El As­cen­den­te en ca­da signo

Horoscopo - - Índice -

El as­cen­den­te mar­ca la cús­pi­de de la Ca­sa I, mues­tra el gra­do exac­to del signo zo­dia­cal, que se ele­va por en­ci­ma del ho­ri­zon­te orien­tal en el mo­men­to del na­ci­mien­to. Coin­ci­den­te con la pri­me­ra res­pi­ra­ción del be­bé, el pri­mer há­li­to de vi­da, el As­cen­den­te y la pri­me­ra Ca­sa anun­cian el ini­cio de un ci­clo, el pa­so ini­cial en el pro­ce­so del de­ve­nir pa­ra lle­gar a SER.

El As­cen­den­te re­fle­ja al hom­bre co­mo ser ac­ti­vo. Ade­más, el As­cen­den­te es­tá re­la­cio­na­do con to­das las si­tua­cio­nes que le to­ca vi­vir, por­que to­das las cir­cuns­tan­cias lo con­fron­tan, de un mo­do u otro, con su que­rer.

Es la ima­gen que da­mos al mun­do, tam­bién con ca­rac­te­rís­ti­cas del cuer­po fí­si­co. Es la per­so­na­li­dad, “la cás­ca­ra” (el ver­da­de­ro in­te­rior, la par­te psí­qui­ca, es­tá en la Ca­sa XII, que es lo que no se mues­tra).

Es el “yo soy”, análo­go a la ener­gía de Aries, pe­ro con las ca­rac­te­rís­ti­cas del signo que as­cien­da. Si el As­cen­den­te es­tá en Li­bra, se­rá con las ca­rac­te­rís­ti­cas de jui­cio re­fle­xi­vo, de eva­lua­ción cons­tan­te, so­pe­san­do los pro y los con­tra de ca­da si­tua­ción, que ne­ce­si­ta ma­ni­fes­tar es­te As­cen­den­te.

La Lu­na es al­go muy vie­jo que sa­le ins­tin­ti­va­men­te (pa­sa­do). El As­cen­den­te es una ener­gía nue­va que ten­go que desa­rro­llar (fu­tu­ro) y el Sol (signo) es al­go que te sa­le so­lo, con lo que es­tás muy iden­ti­fi­ca­do. Con res­pec­to al As­cen­den­te, hay que apren­der a que sal­ga y se ma­ni­fies­te.

Su­pon­ga­mos que ten­go el As­cen­den­te en Géminis, y soy una ne­na. ¿Qué ex­pe­rien­cias me ven­drán co­mo des­tino en la in­fan­cia? Mu­dan­zas, es­tu­dios, en al­gu­nos ca­sos te­mas li­ga­dos a me­dios de co­mu­ni­ca­ción, via­jes. Te­ma de her­ma­nos a re­sol­ver.

Si no ex­pre­so el As­cen­den­te, quie­re de­cir que lo de­ja­ré “en som­bra” (no me ha­ré car­go de él, por­que se­gu­ra­men­te es­toy an­cla­do en

mi Lu­na). En­ton­ces, me ven­drán si­tua­cio­nes co­mo des­tino que “ac­túen” esa ener­gía del As­cen­den­te (ge­ne­ral­men­te, no de muy bue­na ma­ne­ra) por­que el As­cen­den­te es una nue­va ener­gía que se es­tá tra­ba­jan­do, una ener­gía que ten­go que des­cu­brir, me ten­go que ir acos­tum­bran­do a ella.

De adul­tos y an­cia­nos, de­be­re­mos ma­ni­fes­tar el As­cen­den­te en ple­ni­tud.

La ener­gía del As­cen­den­te hay que: Me­di­tar­la, asu­mir­la, irra­diar­la.

As­cen­den­te: ener­gía a desa­rro­llar.

Sol: ins­tru­men­to pa­ra desa­rro­llar­lo.

Lu­na: ras­gos in­vo­lu­ti­vos que ten­go que tras­cen­der.

