Los sep­te­nios

Horoscopo - - Índice -

Otra ma­ne­ra de ver nues­tra vi­da des­de el na­ci­mien­to es ob­ser­var los pe­río­dos ca­da 7 años es­pe­cí­fi­ca­men­te. Es­tos pe­rio­dos se lla­man Sep­te­nios.

En la car­ta na­tal po­de­mos ob­ser­var las cús­pi­des ( lí­neas di­vi­so­rias que mar­can ca­da Ca­sa) y ver en qué signo es­tá apo­ya­da

di­cha cús­pi­de. Eso nos da­rá una in­for­ma­ción acer­ca de la ener­gía que vi­vi­mos du­ran­te esos años de vi­da o los que ire­mos a vi­vir. Cuan­do hay un pla­ne­ta em­pla­za­do, es­to agre­ga­rá más in­for­ma­ción, se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas de di­cho pla­ne­ta.

Por ejem­plo, si ten­go a Tauro en la cús­pi­de de la Ca­sa VI (que re­pre­sen­ta el pe­río­do de 35 a 42 años), sig­ni­fi­ca que en esos años es­toy vi­vien­do una ener­gía más te­rre­nal, don­de las si­tua­cio­nes se vi­vi­rán más len­ta­men­te y los te­mas vin­cu­la­dos al pla­cer, al dis­fru­te, a la na­tu­ra­le­za o al ar­te, se pon­drán en re­lie­ve.

A con­ti­nua­ción te ex­pli­co qué sig­ni­fi­ca ca­da Ca­sa en tér­mino de años vi­vi­dos.

Ca­sa I: De 0 a 7 años Desa­rro­llo del cuer­po, de los sen­ti­dos y la per­cep­ción sen­so­rial, su par­te psí­qui­ca. Lí­mi­tes, pre­sio­nes den­tro de la fa­mi­lia. Ajus­te bá­si­co. Hay un ideal bá­si­co que ca­rac­te­ri­za a es­te sep­te­nio: la bon­dad. El ni­ño, que vi­ve ple­na­men­te la bon­dad, se trans­for­ma en el an­ciano que pue­de ben­de­cir.

En es­te pri­mer sep­te­nio, hay un pre­do­mi­nio de las fuer­zas lu­na­res y son por ex­ce­len­cia las fuer­zas de re­pro­duc­ción y cre­ci­mien­to. Guían el desa­rro­llo de dos sis­te­mas: el apa­ra­to ge­ni­tal y el ce­re­bro.

Ca­sa II: De 7 a 14 años Se cons­tru­ye el ego. Ma­du­ra­ción aními­ca Desa­rro­llo del sen­ti­do del yo. Ne­ce­si­ta de­mos­trar sus cua­li­da­des y po­de­res per­so­na­les cuan­do se ex­pre­sa. La fan­ta­sía es aho­ra emo­ti­va y es­té­ti­ca, y de­be ser res­pe­ta­da. La vir­tud bá­si­ca del sep­te­nio es la pre­dis­po­si­ción al amor. La fuer­za pla­ne­ta­ria es­pi­ri­tual do­mi­nan­te en es­te sep­te­nio es Mer­cu­rio, por­que se re­la­cio­na con el mo­vi­mien­to, la co­mu­ni­ca­ción, el con­tac­to y el hu­mor.

Ca­sa III: De 14 a 21 años Lo emo­cio­nal y lo men­tal es­tán a to­pe. Orien­ta­ción emo­cio­nal­men­te cen­tra­da ha­cia las cau­sas de la hu­ma­ni­dad, la re­li­gión y o ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes.

Cons­truc­ción de idea­les. Cri­sis de iden­ti­dad. Bús­que­da de la ver­dad.

Ve­nus ri­ge es­ta eta­pa. Y lo esen­cial sub­ya­cen­te en es­te ar­que­ti­po es el prin­ci­pio de con­ser­va­ción.

Las fuer­zas es­pi­ri­tua­les que ri­gen los tres Sep­te­nios del Al­ma (de 21 a 28, de 28 a 35 y de 35 a 42 años) son las fuer­zas so­la­res.

