Qué re­pre­sen­ta

Horoscopo - - Índice -

¿Có­mo se ex­pre­sa Mar­te, el pla­ne­ta de la fuer­za de vo­lun­tad y de la con­quis­ta, en una Car­ta Na­tal?

El pla­ne­ta Mar­te es­tá dos me­ses y me­dio en ca­da signo y tar­da dos años en vol­ver a es­tar en tu signo. Cuan­do eso ocu­rre, hay un gran in­cre­men­to en la ener­gía vi­tal.

Mar­te re­pre­sen­ta las ga­nas, la fuer­za de vo­lun­tad y el an­sia de con­quis­ta, el an­sia de te­ner (por ejem­plo: las ga­nas de com­prar, o de te­ner una de­ter­mi­na­da co­sa).

Sim­bo­li­za tam­bién el vi­gor, la per­se­ve­ran­cia y la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra com­ba­tir los pro­ble­mas en la vi­da y pe­ne­trar en el mun­do.

Por otra par­te, Mar­te es el pla­ne­ta de la se­xua­li­dad, da­do que se re­la­cio­na con el de­seo. Sa­ber qué signo ocu­pa en tu car­ta na­tal da­rá una gran orien­ta­ción si ade­más ves en qué signo es­tá Ve­nus (el pla­ne­ta que re­pre­sen­ta có­mo te abrís al amor).

Ejem­plo 1:

Si Mar­te es­tá en un signo de Fue­go (Aries, Leo, Sagitario) va a es­tar en ar­mo­nía con Ve­nus, si es­te úl­ti­mo tam­bién es­tá en signo de Fue­go o de Ai­re (Géminis, Li­bra o Acuario). Si Ve­nus es­tá en Agua (Cán­cer, Escorpio, Piscis), no va a fluir de la mis­ma ma­ne­ra con Mar­te en Fue­go, ya que no son ele­men­tos com­pa­ti­bles, Ve­nus en Agua es muy sen­si­ble, ne­ce­si­ta de los ma­ti­ces, mien­tras que Mar­te en Fue­go es una es­pe­cie de lo­co­mo­to­ra que arre­me­te con to­do, no te­nien­do en cuen­ta al otro.

Lo mis­mo si Ve­nus es­tá en signo de Tie­rra (Tauro, Virgo, Capricornio), por­que no son ele­men­tos afi­nes. Es­te Ve­nus te­rreno ne­ce­si­ta del tac­to, las ca­ri­cias y tiem­po pa­ra ex­pre­sar­se, mien­tras que Mar­te en Fue­go ar­de y se con­su­me en sus pro­pias lla­mas.

La per­so­na va a te­ner que ha­cer un tra­ba­jo con­si­go mis­ma pa­ra en­ten­der que es­tas ener­gías coha­bi­tan den­tro de si mis­mo/a. Acep­tar­las y lo­grar que se pue­dan lle­var bien” se­rá uno de sus desafíos.

Ejem­plo 2:

Si Mar­te es­tá en signo de Tie­rra (Tauro, Virgo, Capricornio), ar­mo­ni­za­rá de me­jor ma­ne­ra si Ve­nus es­tá en signo de Tie­rra o de Agua (Cán­cer, Escorpio, Piscis).

No tan así si Ve­nus, es­tá en Fue­go (Aries, Leo, Sagitario), aun­que po­dría dar al­go muy ex­plo­si­vo, por cier­to, pe­ro tam­bién agre­si­vo. Y si es­tá Ve­nus en Ai­re (Géminis, Li­bra, Acuario), no ha­brá tan­ta afi­ni­dad, aun­que de to­das ma­ne­ras, ha­brá al­go muy men­tal y te­rre­nal (por Mar­te en signo de Tie­rra).

