EL ER­MI­TA­ÑO

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Re­pre­sen­ta la cal­ma y el re­co­gi­mien­to an­te un pa­so ha­cia al­go nue­vo. Tam­bién pue­de in­di­car la ne­ce­si­dad de re­ti­rar­se pa­ra que te en­cuen­tres con vos mis­mo y des­cu­brir en el si­len­cio lo que real­men­te deseás. Pen­sar con se­rie­dad y pru­den­cia en có­mo ac­tuar an­tes de dar un im­por­tan­te pa­so en el ca­mino ha­cia la sa­bi­du­ría de uno mis­mo. Es­tar en ar­mo­nía con­si­go mis­mo y con el mun­do. Si­len­cio, as­ce­tis­mo. Pru­den­cia, pla­ni­fi­ca­ción, pre­sen­ti­mien­to, pre­vi­sión, con­sue­lo bus­ca­do y en­con­tra­do. Es una ad­ver­ten­cia con­tra las ac­cio­nes o pen­sa­mien­tos pre­ci­pi­ta­dos. Es una in­di­ca­ción de que es ne­ce­sa­rio apar­tar­se o re­ti­rar­se de la ac­ti­vi­dad con el fin de pen­sar y eva­luar las cir­cuns­tan­cias. Alu­de al signo de Vir­go.

La so­le­dad es un re­qui­si­to es­pi­ri­tual, pe­ro ser an­ti­so­cia­ble no es lo mis­mo.el Er­mi­ta­ño vie­ne a traer­te la rea­li­za­ción del ba­lan­ce y el pro­gre­so. Nues­tro ca­mino es un pe­re­gri­na­je y no­so­tros so­mos el

pe­re­grino que lo rea­li­za.

Ta­rea: ¿Eli­jo la so­le­dad pa­ra es­tar con­mi­go mis­mo o pa­ra es­tar le­jos de los de­más?

Me­di­ta­ción An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos. Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta El Er­mi­ta­ño, ve ca­da de­ta­lle. El an­ciano es­tá ves­ti­do con un atuen­do gris. Por­ta una lin­ter­na con una luz que re­pre­sen­ta una es­tre­lla de seis pun­tas. Ca­mi­na so­bre un te­rreno mon­ta­ño­so o de­sér­ti­co. El há­bi­to es sím­bo­lo ex­te­rior de la ac­ti­vi­dad es­pi­ri­tual. El co­lor gris de su atuen­do alu­de a la dis­cre­ción o la ocul­ta­ción. El gris re­pre­sen­ta la ce­ni­za y la nie­bla. Los he­breos se cu­brían de ce­ni­za pa­ra ex­pre­sar un in­ten­so do­lor. En la mano de­re­cha, co­nec­ta­da con el he­mis­fe­rio ra­cio­nal, tie­ne su lin­ter­na: la lla­ma del co­no­ci­mien­to. El se­llo de Sa­lo­món que sim­bo­li­za el abra­zo del es­pí­ri­tu y la ma­te­ria. En la iz­quier­da, que se co­nec­ta con el he­mis­fe­rio in­tui­ti­vo y la crea­ción, un bácu­lo, sím­bo­lo de un via­je a lo mís­ti­co, le sir­ve de apo­yo en su an­dar, y de ar­ma má­gi­ca. Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­zá la car­ta de El Er­mi­ta­ño cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que El Er­mi­ta­ño inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos El Er­mi­ta­ño. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da. Co­nec­ta­te con el pen­sar con se­rie­dad y pru­den­cia, y con có­mo ac­tuar an­tes de dar un im­por­tan­te pa­so...

Vos sos El Er­mi­ta­ño. Vos sos la sa­bi­du­ría, la dis­cri­mi­na­ción, la dis­cre­ción, el dea­pe­go, el re­ti­ro... Sen­tí que sos El Er­mi­ta­ño y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “Apren­do a va­lo­rar y cui­dar la so­le­dad en com­pa­ñía o sin ella. Es­toy siem­pre con­mi­go.”ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.