La pa­re­ja

Horoscopo - - Índice -

Así có­mo “la mo­ral es­tá su­je­ta a mu­dan­za a tra­vés de los tiem­pos” (An­dré Mau­rois*), los tipos de pa­re­ja tam­bién han cam­bia­do...

Ac­tual­men­te ve­mos dis­tin­tos tipos de re­la­cio­nes:

Pa­re­ja tra­di­cio­nal (mo­no­ga­mia): Dos per­so­nas se co­no­cen, en­ta­blan una re­la­ción afec­ti­va, pro­yec­tan vi­vir jun­tos, se ca­san o no, y de­ci­den te­ner hi­jos. Es­te ti­po de unión, en ge­ne­ral, es­tá vi­vien­do una gran cri­sis.

Pa­re­ja li­be­ral: Dos per­so­nas en­ta­blan una es­pe­cial re­la­ción en la que nin­guno de los dos tie­ne de­re­cho de re­cla­mar­le na­da al otro. Ca­da uno tie­ne li­ber­tad ab­so­lu­ta. Pue­den sa­lir por se­pa­ra­do y has­ta ver o man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con otras per­so­nas. No es­tán per­mi­ti­dos los ce­los ni exi­gir ver­se to­dos los días. En ge­ne­ral, es­te ti­po de re­la­ción es más del ti­po se­xual.

Pa­re­ja po­se­si­va y sim­bió­ti­ca: Jus­to el opues­to a la an­te­rior. Aquí se con­tro­la ab­so­lu­ta­men­te to­do lo re­la­cio­na­do con el otro. Sue­len ir jun­tos a to­dos la­dos y la re­gla prin­ci­pal es con­tar­le to­do al otro. Los ce­los son pro­ta­go­nis­tas en es­te ti­po de re­la­ción, y se ca­rac­te­ri­za a su vez por no po­der te­ner nin­gún se­cre­to ni vi­da pri­va­da. Es­te ti­po de pa­re­ja se po­dría ca­ta­lo­gar co­mo adic­ta al amor. Ge­ne­ral­men­te, uno de los in­te­gran­tes se ob­se­sio­na con el otro y es­te nun­ca es­tá del to­do dis­po­ni­ble.

Pía Me­llody* los lla­ma "adictos a la evi­ta­ción" por­que, jus­ta­men­te, evi­tan en­tre­gar­se del to­do. En su in­fan­cia fue­ron muy ab­sor­bi­dos y con­tro­la­dos por uno o am­bos pro­ge­ni­to­res, y en su vi­da adul­ta que­dó un mie­do atroz a que se vuel­va a re­pe­tir esa "suc­ción ener­gé­ti­ca". Por eso, aun­que en apa­rien­cia es­tén en pa­re­ja, y has­ta ca­sa­dos en mu­chos ca­sos, la en­tre­ga emo­cio­nal ver­da­de­ra no ocu­rre. Por­que la tu­vie­ron con esos pa­dres y en la ac­tua­li­dad no sien­ten cons­cien­te­men­te que tie­nen es­pa­cio pa­ra una en­tre­ga real de sen­ti­mien­tos con el otro.

Pa­re­ja in­di­fe­ren­te: Pue­de de­ter­mi­nar­se có­mo "acos­tum­bra­mien­to". Los miem­bros de es­ta re­la­ción no son ca­ri­ño­sos el uno con el otro, no se be­san ni se abra­zan, etc. Dis­cu­ten mu­cho y no de­mues­tran un real in­te­rés por el otro. No obs­tan­te, no se se­pa­ran y pue­den con­ti­nuar de es­ta ma­ne­ra mu­chí­si­mos años o to­da la vi­da.

Pa­re­ja em­pa­la­go­sa: Con­tra­ria­men­te a la "in­di­fe­ren­te" sus miem­bros no pa­ran de de­mos­trar amor y ca­ri­ño, tan­to en pri­va­do co­mo pú­bli­ca­men­te. Es­to se da prin­ci­pal­men­te al prin­ci­pio de la re­la­ción, don­de las mi­ra­das y las fra­ses ro­mán­ti­cas son las que inun­dan a la re­la­ción.

Pa­re­ja de­pen­dien­te: Uno de los miem­bros es­tá com­ple­ta­men­te so­me­ti­do el otro. És­te no de­ci­de na­da en ab­so­lu­to, siem­pre ha­ce lo que el otro quie­re y no pue­de re­sol­ver na­da por sí mis­mo. Es­tas re­la­cio­nes sue­len ser muy pe­li­gro­sas, ya que si el de­pen­dien­te es de­ja­do por el otro, és­te pue­de lle­gar a una de­pre­sión pro­fun­da y a ve­ces has­ta al sui­ci­dio. Es­te ti­po de pa­re­ja tam­bién es­ta­ría re­la­cio­na­da con el "adic­to al amor" y el "adic­to a la evi­ta­ción". El de­pen­dien­te, se­gu­ra­men­te, fue aban­do­na­do afec­ti­va­men­te en su in­fan­cia y bus­ca de ma­ne­ra de­ses­pe­ra­da al­guien que lo "cui­de". El adic­to a la evi­ta­ción, to­do lo con­tra­rio. Fue muy de­man­da­do en su ni­ñez y ado­les­cen­cia, y pro­ba­ble­men­te en la ac­tua­li­dad tam­bién (si los pa­dres vi­ven), y es­to ha­ce que nin­guno de los dos pue­da es­ta­ble­cer una re­la­ción de "pa­res". La pa­la­bra "pa­re­ja" vie­ne de la pa­la­bra "par". No pue­den es­ta­ble­cer una re­la­ción de "pa­res" has­ta que no re­suel­van sus con­flic­tos pa­ren­ta­les.

Pa­re­ja des­truc­ti­va: Es una re­la­ción que se ca­rac­te­ri­za por pe­lear to­do el tiem­po por co­sas sin sen­ti­do y muy su­per­fi­cia­les. Tie­nen la cos­tum­bre de en­con­trar te­mas o si­tua­cio­nes pa­ra ba­ta­llar con­tra el otro. Es­to po­dría te­ner muy ma­las con­se­cuen­cias ya que po­drían ter­mi­nar en vio­len­cia, no só­lo ver­bal sino tam­bién fí­si­ca. En es­te ti­po de re­la­ción tam­bién ha­bría que bus­car el ori­gen en el

mal­tra­to en la in­fan­cia, don­de se­gu­ra­men­te se vi­vió es­te cla­se de pa­re­ja en­tre sus pa­dres.

En los tiem­pos que co­rren, las pu­bli­ci­da­des, la ofer­ta por In­ter­net, el ex­ce­si­vo tra­ba­jo, las preo­cu­pa­cio­nes y las obli­ga­cio­nes en un mun­do ca­da vez más exi­gen­te y com­pe­ti­ti­vo ha­cen que la li­bi­do des­apa­rez­ca por las ex­ce­si­vas pre­sio­nes o se pon­ga en otro la­do.

Los in­te­gran­tes de la pa­re­ja tra­di­cio­nal co­mien­zan a du­dar si el víncu­lo no tie­ne na­da más que apor­tar por­que el abu­rri­mien­to y la fal­ta de es­tí­mu­lo ga­na­ron a la re­la­ción. Es en­ton­ces cuan­do la cul­pa, las du­das, el "de­ber" y los miedos co­mien­zan a abru­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.