Ejem­plo 3:

Si Mar­te es­tá en signo de Ai­re (Géminis, Li­bra, Acuario), flui­rá con Ve­nus, si es­te úl­ti­mo es­tá en signo de Ai­re o Fue­go (Aries, Leo, Sagitario). Pe­ro si Ve­nus es­tá en signo de Agua (Cán­cer, Escorpio, Piscis), el de­seo (Mar­te) es­ta­rá pues­to en al­go men­tal, mien­tras que Ve­nus ne­ce­si­ta­rá abrir­se a lo emo­cio­nal (Agua); ha­bría ten­sión en­tre es­tas ener­gías, pe­ro ob­via­men­te to­do lo que es ten­sio­nan­te es tra­ba­jo a re­sol­ver en es­ta en­car­na­ción. ¡Y lo­grar que flu­ya se­rá la me­ta!

Ejem­plo 4:

Si Mar­te es­tá en signo de Agua (Cán­cer, Escorpio, Piscis) se va a lle­var de ma­ra­vi­llas (a ni­vel se­xual) si Ve­nus es­tá en signo de Agua o de Tie­rra (Tauro, Virgo, Capricornio). No así si Ve­nus es­tá en signo de Fue­go (Aries, Leo, Sagitario) o en Ai­re (Géminis, Li­bra, Sagitario). Son ener­gías en ten­sión.

MAR­TE EN LOS SIG­NOS

Mar­te en Aries:

El ego se ex­pre­sa a tra­vés de la vi­ta­li­dad, la ac­ción y la agre­si­vi­dad. Tie­ne vi­gor pa­ra al­can­zar las co­sas que em­pie­za y, ade­más, en­tu­sias­mo e ini­cia­ti­va, que pue­den ha­cer­lo un lí­der, aun­que de­be­rá apren­der a pen­sar an­tes de ac­tuar. Su cuer­po pue­de ca­len­tar­se mu­chí­si­mo, a una tem­pe­ra­tu­ra di­fí­cil de al­can­zar por otras per­so­nas.

En la se­xua­li­dad es ac­ti­vo y no tie­ne pro­ble­mas de ha­cer el amor en cual­quier si­tio, por más in­có­mo­do que sea. Es ágil e im­pul­si­vo, pu­dien­do te­ner va­rias “ac­tua­cio­nes” en cor­tos pe­río­dos.

Si Mar­te, re­ci­be *ma­los as­pec­tos de otro u otros pla­ne­tas, se en­fa­da rá­pi­da­men­te, aun­que no por mu­cho tiem­po, e im­pul­si­va­men­te lle­ga a con­clu­sio­nes y ac­cio­nes in­sen­sa­tas.

Im­po­si­ble con­te­ner tan­ta ener­gía. De­be­rá en­con­trar una sa­li­da pa­ra su fuer­te ex­pre­sión.

Mar­te en Tauro:

Es rea­lis­ta, prác­ti­co y tie­ne de­seos de ha­cer di­ne­ro. Uti­li­za su ener­gía ca­na­li­zán­do­la pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos con­cre­tos, no le gus­ta per­der­la si no hay un fin uti­li­ta­rio. La ener­gía de Mar­te ami­no­ra y se ha­ce len­ta por te­ner que so­bre­po­ner obs­tácu­los ma­te­ria­les. Ac­túa len­ta­men­te, pe­ro con gran de­ter­mi­na­ción y per­se­ve­ran­cia una vez que to­ma una vía de ac­ción. No es agre­si­vo, pe­ro si se ve obli­ga­do a lu­char, se­rá fuer­te e in­fle­xi­ble. Tie­ne una gran re­sis­ten­cia. Más que pa­ra ata­car, es bueno pa­ra re­sis­tir. Po­see ha­bi­li­dad ar­te­sa­nal, gran pa­cien­cia y pre­ci­sión. En la se­xua­li­dad es sen­sual, apa­sio­na­do, adora las ca­ri­cias, los bue­nos aro­mas y la in­ten­sa co­mu­ni­ca­ción de los cuer­pos.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de otro u otros pla­ne­tas, ten­drá de­ma­sia­da preo­cu­pa­ción se­xual, ex­ce­si­va atrac­ción por el di­ne­ro y las po­se­sio­nes o ten­de­rá a la vio­len­cia por ce­los.

