Así se ex­pre­sa

Horoscopo - - Índice -

Mer­cu­rio es la mo­da­li­dad de mi men­te con­cre­ta (pen­sa­mien­tos, in­te­li­gen­cia, len­gua­je). Es el pla­ne­ta de la co­mu­ni­ca­ción y del in­ter­cam­bio. ¿Có­mo se ex­pre­sa Mer­cu­rio, el pla­ne­ta de las co­mu­ni­ca­cio­nes y la in­te­li­gen­cia, en una Car­ta Na­tal? En As­tro­no­mía, el pe­que­ño pla­ne­ta Mer­cu­rio se dis­tin­gue por su rit­mo rá­pi­do (da la vuel­ta al­re­dor del Sol en 88 días), y por su pro­xi­mi­dad al Sol.

En la mi­to­lo­gía, Mer­cu­rio, co­no­ci­do por lo grie­gos co­mo Her­mes, tam­bién era re­co­no­ci­do por su ve­lo­ci­dad. La mi­to­lo­gía cuen­ta que con sus sandalias ala­das y su go­rro, era el men­sa­je­ro de los Dio­ses, aun­que tam­bién era la­drón, mú­si­co, em­bau­ca­dor y un men­ti­ro­so ca­bal que siem­pre se sa­lía con la su­ya.

Tam­bién Her­mes es­col­ta­ba las al­mas muer­tas has­ta el mun­do sub­te­rrá­neo.

Los an­ti­guos lo ve­ne­ra­ban co­mo el Dios de los via­jes, el dis­cur­so, los ca­mi­nos, los lí­mi­tes, el sue­ño y los lu­ga­res sin nom­bre en­tre aquí y allá. Dos de aque­llos lu­ga­res me­re­cen es­pe­cial re­co­no­ci­mien­to: el reino de las som­bras en­tre la vi­gi­lia y el sue­ño, y la tran­si­ción en­tre la vi­da y la muer­te.

El sím­bo­lo de mer­cu­rio tie­ne 3 com­po­nen­tes me­ta­fí­si­cos: la cruz de tie­rra o de ma­te­ria; el Circu­lo del es­pí­ri­tu y en lo al­to, la me­dia lu­na de la per­so­na­li­dad que se ve co­mo un pe­que­ño dis­co sa­té­li­te, lis­to pa­ra re­ci­bir in­for­ma­ción.

En buen as­pec­to, va a dar la po­si­bi­li­dad de com­pren­der a los de­más y de ex­pre­sar­te cla­ra­men­te. En mal as­pec­to (con otros pla­ne­tas) va a di­fi­cul­tar la co­mu­ni­ca­ción. Ese se­rá uno de tus tra­ba­jos en es­ta en­car­na­ción pa­ra cre­cer y evo­lu­cio­nar.

MER­CU­RIO EN FUE­GO

Aso­cia el pen­sar y la for­ma de co­mu­ni­car­se con el que­rer, la vo­lun­tad, la fuer­za y el im­pul­so. Es po­co ob­je­ti­vo, pien­sa lo que quie­re con res­pec­to a un pro­yec­to, lo eje­cu­ta a su vo­lun­tad. Pa­la­bra que pro­vo­ca en­tu­sias­mo y ad­he­sión, men­te po­ten­te e in­tui­ti­va.

Mer­cu­rio en Aries Pen­sa­mien­to muy rá­pi­do, es muy se­gu­ro e in­tui­ti­vo, co­nec­ta a par­tir de la in­tui­ción, pe­ro lo ha­ce se­gún su vo­lun­tad. En ge­ne­ral, ve una par­te de la reali­dad. Co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta y abier­ta, fran­ca y agre­si­va. Im­pul­si­vo en su ma­ne­ra de co­mu­ni­car.

Mer­cu­rio en Leo Pen­sa­mien­to ava­sa­llan­te, su­ma­men­te se­gu­ro, exa­ge­ra­do, po­co ob­je­ti­vo, no tie­ne en cuen­ta a los de­más, leo­nino (ex­tra­va­gan­te) en su ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se, muy personal.

Mer­cu­rio en Sagitario Men­te pues­ta en prin­ci­pios o idea­les, fi­lo­so­fías o re­li­gio­nes, men­te rá­pi­da y flui­da, dog­má­ti­ca. Pue­de ser fa­ná­ti­co, con un mo­do de co­mu­ni­car so­cia­ble, que bus­ca en­tu­sias­mar y en­tu­sias­mar­se.

