El sol y su re­vo­lu­ción. As­cen­den­te

AS­CEN­DEN­TE EN ARIES

Horoscopo - - Índice -

La Car­ta Na­tal se ba­sa en tu fe­cha, ho­ra y lu­gar de na­ci­mien­to. A par­tir de es­tos da­tos que se in­gre­san en un pro­gra­ma, apa­re­ce un grá­fi­co que mar­ca lo que es tu "tra­ma ener­gé­ti­ca", con la po­si­ción de tu Sol (signo), Lu­na, de­más pla­ne­tas y el As­cen­den­te, que es el ca­mino de tu vi­da.

O sea que lo más im­por­tan­te es es­ta "ba­se" que re­pre­sen­ta la Car­ta As­tral.

La Re­vo­lu­ción So­lar es la car­ta anual. To­dos los años nos sen­ti­mos di­fe­ren­tes, na­da que ver el año pa­sa­do con el ac­tual. ¿Por qué ocu­rre es­to? Por­que el As­cen­den­te cam­bia de lu­gar y de signo to­dos los años, brin­dán­do­nos la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar esa ener­gía du­ran­te el año. La mo­da­li­dad del año la va a dar el signo que as­cien­da y el go­ber­nan­te, es de­cir el pla­ne­ta o los pla­ne­tas que ri­jan al As­cen­den­te, y la po­si­ción en la Car­ta te mos­tra­rá por dón­de se abri­rán de­ter­mi­na­das puer­tas pa­ra desa­rro­llar.

Aho­ra bien, ¿cuál se­ría la "no­ta" del año mar­ca­da por el As­cen­den­te? A con­ti­nua­ción, te lo cuen­to se­gún dón­de ten­gas tu As­cen­den­te.

Se­rá un gi­ro de 180° gra­dos en tu vi­da, don­de ha­brá una afir­ma­ción de la iden­ti­dad, de los de­seos, las ini­cia­ti­vas y el im­pul­so. Sa­ber dón­de se en­cuen­tra Mar­te, el re­gen­te de es­te As­cen­den­te, te orien­ta­rá a sa­ber cuál es tu de­seo y el ca­nal por el cual lo ex­pre­sa­rás. Co­mo Aries tie­ne mu­cho amor pro­pio, ha­brá que pres­tar aten­ción a los "arran­ques", ya que de al­gu­na ma­ne­ra es­ta­rás siem­pre a la de­fen­si­va.

Año de ac­ción. Ha­brá que tra­ba­jar la in­to­le­ran­cia, la pre­ci­pi­ta­ción y la im­pa­cien­cia.

AS­CEN­DEN­TE EN TAURO

Año pa­ra dar for­ma, ma­te­ria­li­zar, con­cre­tar. Dar­te cuen­ta que por más que es­tés an­sio­so "el arroz tar­da 20 mi­nu­tos en ha­cer­se" y por más que vos es­tés en­ci­ma de la ca­ce­ro­la no se va a co­ci­nar an­tes. Es el apren­di­za­je de los tiem­pos len­tos de la vi­da: co­mer, dor­mir bien, dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, apre­ciar los tiem­pos len­tos de la vi­da.

La po­si­ción de Ve­nus te mos­tra­rá por dón­de se­rá el área don­de yo po­dré ma­ni­fes­tar mis ne­ce­si­da­des con­cre­tas.

Año pa­ra ba­jar a tie­rra. Pue­de ca­na­li­zar­se a tra­vés de lo ma­te­rial y/o ar­tís­ti­co.

AS­CEN­DEN­TE EN GÉMINIS

El ca­mino del año es­ta­rá da­do por cam­bios, mu­dan­zas, con­tac­tos con ve­ci­nos, pa­rien­tes, her­ma­nos. El apren­di­za­je ten­drá que ver con la fle­xi­bi­li­dad, con po­der ser ne­xo, in­ter­ac­tuar, ser me­dia­dor. Te­mas que se po­drían des­ta­car son: pa­pe­les, es­cri­tos, via­jes cor­tos, es­tu­dios, etc.

