EYHERABIDE HO­RÓS­CO­PO 2O18

EL AÑO DE LAS PA­SIO­NES

Horoscopo - - Portada -

El año as­tral in­gre­sa con el Sol en Aries el 20 de mar­zo a las 13:20 del 2018. Por lo tan­to, es­tos pri­me­ros me­ses del 2018 to­da­vía es­ta­re­mos vi­vien­do la re­vo­lu­ción so­lar del año an­te­rior.

En es­te año 2017- 2018 que cul­mi­na el 20 de mar­zo, lo que se mo­vió en to­dos los sig­nos fue y es la “iden­ti­dad” y nues­tros ne­xos con el otro.

En es­te año 2018, a par­tir del 20 de mar­zo lo que se nos ac­ti­va­rá se­rán los víncu­los, las trans­for­ma­cio­nes y el com­pro­mi­so en las re­la­cio­nes más cer­ca­nas co­mo la pa­re­ja, las so­cie­da­des, las amis­ta­des ín­ti­mas y los ami­gos en ge­ne­ral.

Hay cam­bios en el cie­lo muy im­por­tan­tes. Por un la­do, Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, in­gre­só el 10 de oc­tu­bre del 2017 en Es­cor­pio in­for­mán­do­te que has­ta el 7 de no­viem­bre del 2018 exa­cer­ba­rá el sen­ti­do de lo ocul­to, lo enig­má­ti­co, el de­seo de con­tac­tar con al­go ma­yor que el pro­pio yo, ex­pre­sar­lo a tra­vés de in­ten­sas ex­pe­rien­cias y pro­fun­di­dad en los sen­ti­mien­tos. Gran de­sa­rro­llo del po­der emo­cio­nal. El al­to gra­do de con­fian­za en sí mis­mo en re­la­ción con los po­de­res de la su­ges­tión po­drá te­ner un efec­to be­ne­fi­cio­so en otros. Tam­bién se po­drá ser cons­cien­te de los po­de­res de trans­for­ma­ción de la se­xua­li­dad.

No obs­tan­te, si la ener­gía se ex­pre­sa en un ni­vel in­fe­rior, el im­pul­so es­ta­rá da­do por uti­li­zar mal su po­der per­so­nal, do­mi­nar y usar a otros. Ha­cer que de­pen­dan de la per­so­na o es­cla­vi­zar­los. Ser des­con­si­de­ra­do e irres­pon­sa­ble y co­nec­tar­se con un as­tral ba­jo que los lle­ve a ma­ne­jos per­ver­sos. En un ca­pí­tu­lo desa­rro­lla­ré: “Re­la­cio­nes con­ta­mi­nan­tes”.

Por otro la­do, Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der, des­de el 20 de di­ciem­bre del 2017 ha­ce su in­gre­so en Ca­pri­cor­nio des­pués de dos años y cua­tro me­ses de es­tar en Sa­gi­ta­rio. Es­te nue­vo pe­ri­plo por la ener­gía de la ca­bra es­ta­rá has­ta el 21 de mar­zo del 2020, y apor­ta­rá am­bi­ción, pre­me­di­ta­ción en el tra­ba­jo, dis­ci­pli­na, in­te­gri­dad, per­se­ve­ran­cia, pa­cien­cia, tem­plan­za, pru­den­cia y cálcu­lo. No gus­ta de las res­tric­cio­nes, pe­ro sa­be có­mo ma­ne­jar­las y tra­ba­jar den­tro de una es­truc­tu­ra. Pue­de

so­bre­po­ner­se a su ten­den­cia a la de­pre­sión.

En la Re­vo­lu­ción So­lar del 2018, pa­ra to­dos los sig­nos, el As­cen­den­te (ca­mino del año) cae­rá en Gé­mi­nis. Es­to pe­di­rá que nos abra­mos a los víncu­los y a la ex­pe­ri­men­ta­ción en to­das sus for­mas.

Ade­más, Mar­te, el pla­ne­ta de la ac­ción, es­ta­rá tam­bién en Ca­pri­cor­nio a par­tir del 20 de mar­zo, mos­trán­do­te que si te con­cen­trás y no te dis­traés, có­mo se­ría la ten­ta­ción de es­te as­cen­den­te en Gé­mi­nis, vas a po­der lo­grar un fir­me com­pro­mi­so en te­mas re­la­cio­na­dos a víncu­los pro­fun­dos. Por si fue­ra po­co Plu­tón, el pla­ne­ta de las gran­des trans­for­ma­cio­nes, tam­bién es­tá en Ca­pri­cor­nio, téc­ni­ca­men­te en Ca­sa VII (área de pa­re­jas, so­cie­da­des, etc.) pe­ro prác­ti­ca­men­te la Ca­sa VIII (área de la se­xua­li­dad, de los bie­nes he­re­da­dos, deu­das o prés­ta­mos) don­de en­fa­ti­za que la trans­for­ma­ción ven­drá a tra­vés de es­tas cues­tio­nes y de­ri­va­das del víncu­lo con el otro.

Si no se to­ma­ra en se­rio la im­por­tan­cia de lle­gar a acuer­dos en re­la­cio­nes fé­rreas con el otro, es­ta con­fi­gu­ra­ción po­dría traer, en su ni­vel más ba­jo, jui­cios, re­cla­mos, etc.

Por otro la­do, los no­dos (in­ter­sec­ción pla­ne­ta­ria), aler­tan de la im­por­tan­cia de que nos co­nec­te­mos con el co­ra­zón y de­je­mos la men­te atrás, ya que la men­te pue­de cal­cu­lar en ex­ce­so to­do lo que se re­la­cio­na con el otro y ol­vi­dar­se de su vía de evo­lu­ción en es­te año, que tie­ne que ver con la pa­sión, el amor y la ac­ción.

El no­do nor­te re­pre­sen­ta lo que más hay que ac­ti­var en es­te año y el no­do sur se vin­cu­la con lo que hay que de­jar atrás.

El no­do nor­te, al es­tar en Leo y en la Ca­sa II ha­bla de que hay que de­jar atrás la de­pen­den­cia men­tal de los re­cur­sos del otro, y co­nec­tar­se con la pro­pia ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar in­gre­sos. Ha­cer­lo ac­ti­va­men­te pe­se a las exi­gen­cias, y ani­mar­se a tras­cen­der en otras fron­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.