El ca­mino de una na­ción

Horoscopo - - Índice -

La Astrología mun­da­na es la que se en­car­ga de in­ter­pre­tar los des­ti­nos de las na­cio­nes.

Si to­ma­mos co­mo fe­cha de na­ci­mien­to el 9 de Ju­lio de 1816, cuan­do se fir­mó el Ac­ta de la In­de­pen­den­cia en San Mi­guel de Tu­cu­mán, ve­re­mos que la Car­ta Na­tal de la Ar­gen­ti­na tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de te­ner al Sol en opo­si­ción a la Lu­na.

El Sol re­pre­sen­ta a los go­ber­nan­tes y la Lu­na, al pue­blo. Pa­re­cie­ra que siem­pre en la his­to­ria, las ma­sas es­tu­vie­ron dis­con­for­mes con sus go­ber­nan­tes, y es­tos nun­ca en­ten­die­ron las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des del pue­blo. Pe­ro al­go es­tá cam­bian­do... ¿Có­mo se re­sol­ve­ría es­to? A tra­vés del As­cen­den­te, que se­ña­la el “ca­mino” que de­be­ría to­mar nues­tra Na­ción. Ese As­cen­den­te es­tá en Li­bra. Es de­cir, apren­der que “to­dos so­mos”. En­con­trar el rum­bo a par­tir de las ver­da­de­ras unio­nes se­ría lo evo­lu­ti­vo y la me­jor ex­pre­sión de no­so­tros co­mo iden­ti­dad na­cio­nal.

Des­pués de si­tua­cio­nes in­cier­tas y caó­ti­cas vi­vi­das a fi­nes del 2016, don­de la economía pro­du­jo in­cer­ti­dum­bre e in­se­gu­ri­dad, es pro­ba­ble que se vi­van gran­des trans­for­ma­cio­nes al­re­de­dor del 6 y 7 de enero de 2017. Se­rá cla­ve que los go­ber­nan­tes no ba­jen la guar­dia, ya que se pro­du­ci­rán va­rios trán­si­tos planetarios im­por­tan­tes:

Plu­tón, el pla­ne­ta de las gran­des trans­for­ma­cio­nes, du­ran­te to­do enero has­ta el 1 de fe­bre­ro, ha­rá opo­si­ción al Sol en Cán­cer de la Ar­gen­ti­na, que re­pre­sen­ta a la má­xi­ma au­to­ri­dad. Es­te se ve­rá obli­ga­do por las cir­cuns­tan­cias a lle­var a ca­bo un pro­pó­si­to de­ter­mi­na­do, o se ve­rá frus­tra­do por una re­pre­sión del me­dio so­cial o po­lí­ti­co. Se­rá una eta­pa di­fí­cil por la lu­cha por el po­der que se ge­ne­ra­rá. Ha­brá que ser muy pru­den­te. Des­de un pun­to de vis­ta positivo, es­te tiem­po po­drá dar mu­cha am­bi­ción y una gran

ener­gía pa­ra lle­var a ca­bo al­gún plan, aun­que con re­sis­ten­cia y opo­si­ción de otros. Si no ce­ja en su pro­pó­si­to, es pro­ba­ble que ten­ga éxi­to. Lo in­te­li­gen­te se­rá no des­per­tar ma­yo­res con­flic­tos, ya que las fuer­zas opo­si­to­ras que­rrán ha­cer­lo fra­ca­sar. To­do ten­drá que lle­var a la Ar­gen­ti­na ha­cia un nue­vo co­mien­zo. Es­te trán­si­to pla­ne­ta­rio se re­pe­ti­rá des­de el 15 de ju­lio has­ta el 4 de sep­tiem­bre y des­de el 23 de oc­tu­bre has­ta el 7 de di­ciem­bre.

