Sa­gi­ta­rio

22 DE NO­VIEM­BRE AL 21 DE DI­CIEM­BRE

Horoscopo - - Índice -

En Sa­gi­ta­rio la ener­gía se po­ten­cia, se li­be­ra y se de­fi­ne, de­ja de la­do to­do lo de­más y pro­du­ce una sín­te­sis. Guía su pro­pio ca­mino, con su mo­vi­mien­to as­cen­den­te co­mo una fle­cha lan­za­da al cos­mos.

Si to­má­se­mos a la rue­da zo­dia­cal co­mo la evo­lu­ción de un ser hu­mano des­de el ini­cio, el pri­mer signo Aries re­pre­sen­ta­ría a un be­bé, des­pués de que el be­bé na­ció Aries, se da cuen­ta de que po­see el pe­cho de la ma­dre. Por pri­me­ra vez, el ser se per­ca­ta de que po­see “al­go”, jus­ta­men­te el “te­ner” es ener­gía de Tau­ro. Pe­ro, lue­go de que el be­bé sa­be que tie­ne “al­go” se da cuen­ta de que hay al­guien que es­tá me­ro­dean­do a su al­re­de­dor, des­cu­bre al her­ma­ni­to (si no hay her­mano, se­rán otras per­so­nas del en­torno fa­mi­liar). Es­ta vi­ven­cia de con­san­gui­ni­dad, de que hay al­guien más y que se pue­de re­la­cio­nar, es pro­pia de la ener­gía de Gé­mi­nis. Es de­cir, des­cu­bri­mos la co­mu­ni­ca­ción.

Des­pués de ha­ber vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de Gé­mi­nis (her­mano, pa­rien­te) el be­bé ya ha cre­ci­do y se da cuen­ta de que hay un ho­gar, una fa­mi­lia, ali­men­to, his­to­ria, ca­lor de ho­gar, per­te­nen­cia (ener­gía de Cán­cer).

Des­pués de la vi­ven­cia de la con­ten­ción de la fa­mi­lia, el “ser” ya adolescente de­ci­de a la ma­ña­na tem­prano mien­tras to­dos duer­men mi­rar ha­cia la “sel­va”. Quie­re co­no­cer­la y ha­cer­lo so­lo, ya que se sien­te di­fe­ren­te a los de­más. La sel­va lo atrae irre­sis­ti­ble­men­te. Muy digno, sa­le de su ho­gar y en­tra en la jun­gla. El hombre se abre pa­so. Va a crear al­go con su vi­da. (ener­gía de Leo).

En Vir­go apa­re­ce el lí­mi­te. Al­go que creía que po­día ha­cer, en Vir­go ya no pue­de, por­que aho­ra la ener­gía sa­be que ne­ce­si­ta una trans­for­ma­ción. Es la di­fe­ren­cia pro­fun­da que tie­ne con res­pec­to a Leo, por­que Vir­go es la con­cien­cia na­tu­ral de los lí­mi­tes. Aquí ter­mi­na el de­seo de con­quis­ta y co­mien­za otro ti­po de “ha­cer”. Sen­tir­se útil y co­la­bo­rar. Aquí el ser ne­ce­si­ta se­cun­dar.

Pe­ro lue­go la ener­gía se trans­for­ma, se su­ti­li­za y des­cu­bre que

hay “otros mun­dos” apa­re­ce lo so­cial, el mun­do se am­plió en dos: lo que es­tá de es­te y del otro la­do de la mon­ta­ña (ener­gía de Li­bra). Por ser muy de­li­ca­da, es­ta ener­gía tie­ne que ver con la ar­mo­nía, con la am­pli­tud y con la to­ta­li­dad.

Lue­go, la her­mo­sa ener­gía li­bria­na se va a trans­for­mar en un gue­rre­ro y que­rrá des­cu­brir los mis­te­rios que es­tán del otro la­do (ener­gía de Es­cor­pio). Que­rrá to­mar con­tac­to con lo des­co­no­ci­do, con la in­ten­si­dad, con el con­flic­to, pa­ra lue­go trans­mu­tar y de­jar atrás el su­fri­mien­to.

