LA VIR­GEN, VIRGO

CÓ­MO LO AFECTARÁN LOS ECLIPSES

Horoscopo - - Virgo -

En Virgo, la ener­gía se ovi­lla so­bre sí mis­ma. Si to­má­se­mos a la rue­da zo­dia­cal co­mo la evo­lu­ción de un ser hu­mano des­de el ini­cio, el pri­mer signo (Aries) re­pre­sen­ta­ría a un be­bé. Des­pués que el be­bé na­ció (Aries), es­te se da cuen­ta de que po­see el pe­cho de la ma­dre. Por pri­me­ra vez, el ser se per­ca­ta de que po­see “al­go”, jus­ta­men­te “te­ner” es ener­gía de Tauro. Pe­ro, lue­go de que el be­bé sa­be que tie­ne “al­go”, se da cuen­ta de que hay al­guien que es­tá me­ro­dean­do a su al­re­de­dor, des­cu­bre al her­ma­ni­to (si no hay her­mano, se­rán otras per­so­nas del en­torno fa­mi­liar). Es­ta vi­ven­cia de con­san­gui­ni­dad, de que hay al­guien más y que se pue­de re­la­cio­nar, es pro­pia de la ener­gía de Géminis. Es de­cir, des­cu­bri­mos la co­mu­ni­ca­ción.

Des­pués de ha­ber vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de Géminis (her­mano, pa­rien­te), el be­bé ya ha cre­ci­do y se da cuen­ta de que hay un ho­gar, una fa­mi­lia, ali­men­to, his­to­ria, ca­lor de ho­gar, per­te­nen­cia.

Des­pués de la vi­ven­cia de la con­ten­ción de la fa­mi­lia, el “ser” ya ado­les­cen­te de­ci­de a la ma­ña­na tem­prano, mien­tras to­dos duer­men (ener­gía de Cán­cer), mi­rar ha­cia la “sel­va”. Quie­re co­no­cer­la y ha­cer­lo so­lo ya que se sien­te di­fe­ren­te a los de­más. La sel­va lo atrae irre­sis­ti­ble­men­te. Muy digno, sa­le de su ho­gar y en­tra en la jungla. El hom­bre se abre pa­so. Va a crear al­go con su vi­da.

En Virgo apa­re­ce el lí­mi­te. Al­go que creía que po­día ha­cer, en virgo ya no pue­de, por­que aho­ra la ener­gía sa­be que ne­ce­si­ta una trans­for­ma­ción. Es la di­fe­ren­cia pro­fun­da que tie­ne con res­pec­to a Leo, por­que Virgo es la con­cien­cia na­tu­ral de los lí­mi­tes. Aquí ter­mi­na el de­seo de con­quis­ta y co­mien­za otro ti­po de “ha­cer”. Sen­tir­se útil y co­la­bo­rar. Aquí, el ser ne­ce­si­ta se­cun­dar.

Ver­bo que lo de­fi­ne: Ser­vir y tra­ba­jar. “Yo sir­vo, yo tra­ba­jo”. Re­gi­do por: Mer­cu­rio (de tie­rra).

Cua­li­da­des: Tra­ba­ja­dor, res­pon­sa­ble, de­ta­llis­ta, re­ser­va­do, mo­des­to, efi­caz, digno, gran ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca, amor por des­cu­brir los de­ta­lles, me­tó­di­co, or­den, cla­si­fi­ca­ción.

Ocu­pa­cio­nes: Se­cre­ta­rias, de­pen­dien­tes, bu­ró­cra­tas, em­plea­dos pú­bli­cos, maes­tros, za­pa­te­ros, te­je­do­ras, per­so­nas que tra­ba­jen con te­ji­dos, ar­te­sa­nos, aza­fa­tas, etc. Ri­ge: Trac­to in­tes­ti­nal, me­ta­bo­lis­mo, ple­xo so­lar. Sím­bo­lo: La per­so­na que co­se­cha, el ar­te­sano. Es­tí­mu­lo: Sien­te pla­cer en los de­ta­lles. Mi­sión en la vi­da: Exa­mi­nar de for­ma crí­ti­ca pa­ra com­pro­bar su con­ve­nien­cia. Ído­los: El cien­tí­fi­co crí­ti­co, el maes­tro. As­pec­to ne­ga­ti­vo (som­bra): Ex­ce­so de in­di­vi­dua­lis­mo. An­he­lo: Sa­lud y pu­re­za. Di­fi­cul­tad: De­ma­sia­da ac­ti­vi­dad.

