Tus emo­cio­nes se­gún la Lu­na

Horoscopo - - Índice -

¿Có­mo son tus emo­cio­nes? ¿Qué re­pre­sen­tan? ¿Cuál es la fun­ción de la Lu­na en tu Car­ta Na­tal? La Lu­na ha­bla del cam­po emo­cio­nal pri­ma­rio. Es de­cir, có­mo fue la re­la­ción con ma­má o la per­so­na que me ha­ya cui­da­do. Ha­bla de có­mo apren­dí a que­rer, a dar afec­to des­de que era chi­qui­to. Ex­pre­sa có­mo es mi ni­ñi­to, có­mo es mi in­cons­cien­te. Qué co­sas a ni­vel emo­cio­nal ma­mé des­de mi más tier­na in­fan­cia pa­ra bien o pa­ra mal. Es el mun­do de las emo­cio­nes.

A mo­do de ejem­plo, más allá de la anéc­do­ta que vos vi­ven­cias­te y del amor que tu ma­dre (o sus­ti­tu­to) te ha­ya brin­da­do, es­tos ejem­plos a con­ti­nua­ción mos­tra­rán a ni­vel ener­gé­ti­co có­mo aprendiste a que­rer y a dar y re­ci­bir afec­to. En­con­tra­rás, por lo tan­to, la for­ma de sa­lir de es­ta con­duc­ta an­ces­tral pa­ra lo­grar ma­du­rez emo­cio­nal.

LU­NA EN ARIES

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: soy un be­bé ac­ti­vo en la cu­na. Ma­má apa­re­ce “con sus bo­tas, su ener­gía, su don de man­do” y me or­de­na que me que­de quie­to. Yo sal­to de la cu­ni­ta, em­pu­ño mi es­pa­da y me de­fien­do, pe­leo, me de­fien­do, pe­leo y me de­fien­do. Ese es mi mun­do.

Es­ta Lu­na aso­cia el amor con el com­ba­te y le cues­ta mu­cho com­pro­me­ter­se. Tam­bién tie­ne un de­seo fuer­te ha­cia la ma­dre, de ma­ne­ra in­cons­cien­te, y tie­ne un re­gis­tro in­terno de que cuan­do hay afec­to, hay ba­ta­lla. Es im­pa­cien­te y bue­na pa­ra tra­ba­jar, por­que tie­ne una gran ur­gen­cia in­te­rior. Por eso, tie­ne to­do lis­to pa­ra ayer.

Se co­nec­ta fá­cil­men­te con su ego y su ne­ce­si­dad. Ac­túa an­tes de pen­sar. En ge­ne­ral, si otros as­pec­tos planetarios no la ate­núan, es una Lu­na se­xual pe­ro pe­lea­do­ra.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral e in­fan­til de la lu­na en Aries? ¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de ese mo­de­lo vie­jo co­no­ci­do, que ma­mé des­de pe­que­ño/a, por­que ese era el cam­po emo­cio-

nal que ha­bía en mi fa­mi­lia, so­bre to­do en re­la­ción con mi ma­dre, abue­la o per­so­na que me ha­ya cui­da­do? Pues bien, hay que tra­ba­jar la ener­gía opues­ta a la Lu­na en Aries, co­nec­tar­se con Li­bra. Es de­cir: “pen­sar en el otro”. Sa­lir del egoís­mo his­tó­ri­co y pen­sar en lo que el otro ne­ce­si­ta. Ca­da vez que ven­ga el im­pul­so de ata­car…, de­te­ner­se…. Y pen­sar en lo que el otro ne­ce­si­ta.

LU­NA EN TAURO

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: des­de mi con­for­ta­ble cu­ni­ta ca­si no me pue­do mo­ver. Es­toy ro­dea­do de ju­gue­tes y go­lo­si­nas. Ma­má me aca­ri­cia, dis­fru­to, la pa­so bien. Eter­na­men­te quie­ro vi­vir es­to, que no cam­bie. És­te es mi có­mo­do mun­do.

Es­ta lu­na aso­cia afec­to con co­mo­di­dad, dis­fru­te y pla­cer. Quie­re que­dar­se “pe­ga­da” eter­na­men­te a es­ta con­for­ta­bi­li­dad, por eso di­go que es una Lu­na un tan­to bur­gue­sa.