En Sa­gi­ta­rio, el ser co­bra una po­ten­cia muy gran­de, hay una sim­pli­fi­ca­ción, pe­ro no des­de una in­ge­nui­dad, sino des­de una gran ex­pe­rien­cia. Hay una sín­te­sis. No hay con­flic­to, hay enor­me li­ber­tad.

Ver­bo que lo de­fi­ne: “Yo veo”. Ver. Re­gi­do por: Jú­pi­ter (de fue­go). Cua­li­da­des: Op­ti­mis­ta, so­cia­ble, fran­co, ami­go de los via­jes, ex­plo­ra­dor, de­por­tis­ta, amor a la jus­ti­cia, sen­ti­do del de­ber, en­tu­sias­ta, bien in­ten­cio­na­do, ca­rác­ter di­fí­cil de pe­ne­trar.

Ocu­pa­cio­nes: Ora­do­res, fi­ló­so­fos, co­rres­pon­sa­les, pro­fe­so­res, abo­ga­dos, de­por­tis­tas, ar­tes mar­cia­les, per­so­nas que vie­nen a pro­fe­sar, a dar al­go, a en­se­ñar, maes­tros es­pi­ri­tua­les, re­li­gio­sos, psi­có­lo­gos. Ri­ge: Ca­de­ras, múscu­los, hí­ga­do y ve­sí­cu­la bi­liar. Sím­bo­lo: El su­mo sa­cer­do­te, el misionero. Esíí­mu­lo: La bús­que­da del sen­ti­do. Mi­sión en la vi­da: Pro­cla­mar el sig­ni­fi­ca­do de la vi­da y ser guía. Ído­los: Los gran­des pre­di­ca­do­res es­pi­ri­tua­les. As­pe­cío ne­gaíi­vo Esom­bra): La hi­po­cre­sía. An­he­lo: Idea­les, con­vic­cio­nes re­li­gio­sas y jus­ti­cia. Di­fi­cu­líad: “Ser más pa­pis­ta que el Pa­pa” e hi­po­cre­sía.

Sa­gi­ta­rio quie­re de­cir “ar­coí­ris”, los sie­te co­lo­res bá­si­cos que com­pren­den el es­pec­tro de la luz. En la Bi­blia, el ar­coí­ris apa­re­ce

en el cie­lo pa­ra in­di­car el fi­nal del di­lu­vio de koé co­mo sím­bo­lo de es­pe­ran­za y de nue­vos co­mien­zos.

Sa­gi­ta­rio es un signo de fue­go, pe­ro es­tá ín­ti­ma­men­te aso­cia­do con el ele­men­to ai­re, lo cual sig­ni­fi­ca que Sa­gi­ta­rio es pro­pul­sa­do por el fue­go por una fuer­za que sur­ge de las pro­fun­di­da­des de su es­pí­ri­tu. Por es­te fue­go in­te­rior bus­can cons­tan­te­men­te desafíos y ries­gos. Por lo tan­to, es­ta va­len­tía tie­ne con­se­cuen­cias po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas.

Cuan­do sur­ge una opor­tu­ni­dad pa­ra la aven­tu­ra los sa­gi­ta­ria­nos se lan­zan a ella, mien­tras más im­po­si­ble sea el tra­ba­jo ma­yo­res se­rán sus ga­nas. Apro­ve­chan ca­da mo­men­to pa­ra desem­pe­ñar­se va­lien­te­men­te y se es­fuer­zan cons­tan­te­men­te en su­pe­rar sus lí­mi­tes.

Aun­que bus­can el pla­cer siem­pre les gus­ta ob­te­ner gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta y la ob­tie­nen al to­mar ries­gos y al en­fren­tar sus mie­dos. Por ello su sen­tir no se di­ri­ge al desafío en sí mis­mo, sino en la for­ma de ob­te­ner el má­xi­mo pla­cer de lo em­pren­di­do.

ko obs­tan­te, si les va mal la cul­pa los per­si­gue y tien­den a re­vi­vir el acon­te­ci­mien­to una y otra vez.