Si es­ta­bas ale­ja­do de un her­mano o pa­rien­te cer­cano, es pro­ba­ble que con es­te As­cen­den­te ten­gas la opor­tu­ni­dad de te­ner un diá­lo­go. El go­ber­nan­te de la Car­ta, Mer­cu­rio, mos­tra­rá cuál se­rá el ca­mino pa­ra que te abras a la co­mu­ni­ca­ción.

AS­CEN­DEN­TE EN CÁN­CER

Año pa­ra pre­gun­tar­se: "¿Qué pue­do ges­tar?" Se pon­drán de re­lie­ve los te­mas li­ga­dos a la ca­sa, el ho­gar, la fa­mi­lia. Año pa­ra vin­cu­lar­se con las emo­cio­nes. El go­ber­nan­te de la Car­ta se­rá la Lu­na. La po­si­ción de la mis­ma te orien­ta­rá acer­ca de dón­de ha­rás ni­do. Es de­cir dón­de te sen­ti­rás co­mo en ca­sa y po­drás ges­tar al­go. Se­rá un año pa­ra que te ex­pre­ses aními­ca, emo­cio­nal y sen­si­ble­men­te. Es­ta­rás muy re­cep­ti­vo, to­do te in­fluen­cia­rá. El vue­lo, la fan­ta­sía, la ima­gi­na­ción, el sue­ño y la vi­da oní­ri­ca se­rán de gran im­por­tan­cia du­ran­te el año.

AS­CEN­DEN­TE EN LEO

Año es­pe­cial orien­ta­do ha­cia la afir­ma­ción de la iden­ti­dad y de la ex­pre­sión crea­ti­va. El re­gen­te del año se­rá el Sol, y la po­si­ción del mis­mo mar­ca­rá el área en la que te ma­ni­fes­ta­rás. Ha­brá, en ge­ne­ral, una ma­yor se­gu­ri­dad. Po­drás irra­diar una ener­gía o mag­ne­tis­mo es­pe­cial que ha­rá que los de­más se sien­tan atraí­dos por tu pre­sen­cia. Po­drían es­tar pre­sen­tes el ar­te, la au­to­ex­pre­sión, el jue­go, las sa­li­das, el dis­fru­te y el pla­cer. Tam­bién ha­brá ne­ce­si­dad de me­jo­ra­se a sí mis­mo, ver­se me­jor. Re­na­ce­rá la se­duc­ción, la sim­pa­tía, la cor­dia­li­dad y el de­seo de agra­dar y sen­tir­se bien en lo es­té­ti­co.

Por otro la­do, se­rá bueno re­vi­sar el ego y las con­duc­tas ego­cén­tri­cas que po­drían traerte dis­tan­cia y ale­ja­mien­to en algunas re­la­cio­nes.

AS­CEN­DEN­TE EN VIRGO

Se­rá un tiem­po pa­ra pres­tar aten­ción al "pro­ce­so" por vi­vir du­ran­te el año. Ya que los asun­tos no se re­sol­ve­rán de un día pa­ra el otro, si no que ha­brá que es­pe­rar el tiem­po ne­ce­sa­rio. Los te­mas a los que le pres­ta­rás aten­ción es­ta­rán li­ga­dos a la ali­men­ta­ción, la di­ges­tión, la sa­lud, el tra­ba­jo, los co­la­bo­ra­do­res, etc.

Se­rá con­ve­nien­te pres­tar aten­ción al buen fun­cio­na­mien­to de los in­tes­ti­nos y, a ni­vel es­pi­ri­tual, po­der des­cu­brir que lo me­jor ocu­rre en lo más pe­que­ño. Se­rá el apren­di­za­je de la hu­mil­dad.

