Ma­ri­do y mu­jer: Los sig­nos en el ma­tri­mo­nio

(LOS 12 SIG­NOS EN EL MA­TRI­MO­NIO)

Horoscopo - - Índice -

ARIES

Lo pri­me­ro a te­ner en cuen­ta es el pe­li­gro de una unión pre­ci­pi­ta­da lle­va­da a ca­bo en un mo­men­to de apa­sio­na­mien­to sin pre­pa­ra­ción ni re­fle­xión. La re­co­men­da­ción es en­ton­ces no apu­rar­se, evi­tar la ten­den­cia a ca­sar­se de­ma­sia­do jo­ven. Le con­vie­nen co­mo pa­re­ja sig­nos no ac­ti­vos y com­ba­ti­vos co­mo él, sino in­di­vi­duos más pa­si­vos que gus­ten de ser con­du­ci­dos.

TAURO

Es un in­di­vi­duo he­cho pa­ra ca­sar­se. El amor es fun­da­men­tal en su vi­da y re­quie­re con­ti­nui­dad y es­ta­bi­li­dad. Aman­te por ex­ce­len­cia de la vi­da tran­qui­la y sin sor­pre­sas. El atrac­ti­vo fí­si­co y el bie­nes­tar ma­te­rial son las de­ter­mi­nan­tes más im­por­tan­tes pa­ra su elección de pa­re­ja. Es­to obe­de­ce a que su po­de­ro­sa sen­sua­li­dad le in­cli­na a ser ma­te­ria­lis­ta. Cier­tas vir­tu­des: so­li­dez eco­nó­mi­ca, si es va­rón; ha­bi­li­da­des do­més­ti­cas, si es mu­jer (es­pe­cial­men­te cu­li­na­rias) pe­san mu­cho. Sin em­bar­go, co­mo aman­te de la co­mo­di­dad se po­ne de­ma­sia­do a cu­bier­to de im­pre­vis­tos y sor­pre­sas, sue­le caer en la mo­no­to­nía y en el cul­ti­vo de há­bi­tos que a ve­ces fa­ti­gan a un cón­yu­ge más in­quie­to des­gas­tan­do su en­tu­sias­mo.

GÉMINIS

Ac­ce­den al ma­tri­mo­nio ge­ne­ral­men­te des­pués de mu­chos en­sa­yos que sa­tis­fa­cen por una par­te su cu­rio­si­dad, y por otra por­que les per­mi­ten que se va­ya atem­pe­ran­do el mie­do que tie­nen a per­der su li­ber­tad. Sue­len par­ti­ci­par po­co en la vi­da fa­mi­liar y

re­quie­ren de un cón­yu­ge lo su­fi­cien­te­men­te in­quie­to e in­for­ma­do co­mo pa­ra se­guir­los en sus aven­tu­ras in­te­lec­tua­les. De lo con­tra­rio, tien­den a una do­ble vi­da, sa­tis­fa­cien­do só­lo sus cu­rio­si­da­des y to­man­do la ca­sa co­mo una pen­sión.

CÁN­CER

Los can­ce­ria­nos es­tán he­chos pa­ra el ma­tri­mo­nio, es­pe­cial­men­te pa­ra la fa­mi­lia y la vi­da de ho­gar. Só­lo sin­tién­do­se ama­dos y pro­te­gi­dos den­tro de una unión só­li­da logran es­tar se­gu­ros y abor­dar la vi­da efi­caz­men­te, ex­pre­san­do las do­tes que po­seen. Cuan­do no es­ta­bi­li­zan su vi­da sen­ti­men­tal, bue­na par­te de sus ca­pa­ci­da­des se ma­lo­gran, aho­ga­das en la an­gus­tia y en una bús­que­da em­pe­ci­na­da de la pa­re­ja, afe­rrán­do­se, a ve­ces in­dis­cri­mi­na­da­men­te y con de­ses­pe­ra­ción, a cual­quier re­la­ción su­per­fi­cial.

Cuan­do el can­ce­riano lo­gra una pa­re­ja, pa­ra lo cual de­be sen­tir­se ama­do a la ma­ne­ra ab­sor­ben­te y ex­clu­si­vis­ta de un ni­ño, es un con­sor­te muy ca­ri­ño­so y re­tri­bu­ti­vo, ca­paz de crear un es­ta­do de idi­lio per­ma­nen­te, gra­cias a la ri­que­za de su fan­ta­sía. Los hi­jos son muy im­por­tan­tes pa­ra el to­tal éxi­to de su ma­tri­mo­nio.

LEO

Tra­di­cio­na­lis­ta co­mo es, el ma­tri­mo­nio es una ins­ti­tu­ción que res­pe­ta, y le brin­da una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en je­fe de un gru­po so­cial. Leo es el más pa­triar­cal de los do­ce sig­nos y le en­can­ta ser ca­be­za de fa­mi­lia, te­ner hi­jos, di­ri­gir su edu­ca­ción. Las mu­je­res de Leo lu­chan va­lien­te­men­te al la­do de sus com­pa­ñe­ros y tien­den a pro­mo­ver en ellos vir­tu­des vi­ri­les. Un hom­bre dé­bil o que se de­je do­mi­nar y no ten­ga as­cen­dien­te so­bre los su­yos, les cau­sa des­pre­cio. Son mu­je­res do­mi­nan­tes que ne­ce­si­tan al­guien más fuer­te que ellas pa­ra em­pa­re­jar­se.