Des­de di­ciem­bre del 2017, Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der, de­jó a Sa­gi­ta­rio y se ins­ta­ló en Ca­pri­cor­nio. Es­to sig­ni­fi­có, sin lu­gar a du­das, un ali­vio pa­ra el centauro, aun­que el trán­si­to de Sa­turno se­gu­ra­men­te le de­jó ma­yor sa­bi­du­ría y re­sul­ta­dos con­cre­tos y cer­te­ros si no ba­jó los bra­zos y se man­tu­vo per­se­ve­ran­te. En efec­to, mu­chos ha­brán ini­cia­do una ca­rre­ra, un cur­so de ca­pa­ci­ta­ción o em­pren­die­ron un pro­yec­to nue­vo que ha­cía ra­to es­ta­ba en sus co­ra­zo­nes.

Aho­ra Sa­turno cae en la Ca­sa II (la del di­ne­ro), con­cen­trar­se pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos se­rá la me­ta por vi­vir en es­tos dos años y cua­tro me­ses pró­xi­mos.

Urano, el pla­ne­ta de los cam­bios, con­ti­nua­rá es­tan­do en tu Ca­sa V. Po­drás in­ven­tar al­go nue­vo, ya sea en el or­den ar­tís­ti­co o crea­ti­vo. Mu­chos en el te­rreno del amor vi­vie­ron y vi­ven mo­di­fi­ca­cio­nes re­pen­ti­nas. En el fon­do, de lo que es­tá ha­blan­do es­ta fuer­za es de la ne­ce­si­dad en tu co­ra­zón de te­ner ma­yor li­ber­tad y ori­gi­na­li­dad.

Mu­chos se apa­sio­na­rán por la as­tro­lo­gía, la as­tro­no­mía, la ae­ro­náu­ti­ca, el ala­del­tis­mo o la ra­dio, la te­le­vi­sión, las re­des so­cia­les, In­ter­net, etc.

A par­tir del 15 de ma­yo has­ta el 5 de no­viem­bre, Urano en Tau­ro te va a pro­pi­ciar cam­bios muy fuer­tes en tu tra­ba­jo que se­rán el anuncio de lo que ocu­rri­rá a par­tir del 2019.

kep­tuno, el pla­ne­ta de la sen­si­bi­li­dad, con­ti­nua­rá en un án­gu­lo hos­til des­de Pis­cis, pi­dién­do­te que ha­gas una lim­pie­za des­de tu in­te­rior ha­cia tu ex­te­rior, que se re­fle­ja­rá en tu ca­sa, ho­gar, há­bi­tat o fa­mi­lia.

Co­mo ven­go men­cio­nan­do en li­bros an­te­rio­res, se­rá muy im­por­tan­te que to­mes a tu ho­gar co­mo un tem­plo don­de só­lo se es­cu­che mú­si­ca, prac­ti­ques la aro­ma­te­ra­pia, y so­bre­to­do no pe­lees con otros. De no ha­cer­lo, po­drías atraer el ni­vel “ba­jo” de kep­tuno que trae­ría pro­ble­mas con el agua a tra­vés de ca­ni­llas que pier­den, go­te­ras o hu­me­dad.

Tam­bién al­gu­na de­cep­ción con un miem­bro de la fa­mi­lia ya sea por es­ta­fa, en­ga­ño o por adic­cio­nes.

Prac­ti­car la me­di­ta­ción, to­car un ins­tru­men­to, pin­tar y es­cri­bir tam­bién se­rán for­mas pro­pi­cias pa­ra ca­na­li­zar de bue­na ma­ne­ra es­te trán­si­to pla­ne­ta­rio.

Plu­tón, el pla­ne­ta de las gran­des trans­for­ma­cio­nes, con­ti­nua­rá en Ca­pri­cor­nio, pi­dién­do­te com­pul­si­va­men­te, co­mo lo vie­ne ha­cien­do des­de ha­ce años, ge­ne­rar in­gre­sos y lo­grar trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das en tu for­ma de ga­nar­lo.

A par­tir del 20 de mar­zo en la nue­va Re­vo­lu­ción So­lar, efec­ti­va­men­te la con­jun­ción de Mar­te, Sa­turno y Plu­tón en Ca­pri­cor­nio te ha­rá po­ner el fo­co en con­cen­trar­te y ga­nar di­ne­ro.