AS­CEN­DEN­TE EN ARIES

Tie­ne que apren­der a ac­tuar, a ser in­de­pen­dien­te, a rom­per los con­di­cio­na­mien­tos, a ha­cer­se so­lo. A ser des­de sí mis­mo, a ser in­di­vi­dual, a po­der de­cir “yo soy yo”, pe­ro no des­de el ego, sino des­de la fuer­za es­pi­ri­tual.

Si no se ani­ma a to­do es­to, el des­tino le da­rá ex­pe­rien­cias de so­le­dad, don­de se tie­ne que arre­glar so­lo. Tam­bién es pro­ba­ble que vi­ven­cie una gran frus­tra­ción, ya que no pue­de man­te­ner­se a la al­tu­ra de un mun­do que no pa­ra de ha­cer­lo sen­tir des­pla­za­do. En­ton­ces, así es co­mo desa­rro­lla un gran es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo.

Sin dar­se cuen­ta, pue­de he­rir los sen­ti­mien­tos de las per­so­nas cu­yo amor ne­ce­si­ta, ya que su ins­tin­to bá­si­co le dic­ta ha­cer fren­te a to­dos los desafíos. El im­pul­so lo lle­va a aba­lan­zar­se so­bre los de­más, en lu­gar de per­mi­tir­se pe­ne­trar sua­ve­men­te en el otro. El pro­ble­ma es que quie­re do­mi­nar y le cues­ta acep­tar con­se­jos. Sin em­bar­go, a la ho­ra de ren­dir cuen­tas con­si­go mis­mo de­be­rá mos­trar­se di­rec­to, sin­ce­ro y ho­nes­to. Só­lo así, no min­tién­do­se a si

mis­mo, po­drá sos­te­ner su iden­ti­dad a tra­vés del con­tac­to im­per­so­nal del mun­do ex­te­rior.

Con res­pec­to al te­ma de te­ner pa­re­ja (“ser con el otro”), a es­te Acen­den­te siem­pre le va a cos­tar un po­co lle­gar a ese equi­li­brio que es com­par­tir (ener­gía li­bria­na), por eso de­be­rá te­ner en cuen­ta que pa­ra es­tar con “un otro” se­rá muy im­por­tan­te que se res­pe­te su in­de­pen­den­cia y él mis­mo ser cons­cien­te de ella.

Tie­ne que des­cu­brir la ener­gía del cuer­po, la po­ten­cia, el im­pul­so, la ac­ti­vi­dad, la agre­si­vi­dad, la im­pe­tuo­si­dad. Lue­go, la cer­te­za en ac­ción, la in­tui­ción, pen­sar y ac­tuar ins­tan­tá­nea­men­te.

Hay un te­ma a re­sol­ver con el pa­dre o la ima­gen del pa­dre; mu­chas ve­ces tie­ne que ver con la agre­si­vi­dad o con es­ce­nas fuer­tes que le to­có vi­vir des­de chi­co.

La di­fe­ren­cia con el Sol en Aries es que es­te es in­de­pen­dien­te, ya na­ce con las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­rác­ter in­de­pen­dien­te, mien­tras que el As­cen­den­te en Aries tie­ne que apren­der a ser­lo. En el ca­so de la Lu­na en Aries, pre­ci­sa ser in­de­pen­dien­te co­mo una ne­ce­si­dad in­fan­til his­tó­ri­ca (por la re­la­ción de in­va­sión que te­nía con su ma­dre).

As­cen­den­te en Aries: tie­ne que me­di­tar so­bre la ener­gía del pa­dre.

- Lu­na en Aries (pa­sa­do, es lo que “ma­mé” en la in­fan­cia): Ne­ce­si­ta ser in­de­pen­dien­te.

- Sol en Aries (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): Es in­de­pen­dien­te y en­tu­sias­ta.

- As­cen­den­te en Aries (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): Tie­ne que apren­der a ser in­de­pen­dien­te.

