Qué re­pre­sen­ta

Horoscopo - - Índice -

Jú­pi­ter es el pla­ne­ta más gran­de del Sis­te­ma So­lar. ¿Qué re­pre­sen­ta Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la vo­ca­ción y la abun­dan­cia, en una Car­ta Na­tal?

No es sor­pren­den­te que Jú­pi­ter ha­ya re­ci­bi­do su nom­bre del rey de los Dio­ses, co­no­ci­do en Gre­cia co­mo Zeus y en Ro­ma co­mo Jú­pi­ter. El más gran­de y el me­jor, aun­que tam­bién el cas­ti­ga­dor y el pro­mis­cuo. Los grie­gos lo pin­tan con bar­ba, rí­gi­do y po­de­ro­so. Zeus, el de la fi­gu­ra pa­ter­na, ins­pec­cio­nan­do el uni­ver­so des­de su ho­gar en el ne­va­do Mon­te Olim­po.

Jú­pi­ter tar­da cerca de 12 años pa­ra re­co­rrer el zo­día­co y per­ma­ne­ce, al me­nos, un año en ca­da signo.

Se­ña­la un área de opor­tu­ni­dad en la Car­ta Na­tal. De acuer­do con la tra­di­ción me­ta­fí­si­ca, el sím­bo­lo con­tie­ne dos par­tes: la cruz de la ma­te­ria y, ele­ván­do­se so­bre ella. la cur­va de la per­so­na­li­dad que in­di­ca la ex­pan­sión au­men­ta­da del yo.

Tam­bién pue­do re­cor­dar­lo co­mo un nú­me­ro 4 es­ti­li­za­do.

La po­si­ción de Jú­pi­ter por signo des­cri­be la ma­ne­ra en que el in­di­vi­duo in­ten­ta am­pliar sus ho­ri­zon­tes y ga­nar ex­pe­rien­cia del mun­do. Tam­bién in­di­ca las áreas don­de, po­si­ble­men­te, se pue­de te­ner fortuna.

Es el pla­ne­ta de la so­cia­bi­li­dad y la abun­dan­cia. Nos ayu­da a

pro­gre­sar en fun­ción de nues­tro am­bien­te so­cial, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral. Fa­vo­re­ce la ex­pan­sión de la per­so­na, en un me­dio de­ter­mi­na­do. Nos apor­ta la vo­lun­tad y am­bi­ción ne­ce­sa­rias pa­ra te­ner éxi­to en nues­tra vi­da pro­fe­sio­nal, ob­te­ner la apro­ba­ción de los de­más y ocu­par la po­si­ción so­cial que más con­ven­ga a nues­tra per­so­na­li­dad. Por otra par­te, Jú­pi­ter es una ima­gen muy tí­pi­ca del co­ra­zón, del cha­kra car­día­co.

El signo en el cual es­tá Jú­pi­ter flu­ye con fa­ci­li­dad, con es­pon­ta­nei­dad. Se re­fie­re a una cua­li­dad po­si­ti­va de mu­cha ple­ni­tud, que po­de­mos lla­mar de vo­ca­ción o, tam­bién, de có­mo me pro­yec­to so­cial­men­te. Jú­pi­ter tie­ne que ver con la ex­pan­sión, con el cre­ci­mien­to de una per­so­na. Con Mar­te ya me es­toy ex­te­rio­ri­zan­do, ma­ni­fies­to mi de­seo. Con Jú­pi­ter, es­ta ex­te­rio­ri­za­ción al­can­za pro­yec­ción so­cial, se am­plía. Aque­lla área de vi­da en la Car­ta Na­tal don­de sen­tís que la ener­gía flu­ye con fa­ci­li­dad y mu­cho pla­cer es la que ocu­pa el signo don­de es­tá Jú­pi­ter.

Es­ta po­si­ción de Jú­pi­ter te va a ser­vir pa­ra in­tuir, des­de un pun­to de vis­ta pre­dic­ti­vo, tu vo­ca­ción o la vo­ca­ción de la per­so­na de la Car­ta Na­tal que es­tés vien­do. Por lo tan­to, de­be­rás dar­le mu­cha im­por­tan­cia al signo don­de es­tá Jú­pi­ter, pa­ra de­ter­mi­nar la pro­pia vo­ca­ción, por­que si lo­grás en­gan­char­te en la ener­gía del signo en don­de es­tá Jú­pi­ter, sim­bó­li­ca­men­te vas a des­cu­brir que las co­sas te son mu­cho más fá­ci­les, mu­cho más pla­cen­te­ras y más ple­nas que en otra elección que, en ge­ne­ral, se­rá mu­cho más su­per­yoi­ca (de man­da­to del “de­ber ser”).

El signo de Jú­pi­ter tie­ne mu­cha im­por­tan­cia vo­ca­cio­nal, no pa­ra adi­vi­nar la vo­ca­ción, sino pa­ra en­con­trar­la, pa­ra en­cau­sar­la. Sin em­bar­go, es­to es muy li­bre y muy am­plio, evi­den­te­men­te hay 12 sig­nos y no hay 12 vo­ca­cio­nes.