MER­CU­RIO EN AI­RE

Men­te ob­je­ti­va y abs­trac­ta, ela­bo­ra teo­rías, pue­de ju­gar con el pen­sa­mien­to, no se preo­cu­pa por la apli­ca­ción, sino por el desa­rro­llo de la teo­ría. Pen­sa­mien­to li­bre, des­cu­bri­dor, co­mu­ni­ca­ti­vo.

In­te­lec­tua­les y ma­te­má­ti­cos. En­cuen­tra pla­cer en in­for­mar­se, dia­lo­gar y vin­cu­lar.

Mer­cu­rio en Géminis Pue­de ju­gar con el pen­sa­mien­to, pue­de ha­cer y des­ha­cer teo­rías, pue­de cam­biar de pun­to de vis­ta con­ti­nua­men­te y con­tem­plar mu­chas pers­pec­ti­vas. Men­te muy rá­pi­da, pe­ro no se preo­cu­pa en pro­fun­di­zar, pue­de ser muy re­la­ti­vo, jun­ta de­ma­sia­das teo­rías. Dis­fru­ta con la in­for­ma­ción y los des­cu­bri­mien­tos ( Mer­cu­rio más fuer­te, in­te­li­gen­te y co­mu­ni­ca­ti­vo).

Mer­cu­rio en Li­bra Pien­sa te­nien­do en cuen­ta el to­do, no to­ma par­ti­do, siem­pre ve la otra po­si­bi­li­dad. Sua­ve y ar­mó­ni­co en el len­gua­je, to­do pue­de ser.

Mer­cu­rio en Acuario Men­te sú­per rá­pi­da, in­tui­ti­va, ori­gi­nal. In­tere­sa­do en lo nue­vo, lo re­vo­lu­cio­na­rio. Bus­ca com­par­tir pen­sa­mien­tos, mu­cha in­tui­ción, cap­ta por flash, se abu­rre con la ex­pli­ca­ción lar­ga. En una con­ver­sa­ción, sa­le de pron­to con otra co­sa.

MER­CU­RIO EN AGUA

Es muy sen­si­ble. Su pa­la­bra siem­pre es im­por­tan­te y mo­vi­li­za­do­ra.

Mer­cu­rio en Cán­cer Es un Mer­cu­rio que tie­ne mu­cha me­mo­ria. Se acuer­da de his­to­rias fa­mi­lia­res, he­chos del pa­sa­do, re­cuer­dos de la in­fan­cia. Es muy sen­si­ble e ins­pi­ra­do. La co­mu­ni­ca­ción con la ma­dre fue muy im­por­tan­te (pa­ra bien o pa­ra mal). Pue­de te­ner fa­ci­li­dad pa­ra es­cri­bir o pa­ra dar dis­cur­sos don­de es­té pre­sen­te fuer­te­men­te la sen­si­bi­li­dad. Sue­le te­ner un gran mun­do in­te­rior.

Mer­cu­rio en Escorpio Su pa­la­bra es in­ten­sa, con­flic­ti­va o trans­for­ma­do­ra. Cuan­do de­ci­de ir a fon­do en al­gún te­ma lle­ga a la esen­cia del mis­mo. Su co­mu­ni­ca­ción no es su­per­fi­cial. En las re­la­cio­nes ne­ce­si­ta to­car fon­do y, lue­go, la re­la­ción re­na­ce. Su for­ma de ex­pre­sar­se es mo­vi­li­zan­te pa­ra el otro.

Mer­cu­rio en Piscis Pen­sa­mien­to ins­pi­ra­do, poé­ti­co, de enor­me sen­si­bi­li­dad. Bueno pa­ra es­cri­to­res, por la gran can­ti­dad de ideas que sur­gen. Por otra par­te, pue­de ser des­pis­ta­do por vi­vir siem­pre en las nu­bes. Tam­bién es muy op­ti­mis­ta en cuan­to a co­sas que pro­me­te, pe­ro co­mo le fal­ta rea­lis­mo, mu­chas ve­ces no pue­de cum­plir. En otro or­den, su pa­la­bra es pa­ci­fi­ca­do­ra, ayu­dan­do al que su­fre es­pi­ri­tual­men­te.

MER­CU­RIO EN TIE­RRA

Pien­sa en lo con­cre­to, pen­sa­mien­to prác­ti­co, em­plea lo que pien­sa pa­ra ha­cer. Es per­cep­ti­vo, len­to y cohe­ren­te, se co­mu­ni­ca a tra­vés de asun­tos con­cre­tos. Men­tes tra­ba­ja­do­ras, prag­má­ti­cas.