AS­CEN­DEN­TE EN TAURO

Tie­ne que apren­der la im­por­tan­cia de la iner­cia, de los pro­ce­sos y los tiem­pos len­tos; la im­por­tan­cia de lo vi­tal, de lo que sos­tie­ne, de lo ne­ce­sa­rio, del te­ner, del dar for­ma, del ga­nar el pro­pio di­ne­ro

y de los ci­clos de la na­tu­ra­le­za.

Cuan­do uno es chi­co, el As­cen­den­te “vie­ne co­mo des­tino” a tra­vés de las cir­cuns­tan­cias que se vi­ven en el en­torno fa­mi­liar. Con es­te As­cen­den­te, en ge­ne­ral se vi­ven­cian si­tua­cio­nes li­ga­das a co­mi­das o a ha­ber pa­sa­do par­te de la in­fan­cia en el cam­po o en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Tam­bién pue­de es­tar aso­cia­do con imá­ge­nes de di­ne­ro (el pa­dre o al­guien cer­cano era ban­que­ro, ban­ca­rio o co­mer­cian­te).

Tam­bién pue­de gi­rar es­ta ener­gía en torno a ali­men­tar, sos­te­ner, ha­cer de ba­se, dar for­mas (por ejem­plo lo ar­tís­ti­co: es­cul­tu­ra, cerámica, pin­tu­ra es ideal), ha­cer con­tac­to con la ma­te­ria (ga­nar di­ne­ro), lo sen­so­rial (el dis­fru­te de los sen­ti­dos) y el tiem­po len­to.

Tie­ne que apren­der la cons­tan­cia y la per­se­ve­ran­cia; el con­tac­to bá­si­co con la ne­ce­si­dad (im­por­tan­cia de co­mer, dor­mir, dis­fru­tar). Co­nec­tar­se con los rit­mos na­tu­ra­les de la vi­da.

En sín­te­sis, la ca­pa­ci­dad de sos­te­ner y dar for­ma. Va a ir desa­rro­llan­do una enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var al plano fí­si­co una idea: ma­te­ria­li­zar.

- Lu­na en Tauro (pa­sa­do, es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta de la iner­cia y de lo ma­te­rial.

- Sol en Tauro (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es len­to, ma­te­ria­lis­ta o ma­te­ria­li­za­dor.

- As­cen­den­te en Tauro (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der de los pro­ce­sos len­tos de la vi­da, de lo ma­te­rial, de las ne­ce­si­da­des, de lo na­tu­ral.

AS­CEN­DEN­TE EN GÉMINIS

Tie­ne que apren­der que la reali­dad es po­lar, que tie­ne dos par­tes, y desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de ha­cer in­ter­ac­tuar esas dos par­tes. Apren­der a co­mu­ni­car, a vin­cu­lar, a ju­gar con opues­tos.

Hay siem­pre una cues­tión im­por­tan­te con los her­ma­nos o con al­guien que cum­ple el pa­pel de her­mano. Tie­ne que apren­der a co­mu­ni­car­se con esa per­so­na, es­ta ex­pe­rien­cia es muy ne­ce­sa­ria pa­ra

su desa­rro­llo, por­que la mi­tad de su pro­pia ener­gía es­tá pues­ta en su her­mano. Tie­ne que des­cu­brir qué es lo que pro­yec­ta en ese her­mano y asu­mir­lo co­mo pro­pio. Des­cu­brir que esa ener­gía que tie­ne di­vi­di­da, en reali­dad es una so­la. En ge­ne­ral, blo­quea la ener­gía que el her­mano asu­me. Tie­ne que des­cu­brir esa par­te del her­mano en él. El apren­di­za­je que tie­ne que ha­cer es el víncu­lo, la co­mu­ni­ca­ción, el diá­lo­go, la im­por­tan­cia de ha­blar con lo opues­to (de­cir­le al her­mano qué es lo que tie­ne aden­tro y es­cu­char lo mis­mo de él), si no, se dis­per­sa y es­tá en mil co­sas. Tie­ne que apren­der a ha­cer de puen­te, de me­dia­dor, de víncu­lo, unir lo di­vi­di­do.