El go­ber­nan­te de la Car­ta se­rá Mer­cu­rio. La ubi­ca­ción y signo de es­te pla­ne­ta te orien­ta­rá a des­cu­brir cuál se­rá la puer­ta pa­ra abor­dar tus in­quie­tu­des.

AS­CEN­DEN­TE EN LI­BRA

Los te­mas que se pon­drán de re­lie­ve es­ta­rán li­ga­dos a: jui­cios, pa­re­ja, aso­cia­cio­nes, es­té­ti­ca, be­lle­za.

Lo pri­me­ro que ten­drás que pre­gun­tar­te es si hay al­gu­na con­tien­da ju­di­cial. De no ser así, pon­drás el fo­co en los víncu­los (ma­tri­mo-

nio, so­cie­da­des).

El apren­di­za­je es­ta­rá da­do en po­der abrir­te con el otro, ser con el otro y com­par­tir. Bús­que­da de ar­mo­nía, equi­li­brio, be­lle­za, ar­te.

El go­ber­nan­te de la Car­ta se­rá Ve­nus. La po­si­ción del mis­mo te ha­rá ver el área y el signo por don­de to­ma­rás con­cien­cia de qué ma­ne­ra te abri­rás du­ran­te el año por ve­nir.

AS­CEN­DEN­TE EN ESCORPIO

Año in­ten­so con ten­sio­nes a ni­vel aními­co y emo­cio­nal. Ha­brá que te­ner cui­da­do con la in­to­le­ran­cia.

Co­mo es un signo "pa­ra aden­tro", po­si­ble­men­te la pro­ce­sión va­ya por den­tro, don­de apa­ren­te­men­te es­ta­rás tran­qui­lo, pe­ro in­ter­na­men­te po­dría ha­ber miedos y tris­te­za. No obs­tan­te, es­ta­rás mu­cho más se­gu­ro, fir­me y re­sis­ten­te a ni­vel psí­qui­co. Se­rá un año don­de los te­mas li­ga­dos al po­der, la muer­te, el se­xo, los te­mo­res se­rán los que ten­drás que tra­ba­jar, co­mo tam­bién las mo­di­fi­ca­cio­nes o tran­si­cio­nes que de­bas rea­li­zar en el año.

Pen­sá que al­go de­be "mo­rir", al­go de­be­rás sol­tar, y gra­cias a ese ac­to de des­pren­di­mien­to, nue­vas co­sas po­drán apa­re­cer en tu vi­da.

Es­ta­rás vi­vien­do el fin de una eta­pa que te lle­va­rá, sin du­da, a co­nec­tar con tu po­der personal.

Los go­ber­nan­tes de la Car­ta, Mar­te y Plu­tón, mos­tra­rán la puer­ta por don­de te vin­cu­la­rás con ese po­der

AS­CEN­DEN­TE EN SAGITARIO

Año en el que los guías, maes­tros y via­jes se­rán im­por­tan­tes. Mu­chas ve­ces, trae un sal­to en la con­cien­cia, ya sea por una comprensión y una sín­te­sis que te lle­ve a en­ten­der el por­qué de la exis­ten­cia, co­mo así tam­bién un cam­bio de es­ta­tus en la for­ma de vi­vir.

Se­rá im­por­tan­te la bús­que­da in­di­vi­dual que reali­ces y tu de­seo personal de ex­pan­dir­te. Ga­nas de via­jar, tan­to cor­po­ral co­mo men­tal­men­te.

Ten­den­cia a agran­dar o exa­ge­rar, pe­ro tam­bién ne­ce­si­dad de co­nec­tar­te con los gran­des idea­les. Es­ta­rás más ale­gre, ex­tro­ver­ti­do y ex­ce­si­va­men­te con­fia­do. Lo mo­ral, la fi­lo­so­fía, las cues­tio­nes éti­cas y el de­seo de com­pren­der se­rán los te­mas que te man­ten­drán ocu­pa­do.

El go­ber­nan­te Jú­pi­ter mos­tra­rá el signo y el área don­de po­drás en­con­trar la di­rec­ción.

