Pa­re­ja, víncu­los y trans­for­ma­cio­nes: Ve­nus

VE­NUS, SE­GÚN EL ELE­MEN­TO Y EL SIGNO

Horoscopo - - Índice -

El pla­ne­ta que ri­ge a Li­bra es Ve­nus. En una Car­ta Na­tal, Ve­nus sim­bo­li­za tu ma­ne­ra de abrir­te a los de­más, có­mo das y re­ci­bís afec­to, tu ca­pa­ci­dad de amar, tu ne­ce­si­dad de re­la­cio­nar­te, tu adap­ta­bi­li­dad, tu sen­ti­do es­té­ti­co, sim­pa­tía, ab­ne­ga­ción, atrac­ción, re­fi­na­mien­to, et­cé­te­ra.

A con­ti­nua­ción, te cuen­to có­mo se ex­pre­sa Ve­nus se­gún los ele­men­tos y los sig­nos.

EN FUE­GO

Da fo­go­si­dad, po­der, ma­jes­tuo­si­dad, aun­que ca­re­ce de cier­ta sen­si­bi­li­dad que otros po­seen. Le cues­ta abrir­se a los ma­ti­ces… No obs­tan­te, es in­tui­ti­vo y enamo­ra­di­zo.

VE­NUS EN ARIES (Del 3 de fe­bre­ro al 2 de abril y del 28 de abril al 5 de ju­nio)

Es­tá en exi­lio*, es de­cir, no es una muy bue­na po­si­ción pa­ra Ve­nus. Opues­to a Li­bra, le qui­ta lo ve­nu­sino, se vuel­ve “mar­ciano”, es de­cir, se aso­cia con el pla­ne­ta Mar­te (re­gen­te de Aries) y se abre im­pul­si­va­men­te al amor.

Ve­nus aquí se ar­mo­ni­za im­pe­tuo­sa­men­te. Tien­de a de­fi­nir rá­pi­da­men­te en lo afec­ti­vo, por­que es im­pa­cien­te. En la se­duc­ción, en lu­gar de de­jar que el otro se ma­ni­fies­te (tí­pi­co de Ve­nus), va ha­cia el otro (Mar­te). No es­pe­ra, ¡ac­túa! Ade­más, es muy in­tui­ti­vo.

VE­NUS EN LEO (Del 26 de agos­to al 19 de sep­tiem­bre)

Le gus­ta enal­te­cer al otro y tam­bién do­mi­nar­lo, mu­chas ve­ces lo ha­ce de for­ma cau­ti­van­te y en­can­ta­do­ra. No obs­tan­te, es leal, afec­ti­vo y pu­ro fue­go, aun­que no se en­cien­de de ma­ne­ra abrup­ta, lo ha­ce

de ma­ne­ra len­ta, pe­ro cons­tan­te, has­ta que las lla­ma­ra­das de su pa­sión que­man… Por otra par­te, es muy se­gu­ro de su mag­ne­tis­mo, au­to­cons­cien­te de la atrac­ción que pro­du­ce. Bus­ca unio­nes im­por­tan­tes, tie­ne mu­cha dig­ni­dad. Le atraen las co­sas muy be­llas, ca­ras o sig­ni­fi­ca­ti­vas. En el ca­so del hom­bre, gus­ta de la mu­jer en­cum­bra­da so­cial­men­te, o que sea ar­tis­ta, ve­det­te o di­va.

VE­NUS EN SAGITARIO (Del 1 al 24 de di­ciem­bre)

Ne­ce­si­dad de li­ber­tad, fres­cu­ra y jue­go en lo afec­ti­vo. Es enamo­ra­di­zo (co­mo siem­pre es el fue­go). Aún cuan­do es ca­paz de un amor idea­lis­ta, las re­la­cio­nes fun­cio­nan me­jor so­bre la ba­se de no sa­cri­fi­car la li­ber­tad personal. No obs­tan­te, tie­ne fa­ci­li­dad pa­ra en­tre­gar­se.

