Ma­dre no hay una so­la, hay 12

Horoscopo - - Índice -

LA MA­MÁ ARIA­NA

Ge­ne­ral­men­te, lle­va el ti­món de la fa­mi­lia sin que­jar­se pa­ra na­da. Se lle­va­rá me­jor con los va­ro­nes que con las mu­je­res.

LA MA­MÁ TAU­RI­NA

Es una de las ma­dres más es­for­za­das del zo­día­co. Sue­le de­di­car­se por en­te­ro al ho­gar y a la fa­mi­lia, ha­cien­do sen­tir mu­cho su pre­sen­cia a quie­nes la ro­dean. Sue­le so­bre­pro­te­ger a los hi­jos por que­rer con­tro­lar de­ma­sia­do cual­quier co­sa que pu­die­ra da­ñar­los.

LA MA­MÁ GE­MI­NI­ANA

Es la ma­dre mo­der­na que a los hi­jos les gus­ta mos­trar con or­gu­llo a sus ami­gos, por­que nun­ca los ha­ce que­dar mal y es ca­paz de com­pren­der cual­quier co­sa que les pa­se.

No obs­tan­te, cual­quier ta­rea do­més­ti­ca la abu­rre, co­mo en ge­ne­ral to­da ru­ti­na. Y no es po­co co­mún que al­gu­na de sus hi­jas to­me el ti­món in­terno de la ca­sa, or­ga­ni­zán­do­la (cuan­do no es el pro­pio ma­ri­do quien lo ha­ce).

LA MA­MÁ CAN­CE­RIA­NA

La más ma­dre de to­do el zo­día­co. Cre­ce so­ñan­do con el día en que se­rá ma­dre y cuan­do es­te día lle­ga, to­ma con tal ce­lo su rol que to­do lo de­más em­pa­li­de­ce a su al­re­de­dor y sue­le olvidarse de otros as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la vi­da, co­mo ser su pro­pio ma­ri­do, su

pro­pia per­so­na y los de­más. Sue­le ser muy par­cial con sus hi­jos, se cie­ga y no al­can­za a ver cla­ra­men­te más que su pro­pio pun­to de vis­ta. Su in­tui­ción le ayu­da a evi­tar ex­ce­sos.

LA MA­MÁ LEONINA

Es una ma­dre va­lien­te, ca­paz de en­fren­tar cual­quier pe­li­gro pa­ra de­fen­der a los su­yos. El hi­jo de una ma­dre de Leo di­fí­cil­men­te es­té inac­ti­vo, por­que des­de tem­prano, ella pro­gra­ma­rá su ta­rea, sus ac­ti­vi­da­des so­cia­les, sus de­be­res, y al fi­nal el chi­co sen­ti­rá que ha rea­li­za­do mu­chas co­sas e irá in­cor­po­ran­do apren­di­za­jes y ma­du­ran­do sin dar­se cuen­ta.

LA MA­MÁ VIRGINIANA

Es una ma­dre que siem­pre es­tá preo­cu­pa­da por al­go, aten­ta a la ter­mi­na­ción de un tra­ba­jo o a la aten­ción de al­guno de los múl­ti­ples ele­men­tos que ha­cen al fun­cio­na­mien­to dia­rio de la ca­sa.. Se co­mu­ni­ca más a tra­vés de lo que ha­ce que con las pa­la­bras. Mos­tra­rá su amor por los hi­jos te­nién­do­les im­pe­ca­bles sus ro­pas o su de­sa­yuno a pun­to.

LA MA­MÁ LI­BRIA­NA

Es una ma­dre muy fe­me­ni­na, vi­sual­men­te lin­da, que se brin­da a sus hi­jos de ma­ne­ra sua­ve, im­per­cep­ti­ble. Usa el ha­la­go y la con­ver­sa­ción ama­ble con ellos y su con­tac­to es agra­da­ble y tran­qui­li­za­dor.

LA MA­MÁ ESCORPIANA

Se de­di­ca a sus hi­jos con ce­lo y de­vo­ción. Su na­tu­ra­le­za ins­tin­ti­va le se­ña­la en for­ma pri­vi­le­gia­da la me­jor ma­ne­ra de tra­tar­los y de con­du­cir sus ca­pa­ci­da­des. Ve con cla­ri­dad el ca­mino con­ve­nien­te pa­ra ca­da uno de ellos y adivina en qué de­be­rá pro­te­ger­los.

LA MA­MÁ SAGITARIANA

Es una ma­dre abier­ta, di­ná­mi­ca, que les da li­ber­tad a sus hi­jos, los ha­ce sen­tir ab­so­lu­ta­men­te có­mo­dos y due­ños de su ca­sa. Su optimismo crea un cli­ma muy be­né­fi­co pa­ra su edu­ca­ción, siem­pre que no lle­gue al ex­tre­mo de ig­no­rar cual­quier obs­tácu­lo o as­pec­to ne­ga­ti­vo. Con fre­cuen­cia, la in­cli­na­ción a la per­fec­ción y a ha­cer las co­sas me­jor con­tro­la es­ta po­si­bi­li­dad.

LA MA­MÁ CAPRICORNIANA

Ge­ne­ral­men­te, es una ma­dre muy efi­cien­te en pro­cu­rar to­do lo que sus hi­jos va­yan a ne­ce­si­tar a lo lar­go del día. Su ma­yor éxi­to es ayu­dar a sus hi­jos a ser rea­lis­tas y a mi­rar de fren­te la vi­da sin in­ven­tar lo que no es.

LA MA­MÁ ACUARIANA

Es una ma­dre muy mo­der­na, abier­ta a to­das las no­ve­da­des de su épo­ca. Pre­fie­re a los hi­jos que man­tie­nen con ella con­ver­sa­cio­nes cul­tu­ra­les o li­te­ra­rias. Es una ma­dre ade­cua­da pa­ra los hi­jos po­co emo­ti­vos o in­de­pen­dien­tes que tien­den por na­tu­ra­le­za a for­mar un ca­rác­ter fuer­te y se­gu­ro

LA MA­MÁ PISCIANA

Pue­de ser muy efi­caz si tie­ne al la­do un com­pa­ñe­ro bas­tan­te más enér­gi­co, que equi­li­bre lo su­fi­cien­te su mo­da­li­dad con­des­cen­dien­te y dul­ce, que pue­de con­ver­tir­se en un ar­ma de do­ble fi­lo ya que po­dría lle­var a al­guno de sus hi­jos a re­fu­giar­se en un al­ma tan tier­na que no quie­ra aban­do­nar des­pués. Y es­to, lle­var­lo a no re­sol­ver el fa­mo­so com­ple­jo de Edi­po, es de­cir, “enamo­rar­se” tan­to de la ma­dre que des­pués no pue­da en­tre­gar­se a una ver­da­de­ra pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.