Mer­cu­rio en Tauro Pien­sa por to­ta­li­da­des, ne­ce­si­ta per­ci­bir la to­ta­li­dad, su­ma­men­te per­cep­ti­vo. Men­te pa­cien­te que va ar­man­do has­ta que to­do cie­rre. No se sien­te bien con lo abs­trac­to, ne­ce­si­ta que to­do sea cohe­ren­te y cla­ro, que sea de­fi­ni­do, por­que ne­ce­si­ta es­tar se­gu­ro. Es len­to en el len­gua­je y en la de­fi­ni­ción de la idea.

Mer­cu­rio en Virgo Men­te sis­te­má­ti­ca, ti­po fi­che­ro, pro­li­ja y or­de­na­da. Gran ca­pa­ci­dad de dis­cri­mi­na­ción, de­ta­llis­ta, de pen­sa­mien­to ob­se­si­vo, di­fí­cil de con­ven­cer. Bi­blio­te­ca en la ca­be­za ( Mer­cu­rio muy fuer­te, in­te­li­gen­te y co­mu­ni­ca­ti­vo).

Mer­cu­rio en Capricornio Con­cen­tra­do, muy es­cép­ti­co, só­lo pien­sa en co­sas sig­ni­fi­ca­ti­vas, ne­ce­si­ta pen­sar en co­sas que sir­van. Es el más len­to y uno de los más pro­fun­dos, lle­ga a la esen­cia de las co­sas. Bus­ca la uti­li­dad prác­ti­ca, in­ves­ti­ga­do­res (co­sas li­ga­das a lo real). Inhibición pa­ra ex­pre­sar­se y pa­ra ha­blar, por­que bus­ca co­sas muy im­por­tan­tes. Men­te exi­gen­te.

MER­CU­RIO Y LAS MU­DAN­ZAS

Mer­cu­rio, el pla­ne­ta de las co­mu­ni­ca­cio­nes, sim­bo­li­za nues­tro en­torno, los her­ma­nos, los ve­ci­nos, los pa­rien­tes; tam­bién los in­ter­cam­bios, el co­mer­cio, los in­ter­me­dia­rios, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de trans­por­te, los via­jes cor­tos, los tras­la­dos y las mu­dan­zas.

Ca­da tres o cua­tro me­ses, Mer­cu­rio en su trán­si­to se es­ta­cio­na y se vuel­ve re­tró­gra­do, per­ma­ne­cien­do así apro­xi­ma­da­men­te du­ran­te 22 días.

Du­ran­te el pe­río­do de Mer­cu­rio re­tró­gra­do, no es con­ve­nien­te mu­dar­se ni fir­mar acuerdos o con­tra­tos. Es que se es­tá en un pe­río­do de eva­lua­ción de lo que vie­ne acon­te­cien­do y la ener­gía no es­tá pa­ra “sa­lir afue­ra”.

Sí es un buen tiem­po pa­ra la ela­bo­ra­ción in­ter­na de ideas, de pla­nes, pa­ra es­tu­diar y ver qué co­sas se han es­ta­do ha­cien­do mal, y así po­der cam­biar­las. Pe­ro las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes se­rá bueno to­mar­las cuan­do Mer­cu­rio se pon­ga di­rec­to.

Las ta­blas efe­mé­ri­des (que las es­cri­ben los as­tró­no­mos) dan la in­for­ma­ción de la po­si­ción, en gra­dos, de los pla­ne­tas día por día.

Pa­ra 2017, Mer­cu­rio es­ta­rá re­tró­gra­do:

Del 1 al 3 de enero, Mer­cu­rio re­tró­gra­do en Capricornio Del 4 al 6 de enero, Mer­cu­rio re­tró­gra­do en Sagitario

Del 9 al 19 de abril, Mer­cu­rio re­tró­gra­do en Tauro Del 20 de abril al 2 de ma­yo, Mer­cu­rio re­tró­gra­do en Aries Del 13 al 31 de agos­to, Mer­cu­rio re­tró­gra­do en Virgo Del 1 al 4 de sep­tiem­bre, Mer­cu­rio re­tro­gra­do en Leo Del 3 al 22 de di­ciem­bre, Mer­cu­rio re­tró­gra­do en Sagitario

En es­tas fe­chas, no es acon­se­ja­ble mu­dar­se, ha­cer en­víos, fir­mar acuerdos, ca­sar­se, ini­ciar jui­cios o via­jar.

Si, es un buen pe­río­do pa­ra es­cri­bir, prac­ti­car me­di­ta­ción, ha­cer in­tros­pec­ción y eva­luar qué co­sas sirven o no de aque­llo que es­te­mos pro­yec­tan­do o rea­li­zan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.