Ca­sa IV: De 21 a 28 años A los 21 años, se pro­du­ce el na­ci­mien­to del yo en nues­tro mun­do in­te­rior-al­ma. Nues­tro yo, que vie­ne pre­pa­rán­do­se des­de el na­ci­mien­to, de­be con­tro­lar la vi­da aními­ca, de­be con­du­cir­se ca­da vez con ma­yor se­gu­ri­dad a tra­vés de las tem­pes­ta­des emo­cio­na­les.

Elección de so­cios y del ti­po de par­ti­ci­pa­ción so­cial que uno de­ci­da. Re­be­lión con­tra la fa­mi­lia y/o la so­cie­dad.

Ca­sa V: De 28 a 35 años Au­toa­fir­ma­ción, el al­ma ra­cio­nal.. Po­si­bi­li­dad de te­ner un se­gun­do na­ci­mien­to, co­mo se­mi­lla crea­do­ra del fu­tu­ro. De lo con­tra­rio: vi­da ru­ti­na­ria, to­do pla­ni­fi­ca­do por el pen­sa­mien­to. Te­ner ne­ce­si­dad de do­mi­nar a otro. Or­gu­llo y va­ni­dad, crí­ti­ca, o en­vi­dia ha­cia otros jó­ve­nes.

Ca­sa VI: De 35 a 42 años Ni­vel in­di­vi­dual o de la per­so­na­li­dad. Po­si­bi­li­da­des evo­lu­ti­vas del yo: la con­for­ma­ción de un fuer­te cen­tro de irra­dia­ción del Ser, po­bla­do de con­te­ni­dos que lo ha­gan ca­da día más va­lio­so y más au­tó­no­mo. El tra­ba­jo, las obli­ga­cio­nes del ser.

En­tre los 28 y 42 años, se­gún Da­ne Rudh­yar (afa­ma­do as­tró­lo­go de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do), la exi­gen­cia bá­si­ca de la vi­da es ser un yo y ocu­par el pro­pio lu­gar en el mun­do co­mo un yo. Es de­cir,

ser au­to­de­ter­mi­na­do y au­to­sos­te­ni­do, cons­cien­te del pro­pio ca­mino in­di­vi­dual. En los 35 años, lo ex­terno se en­fren­ta con lo in­terno y las con­cre­cio­nes que pue­dan pro­ve­nir de una sín­te­sis de es­tos dos fac­to­res po­drán brin­dar la vi­sión de un ver­da­de­ro sen­ti­do del “yo”.

Ca­sa VII: De 42 a 49 años El ma­tri­mo­nio, el enamo­ra­mien­to y el amor. Vi­da ru­ti­na­ria, su­mi­sión pa­si­va o in­ten­to de efec­tuar un nue­vo co­mien­zo en la vi­da que se vin­cu­la prin­ci­pal­men­te con la vi­da de re­la­ción.

Es­ta­ble­cer una nue­va ac­ti­tud ha­cia las pro­pias re­la­cio­nes, tal vez exi­ja que se rom­pan cier­tas ac­ti­tu­des ha­bi­tua­les de mu­chos años de du­ra­ción.

Las fuer­zas planetarias co­rres­pon­dien­tes a es­te sep­te­nio son las de Mar­te.

Ca­sa VIII: De 49 a 56 años Ni­vel psi­co­ló­gi­co. Fuer­za aními­ca del pen­sar. Na­ci­mien­to del maes­tro in­terno. Aho­ra se tie­ne la opor­tu­ni­dad de es­co­ger cons­cien­te­men­te los va­lo­res he­re­di­ta­rios, ver ob­je­ti­va­men­te a los pa­dres, en una nue­va pers­pec­ti­va. Re­sol­ver la re­la­ción con ellos. De es­to de­pen­de­rá que se pro­duz­ca el re­na­ci­mien­to po­ten­cial a los 60 años, don­de co­men­za­rá la ter­ce­ra eta­pa de la vi­da. De lo con­tra­rio, la cul­pa que po­dría so­bre­ve­nir fre­na­ría es­te pro­ce­so.

Si la per­so­na tie­ne la valentía es­pi­ri­tual de atra­ve­sar cri­sis y tra­ge­dias que le apor­tó la vi­da, es­ta­rá lis­ta pa­ra asu­mir ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y en­se­ñar a los de­más so­bre la ba­se de lo que apren­dió y ex­pe­ri­men­tó.