Lo fá­cil pa­ra es­te ser es “te­ner”, des­de co­sas a per­so­nas, por­que ma­ne­ja el afec­to des­de el sen­ti­mien­to de po­seer. Tam­bién dis­fru­ta mu­cho de los­pla­ce­res fí­si­cos y sen­so­ria­les. A ve­ces pue­de dar glo­to­ne­ría. Le cues­tan los cam­bios y sol­tar lo vie­jo co­no­ci­do por­que se afe­rra a las co­sas, a las si­tua­cio­nes y a las per­so­nas. Su le­ma es “más va­le ma­lo co­no­ci­do, que bueno por co­no­cer”, pe­ro es­te mie­do al cam­bio trae­rá con­se­cuen­te­men­te una ener­gía es­tan­ca­da en su vi­da que le im­pe­di­rá cre­cer. Por lo tan­to, los cam­bios in­elu­di­ble­men­te ven­drán co­mo des­tino, aun­que es­ta per­so­na se nie­gue, y se­gu­ra­men­te, no de la me­jor ma­ne­ra.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral in­fan­til de la lu­na en Tauro? ¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la eter­na co­mo­di­dad y el mie­do al cam­bio? Hay que tra­ba­jar la ener­gía opues­ta a la Lu­na en Tauro, re­la­cio­nar­se con la ener­gía de Escorpio. En­ten­der que la vi­da es lu­cha, desafío; que tam­bién es pér­di­da, eli­mi­na­ción y que, si

no en­tien­do es­to, po­dría in­flar­me co­mo una es­pe­cie de sa­po (por ex­ce­so de pla­ce­res nu­tri­cios), don­de por mie­do a los cam­bios, ter­mino ex­plo­tan­do.

Sa­ber que la vi­da tam­bién es re­to y com­pe­ten­cia. Que si no me co­nec­to con mi ca­pa­ci­dad de pro­pó­si­to (Escorpio), mi vi­da po­dría ser ab­so­lu­ta­men­te abu­rri­da.

LU­NA EN GÉMINIS

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: au­dio de vo­ces, mu­chas vo­ces mez­cla­das, más agu­das, más gra­ves, más fuer­tes, más sua­ves. Es­toy en mo­vi­mien­to, mi cu­na se mue­ve, ade­más, ten­go mu­chos lu­ga­res don­de es­tar. Es­toy ro­dea­do de re­vis­tas y li­bros. Con­ver­so con ma­má, le cuen­to to­do lo que apren­dí. A ma­má le gus­ta que me informe, que sea in­te­li­gen­te. Apa­re­ce mi her­mano y ha­blo mu­cho con él. Ese es mi mun­do men­tal.

El pro­ble­ma prin­ci­pal de es­ta Lu­na es tra­tar de en­ten­der to­do, has­ta las emo­cio­nes y, co­mo sa­be­mos, las emo­cio­nes no se en­tien­den, las emo­cio­nes se sien­ten. Hu­bo una ma­dre que aca­ri­ció po­co pe­ro con­ver­só mu­cho. Mu­chas ve­ces se da el ca­so de que la per­so­na, con es­ta Lu­na sien­te que su “ho­gar” es­tá con su her­mano. Es­te ha­ce de pa­dre o ma­dre. El ni­ño in­te­rior de es­tas per­so­nas, co­mo es muy men­tal, du­da siem­pre, por lo tan­to da vuel­tas y vuel­tas sin de­fi­nir­se.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral in­fan­til de la Lu­na en Géminis?¿có­mo ha­cer pa­ra sa­lir de la men­te? ¿Có­mo ha­cer pa­ra sa­lir del juz­ga­mien­to eterno? Hay que tra­ba­jar la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Géminis y co­nec­tar­se con la ener­gía de Sagitario. “Ba­jar de tan­ta men­te al co­ra­zón”, se­ría la con­sig­na. La du­da es de la men­te. Si nos co­nec­ta­mos con el co­ra­zón, no hay más du­das.

Si es­toy en es­ta Lu­na, pue­do ir bus­can­do nue­vas op­cio­nes to­do el tiem­po y per­der­me, co­mo en una es­pe­cie de trom­po, que da vuel­tas y

vuel­tas, no en­con­tran­do nun­ca el sen­ti­do de mi vi­da.

HA­LLAR UN DOG­MA, UNA FI­LO­SO­FÍA (SAGITARIO), QUE SIN­TE­TI­CE EL POR­QUÉ DE LA EXIS­TEN­CIA, SE­RÍA EVO­LU­TI­VO. SA­LIR DE TAN­TA RA­ZÓN Y FLUIR EN LA PA­SIÓN.

