EL SOL

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Re­pre­sen­ta fe­li­ci­dad ma­te­rial, bue­na sa­lud, abun­dan­cia de ener­gía. Acla­ma­ción, apro­ba­ción, re­com­pen­sa. Lo­gro cien­tí­fi­co. Nue­vos in­ven­to­res o in­ven­cio­nes. He­mos pa­sa­do la no­che y vi­mos la im­por­tan­cia de la luz del sol, ca­da día es un re­ga­lo. Des­pués de ha­ber pa­sa­do la “ne­gra no­che del al­ma”, el sol vuel­ve a sa­lir. Pe­río­do de ale­gría y sa­tis­fac­ción. Anun­cia un nue­vo ci­clo, pe­ro an­tes de que és­te co­mien­ce dis­fru­te­mos de es­ta eta­pa de gra­ti­fi­ca­ción. Lo im­por­tan­te se­rá no alar­dear, ya que si exa­ge­ra­mos la ener­gía más ade­lan­te nos lle­va­rá es­ca­le­ras aba­jo. Dar ca­lor e ins­pi­ra­ción a los de­más se­rá lo po­si­ti­vo. El Sol im­pli­ca que ha lle­ga­do la ho­ra de que co­mu­ni­ques tus sen­ti­mien­tos y ex­pre­ses tus sue­ños. Es un Ar­cano muy po­si­ti­vo que siem­pre sig­ni­fi­ca re­na­ci­mien­to y éxi­to. Re­pre­sen­ta el va­lor, la ener­gía, la pers­pi­ca­cia

y la fa­ci­li­dad pa­ra lle­gar al pun­to cen­tral de un asun­to. Si exis­tie­ra un pro­ble­ma en una re­la­ción y sa­cás es­ta car­ta sig­ni­fi­ca que acep­tás a tu ami­go o pa­re­ja tal co­mo es, en lu­gar de in­ten­tar cam­biar­lo, o al re­vés, la otra per­so­na no que­rrá cam­biar­te y te acep­ta­rá.

Ta­rea: ¿Es­toy dis­pues­to a abra­zar y a amar la exis­ten­cia to­da sin ha­cer dis­tin­cio­nes?

Me­di­ta­ción

An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción, po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos. Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta El Sol, ve ca­da de­ta­lle. En la car­ta apa­re­ce un sol des­lum­bran­te irra­dian­do su ma­yor in­ten­si­dad de luz. Ade­lan­te hay un mu­ro que re­pre­sen­ta la fron­te­ra del pa­raí­so, por de­trás cre­cen gi­ra­so­les. De­lan­te del mu­ro se ve a un ni­ño mon­ta­do so­bre un ca­ba­llo blan­co fla­mean­do una bri­llan­te ban­de­ra ro­ja. El ni­ño lle­va en su ca­be­za un adorno de flo­res y una plu­ma le­van­ta­da igual que en la car­ta de El Lo­co. La Car­ta re­pre­sen­ta tiem­pos de luz ale­gres, un ser des­preo­cu­pa­do con ca­rác­ter cá­li­do y ama­ble. Tam­bién dar­nos cuen­ta del la­do lu­mi­no­so de la vi­da. En otro sen­ti­do, El Sol sim­bo­li­za el re­na­ci­mien­to y una nue­va vi­da des­pués de mo­men­tos di­fí­ci­les su­pe­ra­dos. Sen­tá­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio, só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­za la car­ta de El Sol cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que El Sol inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos El Sol. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da. Co­nec­ta­te con la ale­gría de vi­vir, la des­preo­cu­pa­ción, la con­fian­za, el sen­tir­te re­na­ci­do... Vos sos El Sol. Vos sos el éxi­to, la ge­ne­ro­si­dad, el ca­ri­ño y el cui­da­do. Sen­tí que sos El Sol y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “Abra­zo la exis­ten­cia con amor. La luz siem­pre es­tá pa­ra to­dos no­so­tros.”

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.