Mar­te en Géminis:

Men­te ágil y ac­ti­va, ha­bi­li­dad in­ge­nie­ra y me­cá­ni­ca. Le en­can­ta dis­cu­tir y ga­nar in­te­lec­tual­men­te. Pe­rio­dis­tas, crí­ti­cos y re­por­te­ros. Gran in­quie­tud y mu­chos cam­bios de ocupación. Pue­de tra­ba­jar en va­rios em­pleos a la vez.

La se­xua­li­dad es­tá re­la­cio­na­da con el in­te­lec­to, le en­can­ta te­jer his­to­rias y se apa­sio­na ha­blan­do de trián­gu­los o si­tua­cio­nes ori­gi­na­les.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o va­rios pla­ne­tas, es

de­ma­sia­do ar­gu­men­ta­ti­vo e irri­ta­ble, pue­de ser sar­cás­ti­co al ha­blar. Con bue­nos as­pec­tos planetarios, in­ge­nio­si­dad y mu­chos re­cur­sos, pe­ro sin la su­fi­cien­te cons­tan­cia, a no ser que Sa­turno ( el pla­ne­ta que re­pre­sen­ta la res­pon­sa­bi­li­dad) *as­pec­te de bue­na ma­ne­ra.

Mar­te en Cán­cer:

Hu­mor in­ten­sa­men­te emo­cio­nal que pue­de lle­var­lo a la frus­tra­ción y a la ira. Se­gu­ra­men­te, no hu­bo bue­nas re­la­cio­nes con su pa­dre o en su ho­gar, lo cual pue­de pro­vo­car pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos en edad ma­du­ra.

En lo se­xual, lo atra­pan las re­la­cio­nes del pa­sa­do, es muy sen­si­ble y adora los mo­men­tos pre­vios a la pa­sión. La bue­na me­sa es una de sus atrac­cio­nes.

Cuan­do se enoja, co­mo su par­te más sen­si­ble es su es­tó­ma­go (Cán­cer ri­ge el es­tó­ma­go) po­dría te­ner in­con­ve­nien­tes de gas­tri­tis o úl­ce­ras. Lo me­jor que pue­de ha­cer es usar su ener­gía, me­jo­ran­do el ho­gar o cons­tru­yen­do ca­sas. Fuer­tes de­seos de te­ner su pro­pia ca­sa. Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, sen­ti­rá una gran frus­tra­ción emo­cio­nal en sus ac­cio­nes (se re­co­mien­da ha­cer te­ra­pia pa­ra su­pe­rar­lo).

Mar­te en Leo:

Fuer­za de vo­lun­tad y crea­ti­vi­dad en las ar­tes y el tea­tro. Muy com­pe­ti­ti­vo, desean­do es­tar al fren­te de lo que ocu­rra, con fuer­tes creen­cias y opi­nio­nes que pue­den crear con­flic­tos con aque­llos que no es­tén de acuer­do con él. De­seos fi­jos y pa­sio­na­les, ama los lu­jos y la bue­na vi­da. En la se­xua­li­dad, son fan­tás­ti­cos aman­tes, pe­ro con ce­los y po­se­si­vi­dad. Exis­te la pro­ba­bi­li­dad de que­dar­se cal­vo (Leo ri­ge el pe­lo). Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, pue­de ser egoís­ta, con ten­den­cia a do­mi­nar a los de­más.

Mar­te en Virgo: Ha­bi­li­dad ar­te­sa­nal e ins­tru­men­tal. En tra­ba­jos mé­di­cos, fa­vo­re-

ce a ci­ru­ja­nos. To­ma ac­ción des­pués de ra­zo­nar prác­ti­ca­men­te, te­nien­do en cuen­ta to­dos los de­ta­lles y pu­dien­do ac­tuar con pre­ci­sión.