Co­mo men­cio­né en los sig­nos an­te­rio­res, to­do signo tie­ne su opues­to com­ple­men­ta­rio in­terno, que si se lo re­co­no­ce ayu­da­rá a la in­te­gra­ción y sa­tis­fac­ción personal. El ver­bo de Virgo es “Yo sir­vo, yo tra­ba­jo”, o sea que la ca­pa­ci­dad de me­dir, or­de­nar, cum­plir al de­ta­lle es lo fá­cil pa­ra es­ta ener­gía. Pe­ro si no re­co­no­ce su opues­to in­terno que es Piscis, que lo lle­va­rá a en­ten­der que en la vi­da hay que fluir, sa­lir del ra­cio­ci­nio es­que­má­ti­co y co­nec­tar­se con la fe, no va a sen­tir­se in­te­gra­do.

Em­pe­za­rás el 2017 con bue­nas no­ti­cias con res­pec­to a asun­tos eco­nó­mi­cos y un di­ne­ro que po­dría ve­nir de un con­tra­to, una aso­cia­ción o de la pa­re­ja. El de­seo es­ta­rá pues­to en el otro, pe­ro tam­bién de­be­rás te­ner en cuen­ta que si Mar­te (el de­seo) no se ca­na­li­za de bue­na ma­ne­ra, po­drías es­tar su­pe­di­ta­do a vi­vir pe­leas o en­fren­ta­mien­tos.

Con­ti­nua­rá es­te año la cua­dra­tu­ra (as­pec­to de ten­sión) de Sa­turno en Sagitario con res­pec­to a Virgo. Se­rá im­por­tan­te que hagas te­ra­pia, te ocu­pes de asun­tos in­mo­bi­lia­rios, cons­tru­yas tu ca­sa (de ser ne­ce­sa­rio) o reali­ces los arre­glos ne­ce­sa­rios que ella

re­quie­ra.

A par­tir del 20 de mar­zo de 2017, el Sol de la Re­vo­lu­ción So­lar en la Ca­sa VI y el as­cen­den­te en Aries ha­rán que ha­ya un gi­ro de 180 gra­dos en tu vi­da. Se­rá ne­ce­sa­rio em­pe­zar una nue­va eta­pa. Se­gu­ra­men­te, ha­brá un cam­bio de vi­da ab­so­lu­to. Una ne­ce­si­dad de hon­da trans­for­ma­ción a ni­vel afec­ti­vo y en la ma­ne­ra de pen­sar. Que­rrás sa­lir del con­flic­to lo más pron­to po­si­ble, ya que no es­ta­rás pa­ra eter­ni­zar­te en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les o com­pli­ca­das.

En otro or­den, tam­bién la se­xua­li­dad po­drá co­brar pro­ta­go­nis­mo, así co­mo tam­bién asun­tos de he­ren­cia, le­ga­dos, prés­ta­mos y en al­gu­nos ca­sos, deu­das.

La ve­ra­ci­dad en el víncu­lo afec­ti­vo o so­cie­ta­rio con­ti­nua­rá ju­gán­do­se es­te año, pa­ra bien o pa­ra mal, con lo cual se­rá im­por­tan­te que vos mis­mo pue­das ver has­ta qué pun­to sos ve­raz en tus re­la­cio­nes. Uno atrae lo que emi­te, no lo ol­vi­des. Por lo tan­to, si el en­ga­ño ha ve­ni­do co­mo des­tino, pre­gun­ta­te has­ta qué pun­to haz si­do sin­ce­ro con el otro.

Lo me­jor se­rá ha­cer un tra­ba­jo in­terno, co­mo me­di­ta­ción, te­ra­pia, via­jes as­tra­les, cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res, etc. De esa ma­ne­ra, vas a po­der ver más al otro y vos mis­mo se­rás más au­tén­ti­co.

A par­tir del equi­noc­cio del 20 de mar­zo, Mar­te, el pla­ne­ta de la ac­ción es­ta­rá en tu Ca­sa IX (área de los via­jes, es­tu­dios, edi­to­ria­les, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, etc.). Mu­chos re­ci­bi­rán un di­ne­ro que les per­mi­ti­rá via­jar o es­tu­diar. El de­seo es­ta­rá pues­to en otras la­ti­tu­des.

Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der, es­ta­rá en con­jun­ción a la Lu­na y a la Rue­da de la Fortuna. La exi­gen­cia, el lí­mi­te, el ni­do y lo bueno ven­drán a tra­vés de asun­tos in­mo­bi­lia­rios que te per­mi­ti­rán ha­cer ne­go­cios que te ayu­da­rán a cre­cer y evo­lu­cio­nar eco­nó­mi­ca­men­te.

Plu­tón, el pla­ne­ta de las gran­des trans­for­ma­cio­nes, com­pul­si­va­men­te te pi­de que te ani­mes a ex­pre­sar al­go crea­ti­vo o ar­tís­ti­co. Se­ría un nue­vo co­mien­zo pa­ra tu al­ma y una ne­ce­si­dad pro­fun­da que te lle­va­rá a ahon­dar en tus emo­cio­nes. De no ha­cer na­da de

es­to, po­drían ve­nir si­tua­cio­nes di­fí­ci­les o con­flic­ti­vas en te­mas afec­ti­vos o de hi­jos. Por eso se­ría muy im­por­tan­te que en­cuen­tres un ca­nal pa­ra ex­pre­sar­te.

Nep­tuno, el pla­ne­ta de la sen­si­bi­li­dad, con­ti­nua­rá ha­cién­do­te opo­si­ción. Ten­drás que te­ner cui­da­do de no en­ga­ñar­te a vos mis­mo o en­ga­ñar a otros. Se­rá con­ve­nien­te evi­tar lo muy exó­ti­co, el ex­ce­so de ro­man­ti­cis­mo, ero­tis­mo y cul­ti­var sa­nos pen­sa­mien­tos y re­la­cio­nar­se con gen­te sa­na cu­ya con­duc­ta ten­ga ca­rac­te­rís­ti­cas más nor­ma­les.

En el ca­so de las mu­je­res, po­dría ha­ber ex­pe­rien­cias par­ti­cu­la­res con los hom­bres o con el ma­ri­do, pa­dre o ín­ti­mos ami­gos. Ellos po­drían sufrir al­gu­na en­fer­me­dad o ex­pe­rien­cia po­co co­mún, o en­ta­blar al­gu­na re­la­ción fue­ra de lo nor­mal. Cual­quie­ra sea el ca­so, la ima­gi­na­ción tra­ba­ja­rá mu­cho y des­pués que pa­se el efec­to de es­te trán­si­to pla­ne­ta­rio, te da­rás cuen­ta de que ha­brías si­do en­ga­ña­do. Por eso, se­rá im­por­tan­te que man­ten­gas los pies en la tie­rra y ac­túes con in­te­gri­dad y ho­nor.

Ve­nus, el pla­ne­ta del amor, en con­jun­ción a Mer­cu­rio y Urano en la Ca­sa VIII, te lle­va­rá a dar­le mu­cha im­por­tan­cia a la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca. Po­dría ha­ber in­gre­sos ex­tras gra­cias a re­ga­los, con­ce­sio­nes, le­ga­dos o do­na­cio­nes. Te gus­ta­rá aho­rrar. Mu­chos vir­gi­nia­nos po­drían pe­dir un prés­ta­mo o re­ci­bir di­ne­ro de una so­cie­dad.

Por oro la­do, co­mo la Ca­sa VIII es el área del se­xo, el de­seo se­xual po­dría in­cre­men­tar­se y las reunio­nes so­cia­les o de ne­go­cios po­drían con­du­cir­te tam­bién a en­cuen­tros se­xua­les.

Urano, al es­tar en es­ta área, tam­bién po­drá pro­du­cir gran­des cam­bios en tu vi­da in­ter­na y ex­ter­na­men­te. Sen­ti­rás que se ter­mi­nan vie­jas con­di­cio­nes y que co­mien­zan nue­vas, a ve­ces co­mo con­se­cuen­cia del fa­lle­ci­mien­to de un ser que­ri­do. Es­to po­dría ocu­rrir de ma­ne­ra ines­pe­ra­da.

Co­mo es­ta área tam­bién tie­ne que ver con el di­ne­ro, Urano in­di­ca­ría tam­bién fuer­tes cam­bios en los in­gre­sos o en las po­si­cio­nes del cón­yu­gue o del so­cio. Po­dría ha­ber pér­di­da o gran­des ga­nan­cias.

Si es­tás bus­can­do un prés­ta­mo en el ban­co, ten­drías fa­ci­li­dad pa­ra lo­grar­lo.

