CÚAL ES LA CLA­VE

Horoscopo - - Transformación Y Evolución -

Más allá del signo que vos ten­gas, que re­pre­sen­ta tu ca­rác­ter, “el eterno ser”, tu au­to­con­cien­cia y de­más, es pro­ba­ble que ha­ya ca­rac­te­rís­ti­cas de tu iden­ti­dad que no se ex­pre­san en ple­ni­tud por di­ver­sas ra­zo­nes.

To­da­vía es­tar an­cla­do en la Lu­na, que re­pre­sen­ta tu ape­go in­cons­cien­te a la his­to­ria fa­mi­liar pri­ma­ria, y por en­de la li­ga­zón a de­pen­den­cias psi­co­ló­gi­cas con los pa­dres, fun­da­men­tal­men­te con la ma­dre, ha­ce que no pue­das to­mar con­cien­cia en ple­ni­tud de lo que tu Sol (tu signo) vie­ne a desa­rro­llar.

Es­te es­que­ma que he desa­rro­lla­do gra­fi­ca cla­ra­men­te la ener­gía atá­vi­ca se­gún sea tu signo, que ve­nís a de­jar atrás, por­que ya no te sir­ve, y ha­cia dón­de te­nés que di­ri­gir­te pa­ra tu trans­for­ma­ción y así po­der ex­pre­sar en su to­ta­li­dad la vi­bra­ción de tu signo.

Es­to quie­re de­cir bus­car la ener­gía de lo que re­pre­sen­ta el signo ha­cia don­de te­nés que ir pa­ra evo­lu­cio­nar . ¿Qué de­bo de­jar atrás?

Si sos de Aries, la ener­gía que ve­nís a de­jar atrás es Vir­go en un sen­ti­do fi­gu­ra­do. Por­que Vir­go re­pre­sen­ta tu ob­se­sión por el tra­ba­jo, los de­ta­lles, la mi­nu­cio­si­dad y la crí­ti­ca.

Pa­ra la trans­for­ma­ción, Aries tie­ne que ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Es­cor­pio. ¿Qué se­ría Es­cor­pio en es­te ca­so? Re­pre­sen­ta­ría la co­ne­xión de Aries con las ne­ce­si­da­des del otro, las fu­sio­nes, la se­xua­li­dad y la pro­fun­da in­tui­ción.

Si sos de Tau­ro, la trans­for­ma­ción se­ría de­jar atrás la ener­gía de Li­bra. Es de­cir la com­pla­cen­cia, que­dar bien con los de­más, en una ac­ti­tud en la que no hay ac­ción y don­de to­do que­da en el pen­sa­mien­to.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Tau­ro se­ría ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Sa­gi­ta­rio, o sea en­con­trar una fi­lo­so­fía de vi­da que sin­te­ti­ce el por­qué de la exis­ten­cia, via­jar, mo­ver­se, atre­ver­se a la aven­tu­ra de la vi­da.

Si sos de Gé­mi­nis, la trans­for­ma­ción pa­ra los gemelos se­rá de­jar atrás la ener­gía de Es­cor­pio, es de­cir el con­flic­to y las de­pen­den­cias.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra los Gé­mi­nis se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Ca­pri­cor­nio, sa­lir de la so­le­dad y lo­grar una es­truc­tu­ra se­ria don­de de­be­rás per­se­guir tus me­tas has­ta lo­grar pres­ti­gio.

Si sos de Cán­cer, la trans­for­ma­ción pa­ra los can­gre­jos se­rá de­jar atrás la ener­gía de Sa­gi­ta­rio, es de­cir las exa­ge­ra­cio­nes, y ver las co­sas des­de un so­lo pun­to de vis­ta, o sea el fa­na­tis­mo.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Cán­cer se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Acua­rio, o sea ir ha­cia la li­ber­tad, los ami­gos, las cau­sas al­truis­tas de la hu­ma­ni­dad, etc.

Si sos de Leo, la trans­for­ma­ción pa­ra los leo­ni­nos se­rá de­jár atrás la ener­gía de Ca­pri­cor­nio, es de­cir sa­lir del afán tre­pa­dor sin lí­mi­tes y el her­me­tis­mo.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Leo se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Pis­cis, es de­cir co­nec­tar­se con la sen­si­bi­li­dad, la com­pa­sión, el ar­te y la es­pi­ri­tua­li­dad.

Si sos de Vir­go, la trans­for­ma­ción pa­ra los vir­gi­nia­nos se­rá de­jar atrás la ener­gía de Acua­rio, es de­cir sa­lir de la an­sie­dad, el ex­ce­so de pen­sa­mien­to y la lo­cu­ra.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Vir­go se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Aries, es de­cir co­nec­tar­se con el de­seo y lle­var­lo a la ac­ción. Que la vo­lun­tad se tra­duz­ca en ac­cio­nar tan­gi­ble.

Si sos de Li­bra, la trans­for­ma­cion se­rá de­jar atrás la ener­gía pu­ra de Pis­cis, es de­cir de­jar atrás los es­ta­dos sim­bió­ti­cos, el no ha­cer.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra los Li­bra se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Tau­ro, co­nec­tar­se con la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va, con­cre­tar.

Si sos de Es­cor­pio, la trans­for­ma­ción pa­ra los es­cor­pia­nos se­rá de­jar atrás la ener­gía pu­ra de Aries, es de­cir de­jar atrás la agre­si­vi­dad, la ego­la­tría y el nar­ci­sis­mo.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Es­cor­pio se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Gé­mi­nis, es de­cir co­nec­tar­se con la ale­gría, la co­mu­ni­ca­ción y la fle­xi­bi­li­dad.

Si sos de Sa­gi­ta­rio, la trans­for­ma­ción pa­ra los sa­gi­ta­ria­nos se­rá de­jás atrás la ener­gía pu­ra de Tau­ro, es de­cir, la co­mo­di­dad, el no sa­lir del “me­jor ma­lo co­no­ci­do, que bueno por co­no­cer”.

El Cam­bio pro­fun­do pa­ra Sa­gi­ta­rio se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Cán­cer, es de­cir, co­nec­tar­se con las emo­cio­nes, dis­fru­tar de la fa­mi­lia, apren­der a co­ci­nar.

Si sos de Ca­pri­cor­nio, la trans­for­ma­ción pa­ra los ca­pri­cor­nia­nos se­rá de­jar atrás la ener­gía pu­ra de Gé­mi­nis, es de­cir, el ex­ce­so de pen­sa­mien­to, du­da, y que­dar­se só­lo en las ideas.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Ca­pri­cor­nio se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Leo, es de­cir, co­nec­tar­se con el co­ra­zón, los sen­ti­mien­tos, y ac­tuar.

Si sos de Acua­rio, la trans­for­ma­ción pa­ra los acua­ria­nos se­rá de­jar atrás la ener­gía pu­ra de Cán­cer, es de­cir, la se­gu­ri­dad de la fa­mi­lia, los es­ta­dos emo­cio­na­les que te lle­van al pa­sa­do.

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Acua­rio se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Vir­go, es de­cir, tra­ba­jar, cum­plir ho­ra­rios, sen­tir­te útil y res­pon­sa­ble.

Si sos de Pis­cis, la trans­for­ma­ción pa­ra los pis­cia­nos se­rá de­jar atrás la ener­gía pu­ra de Leo, es de­cir, de­jar el ego, el nar­ci­sis­mo

El cam­bio pro­fun­do pa­ra Pis­cis se­rá ir ha­cia la ener­gía pu­ra de Li­bra, es de­cir, es “ser con el otro”, la pa­re­ja, las so­cie­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.