Sa­turno, el gran maes­tro

Horoscopo - - Índice -

En la an­ti­güe­dad, se lo di­bu­ja­ba con un es­que­le­to y una gua­da­ña. Los an­ti­guos le te­nían pá­ni­co. Ac­tual­men­te, sa­be­mos que hay que amar a Sa­turno por­que so­la­men­te amán­do­lo vas a po­der evo­lu­cio­nar y cre­cer.

Sa­turno re­pre­sen­ta la eva­lua­ción ra­cio­nal de las cir­cuns­tan­cias y, en par­ti­cu­lar, de las ne­ga­ti­vas pa­ra po­der con­si­de­rar con pen­sa­mien­to frío las si­tua­cio­nes y pre­pa­rar me­jor su de­fen­sa. Sa­turno es es­truc­tu­ra, sos­tén, apren­di­za­je a tra­vés del lí­mi­te, res­pon­sa­bi­li­dad, sen­tir­se juz­ga­do, po­si­bi­li­dad de ser un in­di­vi­duo es­truc­tu­ra­do. Re­pre­sen­ta las for­mas, las res­tric­cio­nes, el mie­do, la se­gu­ri­dad, la cons­tan­cia, la se­rie­dad, la ri­gi­dez, la sa­bi­du­ría. Sa­turno es el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der. En prin­ci­pio, en una Car­ta Na­tal re­pre­sen­ta aque­llo que nos da mie­do, aque­llo a lo que le te­ne­mos res­pe­to o ha­cia lo que no nos sen­ti­mos “su­fi­cien­te” co­mo pa­ra po­der ex­pre­sar esa ener­gía.

Sa­turno tie­ne tres eta­pas que ma­ni­fies­tan los dis­tin­tos gra­dos de con­cien­cia que tie­ne un ser se­gún su evo­lu­ción.

Pri­me­ra eta­pa: sien­to MIE­DO (0 a 29 años). Se­gun­da eta­pa: só­lo me sien­to se­gu­ro si ME AFIR­MO por Sa­turno (29 a 58 años).

Ter­ce­ra eta­pa: ya no ten­go que de­mos­trar na­da, LI­BE­RA­CIÓN (58 años en ade­lan­te).

Ca­da 28-30 años, Sa­turno pro­du­ce una cri­sis. Por­que en su re­co­rri­do, tar­da 29 años en vol­ver a co­lo­car­se so­bre tu Sa­turno na­tal (ob­ser­vá don­de es­tá Sa­turno en tu Car­ta Na­tal).

La pri­me­ra cri­sis es a los 29 años. Has­ta ese mo­men­to, la per­so­na

fue “el de­seo in­cons­cien­te de sus pa­dres”. Só­lo a par­tir de ahí tie­ne la opor­tu­ni­dad de ser él mis­mo. Des­pués, vi­vi­rá la se­gun­da eta­pa de Sa­turno tra­ba­jan­do con ahín­co por de­mos­trar que pue­de.

Lue­go, ven­drá el se­gun­do re­torno de Sa­turno, que va a ser a los 58 años. Ahí, la cri­sis va a te­ner que ver con el cuer­po y con có­mo se ha­ya tra­ba­ja­do y re­suel­to, o no, el Sa­turno na­tal. Se su­po­ne que es­ta eta­pa ten­dría que ser li­be­ra­do­ra.

Ac­tual­men­te, Sa­turno es­tá en Sagitario y va a es­tar has­ta el 10 de di­ciem­bre de 2017.

En Sagitario re­pre­sen­ta: bús­que­da de sig­ni­fi­ca­do, fe, va­lo­res mo­ra­les, re­li­gio­si­dad, to­do lo que se re­la­cio­ne con el ex­tran­je­ro, lo ex­tra­ño y los es­tu­dios su­pe­rio­res.

En un ni­vel más ba­jo, Sa­turno re­pre­sen­ta el mie­do, que pue­de ex­pre­sar­se por frus­tra­ción en cues­tio­nes de fe, por la im­po­ten­cia o por los ab­sur­dos de la vi­da. Mie­do a los via­jes le­ja­nos. Po­dría ha­ber ideas rí­gi­das y dog­má­ti­cas so­bre la fe o el ateís­mo. Ri­gu­ro­si­dad mo­ral o via­jes ex­ce­si­va­men­te or­ga­ni­za­dos en los que no ocu­rre na­da.