En un ni­vel su­pe­rior, la ener­gía de Géminis es crís­ti­ca (Je­sús co­mu­ni­có la ver­dad del cie­lo a los hom­bres).

- Lu­na en Géminis (pa­sa­do, es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­to sa­ber, apren­der, co­mu­ni­car­me.

- Sol en Géminis (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): yo me co­mu­ni­co, me mue­vo, apren­do.

- As­cen­den­te en Géminis (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): Ten­go que apren­der a co­mu­ni­car dos par­tes di­vi­di­das. Te­ma con los her­ma­nos a re­sol­ver.

AS­CEN­DEN­TE EN CÁN­CER

Tie­ne que apren­der la ener­gía de ma­dre (ayu­dar a cre­cer, nu­trir y pro­te­ger). Da es­ce­nas fuer­tes con la ma­dre o la abue­la pa­ra que apren­da a acep­tar den­tro de él la ener­gía ma­ter­nal.

A ve­ces, pue­de dar tam­bién que el pa­dre sea muy ma­ter­nal y que fal­te ener­gía de pa­dre (en el sen­ti­do de que no po­ne lí­mi­tes, es mi­mo­so y po­dría ser do­mi­na­do).

As­cen­den­te en Cán­cer tie­ne que apren­der a cui­dar, a pro­te­ger, a irra­diar pro­tec­ción, si no lo ha­ce, que­da pe­ga­do con la ma­dre, y le “vie­ne co­mo des­tino” te­ner que cui­dar­la.

For­mar un ho­gar y una fa­mi­lia se­rá cla­ve pa­ra su evo­lu­ción. Su ins­tin­to le pi­de dar ca­lor, tran­qui­li­zar, cal­mar y cui­dar de los de­más.

- Lu­na en Cán­cer (pa­sa­do, es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta pro­tec­ción, mi­mos, afec­to.

- Sol en Cán­cer (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es mi­mo­so, afec­tuo­so y pro­tec­tor.

- As­cen­den­te en Cán­cer (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): apren­der a ser pro­tec­tor, a mi­mar, tie­ne que me­di­tar la ener­gía de ma­dre.

AS­CEN­DEN­TE EN LEO

Tie­ne que apren­der a po­ner­se en es­ce­na, a di­fe­ren­ciar­se, a ex­pre­sar­se, a ani­mar­se a ser di­fe­ren­te, a po­ner el co­ra­zón en lo que ha­ce. Hay si­tua­cio­nes que obli­gan a es­to, si no da un pa­so al fren­te, que­da ta­pa­do. Tie­ne que desa­rro­llar la au­to­con­cien­cia, li­de­rar, ser cen­tro de un gru­po, sa­ber qué se es, po­der su­bir­se al es­ce­na­rio y ma­ni­fes­tar su me­jor no­ta; po­der ex­pre­sar la ra­dian­te be­lle­za que sien­te en su in­te­rior. Por otro la­do, sa­be apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des y na­die co­mo él pue­de con­cen­trar­se en la ri­que­za, la fa­ma, la no­to­rie­dad y el elogio de aque­llos de los que se ro­dea, a cau­sa de sus ras­gos in­fe­rio­res. Pe­ro se tra­ta de al­go pa­sa­je­ro y, en reali­dad, no le brin­da a es­te As­cen­den­te la opor­tu­ni­dad de flo­re­cer.

En lu­gar de vi­vir a tra­vés del fal­so or­gu­llo, po­dría ejer­cer un po­de­ro­so sen­ti­do del yo, y así evi­tar uti­li­zar a los de­más. Las cua­li­da­des de sin­ce­ri­dad, leal­tad y de­cen­cia se con­ver­ti­rán en los pun­tos cen­tra­les de la Car­ta. En­ton­ces, po­drá cons­ti­tuir­se en un glo­rio­so ejem­plo de gran­de­za.

