos en el te­cla­do. Nun­ca me di­jo: ‘Jor­ge, mi­ra, to­ca es­to así’. A mí me gus­ta­ba im­pro­vi­sar, co­mo una me­lo­día que com­pu­se y que sim­bo­li­za­ba el pa­so de mi pa­dre a la na­da”.

Sus pro­ge­ni­to­res nun­ca ha­bían pen­sa­do en un fu­tu­ro, pe­ro sí le ase­gu­ra­ron una be­ca en la Uni­ver­si­dad de las Amé­ri­cas de Puebla (UDLAP). Sin em­bar­go, la in­quie­tud es una ca­rac­te­rís­ti­ca de los in­con­for­mis­tas, y Jor­ge lo es. De­ci­dió mar­char­se a Sui­za de­trás de su her­mano Car­los, que ha­bía en­con­tra­do allí a la que se­ría des­pués su es­po­sa. To­mar un año sa­bá­ti­co, qui­zá apren­der fran­cés o ale­mán. Lo que nun­ca pla­neó fue ven­der he­la­dos.

Pe­lear en Sui­za

El país eu­ro­peo pue­de ser un lu­gar poético, pe­ro, al mis­mo tiem­po, con­fu­so y di­fí­cil pa­ra un ex­tran­je­ro. Jor­ge, a sus 18 años, en­con­tró un tra­ba­jo de ven­de­dor am­bu­lan­te que le per- mi­tió al­gu­nos in­gre­sos y apren­der fran­cés. En una fies­ta, co­no­ció a un che­lis­ta, Eliott Moo­re, ami­go de su her­mano, quien le pro­pu­so ir a ver el Con­ser­va­to­rio de Lau­san­ne. Una vi­si­ta que cam­bió su vi­da. “Nun­ca ha­bía es­ta­do en un con­ser­va­to­rio. Era un lu­gar in­creí­ble”, re­cuer­da. Uno de los pro­fe­so­res de Elliot se ofre­ció a pre­sen­tar­le al de­cano An­dré Lo­cher, a quien le ex­pli­có que no sa­bía leer una par­ti- tu­ra, pe­ro quien tras es­cu­char unos fra­seos del in­tér­pre­te, le acon­se­jó que­dar­se y apren­der a to­car. La sin­ce­ri­dad abre ca­mi­nos.

Ta­len­to, dis­ci­pli­na, pa­sión… ¿Cuál es la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra el triun­fo en un área co­mo la tuya?

“La dis­ci­pli­na es el 90%; el ta­len­to, el 10. Pe­ro ese 10 es muy im­por­tan­te por­que sin él, no ocu­rre na­da. Al prin­ci­pio, que­ría crear, com­po­ner, y era muy com­pli­ca­do. Has­ta que me di cuen­ta que in­ter­pre­tar tam­bién es re­crear. Y de­ci­dí es­tu­diar. Al prin­ci­pio, pie­zas pe­que­ñas, de Hay­den y Bach, pa­ra em­pe­zar a cons­truir la mano, pa­ra apren­der lo que era una fra­se. Leía mu­cho y es­tu­dia­ba bas­tan­te. Pe­ro era fe­liz. ¡Ade­más, las chi­cas sui­zas son muy gua­pas! Ca­da vez sa­ca­ba las pie­zas más rá­pi­do a fuer­za de prác­ti­ca y es­tu­dio. To­qué por pri­me­ra vez en pú­bli­co a los 18 años y no tu­ve mie­do. Apro­bé mi exa­men pa­ra en­trar y em­pe­cé a apa­sio­nar­me por la pe­da­go­gía, por com­par­tir lo que es­ta­ba apren­dien­do”.

En aque­lla épo­ca, co­men­zó a dar cla­ses, al tiem­po que tra­ba­ja­ba en la bi­blio­te­ca del con- ser­va­to­rio... Re­cuer­dos de es­tu­dian­te en una co­ci­na pla­ga­da de dien­tes hu­ma­nos, ya que vi­vía con un téc­ni­co den­tis­ta. In­de­pen­dien­te, aun­que con el di­ne­ro siem­pre es­ca­so. Pe­ro el te­són dio sus fru­tos y con­si­guió su maes­tría en Pe­da­go­gía con la no­ta má­xi­ma. Des­pués, una se­gun­da con el más pres­ti­gio­so de los pe­da­go- gos de Zú­rich, que tam­bién apro­bó con mé­ri­to. Y, por fin, las ac­tua­cio­nes.