EN AI­RE

Par­ti­ci­pa­ción de la men­te en la sen­si­bi­li­dad, pue­de dar una men­te muy sen­si­ble o lo que es más co­mún, una sen­si­bi­li­dad de­ma­sia­do men­tal, don­de tra­ta de en­ten­der el víncu­lo (so­bre to­do en Géminis).

VE­NUS EN GÉMINIS (Del 5 al 30 de ju­lio)

Tra­ta de en­ten­der el víncu­lo por­que ra­cio­na­li­za la sen­si­bi­li­dad y ha­bla mu­cho pa­ra en­ten­der lo que pa­sa. Es muy co­que­to. Se ar­mo­ni­za a tra­vés de la co­mu­ni­ca­ción, tien­de a di­so­ciar, a ser dual en lo afec­ti­vo, por­que in­ter­vie­ne la men­te en el sen­tir. Siem­pre du­da, y ve lo que “fal­ta” en el otro. Tie­ne una ac­ti­tud des­preo­cu­pa­da ha­cia el ma­tri­mo­nio y las re­la­cio­nes afec­ti­vas.

No obs­tan­te, po­see gran ca­pa­ci­dad es­té­ti­ca pa­ra ha­blar, le en­can­ta con­ver­sar, la li­te­ra­tu­ra y tam­bién le atraen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los via­jes cor­tos.

VE­NUS EN LI­BRA (Del 14 de oc­tu­bre al 6 de no­viem­bre)

Ve­nus es­tá en do­mi­ci­lio, po­si­ción fuer­te. Po­see enor­me sen­si­bi­li­dad pa­ra cap­tar al otro, gran ca­pa­ci­dad de ar­mo­ni­zar con el otro, en­can­to muy par­ti­cu­lar, dis­po­ni­bi­li­dad in­me­dia­ta pa­ra el otro. Ne­ce­si­ta de mu­cha es­té­ti­ca. A ve­ces con­fun­de es­tar enamo­ra­do del amor con

el amor au­tén­ti­co. No le con­vie­ne en­ta­blar re­la­cio­nes con ex­ce­si­va ra­pi­dez, por­que es­tas se rom­pen fá­cil­men­te.

En­tien­den de ar­te, pe­ro más que ar­tis­tas son bus­ca­do­res de ar­te, por­que in­ter­vie­ne la men­te. Muy so­cia­bles, la pa­re­ja es al­go esen­cial.

VE­NUS EN ACUARIO (1 y 2 de enero)

Gran ne­ce­si­dad de com­par­tir pro­yec­tos e ideas. Ne­ce­si­ta ad­mi­rar al otro, mi­rar en el otro qué es lo que pien­sa, lo que ha­ce, sus pro­yec­tos. Si es­tá ca­sa­do, va­lo­ra mu­cho su in­de­pen­den­cia personal, que de­be­rá ser res­pe­ta­da por su pa­re­ja. Se ar­mo­ni­za a par­tir de par­ti­ci­par, de la ori­gi­na­li­dad y la crea­ti­vi­dad. Gus­to por lo que no es clá­si­co.

EN AGUA

Sen­si­bi­li­dad fi­na, poé­ti­ca o tor­men­to­sa, car­ga­da de emo­cio­nes. Es muy sen­si­ble e in­ten­so co­mo los ma­res agi­ta­dos. Pro­fun­di­dad en el sen­tir, gran com­pa­sión (so­bre to­do en Piscis).

VE­NUS EN CÁN­CER (Del 31 de ju­lio al 25 de agos­to)

Se aso­cian la sen­si­bi­li­dad y la com­ple­men­ta­rie­dad con el sen­tir­se pro­te­gi­do y pro­te­ger.

Cá­li­do y afec­ti­vo, rea­li­za un in­ter­cam­bio muy in­ten­so en el amor. Ne­ce­si­dad del otro, de ca­lor y pro­tec­ción, de que el otro es­té pre­sen­te. Adora el ho­gar, in­clu­yen­do la bue­na co­ci­na. Son bue­nos an­fi­trio­nes..