El trán­si­to de Plu­tón en con­jun­ción a la Lu­na (que re­pre­sen­ta al pue­blo) ten­drá una du­ra­ción de ca­si 2 años, y co­men­za­rá a par­tir del 11 de mar­zo de 2017 has­ta di­ciem­bre de 2018. Los efec­tos de es­te trán­si­to se­rán muy pro­fun­dos, ya que co­rres­pon­de­rán a cam­bios fun­da­men­ta­les pa­ra nues­tro país. Asun­tos co­mo el ho­gar, la fa­mi­lia, la con­di­ción de ser mu­jer y los asun­tos de or­den pri­va­do en la vi­da de las mu­je­res aca­rrea­rán un pro­fun­do efec­to so­bre el desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co, ya que lo que se es­tá mo­vien­do es una vie­ja es­truc­tu­ra cul­tu­ral. To­do lo re­pri­mi­do en la so­cie­dad se­gui­rá sa­lien­do a la luz con gran fuer­za. Ha­brá una trans­for­ma­ción en las ac­ti­tu­des emo­cio­na­les y men­ta­les. To­das las si­tua­cio­nes li­ga­das a mal­tra­to, vio­len­cia, dis­cri­mi­na­ción que se ve­nían ex­po­nien­do des­de el 2016 con mar­chas en apo­yo a los mo­vi­mien­tos de “Ni una me­nos” y otros con­ti­nua­rán te­nien­do re­le­van­cia du­ran­te to­do el 2017. Y, sin lu­gar a du­das, ten­drán un efec­to pro­fun­do en las ba­ses de una nue­va so­cie­dad que se ave­ci­na, en la que la mu­jer ten­drá un rol pre­pon­de­ran­te y ca­da vez más de ma­yor res­pe­to en los años por ve­nir.

No es ca­sual que hoy ten­gan un pro­ta­go­nis­mo re­le­van­te mu­je­res de la po­lí­ti­ca co­mo Li­li­ta Ca­rrió, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer y otras...

El trán­si­to de Urano, el pla­ne­ta de los gran­des cam­bios, en as­pec­to de ten­sión a Nep­tuno, el pla­ne­ta de las ilu­sio­nes, vie­ne des­de ju­nio de 2015 mos­tran­do engaños res­pec­to a te­mas eco­nó­mi­cos. Por un la­do, sa­can­do a la luz frau­des de fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, re­ve­lan­do su ni­vel de ex­pre­sión más ba­jo. En­tre otros: “Las va­li­jas de Ló­pez” en el mo­nas­te­rio,

pro­duc­to­ras de ci­ne o TV, hos­pi­ta­les nue­vos que no fun­cio­nan, el ne­go­cia­do adua­ne­ro y to­das las es­ta­fas en ge­ne­ral des­cu­bier­tas y por des­cu­brir son y se­rán los te­mas que gus­ta­rá de­ve­lar es­ta cua­dra­tu­ra pla­ne­ta­ria. Es que por cier­to, Nep­tuno do­mi­na los ám­bi­tos de: mo­nas­te­rios, cár­ce­les, hos­pi­ta­les, el ci­ne, las fic­cio­nes, etc. Y Urano, el gran “des­per­ta­dor”, sa­ca a la luz to­do lo tur­bio, has­ta el mo­men­to en­cu­bier­to. Ade­más, me lla­ma la aten­ción que en la Re­vo­lu­ción So­lar que es­ta­mos vi­vien­do (que em­pe­zó el 9 de ju­lio de 2016 y ter­mi­na­rá el 9 de ju­lio de 2017), el As­cen­den­te, que es el “ca­mino del año”, tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a Nep­tuno, qué, co­mo ven­go con­tán­do­te es el pla­ne­ta que se ex­pre­sa a ni­vel “ba­jo” a tra­vés de las de­silu­sio­nes, los engaños, etc. Des­de el 2016, es­ta­mos pre­sen­cian­do gran­des frau­des del go­bierno an­te­rior, que se vie­nen des­ta­pan­do.

A fi­nes de fe­bre­ro y co­mien­zos de mar­zo, vol­ve­rían de­cep­cio­nes y es­ta­fas. Al­gu­na mu­jer im­por­tan­te po­dría es­tar in­vo­lu­cra­da, co­mo ya vie­ne ocu­rrien­do.

En abril, al­re­de­dor del 13, po­drían sus­ci­tar­se cam­bios en las co­mu­ni­ca­cio­nes por de­man­das pú­bli­cas. Pe­ro, por otro la­do, los me­dios de trans­por­te y de co­mu­ni­ca­ción en ge­ne­ral, de to­do ti­po, mos­tra­rían una nue­va fa­cha­da, gra­cias al avan­ce tec­no­ló­gi­co.

Mo­men­tos de ten­sión por la opo­si­ción ma­ni­fes­ta­da ha­cia los go­ber­nan­tes, en­tre el 13 y fi­na­les de ma­yo.