¿Cómo re­sul­tó ser la pri­me­ra vez que ac­tuas­te en pú­bli­co de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal? ¿Sen­tis­te mie­do?

“En ab­so­lu­to, só­lo que­ría to­car, es­tar ahí en la es­ce­na, com­par­tir. No pen­sé ni en las críticas ni en la téc­ni­ca”.

To­do pa­re­cía ir bien, sin em­bar­go, con dos maes­trías y la im­po­si­bi­li­dad de una ter­ce­ra, el pa­no­ra­ma la­bo­ral se mos­tra­ba un tan­to com- ple­jo. Se pre­sen­tó a los con­cur­sos pa­ra cu­brir las plazas de los pro­fe­so­res ju­bi­la­dos. Aun- que lle­gó a la fi­nal en am­bos, to­da­vía no te­nía el per­mi­so pa­ra tra­ba­jar. Fi­nal­men­te, con­si- guió el desea­do pues­to en el Con­ser­va­to­rio de Lau­san­ne des­pués de un ar­duo con­cur­so. Unos co­que­teos con la com­po­si­ción y el ini-

cio de una ca­rre­ra só­li­da fren­te al pú­bli­co. En Europa, en Mé­xi­co, co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas de la dan­za y otros mú­si­cos… Y al­gu­na con­ce­sión a la su­pers­ti­ción so­bre la suer­te: co­mer siem­pre una ba­na­na an­tes de to­car.

La vi­da hoy

Hay al­go en el re­la­to de Jor­ge que se man­tie­ne cons­tan­te: la in­fan- cia. La su­ya, la de sus her­ma­nos, la de sus ami­gos… No es ex­tra­ño, por tan­to, que, una vez es­ta­ble- ci­do co­mo uno de los mú­si­cos de su ge­ne­ra­ción, ha­ya de­ci­di­do crear una or­ga­ni­za­ción con la que ayu­da a ni­ños de to­do el mun­do a su­pe­rar di­fi­cul­ta­des: la fun­da­ción Cres­cen­do con la Mú­si­ca. Con ella, lle­va tiem­po re­co­gien­do ins- tru­men­tos en Sui­za pa­ra en­tre- gar­los a co­mu­ni­da­des des­fa­vo- re­ci­das y bus­can­do maes­tros que pue­dan en­se­ñar mú­si­ca clá­si­ca a los ni­ños.