- Lu­na en Leo (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta ser cen­tro. - Sol en Leo (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es cen­tro. - As­cen­den­te en Leo (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der a ser cen­tro, me­di­tar la au­to­con­cien­cia y osar ser.

AS­CEN­DEN­TE EN VIRGO

Tie­ne que apren­der que lo me­jor na­ce den­tro de los lí­mi­tes, a cre­cer den­tro del lí­mi­te, acep­tar­lo y desa­rro­llar­se den­tro de él. Tie­ne que apren­der a acep­tar las co­sas co­mo son y po­ner­las en or­den. El apren­di­za­je es la acep­ta­ción de que las co­sas su­ce­dan más allá de uno. Po­ner en or­den lo mío y con­fiar en que lo de­más se or­de­na­rá so­lo. Apren­der a en­tre­gar­se, a ser una par­te, buen As­cen­den­te pa­ra el ca­mino es­pi­ri­tual. Da ex­pe­rien­cia de lí­mi­tes, de sen­tir­se com­pri­mi­do, en­fer­me­da­des, tí­pi­co de as­ma, aler­gias, co­sas que di­fi­cul­tan al chi­co. Co­mo to­do as­cen­den­te en signo de Tie­rra, a ve­ces pu­do “ve­nir co­mo des­tino” que en la in­fan­cia es­tu­vie­ra pre­sen­te el cam­po y to­do lo re­la­cio­na­do con él.

Lo que se in­gie­re tam­bién co­bra im­por­tan­cia, ne­ce­si­tan­do dis­cri­mi­nar lo que es sano y le ha­ce bien de lo que no.

Tie­ne una ten­den­cia a pen­sar y con­tro­lar, tie­ne que sa­lir de es­to y en­tre­gar­se, si no lo men­tal fun­cio­na co­mo lí­mi­te, co­mo pen­sa­mien­to cir­cu­lar, da vuel­tas pen­san­do y no lle­ga a na­da.

Me­di­tar so­bre la Vir­gen (no sa­bía lo que te­nía aden­tro, cuan­do na­ce el ni­ño, lo ve). En­tre­gar­se al pro­ce­so.

- Lu­na en Virgo (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­to lí­mi­tes, ser or­de­na­do, pro­li­jo y tra­ba­ja­dor.

- Sol en Virgo (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es li­mi­ta­do, tra­ba­ja­dor, or­de­na­do y pro­li­jo.

- As­cen­den­te en Virgo (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der a con­fiar en un or­den su­pe­rior a sí mis­mo y en­tre­gar­se, apren­der con el lí­mi­te.

AS­CEN­DEN­TE EN LI­BRA

Hay dos si­tua­cio­nes: 1) Con­di­cio­na­mien­to ex­ce­si­vo con res­pec­to a la im­por­tan­cia de

los mo­da­les y lo for­mal. 2) Te­ner que unir co­sas que pa­re­cen muy dis­tin­tas.

Po­ner­se en el me­dio, re­con­ci­liar opues­tos (Ej.: sen­tir la ne­ce­si­dad de unir el ma­tri­mo­nio de sus pa­dres). Te­ma fuer­te con la pa­re­ja o de pa­re­ja. Tie­ne que des­cu­brir el equi­li­brio con el otro y lo di­plo­má­ti­co (las for­mas, la so­cia­bi­li­dad, apren­der a ser an­fi­trión).

Lue­go, cuan­do tie­ne re­suel­to el te­ma de la unión, bus­ca la con­tem­pla­ción y la poe­sía (de es­ta ma­ne­ra, la ener­gía se ac­ti­va­ría en una oc­ta­va su­pe­rior).

Es co­mún que naz­ca en fa­mi­lias don­de las re­la­cio­nes so­cia­les son muy im­por­tan­tes.

Siem­pre apa­re­ce “el otro” al que tie­ne que ha­cer­le un fa­vor, com­pren­der­lo, com­par­tir con él.

- Lu­na en Li­bra (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta agra­dar a to­do el mun­do.

- Sol en Li­bra (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es agra­da­ble, so­cia­ble, com­pla­cien­te.