JÚ­PI­TER EN FUE­GO

El in­di­vi­duo lle­ga a la con­fian­za in­ter­na cuan­do es ex­pan­si­vo, en­tu­sias­ta, tie­ne una al­ta au­to­es­ti­ma y es­tá fí­si­ca­men­te ac­ti­vo.

Jú­pi­ter en Aries Va a ha­ber una ten­den­cia a que la ener­gía flu­ya co­rrec­ta­men­te en to­do lo que sea in­de­pen­dien­te. Va a ha­ber ini­cia­ti­va en to­do lo que ten­ga es­pí­ri­tu de empresa. Si la per­so­na ale­ga ser fun­cio­na­rio pú­bli­co, va a ha­ber un dis­pla­cer, no va a po­der uti­li­zar su Jú­pi­ter en su ac­ción, por­que ne­ce­si­ta usar su sen­ti­do de empresa, su ini­cia­ti­va y su crea­ti­vi­dad pa­ra sen­tir­se bien.

Jú­pi­ter en Leo Tie­ne mu­cho que ver con la ca­pa­ci­dad de te­ner el man­do, de ocu­par po­si­cio­nes de cen­tro, don­de uno es re­co­no­ci­do, don­de se ha­ce car­go de co­sas y es el cen­tro de una si­tua­ción. Tie­ne ap­ti­tu­des pa­ra con­du­cir, pa­ra or­ga­ni­zar.

Jú­pi­ter en Sagitario Es tí­pi­co de en­se­ñan­za o jus­ti­cia, las dos co­sas bá­si­cas de Jú­pi­ter en Sagitario. Son per­so­nas que pue­den ser gran­des pin­to­res, pe­ro el día que se po­nen a en­se­ñar pin­tu­ra, se sien­ten aún me­jor que cuan­do es­ta­ban pin­tan­do. Las ener­gías le sa­len mu­cho más fá­cil y con pla­cer cuan­do apo­ya o pro­mue­ve a otras per­so­nas.

JÚ­PI­TER EN TIE­RRA

La per­so­na lo­gra la con­fian­za in­ter­na cuan­do sin­to­ni­za con el es­pí­ri­tu prác­ti­co, la se­rie­dad y la ex­pe­rien­cia de los sen­ti­dos. Las opor­tu­ni­da­des apa­re­cen cuan­do tra­ba­ja mu­cho, asu­me res­pon­sa­bi­li­da­des y se co­nec­ta con la na­tu­ra­le­za y sus rit­mos.

Jú­pi­ter en Tauro Ne­ce­si­ta es­tar muy li­ga­do a co­sas con­cre­tas. In­ten­ta cre­cer me­dian­te la pro­duc­ti­vi­dad, la cons­tan­cia y la for­ma­li­dad. Por otra

par­te, tie­ne una sen­sua­li­dad su­ma­men­te desa­rro­lla­da. Si se co­nec­ta só­lo con el di­ne­ro, las po­se­sio­nes y el lu­jo, adop­ta­rá una ac­ti­tud por de­más ma­te­ria­lis­ta, con ten­den­cia a de­rro­char. Tie­ne una comprensión gran­de, de mu­cha to­le­ran­cia con la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y con la ne­ce­si­dad de pla­cer bá­si­ca del ser hu­mano. Le gus­ta la bue­na me­sa.

Jú­pi­ter en Virgo Jú­pi­ter ele­va y ex­pan­de las fa­cul­ta­des crí­ti­cas, ana­lí­ti­cas, lin­güís­ti­cas e in­te­lec­tua­les de Virgo. Por eso, las do­tes in­te­lec­tua­les ma­ni­fes­ta­das en la es­cri­tu­ra es­ta­rían fa­vo­re­ci­das. Ade­más, es una po­si­ción de lim­pia­dor so­cial, de dis­cri­mi­na­dor so­cial, tí­pi­ca po­si­ción de mé­di­cos, en­fer­me­ros, per­so­nas que tra­ba­jan en hos­pi­ta­les, sa­ni­ta­ris­tas o per­so­nas de servicio so­cial, que ha­cen ta­rea con ten­den­cia ins­ti­tu­cio­nal fuer­te y que sue­len te­ner un gran com­pro­mi­so so­cial. Po­drían ser, tam­bién, asis­ten­tes so­cia­les.

Jú­pi­ter en Capricornio Abor­dan to­do con ex­tre­ma cau­te­la. No con­fían en na­da que no es­té ya de­mos­tra­do. Son es­cép­ti­cos, pe­ro no por eso ca­re­cen de idea­les prác­ti­cos. La tra­di­ción tie­ne un gran pa­pel en el ca­rác­ter de sus idea­les. Tie­nen ne­ce­si­dad de me­tas, de rea­li­za­ción, hay que lle­gar a al­gún la­do. Aquí hay mu­cho es­pí­ri­tu de empresa, de al­can­zar lo­gros, de con­cre­tar. Es una po­si­ción co­mún en po­lí­ti­cos.

