Ejem­plos de pa­re­jas fa­mo­sas

Mi­chael Dou­glas y Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes

Horoscopo - - Índice -

En las cartas na­ta­les de Mi­chael Dou­glas y Cat­he­ri­ne Ze­ta-jo­nes ob­ser­va­mos que am­bos com­par­ten el mis­mo Sol en Li­bra, ya que los dos nacieron el 25 de sep­tiem­bre, aun­que con una di­fe­ren­cia de edad de 25 años. Mi­chael na­ció el 25 de sep­tiem­bre de 1944 en New Bruns­wik, Es­ta­dos Uni­dos, y Kat­he­ri­ne, el 25 de sep­tiem­bre de 1969 en Suan­sea, In­gla­te­rra.

El pla­ne­ta Sa­turno de Mi­chael, al es­tar en ten­sión (cua­dra­tu­ra) con el Mer­cu­rio na­tal (in­te­li­gen­cia) de Cat­he­ri­ne, in­cons­cien­te­men­te hi­zo que ella vea a su pa­re­ja co­mo una fi­gu­ra pa­ter­nal sim­bó­li­ca e im­pe­rio­sa que re­pri­me su ne­ce­si­dad de ex­pre­sión. Se­gu­ra­men­te, ella se sien­ta bur­la­da y frus­tra­da, ya que la ma­yor par­te de sus ideas se en­cuen­tran obs­ta­cu­li­za­das.

Por otro la­do, Mi­chael se ve a sí mis­mo co­mo res­pon­sa­ble de las ideas de su mu­jer, evi­den­te­men­te se desa­rro­lla una re­la­ción del ti­po "su­pe­rior-in­fe­rior" en la que ca­da per­so­na al­can­za gran­des lí­mi­tes pa­ra im­pre­sio­nar a la otra. Es­te es un as­pec­to pla­ne­ta­rio bas­tan­te di­fí­cil pa­ra al­can­zar la ar­mo­nía, de­bi­do a la exis­ten­cia de una re­la­ción "po­de­ro­so-cu­ca­ra­cha". Am­bos pue­den cues­tio­nar su pa­pel en la re­la­ción. La mu­jer pue­de lle­gar a sen­tir mie­do del hom­bre a me­di­da que él cons­tru­ye una sen­sa­ción de es­ti­ma so­bre los te­mo­res de ella. Cuán­to más re­tra­se la ex­pre­sión de las ideas de ella, tan­to más fuer­te se­rá la mu­jer, has­ta que lle­ga­rá un día en que ya no ne­ce­si­ta­rá de los ins­tin­tos so­bre­pro­tec­to­res del hom­bre.

La Lu­na en Capricornio de Mi­chael es­tá so­bre el Mar­te en Capricornio de Cat­he­ri­ne. Se tra­ta de un as­pec­to im­pul­si­vo que ha­ce sur­gir la par­te ins­tin­ti­va y pro­gre­sis­ta de am­bas per­so­na­li­da­des. La ener­gía pue­de crear una fuer­te atrac­ción se­xual y la mu­jer pue­de ser el miem­bro más agre­si­vo de la pa­re­ja. Las ac­ti­vi­da­des y res­pues­tas ju­ve­ni­les pro­du­cen una re­la­ción ví­vi­da. Pue­de ha­ber un te­ma edí­pi­co en­tre am­bos. Ade­más, si uno el as­pec­to pla­ne­ta­rio an­te­rior (Mer­cu-

rio cua­dra­tu­ra Sa­turno), sin du­das es­ta­ría­mos ha­blan­do de es­to. Ca­da miem­bro de la pa­re­ja se en­fren­ta con el pa­pel in­ver­so ex­pre­sa­do por es­te as­pec­to. Cat­he­ri­ne res­pon­de co­mo que si ella fue­ra el hom­bre re­la­cio­na­do con imá­ge­nes in­fan­ti­les de su ma­dre, y Mi­chael pue­de res­pon­der in­cons­cien­te­men­te co­mo si fue­ra la ma­dre de ella al in­ten­tar equi­li­brar sus pro­pios sen­ti­mien­tos con las cua­li­da­des más pri­mi­ti­vas del ego de la mu­jer. Sin em­bar­go, ca­da uno pue­de con­ver­tir­se en un im­por­tan­te maes­tro pa­ra el otro.

Sa­be­mos que han pa­sa­do por du­ras ex­pe­rien­cias en el te­ma sa­lud, ella ma­ni­fes­tan­do un tras­torno de bi­po­la­ri­dad y él, en­fren­tan­do un cán­cer de gar­gan­ta. Des­pués de una gran cri­sis en el 2014, cuan­do Urano es­tu­vo ha­cien­do opo­si­ción a sus pla­ne­tas en Li­bra y una cua­dra­tu­ra con Plu­tón, evi­den­te­men­te des­pués de la cri­sis vino el cam­bio y es­te año, con Jú­pi­ter es­tá en el signo de ellos, po­dría­mos in­fe­rir que es­tán en una eta­pa de cam­bio y ex­pan­sión en el víncu­lo, más allá de las di­fe­ren­cias.

En la Si­nas­tría (que es la car­ta de la re­la­ción com­pues­ta por am­bas cartas na­ta­les) el As­cen­den­te cae en Sagitario, el ca­mino de la re­la­ción tie­ne que ver con la ex­pan­sión de la con­cien­cia y una aper­tu­ra men­tal que se vin­cu­la con las me­tas pro­fe­sio­na­les o so­cia­les. Pe­ro el As­cen­den­te de la Si­nas­tría cae en la Ca­sa XII, el área psi­quis­ca (téc­ni­ca­men­te cae en la Ca­sa XII ya que se en­cuen­tra a muy po­cos gra­dos) de Cat­he­ri­ne, con lo cual, si es­to no es­tá bien ex­pre­sa­do a tra­vés de una evo­lu­ción fi­lo­só­fi­ca es­pi­ri­tual, la re­la­ción la po­dría su­mir en es­ta­dos aními­cos fluc­tuan­tes. No es ca­sual que ha­ya pa­de­ci­do de su tras­torno de an­sie­dad (ma­nia­co-de­pre­si­vo).

Por otro la­do, la Lu­na de la Si­nas­tría, que ha­bla de las emo­cio­nes, es­tá en Acuario en opo­si­ción a Urano. Se vi­ve una gran an­sie­dad en la re­la­ción. La me­jor ma­ne­ra de ca­na­li­zar es­te as­pec­to se­ría tra­ba­jar en pro­yec­tos crea­ti­vos co­nec­tán­do­se con las ne­ce­si­da­des de la gen­te.

Sa­turno es­tá en la Ca­sa VII, que es el área de la pa­re­ja. Es un gran apren­di­za­je y prue­ba pa­ra am­bos el per­ma­ne­cer en la re­la­ción, que sin du­da los ha­ce cre­cer y apren­der de sus te­mas no re­suel­tos de la in­fan­cia.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.