LU­NA EN CÁN­CER

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy ro­dea­do por los bra­zos de ma­má. Ma­má me mima, me abra­za, sien­to su ca­lor, sien­to, sien­to, sien­to.

Es­toy con­te­ni­do, pro­te­gi­do, na­da ma­lo me pue­de pa­sar. Es­toy su­mer­gi­do en los pro­tec­to­res bra­zos de ma­má.

El do­mi­ci­lio na­tu­ral de la Lu­na es Cán­cer, pe­ro aún de es­ta Lu­na “bue­na” hay que apren­der a sa­lir. El ser apren­de a que­rer des­de el mi­mo y la con­ten­ción, ese es su re­fu­gio. Lo más im­por­tan­te es el afec­to, los abra­zos, los be­sos. La fi­gu­ra de ma­má (o aque­lla per­so­na que la ha­ya re­em­pla­za­do), lo es to­do.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta atá­vi­ca de la Lu­na en Cán­cer? Hay que Tra­ba­jar la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Cán­cer, co­nec­tar­se con la ener­gía de Capricornio. Sa­lir del re­fu­gio se­gu­ro de ma­má y ocu­par un lu­gar afue­ra en la so­cie­dad. Con­quis­tar un lu­gar de pres­ti­gio o li­de­raz­go es muy im­por­tan­te pa­ra sa­lir de es­ta Lu­na. Ban­car­se la so­le­dad e ir tras un ob­je­ti­vo rea­lis­ta y con­cre­to. No pa­rar has­ta lle­gar a la me­ta.

LU­NA EN LEO

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy en mi cu­ni­ta de oro con mi co­ro­ni­ta, ma­má me al­za bien arri­ba. Sien­to en mi pe­cho agi­ta­ción y ob­ser­vo a los que se han con­gre­ga­do ahí aba­jo pa­ra ad­mi­rar­me. Ellos ex­cla­man: “¡Ah…, es un sol!”. Des­de ese lu­gar, mi­ro el mun­do.

Es­te ni­ño re­ci­bió mu­cha aten­ción, lo que lo lle­vó a sen­tir­se siem­pre di­fe­ren­te, a ser el cen­tro, el om­bli­go del mun­do. To­do pa­sa por

sen­tir siem­pre que tie­ne un lu­gar es­pe­cial, úni­co y, si no se lo tie­ne en cuen­ta, su­fre mu­cho. Pue­de ser irri­tan­te pa­ra los de­más. Es muy au­to­rre­fe­ren­cial y nar­ci­sis­ta.

Lo positivo de es­ta Lu­na: tie­ne mu­cha dig­ni­dad, ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción y man­do.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral de la Lu­na en Leo? ¿Có­mo ha­cer pa­ra ba­jar va­rios es­ca­lo­nes y co­nec­tar­me de ver­dad con la gen­te? Hay que co­nec­tar­se con la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Leo que es Acuario, tra­ba­jar lo gru­pal, lo im­per­so­nal. Apren­der a ser uno más den­tro de un gru­po. Sa­lir de tan­to ego pa­ra pen­sar en cau­sas que tien­dan al bien co­mún. Vin­cu­lar­se con lo hu­mano.

LU­NA EN VIRGO

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy en mi pe­que­ña cu­ni­ta con mis sá­ba­nas blan­cas al­mi­do­na­das. Ma­má me pi­de que no en­su­cie. Yo lim­pio, pa­so el tra­pi­to, aco­mo­do los es­tan­tes. Ten­go to­do or­de­na­do. Des­de ese hu­mil­de lu­gar, es­toy en el mun­do.

Exis­te un gran con­trol. A es­tas per­so­nas les cues­ta ha­cer al­go im­pre­vi­si­ble, te­rri­ble o di­fe­ren­te. To­do de­be es­tar cal­cu­la­do, cro­no­me­tra­do y or­de­na­do.

Aden­tro de su ca­be­za hay una es­pe­cie de or­de­na­dor, don­de ca­da co­sa ocu­pa una es­tan­te­ría. Pien­sa: “Es­to va acá, es­to va allá, es­to va acá, es­to va allá”.