Jú­pi­ter en Escorpio Ob­via­men­te, to­do lo que sea con­flic­to, ocul­to o mis­te­rio­so. Aquí, los mé­di­cos y psi­coa­na­lis­tas van per­fec­tos. Es muy tí­pi­co de per­so­nas a las que les gus­ta lo ocul­to, algunas ve­ces da po­lí­ti­ca. En Leo y Capricornio tam­bién.

JÚ­PI­TER EN AI­RE

Se al­can­za la con­fian­za in­ter­na cuan­do el in­di­vi­duo in­ves­ti­ga ideas nue­vas, se co­mu­ni­ca con otras per­so­nas y se de­di­ca a me­jo­rar la so­cie­dad. Na­ce con una gran cu­rio­si­dad y la cla­ve de su fe­li­ci­dad es­tá en des­cu­brir y ex­plo­rar nue­vas di­men­sio­nes, tan­to en lo in­te­lec­tual co­mo en las re­la­cio­nes hu­ma­nas.

Jú­pi­ter en Géminis Cre­ce y se su­pera gra­cias a la co­mu­ni­ca­ción. Tie­ne ne­ce­si­dad de en­tre­gar­se a un vas­to apren­di­za­je. Da es­cri­to­res y es una po­si­ción que da mu­cha so­cia­bi­li­dad. En­ce­rrar a un Jú­pi­ter en Géminis en un la­bo­ra­to­rio pue­de ser in­so­por­ta­ble, pe­ro en un ca­nal de te­le­vi­sión, es­ta­rá a sus an­chas.

Jú­pi­ter en Li­bra Cre­ce y se su­pera en la vi­da gra­cias a un en­fo­que equi­li­bra­do, ob­je­ti­vo, equi­ta­ti­vo y di­plo­má­ti­co (tí­pi­co de vo­ca­cio­nes ar­tís­ti­cas). Ne­ce­si­dad de ar­te y so­cia­bi­li­dad, de be­lle­za y de ar­mo­nía. En esas áreas, la per­so­na se sien­te bien. Tra­ta de ser una ar­mo­ni­za­do­ra, una em­be­lle­ce­do­ra, allí don­de se en­cuen­tre.

Jú­pi­ter en Acuario Su cre­ci­mien­to y ex­pan­sión ocu­rre gra­cias a te­ner idea­les hu­ma­ni­ta­rios, a desa­rro­llar su in­te­lec­to y a ex­pe­ri­men­tar lo an­ti­con­ven­cio­nal. Sue­le gus­tar­le co­rrer ries­gos en mu­chos ám­bi­tos de la vi­da, tan­to en lo so­cial, po­lí­ti­co o crea­ti­vo, co­mo en lo in­te­lec­tual. Asu­me el ries­go co­mo una ma­ne­ra de sen­tir­se vi­vo. Mu­chas ve­ces, cul­ti­van ideas y creen­cias ex­tre­mas y has­ta sue­len va­ci­lar en­tre con­cep­tos bas­tan­te con­tra­dic­to­rios.

JÚ­PI­TER EN AGUA

Lo­gra la con­fian­za in­te­rior gra­cias a vi­vir ex­pe­rien­cias pro­fun­das emo­cio­nal­men­te ha­blan­do. La com­pa­sión y la ima­gi­na­ción son es­ti­mu­la­das con es­ta po­si­ción pla­ne­ta­ria.

Jú­pi­ter en Cán­cer La ex­pan­sión vie­ne a tra­vés del ho­gar, de los va­lo­res fa­mi­lia­res, del cui­da­do, de la crian­za, de la pre­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za. De­di­car­se a la ho­te­le­ría o a la ar­qui­tec­tu­ra pue­de ser muy bueno; ser te­rro­ris­ta, evi­den­te­men­te, no en­ca­ja.

Jú­pi­ter en Escorpio La ex­pan­sión lle­ga gra­cias a la trans­for­ma­ción de sus de­seos y com­pul­sio­nes. Ne­ce­si­ta lle­gar a fon­do en el con­flic­to pa­ra re­na­cer y en­con­trar una sín­te­sis más pro­fun­da a los sin­sa­bo­res de la vi­da. Lo atra­pa lo ocul­to, lo mis­te­rio­so, lo pa­ra­nor­mal. Mé­di­cos y psi­coa­na­lis­tas son muy bue­nas vo­ca­cio­nes pa­ra es­ta po­si­ción, aun­que algunas ve­ces da po­lí­ti­ca. En Leo y Capricornio, tam­bién.

Jú­pi­ter en Piscis: Es un Jú­pi­ter de mu­cha sen­si­bi­li­dad, que lle­va a vo­ca­cio­nes que ten­gan que ver con el servicio, con el sa­cri­fi­cio y con la en­tre­ga. Es co­mún mu­cho mis­ti­cis­mo e idea­lis­mo en el tras­fon­do de la per­so­na. Si su ac­ti­vi­dad res­pon­de a idea­les, fun­cio­na mu­cho me­jor. Si lle­ga a ser un gran mag­na­te, ejer­cien­do co­mo me­ce­nas o rea­li­zan­do obras de be­ne­fi­cen­cia, le en­con­tra­rá sen­ti­do a su exis­ten­cia. De lo con­tra­rio, se sen­ti­rá per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.