En la nue­va Re­vo­lu­ción So­lar, que em­pie­za el 9 de ju­lio de 2017 (du­ran­te un año), el As­cen­den­te cae­rá en el con­cre­to, ma­te­ria­lis­ta y dis­fru­ta­dor signo de Tauro en la Ca­sa VII, que es el área del pú­bli­co, la con­cien­cia so­cial del pue­blo, el lu­gar de la Na­ción en­tre las na­cio­nes del mun­do y las con­di­cio­nes, cir­cuns­tan­cias y even­tos que afec­tan su evo­lu­ción so­cial; aque­llos que coope­ran con el pue­blo o se opo­nen a es­te, ta­les co­mo las or­ga­ni­za­cio­nes o ac­ti­vi­da­des an­ti­so­cia­les, el de­li­to or­ga­ni­za­do y los de­lin­cuen­tes, par­ti­cu­lar­men­te aque­llos que asu­men el es­ta­do de enemi­go pú­bli­co, cual­quier co­sa que con­tri­bu­ya a la ar­mo­nía pu­bli­ca o in­ter­fie­ra con eta, tien­da a cons­truir o de­sin­te­grar

iden­ti­da­des so­cia­les, el sos­tén pú­bli­co de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de la na­ción amis­to­sa u hos­til, po­lí­ti­ca o co­mer­cial y las reac­cio­nes de las na­cio­nes ex­tran­je­ras. Por lo tan­to, es el do­mi­nio de las dispu­tas in­ter­na­cio­na­les, las re­la­cio­nes pú­bli­cas y las reunio­nes y tra­tos con ex­tran­je­ros. Tam­bién, es­te As­cen­den­te in­di­ca el es­ta­do de las mu­je­res en la na­ción, par­ti­cu­lar­men­te la ac­ti­tud pú­bli­ca ha­cia el ma­tri­mo­nio y el di­vor­cio.

Ade­más có­mo la Lu­na ha­ce una con­jun­ción con Plu­tón, se ten­drá es­pe­cial­men­te en cuen­ta a las mu­je­res y su pro­ble­má­ti­ca ( Lu­na = mu­jer, Plu­tón = con­flic­to, trans­for­ma­ción). No es ca­sual que en los úl­ti­mos años se ha­ya da­do tan­ta im­por­tan­cia al cán­cer de ma­ma. Por cier­to La Lu­na, en un ni­vel re­pre­sen­ta al pe­cho de la mu­jer y Plu­tón, a aque­llo que es­ta­ba ocul­to y pul­sa por sa­lir. Tam­bién la vio­len­cia de gé­ne­ro, los fe­mi­ci­dios, son to­das cues­tio­nes re­la­cio­na­das con es­te as­pec­to pla­ne­ta­rio.

Co­mo so­cie­dad, se nos es­tán mo­vien­do vie­jos va­lo­res, una idio­sin­cra­sia añe­ja, que con es­te as­pec­to pla­ne­ta­rio nos pi­de sa­ber y apren­der más so­bre nues­tros com­ple­jos más pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos. Si no mi­ra­mos pa­ra otro la­do, y en­ten­de­mos la his­to­ria de nues­tra na­ción, po­dre­mos ini­ciar un pro­ce­so que nos per­mi­ti­rá com­pren­der y a lo me­jor em­pe­zar a re­sol­ver pau­tas emo­cio­na­les des­truc­ti­vas que vie­nen de allá le­jos, y ha­ce tiem­po...

“Las ma­mas” son el asien­to de la ac­ti­tud ma­ter­nal. El cán­cer es una he­ri­da pro­fun­da, un re­sen­ti­mien­to que vie­ne del pa­sa­do, al­go que car­co­me, un se­cre­to pro­fun­do.

Se re­ve­la­rían secretos de una mu­jer que fue­ra im­por­tan­te en nues­tro país y has­ta po­dría ha­ber un fa­lle­ci­mien­to.

Ve­nus en el As­cen­den­te po­dría atraer em­ba­ja­do­res de bue­na vo­lun­tad, ar­tis­tas, mú­si­cos, obras de tea­tro, fes­ti­va­les. Aun­que tam­bién po­dría ocu­rrir al­gu­na pla­ga en­tre ju­lio y sep­tiem­bre.

Por otro la­do, des­de ju­lio has­ta prin­ci­pios de sep­tiem­bre, y lue­go des­de fi­nes de oc­tu­bre a prin­ci­pios de di­ciem­bre, vol­ve­rá a tran­si­tar Plu­tón en opo­si­ción al Sol. Una vie­ja iden­ti­dad que sos­tu­vo par­te de la Na­ción se­rá de­rrum­ba­da por nue­vos va­lo­res.