Pue­de dar una men­ta­li­dad po­de­ro­sa, muy bue­na pa­ra ar­chi­var da­tos. Sue­len ser per­so­nas bue­nas pa­ra tra­ba­jar y son muy con­fia­bles.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta atá­vi­ca in­fan­til de la Lu­na en Virgo? Thay que tra­ba­jar con la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Virgo que es Piscis, co­nec­tar­se con la fe, sa­lir del dos más dos es cua­tro. En­ten­der que por más que yo in­ten­te cal­cu­lar to­das las po-

si­bi­li­da­des, la vi­da me sor­pren­de siem­pre con al­go que yo no ha­bía pen­sa­do. Sol­tar y con­fiar en un or­den ma­yor que es­ca­pa al or­den hu­mano. El ca­mino es­pi­ri­tual y tras­cen­den­te ayu­da­rá en su evo­lu­ción.

LU­NA EN LI­BRA

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy en mi be­llo re­fu­gio, don­de mi ro­pi­ta com­bi­na con los co­lo­res de la ha­bi­ta­ción. Han ve­ni­do vi­si­tas y ma­má, con un ges­to me pi­de que la ha­ga que­dar bien, que sea edu­ca­do y que mues­tre mis ha­bi­li­da­des.

In­vi­to a uno de los pre­sen­tes a bai­lar con­mi­go. Lo ha­ce­mos, nos aplau­den, lue­go di­go un ver­si­to, ma­má me aprue­ba, es­tá con­ten­ta, los in­vi­ta­dos tam­bién. Des­de ese lu­gar, ob­ser­vo el mun­do.

Aquí hay se­duc­ción uni­ver­sal, por­que hay una gran ne­ce­si­dad de apro­ba­ción. Lo que se ma­mó en la in­fan­cia es la im­por­tan­cia de “que­dar bien an­te los de­más”. Exis­te un gran sen­ti­do es­té­ti­co, si otros as­pec­tos de la car­ta no lo obs­ta­cu­li­zan, y una gran so­cia­bi­li­dad. Es­tá muy pen­dien­te del otro. Ne­ce­si­ta ser edu­ca­do y siem­pre ar­mo­ni­zar con el que es­tá del otro la­do. Si no ocu­rre es­to, se sien­te in­se­gu­ro. So­por­ta mu­cho pa­ra no pa­re­cer con­flic­ti­vo.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta atá­vi­ca de la Lu­na en Li­bra? Tra­ba­jar con la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Li­bra, co­nec­tar­se con Aries. Po­der plan­tar­se y de­cir: “Yo soy yo”. Co­nec­tar­se con el pro­pio de­seo y po­der ex­pre­sar­lo. Sa­lir de la de­pen­den­cia en to­do sen­ti­do. Re­co­no­cer la pro­pia au­to­ri­dad. Sa­lir de la eter­na dua­li­dad men­tal y ac­tuar des­de el co­ra­zón.

LU­NA EN ESCORPIO

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy me­ti­do en un rin­con­ci­to, la fi­gu­ra de ma­má es po­de­ro­sa. Se acer­ca, me da mie­do, me ha­go chi­qui­ti­to, la

de­seo, si­gue el mie­do, me con­tro­lo, si­gue el mie­do, su­fro con in­ten­si­dad, si­gue el mie­do. Sien­to que ma­má ¡me va a co­mer! No di­go na­da, si­gue el mie­do. Quie­ro ha­blar, quie­ro ha­blar, pe­ro no pue­do. Si­gue el mie­do, si­gue el mie­do. Des­de ese lu­gar, sien­to el mun­do.

Per­so­na mag­né­ti­ca, no mi­ra des­de los ojos, lo ha­ce des­de la nu­ca. Tien­de siem­pre a des­con­fiar y es muy te­me­ro­sa. Al mis­mo tiem­po, le bus­ca siem­pre la quin­ta pa­ta al gato y su­fre mu­cho por to­do. Se en­gan­cha siem­pre en lo di­fí­cil y con­flic­ti­vo. No tie­ne paz. Pue­de ser muy se­xual, pe­ro na­da es­ta­ble en lo afec­ti­vo. Eli­ge siem­pre si­tua­cio­nes don­de el po­der y el so­me­ti­mien­to es­tán pre­sen­tes. A ve­ces, ha­ce de po­de­ro­sa, otras, de cu­ca­ra­cha. Lo positivo que pue­de te­ner es­ta Lu­na es su gran ca­pa­ci­dad de pro­pó­si­to, só­lo que con fre­cuen­cia es­tá mal orien­ta­da por sus ob­se­sio­nes.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta atá­vi­ca de la Lu­na en Escorpio? Tra­ba­jar con la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Escorpio, co­nec­tar­se con Tauro. Sa­lir del eterno con­flic­to y po­der dis­fru­tar de lo es­ta­ble, go­zar de las si­tua­cio­nes que no cam­bian, que son na­tu­ra­les, sin do­lor y sin pro­ble­mas. La na­tu­ra­le­za, el con­tac­to con el pas­to y con los ár­bo­les pue­de ha­cer mu­cho bien.