Por sus evi­den­tes do­tes, ade- más por su pa­sión ha­cia los re­lo- jes, la fir­ma sui­za Ro­lex aca­ba de nom­brar­lo su em­ba­ja­dor. La ma­nu­fac­tu­ra des­de su fun­da­ción si­gue sien­do la aban­de­ra­da de la ex­ce­len­cia, aus­pi­cian­do y pro- te­gien­do el tra­ba­jo de ar­tis­tas e ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de pri­mer ni­vel. Nom­bres tan con­sa­gra­dos en la tra­di­ción mu­si­cal más exi- gen­te y so­fis­ti­ca­da, co­mo el de la so­prano Ki­ri Te Ka­na­wa, el te­nor es­pa­ñol Plá­ci­do Do­min­go, Ce­ci- lia Bar­to­li, una de las mez­zos más apa­sio­nan­tes de nues­tra épo­ca; los can­tan­tes Juan Die­go Fló­rez y el me­xi­cano Ro­lan­do Villazón for­man par­te de una de las más ex­qui­si­tas bri­ga­das del bel can­to que han aso­cia­do su pres­ti­gio a las ca­rac­te­rís­ti­cas de ele­gan­cia y pre­ci­sión de las que pre­su­me la fir­ma relojera. Y Jor­ge es un hom­bre de re­lo­jes. Mien­tras le to­ma­mos fo­tos, cuen­ta di­ver­ti­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da uno de los mo­de­los Ro­lex que le pro­ba- mos. “La mú­si­ca y la al­ta re­lo­je­ría tie­nen mu­cha más re­la­ción de lo que pa­re­ce. La mú­si­ca es el úni­co ar­te im­pal­pa­ble, el úni­co que, a di­fe­ren­cia de una pin­tu­ra o una fo­to­gra­fía, no pue­des to­car. Un ar­te que, si no tie­nes a al­guien que lo in­ter­pre­te, que lo ha­ga, que lo cree, no exis­te. Y cuan­do lo creas, in­ter­vie­ne el flu­jo del tiem­po. To­cas, flu­yen los mi­nu- tos, pa­ras y de­sa­pa­re­ce. Lo que yo ha­go con mi ar­te es lo mis­mo que rea­li­za la fir­ma sui­za con su re­la­ción con las ar­tes. Pa­tro­ci- nan fes­ti­va­les im­por­tan­tí­si­mos, pre­mian i deas i nno­va­do­ras, pro­te­gen el le­ga­do ar­tís­ti­co… La mú­si­ca tie­ne las mis­mas ca­rac- te­rís­ti­cas que la re­lo­je­ría; yo to­co al piano y ob­ser­vo el tiem­po. Y, ade­más, hay al­go me­ta­fí­si­co en la idea del tiem­po. Uti­li­za­mos ins­tru­men­tos pa­ra tra­tar de des- ci­frar es­te con­cep­to: un re­loj, un piano. Es una ima­gen po­de­ro­sa y fi­lo­só­fi­ca: la mo­vi­li­dad y la in­mo- vi­li­dad, el de­ve­nir”.

Qui­zá to­do eso sea cier­to, pe­ro tam­bién Vi­la­doms es un ti­po atrac­ti­vo. Sus enor­mes ojos gri­ses y por­te atlé­ti­co ge­ne­ran mi­ra­das de ad­mi­ra­ción en to­das las mu­je­res (y al­gún hom­bre) que han for­ma­do par­te de nues­tra pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca. La fir­ma ita­lia­na Ar­ma­ni tam­bién lo ha se­lec­cio­na­do pa­ra for­mar par­te de una cam­pa­ña de la nue­va ver­sión de uno de sus per­fu­mes mí­ti­cos, Ac­qua di Giò Ab­so­lu, la ex­pre­sión de la alian­za del hom- bre con la na­tu­ra­le­za. Con la idea de re­pre­sen­tar es­ta aso­cia­ción, Gior­gio Ar­ma­ni in­vi­tó a Jor­ge Vi­la­doms a exal­tar la fuer­za de su ar­te y rein­ven­tar un clá­si­co de la tra­di­ción mu­si­cal me­xi­ca­na, la cual ve­re­mos en bre­ve y en la que se bus­ca fu­sio­nar con la na­tu­ra­le­za y rein­ven­tar­se pa­ra pro­yec­tar la me­jor ver­sión de sí mis­mo. “Me acuer­do de aque- lla no­ve­la de Pa­trick Sus­kind, El

per­fu­me, y esa idea del ol­fa­to co­mo un sen­ti­do muy me­ta­fí­si­co, las fe­ro­mo­nas, la atrac­ción”, ase- gu­ra el pia­nis­ta.

An­tes de des­pe­dir­nos le pre- gun­to cuál es el ma­yor es­fuer­zo que le exi­ge la mú­si­ca. “El es­trés, el pá­ni­co es­cé­ni­co, to­do lo que no sé y lo que me que­da por apren­der. Pien­so en que qui­zá a to­dos nos ate­rra el jui­cio, la opi­nión del otro, el no sa­ber si va­mos a dar la ta­lla en lo que de­be­mos ha­cer”. Es cu­rio­so. De nue­vo, me acuer­do de la lla­ma­da que ha re­ci­bi­do des­de Sui­za. Creo que na­da de lo que ha­ga­mos se­rá más com­pli­ca­do que tra­tar de sa­car un piano por la ven­ta­na.

T- shirt, Ar­ma­ni Re­loj, Ro­lex Pan­ta­lón, pro­pie­dadde Jor­ge Vi­la­doms

Look com­ple­to, Pal Zi­le­ri Re­loj, Ro­lex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.