La fuer­za pla­ne­ta­ria co­rres­pon­dien­te es Jú­pi­ter.

Ca­sa IX: De 56 a 63 años Ni­vel del po­der. Po­si­bi­li­dad de un “ter­cer na­ci­mien­to”. Evo­lu­ción de la se­xua­li­dad. Con­cien­cia de las fun­cio­nes aními­cas: pen­sar, sen­tir y ac­tuar. Ca­mino a la sa­bi­du­ría. Des­de la an­ti­gua Gre­cia, los 60 años se con­si­de­ra­ron la edad de la fi­lo­so­fía en el sen­ti­do de una bús-

que­da de sín­te­sis en los va­lo­res fun­da­men­ta­les y de sig­ni­fi­ca­do ha­cia la vi­da. Es­te de­be­ría ser el prin­ci­pal in­te­rés du­ran­te el atar­de­cer de la vi­da. De­be­ría ha­ber un es­fuer­zo pa­ra ar­mo­ni­zar la pro­pia pers­pec­ti­va in­di­vi­dual con las ne­ce­si­da­des reales de la so­cie­dad. En­ton­ces se­rá po­si­ble ac­tuar más cal­mo, sa­bio y efi­cien­te en to­das las re­la­cio­nes. Los 60 años es la épo­ca de la rea­li­za­ción de las gran­des obras, to­do aque­llo que se ges­tó a los 28 años, aho­ra ten­drá la ca­li­dad del lo­gro.

En cuan­to a la pa­re­ja, hay tres vir­tu­des que de­be­rán so­bre­vi­vir a los años com­par­ti­dos pa­ra que se pro­duz­ca un re­en­cuen­tro per­ma­nen­te: el res­pe­to, el per­dón y el asom­bro..

La fuer­za pla­ne­ta­ria co­rres­pon­dien­te es Sa­turno.

Ca­sa X: De 63 a 70 años Ni­vel cor­po­ral u or­gá­ni­co. Pre­pa­ra­ción cons­cien­te pa­ra lo que ven­drá des­pués, o la se­ni­li­dad. Ex­pre­sión sa­bia o, ne­ga­ti­va­men­te, sen­sa­ción de fra­ca­so, te­dio, va­cío.

Lo cla­ve se­rá el es­pí­ri­tu in­te­rior que la per­so­na po­sea. De lo con­tra­rio, se de­ja­rá de­sin­te­grar al cuer­po y a la men­te y se en­ve­je­ce­rá por fal­ta de in­te­rés en la vi­da.

Más allá de los 70 años… Si la per­so­na re­di­rec­cio­nó su vi­da des­de los se­sen­ta años en ade­lan­te, pue­de lle­gar a una “ter­ce­ra pu­ber­tad” cerca de los 73, 74 años, cuan­do el pla­ne­ta Sa­turno en Trán­si­to lle­ga a la ter­ce­ra opo­si­ción de su lu­gar na­tal. Si la per­so­na in­ten­ta con­ver­tir­se en se­mi­lla del fu­tu­ro, en­ton­ces po­drá ocu­rrir un nue­vo rit­mo de con­tac­tos vi­ta­les en­tre la per­so­na y la so­cie­dad, y en­tre el ego y su mun­do in­terno, de­pen­dien­do, ob­via­men­te, de dón­de se con­cen­tre es­ta aten­ción.. Si el cuer­po re­sis­tió la ten­sión de es­te nue­vo ti­po de re­la­ción des­de los 70 años en ade­lan­te, en­ton­ces los fru­tos con­du­ci­rán a un cam­bio im­por­tan­te que re­dun­da­rá en su mag­ne­tis­mo personal a los 77 años. Es­ta edad co­rres­pon­de a la mul­ti­pli­ca­ción de 7 ve­ces 11, el 11, a su vez es el nú­me­ro del Sol.

A los 84 años, ocu­rre un “cuar­to na­ci­mien­to”, en­tra­mos en un

nue­vo reino del des­tino, se­gún Da­ne Rudh­yar: “una de­sin­te­gra­ción de la per­so­na­li­dad o en la in­mor­ta­li­dad” (ob­via­men­te en un sen­ti­do fi­gu­ra­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.