Có­mo lo­grar ob­je­ti­vos

Horoscopo - - Índice -

An­tes que na­da, te­né pre­pa­ra­do una car­tu­li­na gran­de, re­vis­tas con imá­ge­nes de me­tas que quie­ras lo­grar en tu vi­da (au­to, ca­sa, via­jes, pa­re­ja, etc.), una ti­je­ra, go­ma de pe­gar y fi­bras de co­lo­res. Es­te ejer­ci­cio ten­drá ma­yor po­ten­cia si lo ha­cés en Lu­na nue­va.

Sen­ta­do en po­si­ción de lo­to, con la co­lum­na bien de­re­cha, ce­rrá los ojos, ha­cé tres res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das, in­ha­lás luz..., ex­ha­lás oscuridad...., in­ha­lás luz..., ex­ha­lás oscuridad...

Vi­sua­li­zá que en­trás a tu la­bo­ra­to­rio in­te­rior. Es­te po­drá es­tar cons­trui­do de la for­ma que desees ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te ha­blan­do.

Vi­sua­li­zá que en­trás en él y tus "maes­tros guías" te es­tán es­pe­ran­do. Tu maes­tro guía hom­bre y tu maes­tra guía mu­jer (pue­den ser al­guien que co­noz­cas o al­gún personaje his­tó­ri­co, bí­bli­co, etc.) siem­pre se­rán los mis­mos. Te sa­lu­da­rán siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra.

Aho­ra te di­ri­gi­rás a una sa­la don­de se en­cuen­tra una pan­ta­lla gi­gan­te; te sen­ta­rás en una bu­ta­ca, en­cen­de­rás la pan­ta­lla, y ve­rás plas­ma­dos tus de­seos en la mis­ma. Por ejem­plo, si tu me­ta es ad­qui­rir una ca­sa, la ve­rás re­fle­ja­da en un sec­tor de la pan­ta­lla. Pe­ga­da a es­ta ima­gen, po­drás vi­sua­li­zar otro an­he­lo, por ejem­plo, un au­to, y apa­re­ce­rá con el co­lor, la mar­ca, mo­de­lo, etc. Si el de­seo es lo­grar una pa­re­ja, tam­bién pro­yec­ta­rás es­ta ima­gen en una ac­ti­tud de unión ro­mán­ti­ca. Así con to­dos los de­seos o me­tas que quie­ras lo­grar.

Aba­jo de ca­da ima­gen plas­ma­da en la pan­ta­lla pon­drás una o dos pa­la­bras que re­pre­sen­ten la ener­gía que ne­ce­si­ta ese de­seo pa­ra que se lo­gre. En el ca­so de asun­tos ma­te­ria­les po­dría ser "aho­rro", "concentración", "prés­ta­mo", etc., y en el ca­so de de­seos que se re­la­cio­nen con lo afec­ti­vo, po­drían ser pa­la­bras co­mo "amor", "dul­zu­ra", "ter­nu­ra", "ar­mo­nía", etc.

Aho­ra vas a apa­gar la pan­ta­lla, te vas a re­ti­rar del sa­lón, te di­ri­gi­rás ha­cia la sa­li­da, don­de te des­pe­di­rás de tus maes­tros guías, siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra.

Aho­ra vol­vé a vos... Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da. Abrí los ojos y ele­gí en las re­vis­tas una ima­gen o va­rias que re­pre­sen­ten tus de­seos, pe­ga­las en la car­tu­li­na co­mo si fue­ra la pan­ta­lla de tu la­bo­ra­to­rio in­te­rior, y es­cri­bí las pa­la­bras que vi­sua­li­zas­te re­cién aba­jo de ca­da ima­gen. Po­né un sím­bo­lo al cos­ta­do de la car­tu­li­na que re­pre­sen­te tu de­seo o tus de­seos, po­dría ser un tré­bol, un co­ra­zón, una flor, etc. To­dos los días vas a ha­cer las res­pi­ra­cio­nes que hi­cis­te al prin­ci­pio, y vas a vi­sua­li­zar el sím­bo­lo que ele­gis­te, y te vas a acor­dar de las pa­la­bras que es­cri­bis­te en ca­da ima­gen. Eso te acom­pa­ña­rá to­dos los días.

Es­te ri­tual lo ha­rás un día de Lu­na nue­va, y de­ja­rás la car­tu­li­na

y una ve­la blan­ca apo­ya­da en un pla­to a la luz de la Lu­na, has­ta que se con­su­ma la ve­la. Los días pos­te­rio­res re­pe­ti­rás el ejer­ci­cio de las res­pi­ra­cio­nes; acor­da­te del sím­bo­lo y de las pa­la­bras es­cri­tas en ca­da ima­gen. Al fi­na­li­zar, te re­pe­ti­rás in­ter­na­men­te “¡así sea!” va­rias ve­ces. Pon­drás es­tas imá­ge­nes en un pa­que­te co­mo una es­pe­cie de re­ga­lo en­vuel­to de ener­gía do­ra­da que su­birá ha­cia el cos­mos y se perderá en él ha­cia el en­cuen­tro de tus maes­tros guías. Mien­tras, te re­pe­ti­rás in­ter­na­men­te: "¡Así sea!”, una y otra vez. Al ca­bo de un tiem­po, ob­ten­drás los re­sul­ta­dos que me­re­cés. Re­cor­dá que to­do lo de­be­rás rea­li­zar des­de el co­ra­zón y no des­de la men­te. ¡Que ten­gas mu­cha luz!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.