En otro or­den, po­drías in­tere­sar­te pro­fun­da­men­te en te­mas cien­tí­fi­cos o mis­te­rio­sos, co­mo la pa­ra­psi­co­lo­gía, la vi­da des­pués de la muer­te, la astrología, etc.

Los “no­dos” son una in­ter­sec­ción pla­ne­ta­ria y re­fle­ja en una Car­ta Na­tal la sín­te­sis de la mis­ma. El “no­do nor­te”, que es aque­llo que más ten­go que ex­pre­sar, con­ti­núa tran­si­tan­do por Virgo, pe­ro en tu Ca­sa XII (par­te psí­qui­ca, re­clu­sio­nes, es­pi­ri­tua­li­dad, etc.). El tra­ba­jo de­be­rá ser in­terno e es­pi­ri­tual. Ya no ne­ce­si­tás, co­mo en otras épo­cas, ha­cer sim­bio­sis con el tra­ba­jo (“no­do sur” en Ca­sa VI, área laboral). Aho­ra, el fo­co de­be­rá con­cen­trar­se en te­ner ru­ti­nas es­pi­ri­tua­les: me­di­ta­ción, vi­sua­li­za­cio­nes crea­ti­vas, yo­ga, via­jes as­tra­les, etc.

A par­tir del 10 de ma­yo, el “no­do nor­te” in­gre­sa­rá a Leo. El tra­ba­jo in­terno de­be­rá es­tar más co­nec­ta­do con lo ar­tís­ti­co. A los que les gus­te la pin­tu­ra, les re­co­mien­do pin­tar con dorado u oro. Ten­drá un efec­to ar­mo­ni­za­dor úni­co pa­ra el es­pí­ri­tu.

El “no­do sur” ( lo que hay que de­jar atrás), al in­gre­sar en Acuario te pi­de que no te de­jes lle­var por los sue­ños de los de­más y co­mien­ces a vi­vir los tu­yos. Ha­cer bue­nas re­la­cio­nes so­cia­les en tu tra­ba­jo co­nec­tán­do­te con el de­seo de los otros se­rá lo fá­cil pa­ra vos, pe­ro el desafío es­ta­rá en ex­pre­sar el “no­do nor­te” en Leo, es de­cir, ani­mar­te a ex­pre­sar tu ta­len­to úni­co y personal. Los eclipses ten­drán un efec­to 24 ho­ras an­tes y 24 ho­ras des­pués de efec­tuar­se.

11 fe­bre­ro, Pe­num­bral Eclip­se de Lu­na, Sol-lu­na 22° LeoA­cua­rio: Cie­rre de ci­clo. Cui­dar la sa­lud. Tra­ba­jo in­terno es­pi­ri­tual.

26 fe­bre­ro, Anu­lar Eclip­se de Sol, Sol-lu­na 08° Piscis: Al­go es­pe­cial en re­la­ción con el otro: pa­re­ja, so­cie­dad, o ser que­ri­do. Nue­vos ini­cios o aven­tu­ra com­par­ti­da. Tam­bién po­dría traer via­je con un fa­mi­liar.

7 agos­to, Par­cial Eclip­se de Lu­na, Sol-lu­na 15° Leo-acuario: Un vie­jo ape­go que pro­du­cía an­sie­dad de­be­rá que­dar atrás. Cor­tar con lo adictivo.

21 agos­to, To­tal Eclip­se de Sol, Sol-lu­na 28° Leo: Nue­vos co­mien­zos in­ter­nos. Prac­ti­car yo­ga te ar­mo­ni­za­rá, co­mo así tam­bién ha­cer al­go crea­ti­vo.

Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, in­di­ca que has­ta el 9 de oc­tu­bre, el cre­ci­mien­to ven­drá a tra­vés de ne­go­cios, in­ter­cam­bios, true­ques, he­ren­cias, le­ga­dos y/o prés­ta­mos.

Me­jo­ra­rán las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras y se­rá bue­na épo­ca pa­ra so­li­ci­tar au­men­to de suel­do. A lo úni­co que de­be­rías pres­tar aten­ción es a no ser de­ma­sia­do op­ti­mis­ta, ya que po­drías ten­der a rea­li­zar gas­tos in­ne­ce­sa­rios o ex­tra­va­gan­tes. Por otro la­do, se­rá una bue­na eta­pa pa­ra ha­cer co­sas que pue­dan in­cre­men­tar tus in­gre­sos y ma­ne­jar me­jor tus finanzas.