VIRGO

Los vir­gi­nia­nos no lle­gan fá­cil­men­te al ma­tri­mo­nio. La vi­da en co­mún co­ti­dia­na les da mie­do por­que les es di­fí­cil al­can­zar el ti­po de com­pa­ñía que pre­ten­den; de­be po­seer mu­chas vir­tu­des pa­ra no re­sul­tar­les cho­can­te, vul­ne­ran­do la in­ti­mi­dad que tan­to de­fien­den. Por esa cau­sa, mu­chos Virgo no se ca­san y otros ha­cen ma­tri­mo­nios en los que, en ver­dad, no hay vi­da de pa­re­ja, pues son unio­nes con­ven­cio­na­les. Virgo sue­le pe­dir­le al cón­yu­ge que sea lim­pio, or­de­na­do y que no des­aco­mo­de la ca­sa.

LI­BRA

Los li­bria­nos son cón­yu­ges agra­da­bles que se adap­tan bien a la vi­da de fa­mi­lia y que ele­van su ni­vel so­cial en vir­tud de sus con­tac­tos in­ter­per­so­na­les y su bue­na dis­po­si­ción ha­cia los de­más. Ne­ce­si­tan de la vi­da en co­mún en pa­re­ja, de lo con­tra­rio son muy in­fe­li­ces. Re­quie­ren de un cón­yu­ge más ac­ti­vo y em­pren­de­dor y, so­bre to­do, ca­paz de de­ci­dir.

ESCORPIO

Son ca­pa­ces de po­ner gran em­pe­ño en la pro­tec­ción de su víncu­lo, evi­tan­do a to­da cos­ta in­ter­fe­ren­cias que pu­die­ran da­ñar­lo. Po­se­si­vo y ren­co­ro­so, no per­do­na una in­fi­de­li­dad y des­tru­ye a su pe­sar la unión por más es­fuer­zo y amor que le hu­bie­ra cos­ta­do.

SAGITARIO

Hay una con­tra­dic­ción en es­te as­pec­to. Su na­tu­ra­le­za in­quie­ta y re­no­va­do­ra, siem­pre dis­pues­ta a la aven­tu­ra, lo lle­va a la vi­da li­bre sin com­pro­mi­sos que lo re­ten­ga. Pe­ro al mis­mo tiem­po, hay en el sa­gi­ta­riano un an­he­lo de or­den y paz. No le gus­ta vi­vir con­tra­rian­do las le­yes so­cia­les y, a me­nu­do, ter­mi­na de­fi­nién­do­se

co­mo una per­so­na tra­di­cio­na­lis­ta que de­fien­de la fa­mi­lia, su cons­ti­tu­ción y es­ta­bi­li­dad en for­ma pa­ter­na­lis­ta. Si me­dia­na­men­te no ha lle­ga­do a com­ple­tar sus idea­les de pa­re­ja, es po­si­ble que op­te por una do­ble vi­da. Pe­ro si lo­gra ha­llar el cón­yu­ge ade­cua­do con quien po­der com­par­tir su ri­co mun­do men­tal, da lo me­jor de sí mis­mo, desa­rro­llan­do lo me­jor de su na­tu­ra­le­za be­né­fi­ca y es­cla­re­ce­do­ra, que ele­va y con­du­ce al pro­gre­so es­pi­ri­tual de los de­más.

CAPRICORNIO

Lo más fre­cuen­te es que tar­de en ca­sar­se, pues evi­ta un com­pro­mi­so se­rio has­ta tan­to no al­can­ce la se­gu­ri­dad má­xi­ma. Cuan­do se ca­sa jo­ven, tie­ne ma­yor ries­go de fra­ca­sar que gen­te de otros sig­nos a cau­sa de sus di­fi­cul­ta­des pa­ra com­par­tir con los de­más, que por lo co­mún desa­rro­lla tar­día­men­te, lue­go de ha­ber su­fri­do y he­cho sufrir.

ACUARIO

Es uno de los sig­nos me­nos pro­pen­sos al ma­tri­mo­nio. Por lo ge­ne­ral, se ca­sa tar­de, lue­go de ha­ber­lo pen­sa­do mu­cho y de una vi­da ma­ti­za­da por múl­ti­ples ex­pe­rien­cias afec­ti­vas. Bus­ca a un cón­yu­ge que le de li­ber­tad, que no lo ab­sor­ba con los ce­los ni con po­de­ro­sas de­man­das de in­ti­mi­dad. Un cón­yu­ge po­co po­se­si­vo con quien es­ta­ble­ce una re­la­ción de ca­ma­ra­de­ría en la que el in­ter­cam­bio de ideas, el com­pa­ñe­ris­mo y la re­fle­xión so­bre la vi­da son más im­por­tan­tes que el amor y la pe­lea.

PISCIS

A me­nu­do se ca­san con el prín­ci­pe azul o la prin­ce­sa in­ven­ta­da, y se sien­ten bur­la­dos cuan­do des­cu­bren el error que ellos mis­mos co­me­tie­ron. Piscis re­quie­re un com­pa­ñe­ro muy cu­rio­so, de­li­ca­do y pro­tec­tor al mis­mo tiem­po, que ten­ga una na­tu­ra­le­za

prác­ti­ca y de­ci­di­da, que lo ayu­de a en­fren­tar la reali­dad que no en­tien­de de­ma­sia­do o elu­de.

So­bre to­do, de­be­rá con­tar con un en­ten­di­mien­to es­pi­ri­tual, que no pue­de pres­cin­dir, que siem­pre bus­ca, y con una to­le­ran­cia pa­ra sus pe­rió­di­cos “ale­ja­mien­tos”, bre­ves pe­río­dos de au­sen­cia en los que es co­mo si hu­bie­ra aban­do­na­do la tie­rra, por­que sue­le ha­ber en su al­ma una zo­na que no com­par­te con na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.