- As­cen­den­te en Li­bra (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der a ser agra­da­ble, so­cia­ble y com­pla­cien­te.

AS­CEN­DEN­TE EN ESCORPIO

Se dan dos si­tua­cio­nes que pue­den “ve­nir co­mo des­tino” ya des­de la in­fan­cia:

1) Pre­sen­cia de con­flic­to, pe­leas a muer­te, que si se co­lo­ca en el me­dio, se des­ga­rra. Pre­sen­cia de muer­te y su­fri­mien­to.

2) Si­tua­cio­nes que tie­nen que ver con lo psí­qui­co, con el po­der, el di­ne­ro, el ma­ne­jo de las ener­gías (bueno pa­ra po­lí­ti­cos, ya que es­tos ma­ne­jan la ener­gía psí­qui­ca co­lec­ti­va).

Le gus­ta irra­diar po­der y se­du­cir a tra­vés de él. Tie­ne que apren­der a me­ter­se en lo os­cu­ro, apren­der la im­por­tan­cia de la muer­te y sa­ber que el con­flic­to es una ilu­sión. Tie­ne que apren­der a es­tar más

allá del con­flic­to. Sue­le ser em­pu­ja­do a vi­vir es­ce­nas os­cu­ras, con­flic­ti­vas, de pe­li­gro, tie­ne que apren­der a tras­cen­der­lo.

Co­nec­tar­se con las ne­ce­si­da­des de los otros y fu­sio­nar­se en si­tua­cio­nes in­ten­sas es evo­lu­ti­vo pa­ra su cre­ci­mien­to. La cla­ve es­tá en com­par­tir a fon­do, sin mie­do.

- Lu­na en Escorpio (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta mu­cha in­ten­si­dad y del con­flic­to.

- Sol en Escorpio (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es in­ten­so y con­flic­ti­vo, trans­for­ma­dor.

- As­cen­den­te en Escorpio (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der del con­flic­to (me­ter­se a fon­do), la muer­te y lo os­cu­ro y a po­der tras­cen­der­lo (no que­dar­se pe­ga­do).

AS­CEN­DEN­TE EN SAGITARIO

Da ex­pe­rien­cias de ex­pan­sión, de am­plia­ción del ho­ri­zon­te, de di­rec­ción, de apren­di­za­je con res­pec­to a po­der fluir, va ha­cia lo am­plio, ha­cia lo in­fi­ni­to, da via­jes, guías, maes­tros. La ex­pe­rien­cia es te­ner que am­pliar la con­cien­cia siem­pre. Al prin­ci­pio, con un maes­tro; lue­go lle­ga a una me­ta, des­pués a otra y lue­go a otra. En ter­cer lu­gar, tie­ne que des­cu­brir que pue­de fluir sin me­tas, apren­der a co­rrer sin me­tas.

De ni­ño, se­gu­ra­men­te, hu­bo si­tua­cio­nes en la fa­mi­lia de mu­cho idea­lis­mo, don­de hu­bo de­por­te, o re­li­gio­si­dad. Don­de se le dio im­por­tan­cia a lo ex­tran­je­ro o los pa­dres fue­ron maes­tros.

Con es­te as­cen­den­te se en­fa­ti­za mu­cho el te­ma de la en­se­ñan­za y la éti­ca.

Lo que tie­ne que apren­der es que al fluir la ener­gía, siem­pre se ex­pan­de. Es tí­pi­co que se pon­ga un mo­de­lo, un ideal, que quie­ra via­jar, que bus­que quien le en­se­ñe. Cuan­do em­pie­za a en­se­ñar, sa­le del maes­tro afue­ra y lo po­ne aden­tro.

Tie­ne que apren­der la dis­tan­cia res­pec­to del ori­gen, sa­ber que la vi­da es un via­je, fluir sin me­ta, fluir por su pro­pia ener­gía, sa­ber que

va a lle­gar. Te­ner con­fian­za, sa­ber que to­do va apa­re­cien­do. El ries­go pue­de ser el fa­na­tis­mo.