A par­tir del 10 de oc­tu­bre has­ta el 7 de no­viem­bre de 2018, la abun­dan­cia pro­ven­drá a tra­vés de los con­tac­tos, las re­la­cio­nes, ya que a tra­vés de es­tos víncu­los po­drán sus­ci­tar­se ne­go­cios o tra­ba­jos.

Se­rá un pe­río­do pro­lí­fi­co pa­ra aque­llos que se de­di­quen a la edu­ca­ción: maes­tros, pro­fe­so­res, con­fe­ren­cis­tas, es­cri­to­res o per­so­nas que se de­di­quen a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ten­drás una men­ta­li­dad más pro­fun­da, pe­ro a la vez op­ti­mis­ta. Po­drás ser muy in­tui­ti­vo y cap­tar lo que el otro ne­ce­si­ta.

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 1 al 3 de enero y del 12 de enero al 6 de fe­bre­ro: Los ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios ocu­pa­rán tu aten­ción. Tam­bién po­dría ser que es­tés en un nue­vo co­mien­zo. En fe­bre­ro co­men­za­rás otra eta­pa.

Del 31 de mar­zo al 19 de abril y del 16 de ma­yo al 5 de ju­nio: Ex­cep­to del 9 de abril al 2 de ma­yo, cuan­do Mer­cu­rio se pon­drá re­tró­gra­do y no es con­ve­nien­te fir­mar ni via­jar, ni tam­po­co com­prar apa­ra­tos, el res­to del pe­río­do apro­ve­chá pa­ra ha­cer con­tac­tos con el ex­te­rior, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ám­bi­tos edu­ca­ti­vos y ne­go­ciá te­nien­do en cuen­ta tam­bién las ne­ce­si­da­des del otro.

Del 21 de ju­nio al 5 de ju­lio: Las re­la­cio­nes con un gru­po ayu­da­rán a de­fi­nir nue­vos co­mien­zos. Buen pe­río­do pa­ra los ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios

Del 25 de ju­lio al 30 de agos­to y del 10 al 29 de sep­tiem­bre: Mer­cu­rio en tu signo. Es­ta­rás más cla­ro, con­ci­so, se­rio, me­tó­di­co e in­te­li­gen­te. Prag­má­ti­co y cien­tí­fi­co, te en­can­ta­rá tra­tar de for­ma me­ticu­losa los de­ta­lles de una ne­go­cia­ción.

Del 17 de oc­tu­bre al 4 de no­viem­bre: Es­ta­rás muy agudo, fir­me y per­sis­ten­te. Cues­tio­na­rás to­do has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle. Irás al fon­do de la cues­tión. Na­da te de­ten­drá. Te ma­ne­ja­rás en círcu­los de po­der.

Pe­río­dos de apren­di­za­je

Del 25 de fe­bre­ro al 12 de mar­zo: Cui­da­do con las fal­sas pro­me­sas y las va­nas ilu­sio­nes.

Del 6 al 20 de ju­nio: Mu­cha exi­gen­cia y con­flic­tos. La cla­ve es­ta­rá en que te pon­gas en los za­pa­tos del otro y uti­li­ces tu in­ge­nio. ¡El hu­mor siem­pre ayu­da!

Del 5 de no­viem­bre al 10 de enero de 2018: Que la pre­sión por asun­tos fa­mi­lia­res o de in­mue­bles no te lle­ve a la ofus­ca­ción sin po­der fle­xi­bi­li­zar­te, vien­do las co­sas de una so­la ma­ne­ra. Al­go se es­ta­ría tor­nan­do di­fí­cil. No ba­jes los bra­zos.

A par­tir del 10 de oc­tu­bre, Jú­pi­ter, el be­né­fi­co, pa­sa­rá a Escorpio y te be­ne­fi­cia­rá en to­do lo que sean con­tac­tos, tras­la­dos, via­jes y en­cuen­tros apa­sio­na­dos.

Los que es­tán so­los, a par­tir de en­ton­ces po­drán ex­pe­ri­men­tar ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de co­no­cer gen­te. Un cru­ce­ro, una tra­ve­sía, una ex­pe­di­ción en gru­po se­rán aus­pi­cio­sos. De he­cho, sen­ti­rás que tu ho­gar es­tá afue­ra. La sen­sa­ción de que­rer via­jar per­ma­nen­te­men­te se­rá al­go que de­fi­ni­rá es­ta eta­pa. En otros ca­sos, es­ta ener­gía se po­drá ca­na­li­zar a tra­vés de es­tu­dios y la con­se­cuen­te re­la­ción en­tre com­pa­ñe­ros.