En la se­xua­li­dad, le atraen los apa­ra­tos, los to­ma co­mo ju­gue­tes que sirven pa­ra su en­tre­te­ni­mien­to.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, ten­drá desacuer­dos en el tra­ba­jo o pe­li­gro de ac­ci­den­tes de tra­ba­jo. Po­dría ser muy crí­ti­co bus­can­do siem­pre la per­fec­ción, con un tem­pe­ra­men­to ner­vio­so e irri­ta­ble.

Mar­te en Li­bra:

La ac­ción es­tá sua­vi­za­da y es un ini­cia­dor de ac­ti­vi­da­des so­cia­les. Desea que lo re­co­noz­can y apre­cien sus éxi­tos. Le gus­ta tra­ba­jar en re­la­ción con los de­más.

Se co­nec­ta fá­cil­men­te con el de­seo del otro y lo ac­túa. Le gus­ta apli­car el tac­to en sus re­la­cio­nes e ini­cia­ti­vas y su fin es siem­pre al­can­zar el equi­li­brio y la equi­dad.

En la se­xua­li­dad, es com­pla­cien­te, y en el ca­so de la mu­jer po­dría ser la per­fec­ta geis­ha. Muy in­tui­ti­vos, les en­can­ta ha­blar en los mo­men­tos más ín­ti­mos.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, po­dría ser de­ma­sia­do rí­gi­do, juz­gan­do la con­duc­ta de la gen­te. Po­drían su­ce­der­se dis­cu­sio­nes y di­fi­cul­ta­des con pa­re­jas o aso­cia­dos.

Mar­te en Escorpio:

El de­seo es­tá pues­to en los desafíos que con­lle­van una tre­men­da in­ten­si­dad emo­cio­nal. Es­to pue­de lle­var­lo a las más gran­des al­tu­ras es­pi­ri­tua­les o a los peo­res abis­mos de de­gra­da­cio­nes mo­ra­les. De­pen­de­rá del ni­vel de con­cien­cia pa­ra que se ex­pre­se uno u otro.

Gran valentía y co­ra­je pa­ra en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des. Se­xual­men­te es in­ten­so y pa­sio­nal, no se con­for­ma con me­dias tin­tas. To­do o na­da.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, pue­de ser muy ven­ga­ti­vo y do­mi­nar a los de­más emo­cio­nal­men­te, for­zán­do­los a la su­mi­sión.

Mar­te en Sagitario:

Se afir­ma de ma­ne­ra fran­ca, idea­lis­ta, enér­gi­ca, im­pul­si­va y con ca­ren­cia de tac­to.

Ac­ti­vi­da­des en via­jes y en el ex­tran­je­ro. Creen­cias fi­lo­só­fi­cas o es­pi­ri­tua­les nu­tren su vi­da y po­dría ac­tuar con mo­ti­vos idea­lis­tas pa­ra me­jo­rar el or­den so­cial. Se­xual­men­te, le gus­tan las ac­ti­vi­da­des arries­ga­das, es pa­sio­nal. Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, la di­plo­ma­cia no fun­cio­na en su for­ma de ac­tuar y es de­ma­sia­do fa­ná­ti­co en sus opi­nio­nes. Pro­ble­mas fi­lo­só­fi­cos e in­con­ve­nien­tes en el ex­tran­je­ro.

Mar­te en Capricornio:

El de­seo es­tá pues­to en lo pro­fe­sio­nal, en arri­bar a me­tas en­cum­bra­das y lo­grar re­co­no­ci­mien­to. Muy bue­na po­si­ción de Mar­te pa­ra triun­far. Si se con­cen­tra, pue­de lo­grar lo que an­he­la.

Ac­ción or­ga­ni­za­da y cal­cu­la­da pa­ra pro­du­cir re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros con­cre­tos, pro­fe­sio­na­les o po­lí­ti­cos. Es prác­ti­co, efi­cien­te y muy dis­ci­pli­na­do.