AS­CEN­DEN­TE EN CAPRICORNIO

Año me­mo­ra­ble, de mu­cha exi­gen­cia, don­de ha­brá que te­ner pa­cien­cia, ya que las co­sas no ocu­rri­rán in­me­dia­ta­men­te. Las me­tas y pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les ocu­pa­rán tu aten­ción. A ni­vel sa­lud, te re­co­mien­do que te ocu­pes de hue­sos, ro­di­llas, den­ta­du­ra, piel.

Año pa­ra ha­cer­se car­go, ser res­pon­sa­ble, ma­du­rar y ser se­rio en el pro­ce­der. Po­drás tra­ba­jar la ima­gen que pro­yec­tás a ni­vel so­cial y a ni­vel vi­da pú­bli­ca.

El go­ber­nan­te de la Car­ta se­rá Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der. Te mos­tra­rá signo y área por don­de asu­mi­rás tu res­pon­sa­bi­li­dad.

AS­CEN­DEN­TE EN ACUARIO

Año pa­ra co­nec­tar­se con la li­ber­tad, en el que ten­drás mu­chos de­seos de re­no­var, in­no­var y cam­biar al­go en tu vi­da. Tu per­so­na­li­dad po­dría sufrir cam­bios abrup­tos. Si bien pen­sa­rás mu­cho an­tes de re­sol­ver al­go, la for­ma en que ex­pre­sa­rás tu de­ci­sión po­drá pa­re­cer re­pen­ti­na, aun­que en ver­dad fue ma­du­ra­da y mas­ti­ca­da por mu­cho tiem­po. Po­drás es­tar ex­tre­mis­ta, pa­san­do de la so­cia­bi­li­dad en ex­tre­mo a la ne­ce­si­dad de per­ma­ne­cer ab­so­lu­ta­men­te so­lo. Es­ta­rá bueno que te lo per­mi­tas ya que se­rá una for­ma de re­car­gar tus ba­te­rías. Ne­ce­si­ta­rás vi­vir es­ta dis­tan­cia. Los gru­pos y los ami­gos ten­drán un es­pe­cial lu­gar en el año, ha­brá una aper­tu­ra de lo cós­mi­co o de las gran­des cau­sas que afec­tan a la hu­ma­ni­dad. Po­der ser, re­en­con­trar­se

con uno mis­mo, tra­ba­jan­do la pro­pia ori­gi­na­li­dad, y ser fiel a uno mis­mo y a lo que se sien­te o se pien­sa en lo más pro­fun­do se­rá el gran te­ma del año. Di­sol­ver lo "rí­gi­do" se­rá el desafío. Los go­ber­nan­tes de la Car­ta se­rán Sa­turno y Urano. Ellos mos­tra­rán la puer­ta por don­de se abri­rá es­te nue­vo es­ta­do de con­cien­cia.

AS­CEN­DEN­TE EN PISCIS

Se­rá im­por­tan­te res­pe­tar los pro­pios secretos y la in­ti­mi­dad. No se­rá un año pa­ra que cuen­tes to­do lo que te pa­sa. Por el con­tra­rio, se­rá un pe­río­do en el que en­con­trar­te con tu pro­pio ser se­rá el desafío. Pa­ra ello, prác­ti­cas co­mo la me­di­ta­ción, la vi­sua­li­za­ción crea­ti­va, los via­jes as­tra­les ayu­da­rán a ese en­cuen­tro. No es un año prác­ti­co, es un año má­gi­co. Só­lo apren­dien­do a fluir y co­nec­tán­do­te con tu pro­fun­da sen­si­bi­li­dad po­drás com­pren­der.

El ar­te en to­das sus for­mas ayu­da­rá en tu evo­lu­ción. Se­rá un tiem­po de "cie­rre de ci­clo".

Los go­ber­nan­tes del año, Jú­pi­ter y Nep­tuno, mos­tra­rán las puer­tas por don­de po­drás abrir tu con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.