EL SE­CRE­TO DE LA ETER­NA JU­VEN­TUD DE MOENIA

A po­co más de dos dé­ca­das de su na­ci­mien­to, la ban­da de synth-pop con­ti­núa vi­gen­te en la es­ce­na mu­si­cal. ¿Cuál es la cla­ve pa­ra con­se­guir­lo?

GQ Latinoamerica - - MÚSICA - Por An­jo Na­va

Aprin­ci­pios de los años , en el cua­dri­lá­te­ro de la in­dus­tria mu­si­cal me­xi­ca­na es­ta­ban, en una es­qui­na, to­do el pop plás- ti­co y pre­fa­bri­ca­do que inun­da­ba las es­ta­cio­nes de ra­dio y las pa­re­des de las ha­bi­ta­cio­nes de los ado­les­cen­tes de la épo­ca. En la otra, apa­re­cie­ron sus re­ta­do­res, una ca­ma­da do­ra­da de gru­pos de rock me­xi­cano que desafia- ban to­das las le­yes de la es­té­ti­ca y la ló­gi­ca, lo­gran­do tam­bién ven­der mi­llo- nes de dis­cos. En el cen­tro, me­dian­do la con­tien­da, ha­bía un so­lo gru­po, uno que no se de­can­tó por nin­gu­na de las dos co­rrien­tes y que con im­par­cia­li­dad po­día ofi­cia­li­zar la pe­lea. Se tra­ta­ba de la ban­da de synth-pop Moenia.

Pa­ra los fans de Ca­fé Tacv­ba, Cai­fa­nes y Mo­lo­tov, Moenia era un gru­po de­ma­sia­do “fre­sa”, mien­tras que pa­ra los se­gui­do­res de Ka­bah,

OV‹ y Jeans, el trío po­dría ha­ber si­do un tan­to ele­va­do. “Mien­tras to­dos mis ami­gos es­cu­cha­ban Guns [N’ Ro­ses], to­do lo que es­ta­ba muy fuer­te en los – , di­ga­mos mu­cho más car­ga­do al rock, no­so­tros ha­cía­mos lo pro­pio con otro ti­po de gru­pos: De­pe­che Mo­de, Era­su­re, Pet Shop Boys, New Or­der”, re­cuer­da Ale­jan­dro ‘Mi­di’ Or­te­ga, “to­dos esos gru­pos que de al­gu­na ma­ne­ra to­ca­ban mú­si­ca con sin­te­ti- za­do­res, in­fluen­cia­dos por el so­ni­do elec­tró­ni­co, pe­ro siem­pre con una ba­se muy pop”. Pa­ra Mi­di, ese es­ti­lo, au­na­do a le­tras ro­mán­ti­cas, fue­ron la cla­ve pa­ra ubi­car­se en un ni­cho muy par­ti­cu­lar de la in­dus­tria y es­ta­ble­cer­se ahí por más de ¢ años.

Tras sur­gir en la es­ce­na, Moenia po­día apa­re­cer en los es­ce­na­rios de las fies­tas más un­der­ground de la ciu­dad o en Siem­pre en Do­min­go, la emi­sión do­mi­ni­cal por ex­ce­len­cia de Te­le­vi­sa. Mi­di re­co­no­ce que de no ha­ber si­do por esa ex­po­si­ción, ja­más hu­bie­ran po­di­do con­so­li­dar­se co­mo una ban­da. “De­fi­ni­ti­va­men­te, ese apo­yo sí fue muy im­por­tan­te. De he­cho, lo si­gue sien­do. Ob­via­men­te, va­mos a to­das las es­ta- cio­nes de ra­dio y se­gui­mos so­nan­do en Exa y to­das las emisoras de pop… y es bien­ve­ni­do”. Una de las cua­li­da- des que te­ne­mos que re­co­no­cer­le a Moenia es que siem­pre han he­cho sus dis­cos tal y co­mo ellos los con­ci­bie­ron,

“Des­de el pri­mer dis­co los eje­cu­ti­vos de la dis­que­ra que­rían me­ter mano por­que no en­ten­dían ese so­ni­do. No sa­bían lo que éra­mos”.

y mu­cho se de­be al ha­ber de­fi­ni­do des­de el prin­ci­pio su con­cep­to. “Des­de el pri­mer dis­co, los eje­cu­ti­vos de la dis- que­ra que­rían me­ter mano por­que no en­ten­dían ese so­ni­do. No sa­bían lo que éra­mos, to­can­do so­la­men­te con sin­te- ti­za­do­res. Lle­ga­mos a pre­sen­tar­nos en el Bull­dog, no ha­bía ba­te­ría ni ba­jis­ta ni gui­ta­rris­ta; en­ton­ces, nos pre­gun­ta­ban que cómo le íba­mos a ha­cer. ‘Es to­do por compu­tado­ra’, les res­pon­día­mos.

Eso no se en­ten­día na­da y la dis­que­ra tam­po­co com­pren­día, pe­ro nos da­ba mu­cha li­ber­tad. In­clu­so, pa­ra el se­gun­do ál­bum, ya con otro vo­ca­lis­ta, nos di­je- ron: ‘Us­te­des lo tie­nen muy cla­ro, ha­gan lo que quie­ran’. Ese apo­yo fue inusual”, re­co­no­ce el mú­si­co.