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 6 de ju­nio al 4 de ju­lio: Buen mo­men­to pa­ra via­jar o vin­cu­lar­se a tra­vés de me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ám­bi­tos edu­ca­ti­vos, y dis­fru­tar del amor, la se­duc­ción, las ca­ri­cias y el go­ce a pleno.

Del 31 de ju­lio al 25 de agos­to: Pa­ra las pa­re­jas ya cons­ti­tui­das po­dría ser un nue­vo co­mien­zo. En mu­chos ca­sos, ten­drá que ver una de­ci­sión de or­den in­mo­bi­lia­rio. En otros, un fin y un nue­vo co­mien­zo.

Del 20 de aep­tiem­bre al 13 de oc­tu­bre: Ve­nus en tu signo te apor­ta­rá ma­yor sen­sua­li­dad, aun­que al es­tar Ve­nus en Virgo es­to se­rá más tí­mi­do y te gus­ta­rá ex­pre­sar el amor con ges­tos prác­ti­cos, co­mo co­ci­nan­do o dan­do un ma­sa­je.

Del 7 al 30 de no­viem­bre: Al­to vol­ta­je, hon­da pa­sión, sen­sa­ción de es­tar fascinado. He­chi­zo de amor. Si es­tás so­lo, pres­tá aten­ción a tu en­torno. Usá tu in­tui­ción.

Del 25 de di­ciem­bre al 17 de enero de 2018: Amor pa­sio­nal, pro­fun­do y du­ra­de­ro. Gran res­pon­sa­bi­li­dad en es­ta eta­pa, to­mán­do­te las co­sas en se­rio.

que es el signo opues­to a Virgo. Po­drás sen­tir que tus ener­gías son muy fluc­tuan­tes y se con­su­men rá­pi­da­men­te. Es­ta­rás muy de­pen­dien­te de los es­ta­dos aními­cos. Se­rá con­ve­nien­te, en com­pa­ñía de otra u otras per­so­nas, rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­mo la me­di­ta­ción o los via­jes as­tra­les, y de­por­tes co­mo la na­ta­ción o la na­ve­ga­ción.

A par­tir del 20 de mar­zo, du­ran­te un año, en la nue­va Re­vo­lu­ción So­lar, Mar­te cae­rá en un signo afín (Tauro) en tu Ca­sa IX (área de los via­jes o es­tu­dios). El de­seo y la ac­ción de­be­rán es­tar pues­tos en esos ám­bi­tos y, sin du­da, pro­vo­ca­rán una gran trans­for­ma­ción aními­ca in­ter­na.

Con Mar­te en Tauro, una vez que te pon­gas en ac­ción, sen­ti­rás que co­rre­rás por lar­go tiem­po. Es­ta­rás muy perseverante.

A par­tir del 10 de oc­tu­bre, du­ran­te un año, cuan­do Jú­pi­ter, el pro­tec­tor, pa­se a Escorpio, te pon­drás en con­tac­to con la ma­gia emo­cio­nal. Ha­brá un in­cre­men­to de la con­fian­za en vos mis­mo y po­drás ayu­dar a otros. La se­xua­li­dad obra­rá con un gran po­der de trans­for­ma­ción.

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 10 de mar­zo al 20 de abril: Te po­nés en mar­cha des­pa­cio, pe­ro una vez que de­ci­dís ha­cer­lo, na­die te pa­ra. El in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co ha­rá que seas perseverante en el tra­ba­jo. Po­drás re­sis­tir o de­fen­der lo que sea con ma­yor fa­ci­li­dad.

Del 4 de ju­nio al 19 de ju­lio: Pon­drás la ener­gía en pro­yec­tos en los que la ima­gi­na­ción y la crea­ti­vi­dad se pon­drán de re­lie­ve. No ac­tua­rás di­rec­ta­men­te. Te co­nec­ta­rás ins­tin­ti­va­men­te con las ne­ce­si­da­des de los otros.

Del 5 de sep­tiem­bre al 21 de oc­tu­bre: Mar­te en tu signo. Es­ta­rás más cui­da­do­so y me­tó­di­co. De­sea­rás ser pre­ci­so. Pon­drás aten­ción a los de­ta­lles y aho­rra­rás ener­gía pa­ra al­can­zar un ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.