La vi­da y sus cri­sis

Horoscopo - - Índice -

Cri­sis de­ri­va del vo­ca­blo grie­go “krino”, que quie­re de­cir “de­ci­dir”. O sea que la cri­sis es un “tiem­po de de­ci­sión”.

Evi­tar una cri­sis se­ría evi­tar el pro­pio cam­bio, lo cual es im­po­si­ble. Aho­ra bien, el ser tie­ne la opor­tu­ni­dad de ha­cer el cam­bio cons­cien­te­men­te, pa­rán­do­se en un nue­vo lu­gar, pa­ra que el des­tino “gi­re”, o que­dar­se an­cla­do en el mis­mo si­tio de siem­pre y ahí, en­ton­ces, los cam­bios ocu­rri­rán, pe­ro no de la ma­ne­ra que le hu­bie­ra gus­ta­do ya que esos cam­bios ven­drán co­mo des­tino, pe­ro no tan bien, por­que el ser no acom­pa­ñó el pro­ce­so de trans­for­ma­ción.

La Car­ta Na­tal es un círcu­lo di­vi­di­do en 12 par­tes. Ca­da par­te o “área” re­pre­sen­ta una edad. Ca­da 7 años, ter­mi­na­mos y em­pe­za­mos un nue­vo ci­clo.

Las cri­sis sig­ni­fi­ca­ti­vas son:

• En­tre los 28 y 30 años: To­da per­so­na es el de­seo in­cons­cien­te de sus pa­dres. A par­tir de es­tas eda­des ten­drás la opor­tu­ni­dad de to­mar tus pro­pias de­ci­sio­nes y ser vos mis­mo. Es­to ocu­rre por­que Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der, ha­ce su pri­mer re­torno (ca­da 29 años se co­lo­ca en el mis­mo lu­gar de na­ci­mien­to) y mar­ca aque­llo que de­be­mos rea­li­zar, asu­mir y tra­ba­jar en es­ta en­car­na­ción. De no ha­cer­lo, que­da­rías ins­ta­la­do en un lu­gar muy in­fan­til, es de­cir que que­da­rías “pe­ga­do” a tu Lu­na na­tal (*).

• A los 33 años: Se re­pi­te tu Car­ta Na­tal, ten­drás la opor­tu­ni­dad de un “nue­vo na­ci­mien­to”. El as­cen­den­te, que es el ca­mino de tu vi­da, vuel­ve a caer en el mis­mo signo de tu as­cen­den­te na­tal, pe­ro po­drá caer so­bre tu Ca­sa I, re­afir­man­do tu per­so­na­li­dad, o caer en la Ca­sa XII, que se re­fie­re a tu par­te psí­qui­ca, por lo cual se­rá un año pa­ra “na­cer de nue­vo”, pe­ro des­de un lu­gar de bús­que­da in­ter­na.

No nos ol­vi­de­mos de que a es­ta edad se le lla­ma “la edad de Cris­to”, ¡tal es su im­por­tan­cia!

• En­tre los 40 y 42 años: Re­pre­sen­ta la mi­tad de la vi­da. Co­men­zás una eta­pa so­cial más ac­ti­va, don­de los víncu­los co­mo pa­re­ja, ma­tri­mo­nio o so­cie­da­des co­bra­rán su­ma im­por­tan­cia. Ocu­rren cri­sis y, en al­gu­nos ca­sos, hay di­vor­cios o se­pa­ra­cio­nes. Es­to po­dría ocu­rrir en­tre los 42 y los 49.

Por otro la­do Urano, el pla­ne­ta de “lo nue­vo”, se opo­ne en trán­si­to a la po­si­ción de tu Urano na­tal. Es­to mar­ca los gran­des cam­bios en la vi­da de un ser. Se­rá muy im­por­tan­te iden­ti­fi­car dón­de cae Urano en tu Car­ta Na­tal pa­ra sa­ber, por opo­si­ción al trán­si­to de Urano ac­tual, qué área de vi­da te es­tá mos­tran­do pa­ra que reali­ces la ver­da­de­ra mu­ta­ción en tu des­tino. Lo nue­vo po­dría ser a ni­vel laboral, afec­ti­vo, de es­tu­dios, eco­nó­mi­co, etc. Ha­brá que ver la Car­ta Na­tal.

En­tre los 49 y 55 años: Hon­da eta­pa de trans­for­ma­ción. En

ge­ne­ral, los pa­dres mue­ren y se pro­du­ce un gran cam­bio in­terno, don­de ne­ce­si­ta­rás co­nec­tar­te pro­fun­da­men­te con tus emo­cio­nes pa­ra lue­go sol­tar, per­do­nar y pa­rar­te en un nue­vo lu­gar de co­ne­xión con las ne­ce­si­da­des de los de­más.

