JUS­TI­CIA

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Es­ta car­ta re­pre­sen­ta una ac­ción le­gal, con­tra­tos, asen­ta­mien­to, li­ti­gio, di­vor­cio, re­pa­ra­ción, jui­cio, ar­bi­trio. acuer­do o tra­ta­dos. Ma­tri­mo­nio en oca­sio­nes, de­pen­dien­do de las cartas que es­tén re­la­cio­na­das, y usual­men­te só­lo cuan­do los con­tra­tos de ma­tri­mo­nio u otros con­tra­tos le­ga­les o fi­nan­cie­ros for­man par­te in­te­gran­te de la unión que se in­ten­ta. Es­ta car­ta te ad­ver­ti­rá que es ne­ce­sa­rio que ana­li­ces de for­ma ra­cio­nal la si­tua­ción o el pro­ble­ma en jue­go. ¿Has­ta qué pun­to te has in­vo­lu­cra­do emo­cio­nal­men­te? ¿Los ár­bo­les te de­jan ver el bos­que o creés que al­guien se es­tá com­por­tan­do de for­ma in­de­bi­da o crí­ti­ca? Alu­de al signo de Li­bra. Se­rá ne­ce­sa­rio que te man­ten­gas fir­me en tus pro­pó­si­tos da­do que “lo que es, es y lo que no es, no es”. La Jus­ti­cia es al­go que em­pie­za por no­so­tros mis­mos y se­gún lo que con­si­de­re­mos que es­tá bien o mal va a ser lo que atrai­ga­mos co­mo des­tino. Pa­ra man­te­ner el equi­li­brio, a ve­ces te­ne­mos que sa­cri­fi­car al­gu­nas

co­sas: ma­los há­bi­tos, jui­cios equí­vo­cos, etc. Só­lo re­es­ta­ble­cien­do nues­tro pro­pio or­den va­mos a po­der atraer jus­ti­cia en nues­tra vi­da.

Ta­rea: ¿Es­toy dis­pues­to a sa­cri­fi­car to­do aque­llo que me li­mi­ta?

Me­di­ta­ción An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción, po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos. Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta de La Jus­ti­cia, ve ca­da de­ta­lle. La dio­sa de la Jus­ti­cia es­tá si­tua­da en­tre dos co­lum­nas, de­lan­te de una cor­ti­na de co­lor vio­le­ta y un fon­do do­ra­do. Lle­va pues­ta una co­ro­na que re­pre­sen­ta las mu­ra­llas de la ciu­dad que pro­te­ge con su jus­ti­cia, Vis­te una tú­ni­ca ro­ja y una ca­pa verde. En su mano iz­quier­da sos­tie­ne una ba­lan­za y en la de­re­cha, una es­pa­da. Aso­ma su pie de­re­cho y el la­do de­re­cho de su trono. Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­zá la car­ta de La Just­cia cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que la Jus­ti­cia inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos La Jus­ti­cia. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da.

Co­nec­ta­te con la im­par­cia­li­dad en tus jui­cios. Me­di­tá muy bien tus de­ci­sio­nes. Co­se­chá lo que sem­bras­te. Ha­ce­te car­go de una si­tua­ción o un re­sul­ta­do de la mis­ma. Sé leal y equi­li­bra­do, con cri­te­rios cla­ros. Sé leal a la ho­ra de ne­go­ciar un com­pro­mi­so o ce­rrar un tra­to. Ac­tuá con jus­ti­cia. Sé ob­je­ti­vo. An­tes de to­mar una de­ci­sión, cal­cu­lá bien to­das las po­si­bi­li­da­des y sé crí­ti­co pa­ra que es­ta de­ci­sión sea co­rrec­ta y fiel a tus prin­ci­pios. Vos sos La Jus­ti­cia. Vos sos el equi­li­brio. Sen­tí que sos la Jus­ti­cia y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “De­jo atrás las ideas no­ci­vas del pa­sa­do y creo las que me man­tie­nen en equi­li­brio en el pre­sen­te”.

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.