VE­NUS EN ESCORPIO (Del 7 al 30 de no­viem­bre)

Sue­le es­tar po­ten­cia­da la se­xua­li­dad. Bus­ca in­ten­si­dad en los víncu­los, fu­sio­nar­se con el otro, don­de no de­ja es­pa­cio pa­ra la li­ber­tad y don­de no res­pe­ta al otro ni se res­pe­ta a sí mis­mo; por lo tan­to, hay con­flic­to. Las re­la­cio­nes son muy emo­cio­na­les y son fre­cuen­tes los ce­los y la po­se­si­vi­dad Se ar­mo­ni­za a tra­vés del con­flic­to.

Mu­chas ve­ces sien­te que no agra­da a los de­más, por eso se me­te pa­ra aden­tro.

VE­NUS EN PISCIS ( Del 3 de enero al 2 de fe­bre­ro y del 3 al 27 de abril)

Sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma, enor­me idea­li­za­ción y di­fi­cul­tad pa­ra dis­cri­mi­nar, ca­pa­ci­dad poé­ti­ca, amor al dé­bil, con­fun­de amor con com­pa­sión, hi­per­sen­si­bi­li­dad, se di­suel­ve en el otro. La afec­ti­vi­dad go­bier­na cual­quier ti­po de re­la­ción. Se sa­cri­fi­ca­rá por la per­so­na ama­da has­ta el pun­to de ab­ne­gar­se. Ta­len­tos ar­tís­ti­cos.

EN TIE­RRA

Fuer­te, prác­ti­co, cor­po­ral, rea­lis­ta. Se abre a lo con­cre­to, lo real. Sa­be lo que tie­ne y lo que no.

Gran co­ne­xión con to­dos sus sen­ti­dos. Dis­fru­tes sen­sua­les y sen­so­ria­les.

VE­NUS EN TAURO ( Del 6 de ju­nio al 4 de ju­lio)

Muy cor­po­ral, sen­sual, ne­ce­si­ta­do de se­gu­ri­dad. Al­to sen­ti­do es­té­ti­co y ar­tís­ti­co, A pe­sar de ser ca­ri­ño­so y apa­sio­na­do en el amor, tien­de a con­si­de­rar a la per­so­na ama­da co­mo un ob­je­to de su pro­pie­dad, por eso de­be cuidarse de no aho­gar a su pa­re­ja con una po­se­si­vi­dad que po­dría ter­mi­nar en ce­los.

Por otro la­do, tie­ne una ex­pre­sión muy plás­ti­ca, es el más ap­to pa­ra las for­mas.

Ve­nus muy fuer­te, es­tá en do­mi­ci­lio.

VE­NUS EN VIRGO ( Del 20 de sep­tiem­bre al 13 de oc­tu­bre)

In­ter­vie­ne el pen­sa­mien­to, en el sen­ti­do de cal­cu­lar la si­tua­ción, cal­cu­lar to­das las po­si­bi­li­da­des y con­tro­lar­las. Pue­de ser muy crí­ti­co y ana­lí­ti­co de su pa­re­ja. Es­to po­dría afec­tar se­ria­men­te las re­la­cio­nes o im­pe­dir­las. Hay que ver es­ta ten­den­cia y com­pen­sar­la. Ten­den­cia a ser re­pri­mi­do y tí­mi­do, a pe­sar de ser muy cor­po­ral.

VE­NUS EN CAPRICORNIO ( Del 25 de di­ciem­bre al 17 de enero de 2018)

Le cues­ta mu­cho abrir­se. En ge­ne­ral, tar­da en ha­cer­lo, la en­tre­ga en el amor lle­va tiem­po…

Aun­que sea muy fiel, pue­de traer co­mo des­tino cier­ta frial­dad en las re­la­cio­nes. Só­lo a tra­vés del tiem­po y man­te­nien­do la cons­tan­cia, la pro­fun­di­dad y la se­rie­dad en las re­la­cio­nes es­te Ve­nus, fi­nal­men­te, lo­gra­rá su co­me­ti­do: la se­gu­ri­dad afec­ti­va.

Su ac­ti­tud ha­cia el amor es con­ven­cio­nal y tra­di­cio­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.