- Lu­na en Sagitario (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta ser op­ti­mis­ta, idea­lis­ta, maes­tro.

- Sol en Sagitario (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es op­ti­mis­ta, idea­lis­ta, maes­tro.

- As­cen­den­te en Sagitario (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der a fluir sin me­ta, en­se­ñar, guiar.

AS­CEN­DEN­TE EN CAPRICORNIO

Sin­tió que de­bía ser res­pon­sa­ble des­de muy tem­prano. Am­bien­te de mu­cha exi­gen­cia (mu­cha ener­gía de pa­dre, “de­bo ser”).

Se en­fa­ti­za la res­tric­ción, la am­bi­ción y la res­pon­sa­bi­li­dad. Es co­mún que ten­ga que ha­cer­se car­go de al­guien, en ge­ne­ral de un her­mano, que ten­ga que sa­lir a en­fren­tar­se al mun­do. Tie­ne que apren­der a su­bli­mar, a de­jar co­sas en fun­ción de otras, a con­cen­trar­se en un te­ma.

Más allá de la pro­fe­sión que eli­ja, hay un la­do in­ves­ti­ga­dor (pue­de dar cien­tí­fi­cos) que ne­ce­si­ta ais­lar­se, con­cen­trar­se e in­ves­ti­gar. Pue­de exis­tir la ten­ta­ción de ais­lar­se, hay un la­do as­cé­ti­co (los as­ce­tas, en la In­dia, eran se­res que no ne­ce­si­ta­ban na­da de lo ma­te­rial por­que cul­ti­va­ban el es­pí­ri­tu). Es adul­to des­de chi­co, tie­ne que apren­der a de­jar de la­do ne­ce­si­da­des, es­tá apren­dien­do a de­jar co­sas por aque­llo que se ha pro­pues­to y a asu­mir la reali­dad. Es­tá apren­dien­do la res­pon­sa­bi­li­dad, la res­tric­ción y la ca­pa­ci­dad de concentración.

De­be­rá sa­ber que to­do lle­ga con el tiem­po, y que si no baja los bra­zos po­drá al­can­zar la cum­bre en la mon­ta­ña. Y que el lu­gar que al­can­ce, si ha­ce es­tos es­fuer­zos, se­rá de pres­ti­gio y po­der. Pa­ra ello, de­be­rá ser se­rio, cons­tan­te y la­bo­rio­so en lo que em­pren­da.

De lo con­tra­rio, sen­ti­rá que el ca­mino es muy di­fí­cil y con mu­chos lí­mi­tes.

- Lu­na en Capricornio (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­dad de tra­ba­jar pa­ra sen­tir­se que­ri­do.

- Sol en Capricornio (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es rea­li­za­dor, res­pon­sa­ble, du­ro, as­ce­ta.

- As­cen­den­te en Capricornio (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der a de­jar co­sas por otras. Apren­der a ser res­pon­sa­ble y con­cen­tra­do.

AS­CEN­DEN­TE EN ACUARIO

Sien­te que es di­fe­ren­te, que no tie­ne per­te­nen­cia, se sien­te dis­tin­to a la fa­mi­lia, al país, al ba­rrio. Se sien­te ex­tra­ño, tie­ne que apren­der a des­cu­brir una iden­ti­dad que no es por per­te­nen­cia, que es in­de­pen­dien­te de la for­ma. Siem­pre se sien­te ra­ro, el eterno ex­tran­je­ro. Bus­ca ha­bi­tual­men­te al­go nue­vo, pa­ra ver si en­cuen­tra su lu­gar y, en reali­dad, no lo en­cuen­tra. Tie­ne que apren­der a ser ciu­da­dano del mun­do, que no va a en­con­trar una ima­gen sino mu­chas. Sa­ber que la au­to­con­cien­cia no es fi­ja, es flui­da, que la vi­da va ha­cien­do y que él va a ir apa­re­cien­do de dis­tin­tas for­mas, apren­der a ser fi­jo en el mo­vi­mien­to con­ti­nuo. Sa­ber que lo úni­co per­ma­nen­te es que no hay na­da per­ma­nen­te. Per­so­na­li­dad gru­pal que bus­ca lo que es van­guar­dia. El te­ma es abrir el co­ra­zón, tras­cen­der la for­ma, pres­cin­dir de las re­glas, pe­ro acep­tar­las por­que son una ne­ce­si­dad de los de­más, de la reali­dad, y tam­bién no con­di­cio­nar­se. Pue­de ser re­bel­de, aun­que se de­be tras­cen­der es­to y ob­te­ner una gran aper­tu­ra. De­be­rá sa­lir de la an­gus­tia que da la no per­te­nen­cia.