¿Có­mo de­be­rías ac­tuar pa­ra que es­te as­pec­to pla­ne­ta­rio vi­bre en un ni­vel su­pe­rior? Co­nec­tán­do­te con tu to­le­ran­cia, con tu per­cep­ción sa­bia y el des­cu­bri­mien­to del sig­ni­fi­ca­do de por qué es­ta­mos y pa­ra qué vi­vi­mos. Hay que ani­mar­se a los via­jes in­te­rio­res y ex­te­rio­res pro­lon­ga­dos e in­ten­sos. Y com­pro­me­ter­se a es­tu­diar la for­ma de en­con­trar­le un sig­ni­fi­ca­do a la vi­da.

SIG­NOS MÁS EXI­GI­DOS

Sagitario: El apren­di­za­je se­rá con vos mis­mo, ha­cién­do­te car­go, no echán­do­le la cul­pa a na­die. En­con­tra­rás la sa­li­da en es­tu­dios, via­jes y/o re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Géminis: El apren­di­za­je se­rá a tra­vés de la pa­re­ja y/o las so­cie­da­des. Ma­du­rar en el víncu­lo, ha­cer­se res­pon­sa­ble o ver la reali­dad y to­mar una de­ci­sión adul­ta de fi­na­li­za­ción se­rá lo que lo ha­ga cre­cer. La sa­li­da es­ta­rá en la crea­ti­vi­dad y en ce­le­brar el amor.

Virgo: El apren­di­za­je se­rá a tra­vés de asun­tos de ca­sa, ho­gar, fa­mi­lia, pa­sa­do. To­mar­se en se­rio una bue­na te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra su evo­lu­ción. La sa­li­da es­ta­rá da­da por una pro­tec­ción en lo eco­nó­mi­co.

Piscis: El apren­di­za­je se­rá a tra­vés de ha­cer­se car­go de su res­pon­sa­bi­li­dad a ni­vel pro­fe­sio­nal y so­cial. Si se con­cen­tra, ob­ten­drá gran­des lo­gros. La sa­li­da es­ta­rá da­da a tra­vés de cues­tio­nes de Ca­sa VIII: fu­sio­nes, he­ren­cias, le­ga­dos, prés­ta­mos y se­xua­li­dad.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­tos sig­nos “exi­gi­dos” es­tán en un buen mo­men­to pa­ra cre­cer y evo­lu­cio­nar, ya que los as­pec­tos de cua­dra­tu­ra u opo­si­ción te lle­van a la rea­li­za­ción. Aun­que te sien­tas mu­chas ve­ces des­bor­da­do, no ba­jes los bra­zos por­que los re­sul­ta­dos se­rán muy bue­nos y per­du­ra­rán en el tiem­po.

SIG­NOS FA­VO­RE­CI­DOS

Aries: Se con­cen­tra­rá en asun­tos li­ga­dos con el ex­te­rior y se com­pro­me­te­rá sin ma­yo­res es­fuer­zos. La abun­dan­cia ven­drá a tra­vés de la pa­re­ja o las so­cie­da­des.

Leo: Se con­cen­tra­rá en asun­tos li­ga­dos con la crea­ti­vi­dad, la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca y el com­pro­mi­so con el amor. La abun­dan­cia ven­drá a tra­vés de los con­tac­tos, las co­ne­xio­nes, gen­te nue­va que apa­re­ce­rá, los via­jes cor­tos y/o los cur­sos.

Li­bra: Se con­cen­tra­rá en los víncu­los más cer­ca­nos, co­mo her­ma­nos, pa­rien­tes o ve­ci­nos. Mo­ver­se, ir o ve­nir, mo­ver el cuer­po se­rá lo que más ten­ga que rea­li­zar. Con­tro­lar bien lo que se firma, ha­cer­se ase­so­rar.

La abun­dan­cia ven­drá a tra­vés de sí mis­mo, ya que Jú­pi­ter es­ta­rá en su signo has­ta el 9 de oc­tu­bre. So­la­men­te, cuidarse de no en­gor­dar.

Acuario: Con­cen­trar­se en los pro­yec­tos a fu­tu­ro y ele­gir bien a las amis­ta­des: po­cas pe­ro bue­nas.

La abun­dan­cia pro­ven­drá a tra­vés de los via­jes, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los es­tu­dios su­pe­rio­res.