Tam­bién, lo­grar una es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y afec­ti­va, don­de no ha­ya siem­pre que per­der. Orien­tar­se ha­cia me­tas sa­nas, es­ta­bles y de ga­nan­cia en to­do sen­ti­do.

De­jar atrás “la muer­te” y en­trar en “la vi­da”.

LU­NA EN SAGITARIO

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy en los bra­zos de ma­má. Ella se ríe, me abra­za, me ha­ce vo­lar por los ai­res, fes­te­ja. Sien­to su en­tu­sias­mo y su eu­fo­ria. Aun­que se va­ya a otros lu­ga­res le­ja­nos, aun­que via­je, ma­má es­tá con­mi­go. Con su con­fian­za, con su ale­gría. Des­de es­te ni­do de aven­tu­ra, me aso­mo al mun­do.

Si bien es una Lu­na op­ti­mis­ta, de la Lu­na que ten­ga­mos siem­pre

hay que ten­der a sa­lir (¡in­clu­so de es­ta!).

Bá­si­ca­men­te, es de una in­ge­nui­dad muy gran­de. En ge­ne­ral, es una per­so­na a la que se le pue­den ven­der bu­zo­nes. Tien­de a de­cir: “Es­tá to­do bien, no hay nin­gún pro­ble­ma” y, si lo hay, “me ha­go un via­je­ci­to”. Hay una ten­den­cia im­por­tan­te a eva­dir­se del con­flic­to por no re­sis­tir ver­lo. Por eso tien­de a es­ca­par­se y huir.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral de la Lu­na en Sagitario? ¿Có­mo sa­lir de la eter­na in­ge­nui­dad? Tra­ba­jar con la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Sagitario, co­nec­tar­se con Géminis. Sa­lir del im­pul­so de “lle­var­se pa­re­des por de­lan­te” y pen­sar que una mis­ma si­tua­ción no tie­ne una so­la vía de re­so­lu­ción, sino mu­chas (pen­sa­mien­to ge­mi­ni­ano). Apren­der a ser ob­je­ti­vo y a pen­sar, pen­sar, pen­sar y des­pués de­ci­dir adul­ta­men­te.

LU­NA EN CAPRICORNIO

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy me­ti­do en mi re­fu­gio he­la­do. Mi ca­mi­ta es du­ra, fría, ma­má no es­tá. Es­tá tra­ba­jan­do, es­toy so­lo. Ten­go que cui­dar­me a mí mis­mo, yo tam­bién ten­go que ga­nar­me el pan, la vi­da no es fá­cil, la vi­da es du­ra co­mo mi ca­mi­ta, co­mo los inexis­ten­tes bra­zos de ma­má.

Es una Lu­na que crea un ar­que­ti­po de pri­va­ción. Aquí lo vie­jo y co­no­ci­do es­tá en te­ner una es­pe­cie de “agu­je­ri­to emo­cio­nal”, don­de no im­por­ta lo que ocu­rra, siem­pre se tie­ne la sen­sa­ción de ca­ren­cia por el aban­dono afec­ti­vo que se ex­pe­ri­men­tó en la in­fan­cia Con es­ta Lu­na, lo ver­da­de­ra­men­te fá­cil, lo que no le cues­ta a la per­so­na, es ser res­pon­sa­ble y ali­men­tar­se emo­cio­nal­men­te del tra­ba­jo.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral in­fan­til de la Lu­na en Capricornio? ¿Có­mo ha­cer pa­ra sa­lir de la res­tric­ción y el prag­ma­tis­mo? Hay que re­la­cio­nar­se con la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Capricornio, asi­mi­lar la ener­gía de Cán­cer. Es de­cir, sa­lir

de la ca­ren­cia an­ces­tral y de la co­ra­za. Co­nec­tar­se con las emo­cio­nes. De­jar de la­do lo ma­te­rial (es­ta Lu­na tie­ne un al­tí­si­mo sen­ti­do de lo con­cre­to y pe­cu­nia­rio) y de­jar fluir los sen­ti­mien­tos. Ali­men­tar­se de mi­mos, afec­to y ter­nu­ra.