Tal se­rá el des­cré­di­to que acon­te­ce­rá, gra­cias a más­ca­ras que cae­rán...

Ade­más, la Ar­gen­ti­na cum­pli­rá años con Lu­na lle­na en Capricornio en con­jun­ción a Plu­tón.

Sal­van­do las enor­mes dis­tan­cias, y las eta­pas di­fe­ren­tes, por tiem­po, his­to­ria y cir­cuns­tan­cias, ob­ser­vo cuán­do vuel­ve a dar­se un as­pec­to pla­ne­ta­rio fuer­te que in­vo­lu­cra a Plu­tón (el pla­ne­ta de las gran­des trans­for­ma­cio­nes) en nues­tra his­to­ria.

Y lo veo en dos fe­chas: en la Re­vo­lu­ción So­lar del 9 de ju­lio de 1930 y en la del 9 de ju­lio de 1980.

En 1930, la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial de 1929, lla­ma­da “Gran de­pre­sión” tu­vo un enor­me im­pac­to en la economía ar­gen­ti­na. La cri­sis creó una si­tua­ción de ten­sión so­cial, con ba­jas de suel­do y au­men­to del des­em­pleo, des­en­ca­de­nan­do en un gol­pe mi­li­tar con­du­ci­do por el Ge­ne­ral Jo­sé Fé­lix Uri­bu­ru.

Plu­tón en Cán­cer es­ta­ba ha­cien­do opo­si­ción a la Lu­na na­tal de la Ar­gen­ti­na. Y el As­cen­den­te (ca­mino del año) es­ta­ba en Tauro, signo que ha­bla, en­tre otras co­sas, de asun­tos eco­nó­mi­cos.

El año 1980 fue el co­mien­zo de un fi­nal anun­cia­do: las ex­por­ta­cio­nes ca­ye­ron un 20% res­pec­to al año an­te­rior, y las im­por­ta­cio­nes subie­ron un 30 % acom­pa­ña­da por una nue­va cri­sis mun­dial. En ese con­tex­to, se pro­du­jo el “crack ban­ca­rio” de 1980, que pu­so fin a la eta­pa de­no­mi­na­da “pla­ta dul­ce”, con el con­se­cuen­te re­sul­ta­do de quie­bras de ban­cos y caí­da en los sec­to­res in­dus­tria­les.

Plu­tón en Li­bra es­ta­ba ha­cien­do un as­pec­to de “cua­dra­tu­ra” con res­pec­to a la Lu­na (que re­pre­sen­ta al pue­blo). El As­cen­den­te, ese año de la Re­vo­lu­ción So­lar (Car­ta anual), tam­bién es­ta­ba en Tauro (economía).

Co­mo men­ciono más arri­ba, en la pró­xi­ma Re­vo­lu­ción So­lar del 9 de ju­lio de 2017, el As­cen­den­te cu­rio­sa­men­te tam­bién cae­rá en el ma­te­ria­lis­ta signo de Tauro. Y es­ta vez, Plu­tón no ha­rá opo­si­ción a la Lu­na na­tal de la Ar­gen­ti­na en Capricornio co­mo en 1930, ni “cua­dra­tu­ra” co­mo en 1980. Es­ta vez, Plu­tón ha­rá

con­jun­ción a la Lu­na na­tal, y a su vez la Lu­na de la Re­vo­lu­ción So­lar tam­bién es­ta­rá en Capricornio, prác­ti­ca­men­te a los mis­mos gra­dos de la Lu­na Na­tal de la Ar­gen­ti­na. Es de­cir, la Lu­na en trán­si­to se pon­drá so­bre la Lu­na na­tal de la Ar­gen­ti­na mien­tras que Plu­tón en trán­si­to se pon­drá en con­jun­ción so­bre am­bas lu­nas, ha­cien­do opo­si­ción al Sol de la Ar­gen­ti­na (Cán­cer).

Una eta­pa os­cu­ra de la Ar­gen­ti­na de­be­ría que­dar atrás y sus efec­tos, con to­do lo que eso sig­ni­fi­que, du­ra­rán has­ta di­ciem­bre de 2018.

En las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 27 de oc­tu­bre, veo cam­bios. Se ce­rra­ría una eta­pa en la cá­ma­ra de se­na­do­res, y al­gu­nos dipu­tados de la­bor des­ta­ca­da po­drían pa­sar a ser se­na­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.