• A los 56 años: Si se pro­du­jo la trans­for­ma­ción del pe­río­do an­te­rior, po­drás co­men­zar una eta­pa fe­liz don­de los via­jes, los es­tu­dios que pos­ter­gas­te y la ex­pan­sión de la con­cien­cia po­drán te­ner lu­gar. Hay ex­pe­rien­cia por los años vi­vi­dos, pe­ro tam­bién hay ga­nas de ex­pe­ri­men­tar.

• En­tre los 58 y 59 años: Se­gun­do re­torno de Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der, en trán­si­to a su lu­gar na­tal. Si en los úl­ti­mos 30 años cum­plis­te con tu mi­sión, la sen­sa­ción se­rá que ya no hay na­da que de­mos­trar y em­pe­za­rás a sen­tir el re­co­no­ci­mien­to de los de­más por la la­bor cum­pli­da. Aho­ra las preo­cu­pa­cio­nes tie­nen que ver más con el cuer­po (sa­lud).

• A los 60 años: Des­de la épo­ca de la an­ti­gua Gre­cia, los 60 años se con­si­de­ra­ron la edad de la “fi­lo­so­fía” en el sen­ti­do de la bús­que­da del sig­ni­fi­ca­do esen­cial y los va­lo­res fun­da­men­ta­les. Es­te de­be­ría ser el prin­ci­pal in­te­rés a par­tir de es­ta edad. Hoy po­dría­mos de­cir que los 60 son los nue­vos “fourty” (40), ya que si la per­so­na ha ve­ni­do ha­cien­do lo que co­rres­pon­día, es­ta pue­de ser una eta­pa ple­na, don­de en mu­chos ca­sos lle­gan nie­tos y, con ellos, un re­na­cer de la ale­gría y la es­pe­ran­za.

• En­tre los 63 y 70 años: Urano, el pla­ne­ta de los cam­bios, ha­ce la cua­dra­tu­ra men­guan­te res­pec­to de su po­si­ción na­tal. Es­te tiem­po pue­de sig­ni­fi­car la se­pa­ra­ción gra­dual del “yo crea­ti­vo” res­pec­to del cuer­po y la exis­ten­cia ru­ti­na­ria. Si no afron­tas­te la cri­sis de los 40 años, pa­ra ocu­par­te de sus re­sul­ta­dos du­ran­te los 50 años de mo­do cons­truc­ti­vo, es­te tiem­po pue­de te­ner un sen­ti­mien­to de de­ses­pe­ra­ción. Pe­ro si, por el con­tra­rio, se vi­nie­ron asu­mien­do los cam­bios

ne­ce­sa­rios pa­ra tu vi­da, lo me­jor ven­drá a tra­vés de tu es­pí­ri­tu in­te­rior.

En es­ta eta­pa has­ta los 70 lle­ga­rás al “ideal del yo” (si vi­nis­te ha­cien­do los de­be­res). Es el tiem­po de re­co­ger los fru­tos que du­ran­te to­da una vi­da sem­bras­te. Aquí re­ci­bi­rás los aplau­sos o la frus­tra­ción.

• En­tre los 70 y 77 años: Pe­río­do don­de los pro­yec­tos que tras­cien­den lo in­di­vi­dual se­rán los que evo­lu­ti­va­men­te da­rán sen­ti­do a tu fu­tu­ro. Ne­ce­si­ta­rás, des­pués de las de­ci­sio­nes que to­mas­te a los 60, en­cau­sar tu vi­da ha­cia un lu­gar de en­tre­ga a la so­cie­dad. Es­to lo ha­rás a tra­vés de: fun­da­cio­nes, cau­sas, aso­cia­cio­nes, clu­bes o gru­pos de reunio­nes que com­par­tan un mis­mo ideal en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad. Si el cuer­po re­sis­tió la ten­sión des­de los 70 en ade­lan­te, ha­brá un cam­bio im­por­tan­te del mag­ne­tis­mo a los 77. Es­ta edad co­rres­pon­de a 7 ve­ces 11, sien­do 11 el nú­me­ro de Sol y de la cir­cu­la­ción de la ener­gía so­lar a tra­vés de to­do el Sis­te­ma So­lar, en­ton­ces, a los 84 años ocu­rri­rá un “cuar­to na­ci­mien­to”, se­gún el fa­mo­so As­tró­lo­go Da­ne Rudh­yar. Es­to in­tro­du­ce com­ple­ta­men­te a la per­so­na en un nue­vo reino del des­tino, en una de­sin­te­gra­ción de la per­so­na­li­dad o en la “in­mor­ta­li­dad”.

A par­tir de los 84 años, co­men­za­rás un nue­vo ci­clo de vi­da. En un sen­ti­do ne­ga­ti­vo, “un be­bé” que no con­tro­la es­fín­te­res y le cues­ta ex­pre­sar­se cog­ni­ti­va­men­te. En un ni­vel positivo, se­rá em­pe­zar una nue­va eta­pa don­de la sa­bi­du­ría del ci­clo vi­tal an­te­rior a los 84 es el ba­ga­je que la per­so­na trae pa­ra vi­vir una nue­va ex­pe­rien­cia y, co­mo un chi­co, se­guir apren­dien­do...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.