LU­NA EN ACUARIO

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy en mi cu­ni­ta es­pa­cial, ma­má es­tá ves­ti­da de as­tro­nau­ta, me­ce mi cu­na que vue­la por los ai­res, pe­ro cuan­do vuel­vo con el en­vión, ma­má ya ha des­apa­re­ci­do. Bueno, no im­por­ta, igual me que­do di­bu­jan­do as­te­roi­des o ju­gan­do con las es­tre­llas. Es tan lin­do te­ner ami­gos.

Acá, en el fon­do, hay una gran an­gus­tia por la pér­di­da sú­bi­ta del afec­to, en­ton­ces, rá­pi­da­men­te bus­co ca­ri­ño por otro la­do, en­cuen­tro ami­gos. Con eso, de al­gu­na ma­ne­ra, creo que ta­po la vie­ja an­gus­tia de aban­dono ori­gi­nal. Es una Lu­na muy ra­cio­nal, que evi­ta en­tre­gar­se del to­do por el mie­do a que se vuel­va a re­pe­tir la vie­ja his­to­ria de cor­te brus­co en el víncu­lo (con la ma­dre). En­ton­ces, se mues­tra muy li­bre, ami­gue­ro, crea­ti­vo y ori­gi­nal.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral in­fan­til de la lu­na en Acuario? ¿Có­mo ha­cer pa­ra sa­lir de tan­to ra­cio­ci­nio? Vin­cu­lar­se con la ener­gía opues­ta a la Lu­na en Acuario, co­nec­tar­se con Leo. Ba­jar de tan­ta ra­cio­na­li­dad y co­nec­tar­se con los sen­ti­mien­tos. Res­pi­rar pro­fun­do, sen­tir el co­ra­zón, abrir­lo, en­tre­gar­se y AMAR con ma­yús­cu­las. Com­pro­me­ter­se y lo­grar es­ta­bi­li­dad en lo afec­ti­vo.

LU­NA EN PISCIS

Vi­sua­li­za­ción La ima­gen po­dría ser: es­toy en­vuel­to en los bra­zos de ma­má, no sé quién soy yo, ni quién es ella, so­mos lo mis­mo, sus emo­cio­nes y

las mías son una so­la. Con mú­si­ca de fon­do, ella me cuen­ta his­to­rias de prín­ci­pes, prin­ce­sas, cas­ti­llos y ha­das. Es tan lin­do so­ñar, es tan lin­da es­ta ma­gia que no quie­ro ba­jar, no quie­ro ba­jar, nun­ca más, ¡no quie­ro ba­jar!

Acá lo afec­ti­vo se vi­ve des­de lo sim­bió­ti­co, en­vol­ven­te y fan­ta­sio­so. Cues­ta mu­cho ha­cer una se­pa­ra­ción con la ma­dre. No pue­de ver la pro­pia iden­ti­dad. To­do se vi­ve y se sien­te des­de la ima­gi­na­ción y la ilu­sión. In­ter­na­men­te, es­tá car­ga­do de un mun­do de fan­ta­sías. Es una Lu­na lle­na de sen­si­bi­li­dad e in­tui­ción, bue­na pa­ra lo ar­tís­ti­co o es­pi­ri­tual, pe­ro de­be­ría ha­cer un cor­te ener­gé­ti­co con la ma­dre.

¿Qué ha­cer pa­ra sa­lir de la con­duc­ta an­ces­tral in­fan­til de la Lu­na en Piscis? ¿Có­mo ha­cer pa­ra sa­lir de la sim­bio­sis? Tra­ba­jar la ener­gía opues­ta de la Lu­na en Piscis, co­nec­tar­se con Virgo. Es de­cir, sa­lir de la eter­na fan­ta­sía sin rea­li­za­ción al­gu­na y tra­ba­jar, tra­ba­jar y tra­ba­jar. Cum­plir ho­ra­rios, ha­cer co­sas que re­quie­ran mé­to­do, sis­te­mas y cla­si­fi­ca­cio­nes. Po­der sa­lir de lo caó­ti­co a tra­vés de las obli­ga­cio­nes dia­rias de la vi­da. Si lo lo­gra, el ca­mino es ma­ra­vi­llo­so, por­que pue­de unir su ex­qui­si­ta sen­si­bi­li­dad al lo­gro vir­gi­niano y, en­ton­ces, la obra es com­ple­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.