LA RUE­DA DE LA FOR­TU­NA

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Re­pre­sen­ta lo inevi­ta­ble, la suer­te, la opor­tu­ni­dad, el mo­men­to de­ci­si­vo, el des­tino. Cam­bio de for­tu­na, el prin­ci­pio de un nue­vo ci­clo, pro­gre­so, avan­ce, me­jo­ra. Es la car­ta de la dio­sa for­tu­na y el cam­bio kár­mi­co. Ha lle­ga­do la ho­ra, el mo­men­to es pro­pi­cio. Hay un tra­ba­jo o un de­ber que se quie­re so­lu­cio­nar aho­ra y se pue­de ha­cer. Es el tra­ba­jo de to­da una vi­da. Es el ca­mino del des­tino.

Es­ta car­ta re­pre­sen­ta un ti­po de ener­gía que va más allá del al­can­ce de nues­tro en­ten­di­mien­to y de nues­tro con­trol. Es el de­ve­nir del des­tino y se­gún lo que ha­ya­mos sem­bra­do se­rá lo que re­ci­bi­re­mos. Cuan­do al­guien es­pe­ra un cam­bio en su vi­da y apa­re­ce es­ta car­ta, po­de­mos ase­gu­rar que la suer­te es­tá echa­da. El cam­bio es in­elu­di­ble y de­pen­de­rá de có­mo has obra­do an­te­rior­men­te pa­ra lo que ocu­rra des­pués. El 10 re­pre­sen­ta el fin y el prin­ci­pio, la vuel­ta a la uni­dad. Es re­gi­da por Jú­pi­ter y alu­de al signo de Sa­gi­ta­rio. Es la “la ley de los ci­clos”. Jú­pi­ter ri­ge los jue­gos de azar, ri­ge el des­tino, la en­car­na­ción, al­gu­na lec­ción kár­mi­ca que te­nés que apren­der. Jú­pi­ter es la ex­pan­sión, la sa­bi­du­ría,

la ge­ne­ro­si­dad, la ale­gría es­pi­ri­tual. Po­dría traer al­tos em­pleos en la ma­gis­tra­tu­ra. Ex­pan­sión en la Jus­ti­cia. A ni­vel sa­lud, te­mas con la cir­cu­la­ción y las fun­cio­nes del hí­ga­do. Los cam­bios son una cons­tan­te y hay que par­tir siem­pre de la ba­se. Aun­que el cam­bio sea cos­to­so, hay que ha­cer­lo.ta­rea: ¿Es­tás sien­do par­ti­ci­pe de la rue­da, es­tás sien­do par­ti­ci­pe del cam­bio?

Me­di­ta­ción An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos. Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta de La Rue­da de la For­tu­na, ve ca­da de­ta­lle. Las fi­gu­ras que apa­re­cen en las cua­tro es­qui­nas de la car­ta sim­bo­li­zan tan­to los cua­tro ele­men­tos co­mo los cua­tro evan­ge­lis­tas que sos­tie­nen un li­bro en su mano. La rue­da la mue­ven tres fuer­zas, que re­pre­sen­tan las fa­ses del tiem­po. El fu­tu­ro con el Dios cha­cal Anu­bis, la Exis­ten­cia (el es­tar o ser) con la es­fin­ge, lo Mor­tal con la ser­pien­te Set. En el círcu­lo ex­te­rior de la rue­da se lee la pa­la­bra TARO, in­ter­ca­la­da con le­tras he­breas, que sim­bo­li­zan el nom­bre de Dios JHVH. En­ci­ma de los ra­dios prin­ci­pa­les de la rue­da es­tán los sig­nos de la al­qui­mia: mer­cu­rio, sal, azu­fre y agua. Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­zá la car­ta de la Rue­da de la For­tu­na cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que La Rue­da de la For­tu­na inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos La Rue­da de la For­tu­na. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da. Co­nec­ta­te con un nue­vo co­mien­zo. La cons­tan­cia es el cam­bio, apro­ve­chá las po­si­bi­li­da­des, la opor­tu­ni­dad te abre puer­tas...

Vos sos La Rue­da de La For­tu­na. Vos sos la suer­te, la opor­tu­ni­dad, el mo­men­to de­ci­si­vo, el des­tino... Sen­tí que sos La Rue­da de la For­tu­na y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “Rea­li­zo ta­reas cons­cien­te­men­te apor­tán­do­les el sen­ti­mien­to que quie­ro.”

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.