Se­xual­men­te, fun­cio­na con con­trol y res­pon­sa­bi­li­dad, aun­que tie­ne un tem­pe­ra­men­to fuer­te. Es muy cor­po­ral.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, po­dría ex­pre­sar un frío cálcu­lo egoís­ta con una in­ten­sa am­bi­ción de po­der ma­te­ria­lis­ta, no te­nien­do en cuen­ta los va­lo­res hu­ma­nos.

Mar­te en Acuario:

Se afir­ma de for­ma in­di­vi­dua­lis­ta, ex­cén­tri­ca, in­te­li­gen­te e in­de­pen­dien­te. Es in­ven­ti­vo y mu­chas ve­ces cien­tí­fi­co, aun­que lo me­jor es tra­ba­jar con gru­pos hu­ma­ni­ta­rios. Le gus­ta en­con­trar sus pro­pios mé­to­dos.

La se­xua­li­dad se ve es­ti­mu­la­da por sen­tir­se li­bre y por la ex­pe­ri­men­ta­ción y la ex­ci­ta­ción an­te nue­vas ideas o po­si­bi­li­da­des.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, que­rría cam­biar to­do, por te­ner ca­rác­ter re­bel­de, en vez de trans­for-

mar­lo o me­jo­rar­lo.

Mar­te en Piscis:

Gran sen­si­bi­li­dad, el de­seo es­tá pues­to en lo se­cre­to o en lo es­pi­ri­tual, se­gún el ni­vel de con­cien­cia. Muy emo­cio­nal, a ve­ces ne­ce­si­ta pe­río­dos de so­le­dad pa­ra vol­ver a car­gar­se las ba­te­rías. Ac­túa en se­cre­to pa­ra evi­tar una con­fron­ta­ción di­rec­ta con po­ten­cia­les opo­nen­tes.

La se­xua­li­dad se ve afec­ta­da por los cam­bios de hu­mor y las emo­cio­nes.

Si Mar­te re­ci­be *ma­los as­pec­tos de uno o más pla­ne­tas, le gus­ta do­mi­nar a los de­más, atra­yen­do su aten­ción a tra­vés de pro­ble­mas fí­si­cos o psi­co­ló­gi­cos.

................................

*Ma­los as­pec­tos: Los pla­ne­tas se en­cuen­tran a de­ter­mi­na­da dis­tan­cia de otros pla­ne­tas en la Car­ta Na­tal. Las dis­tan­cias que se tie­nen en con­si­de­ra­ción por­que tie­nen un sig­ni­fi­ca­do con­cre­to co­mo ma­los as­pec­tos son: Cua­dra­tu­ra: dis­tan­cia en­tre dos o más pla­ne­tas de 90 gra­dos. As­pec­to pla­ne­ta­rio que pro­du­ce ten­sión, desafío, tra­ba­jo en­tre los pla­ne­tas (ener­gías) in­vo­lu­cra­dos. Opo­si­ción: Dis­tan­cia de 180 gra­dos en­tre dos o más pla­ne­tas. As­pec­to pla­ne­ta­rio que pro­vo­ca una “opo­si­ción de ener­gías”. Se lo sue­le vi­vir co­mo al­go que “vie­ne co­mo des­tino” y pro­du­ce ten­sión.

* As­pec­te de bue­na ma­ne­ra/ bue­nos as­pec­tos: Se tra­ta de dos o más pla­ne­tas que es­tán a una dis­tan­cia de 60 o 120 gra­dos unos de otros y que re­ci­ben mu­tua­men­te ener­gías afi­nes. Son as­pec­tos planetarios de mu­cha co­mo­di­dad. En el ca­so de 60 gra­dos, se lo lla­ma sex­til, y apor­ta bue­na co­mu­ni­ca­ción en­tre los pla­ne­tas. En el ca­so de 120 gra­dos, se lla­ma trí­gono y apor­ta una bue­na sen­sa­ción. Es co­mo que las ener­gías flu­yen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.