Más de dos dé­ca­das des­pués, Moenia si­gue vi­gen­te, y uno de sus se­cre­tos pa­ra per­ma­ne­cer en el gus­to de la au­dien- cia es uno muy sen­ci­llo: si no es­tá ro­to, no tra­tes de arre­glar­lo. Du­ran­te nues­tra en­tre­vis­ta, Mi­di men­cio­nó: “Tam­po­co he­mos da­do ban­da­zos de, por ejem­plo, sa­car un ma­te­rial dan­ce. Ob­via­men­te, siem­pre se­gui­mos so­bre la ba­se del syn

th-pop. La tec­no­lo­gía en sin­te­ti­za­do­res te da mu­cho cam­po crea­ti­vo y la ge­ne- ra­ción de so­ni­dos ca­da­vez fue me­jo- ran­do. Tam­bién lle­gó ebay y to­do eso te per­mi­te com­prar cosas vie­ji­tas. En­ton- ces, vas cam­bian­do tu pa­le­ta de co­lo­res cons­tan­te­men­te y eso ha­ce que te si­gas di­vir­tien­do en el es­tu­dio. Al di­ver­tir­te en el es­tu­dio, sin que­rer, sin pen­sar­lo, le vas dan­do to­que­ci­tos di­fe­ren­tes a tus can­cio- nes y a tus dis­cos”.

De re­gre­so a esas agru­pa­cio­nes que se dispu­taban el mer­ca­do en los 90, hoy mu­chas de ellas, tan­to las de pop, co­mo las de rock, vi­ven de la nos­tal­gia. En los úl­ti­mos años, he­mos pre­sen­cia­do el sur­gi­mien­to de to­da cla­se de con­cier- tos de reen­cuen­tros que ape­lan a éxi­tos de otras dé­ca­das pa­ra sos­te­ner shows en­te­ros y, por su­pues­to, a los bol­si­llos de los fans, quie­nes quie­ren re­vi­vir aque­llos tiem­pos. Moenia, en cambio, no ha se­gui­do la mis­ma fór­mu­la que sus con­tem­po­rá­neos y la cla­ve pa­ra te­ner una ca­rre­ra lar­ga ha si­do la pro­duc­ción de ma­te­ria­les nue­vos. “Es la ma­ra­vi­lla de las pla­ta­for­mas aho­ra, que te pue­des dar cuen­ta per­fec­ta­men­te de las can- cio­nes que más gus­tan y las que me­nos agra­dan. Nues­tra can­ción más es­cu- cha­da en Spo­tify es ‘Mo­rir tres ve­ces’, que sa­lió a fi­na­les de 2012”, com­par­te Mi­di Or­te­ga.

Y es que, en la ac­tua­li­dad, la di­fu- sión y ma­si­fi­ca­ción de la mú­si­ca ha cam­bia­do no­ta­ble­men­te. Hoy es más pro­ba­ble enamo­rar­se de una can­ción por es­cu­char­la en una se­rie de te­le­vi- sión, que en una es­ta­ción de ra­dio. Al res­pec­to, Mi­di opi­na que, a pe­sar de ello, es­te no de­be ser el en­fo­que pa­ra sen­tar­se a com­po­ner. “La ver­dad es que tam­po­co es al­go que te pon­gas a ha­cer to­dos los días; yo creo que ya no de­pen­de de ti”, re­fle­xio­na el mú­si­co so­bre los es­fuer­zos pa­ra co­lo­car un te­ma en una película o se­rie. “Si ha­ces una can­ción ex­ce­len­te, no hay ma­ne­ra de que no le va­ya bien, por­que le va a gus­tar pri­me­ro a tu círcu­lo cer­cano, lue­go al círcu­lo cer­cano de ca­da per- so­na que ya le ha­bía agra­da­do y así se va trans­mi­tien­do. Y pa­ra to­do es­to, las com­pa­ñías co­mo Spo­tify se dan cuen­ta de es­tos fe­nó­me­nos y en­ton­ces te po­nen en sus play­lists más im­por­tan­tes, y esas lis­tas las es­cu­chan los pro­mo­to- res de con­cier­tos”.

No obs­tan­te, Moenia es y siem­pre se­rá una ban­da pa­ra dis­fru­tar en vi­vo. “Se di­ce fá­cil, pe­ro des­pués de 20 años, se­guir con gi­ras y pre­sen­tán­do­te en lu­ga­res tan sim­bó­li­cos, co­mo el Tea­tro Me­tro­pó­li­tan, es al­go muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Es de lo que vi­vi­mos en tér­mi­nos de crea­ti­vi­dad, es lo que nos ha­ce se­guir. No­so­tros cree­mos que las ban­das que han per­ma­ne­ci­do en el tiem­po tie­nen una gi­ra muy só­li­da por­que su show es bueno y por­que la gen­te que te va a ver pa­gó un bo­le­to y sa­le sa­tis­fe­cha. Eso lo que he­mos he­cho to­dos es­tos años”, con­clu­ye Mi­di.

la iz­quier­da, Al­fon­so Pi­char­do, vo­ca­lis­ta de Moenia, agru­pa­ción que lle­va más de 20 años en la in­dus­tria de la mú­si­ca.

Lo que ha ayu­da­do a Moenia a con­ser­var­se enel gus­to del pú­bli­co a lo lar­go de dos dé­ca­das, ha si­do man­te­ner­se siem­prefiel a su esen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.