- Lu­na en Acuario (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta dis­tri­buir el afec­to, so­cia­li­zar­lo, ser im­per­so­nal.

- Sol en Acuario (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es hu­ma­ni­ta­rio, so­cia­ble, gru­pal, fu­tu­ris­ta, re­bel­de.

- As­cen­den­te en Acuario (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der a ser ciu­da­dano del mun­do, a en­con­trar per­te­nen­cia en to­dos la­dos.

AS­CEN­DEN­TE EN PISCIS

Tie­ne que apren­der a re­nun­ciar al pen­sa­mien­to y desa­rro­llar el amor al má­xi­mo, la sen­si­bi­li­dad, sen­tir la vi­da. 1) Des­cu­brir que “to­do es uno”, que no hay di­fe­ren­cia. 2) Que den­tro de esa uni­dad hay un or­den y hay co­sas dis­tin­tas y di­fe­ren­tes.

Da es­ce­nas de gran in­dis­cri­mi­na­ción, don­de es di­fí­cil sa­ber quién es uno.

Sim­bio­sis, mi­to­lo­gías, fa­mi­lias des­per­so­na­li­zan­tes. Que­da en­gan­cha­do en lo fa­mi­liar “soy yo o ellos”.

Las co­sas des­de la men­te no es­tán cla­ras, tie­ne que apren­der a vi­vir des­de la sen­si­bi­li­dad, tie­ne que ver con lo in­cons­cien­te, la psi­co­lo­gía, lo mís­ti­co, la vi­da lo va lle­van­do a una co­sa muy amo­ro­sa de en­tre­ga a los de­más. El ries­go es alie­nar­se, per­der­se, tie­ne que apren­der a per­ci­bir más allá del aná­li­sis, tras­cen­der la for­ma ob­je­ti­va de las co­sas, apren­der que la reali­dad es mul­ti­di­men­sio­nal, que atrás de lo que apa­re­ce hay otra co­sa.

As­cen­den­te en Piscis só­lo pue­de dis­cri­mi­nar des­de la vi­ven­cia de to­ta­li­dad, si no es­tá en unión to­tal con otro, no se pue­de se­pa­rar ( las en­se­ñan­zas de Don Juan, “El mun­do es un sen­tir”). Tie­ne que apren­der a vi­ven­ciar es­to, que el mun­do es al­go amor­fo y que to­do es amor. A ve­ces, por tan­ta sen­si­bi­li­dad pue­de dar al­go reac­ti­vo, muy de­fen­si­vo, de ha­cer­se el du­ro.

- Lu­na en Piscis (pa­sa­do: es lo que ma­mé en la in­fan­cia): ne­ce­si­ta de las fan­ta­sías, ilu­sio­nes, sim­bio­sis.

- Sol en Piscis (ca­rác­ter, eterno pre­sen­te): es hí­pe­re­mo­ti­vo, ab­ne­ga­do, fan­ta­sio­so, con­fu­so.

- As­cen­den­te en Piscis (ener­gía nue­va que ten­go que apren­der a asi­mi­lar pa­ra irra­diar­la): tie­ne que apren­der a desa­rro­llar el amor y la en­tre­ga al má­xi­mo. Que to­do es uno y den­tro de ese uno, hay co­sas di­fe­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.