SIG­NOS PEREGRINOS

Pa­ra el res­to de los sig­nos, Sa­turno es­tá “pe­re­grino”. Es de­cir, es­tá pa­san­do; no es­tá en un as­pec­to hos­til o be­ne­fi­cio­so, aun­que con­tie­ne tam­bién un sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do.

Tauro: Vi­vi­rás ex­pe­rien­cias don­de la fu­sión es­ta­rá en jue­go. En­ton­ces, te de­fen­de­rás de es­to, te ce­rra­rás y Vvn­drán si­tua­cio­nes de des­tino que te per­se­gui­rán. Si asu­mís la ex­pe­rien­cia, se irán di­sol­vien­do los as­pec­tos más rí­gi­dos y los miedos a la in­te­gra­ción. Pue­den apa­re­cer ex­pe­rien­cias con gru­pos don­de ha­brá mu­cha exi­gen­cia de par­ti­ci­pa­ción y de fu­sión, o bien ex­pe­rien­cias de re­la­cio­nes de pa­re­jas muy in­ten­sas con bús­que­da de fu­sión y mie­do a la mis­ma. Es de­cir, re­la­cio­nes fuer­tes a las que te­més. Lo evo­lu­ti­vo se­rá abrir­te a ellas. Sa­lir del ais­la­mien­to.

Cán­cer: De­be­rás con­cen­tra­se en el tra­ba­jo, ya que lo laboral es tu lí­mi­te. Si no te­nés tra­ba­jo, ha­bría pro­ble­mas pa­ra con­se­guir­lo. Po­ca suer­te, po­co crea­ti­vos o in­có­mo­dos. En ver­dad, en lo que más te­nés que con­cen­trar­te es en lo laboral. Por que ahí es don­de te afir­más. A tra­vés del tra­ba­jo te sen­tís útil. Te in­te­grás a tra­vés de acep­tar gran­des lí­mi­tes y gran­des es­fuer­zos. Si no lo ha­cés, apa­re­ce­rán en­fer­me­da­des. “Si no tra­ba­jo, me en­fer­mo”.

Escorpio: De­be­rás con­cen­trar­te en ga­nar di­ne­ro. Po­dría ser que ten­gas que tra­ba­jar mu­chí­si­mo pa­ra vi­vir por­que el di­ne­ro no te al­can­za, y te es­for­zás mu­cho pa­ra ga­nar­lo. Te­nés mu­cho mie­do a que­dar­te sin di­ne­ro, y el apren­di­za­je es­ta­rá en com­pren­der que tu re­cur­so es Sa­turno. De­be­rás apren­der a desa­rro­llar la per­se­ve­ran-

cia, la efi­cien­cia, el es­fuer­zo, la res­pon­sa­bi­li­dad, acep­tar el lí­mi­te y en­fren­tar­lo.

Si así lo ha­cés, te afir­ma­rás a tra­vés de lo ma­te­rial, e in­ver­ti­rás en co­sas só­li­das (in­mue­bles, pie­dras pre­cio­sas, etc.). No so­por­ta­rás la idea de per­der di­ne­ro.

Capricornio: Te­nés que des­pren­der­te de la obli­ga­ción de los de­más y en­con­trar lo pro­pio. Ves a los de­más rí­gi­dos (por pro­yec­ción). Ha­cés las co­sas con sen­ti­do de mi­sión. De­cís: “En la vi­da hay al­go pa­ra ha­cer”. Te­nés que des­cu­brir qué es lo tu­yo y ha­cer­lo, y no to­mar lo que di­cen los de­más. Te­nés que des­en­gan­char­te de la obli­ga­ción ex­ter­na y des­cu­brir lo pro­pio. Cuan­do lo ha­cés, lo rea­li­zás con fuer­za, res­pon­sa­bi­li­dad y sa­bi­du­ría.

............................

(*) La Lu­na re­pre­sen­ta la re­la­ción con la ma­dre o la re­la­ción con la per­so­na que te ha­ya cui­da­do. Es tu pa­trón emo­cio­nal, có­mo aprendiste a que­rer, a amar. Es don­de te sen­tís có­mo­do, don­de no ha­cés nin­gún es­fuer­zo por ex­pre­sar­te. Es lo atá­vi­co, vie­jo y co­no­ci­do. Pa­ra cre­cer y evo­lu­cio­nar co­mo in­di­vi­duo hay que sa­lir de es­te lu­gar lu­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.