El “ni­do” u ho­gar lo ha­rás en el tra­ba­jo, don­de es pro­ba­ble que in­cor­po­res a un hi­jo, amor o alle­ga­do ín­ti­mo. Esa per­so­na te ayu­da­rá en la eco­no­mía ya que po­drás rea­li­zar más tra­ba­jo y por lo tan­to ge­ne­rar ma­yo­res di­vi­den­dos.

Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la ex­pan­sión, es­ta­rá en Es­cor­pio, que es tu signo an­te­rior, por lo tan­to la abun­dan­cia pro­ven­drá de lu­ga­res ce­rra­dos (sin ven­ta­nas), por ejem­plo un es­tu­dio de te­le­vi­sión, ra­dio, teatro, et­cé­te­ra.

Por otro la­do, Jú­pi­ter en tu Ca­sa XII te in­di­ca que si no es­tás ali­nea­do

con tu par­te psí­qui­ca y es­pi­ri­tual, la sen­sa­ción se­rá de no te­ner suer­te. En reali­dad, esa “pro­tec­ción” ocu­rre in­fi­ni­ta­men­te cuan­do ha­cés un tra­ba­jo in­terno y prac­ti­cás la me­di­ta­ción, ha­cés psi­coa­ná­li­sis, reiki, cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res, as­troa­ná­li­sis, etc.

A par­tir del 08 de no­viem­bre, y du­ran­te un año, Jú­pi­ter fi­nal­men­te ¡lle­ga­rá a tu signo! Es­ta es una ex­ce­len­te po­si­ción pla­ne­ta­ria, ya que el pla­ne­ta que ri­ge a Sa­gi­ta­rio es Jú­pi­ter, por lo tan­to la ex­pan­sión la vi­vi­rás a tra­vés de un cre­ci­mien­to en tu iden­ti­dad de­bi­do a to­do lo que ve­nís sem­bran­do y ha­cien­do en es­tos úl­ti­mos años.

Pro­ba­ble­men­te via­ja­rás más, y esas tra­ve­sías ten­drán un con­di­men­to dis­tin­to de via­jes an­te­rio­res. Un nue­vo pe­río­do de de­sa­rro­llo co­men­za­rá.

Los maes­tros, los guías, edu­ca­do­res en to­dos los ni­ve­les, con­duc­to­res de te­le­vi­sión u otros me­dios es­ta­rán de pa­ra­bie­nes, una nue­va au­ro­ra se di­vi­sa en el ho­ri­zon­te, por eso gran par­te del 2018 de­be­rá ser­vir de pre­pa­ra­ción, por­que lo que se vie­ne se­rá ale­gre, con jú­bi­lo y ar­mo­nía.

Mer­cu­rio, el pla­ne­ta de la co­mu­ni­ca­ción, arran­ca­rá el año en tu signo y otor­ga­rá una ener­gía de con­vic­ción fuer­te pa­ra que lo­gres adep­tos gra­cias a tu po­de­ro­so op­ti­mis­mo. En la nue­va Re­vo­lu­ción So­lar, Mer­cu­rio, Ve­nus y Urano en Aries te pro­pon­drán cam­bios en tu ex­pre­sión crea­ti­va, ama­to­ria o ar­tís­ti­ca.

El no­do nor­te (que es lo que más ve­ni­mos a ex­pre­sar) es­tá en Leo y te pi­de que te vin­cu­les con me­dios de ex­pre­sión, que via­jes y/o es­tu­dies. Los con­tac­tos con el mun­do brin­da­rán una nue­va pers­pec­ti­va y un nue­vo co­mien­zo en tu vi­da de re­la­ción.

ko obs­tan­te, a par­tir del S de no­viem­bre el no­do nor­te pa­sa­rá a Cán­cer y te pe­di­rá que de­jes atrás la ob­se­sión por las ga­nan­cias pro­pias pa­ra co­nec­tar­te con las ne­ce­si­da­des de la gen­te, tra­ba­jar por ellas y crear un pro­duc­to ori­gi­nal.

FI­NAN­ZAS, ECO­NO­MÍA Y TRA­BA­JO

Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, y Mar­te, el pla­ne­ta de la ac­ción, es­ta­rán jun­tos en tu Ca­sa XII a prin­ci­pios de es­te año. El em­pu­je ha­cia lo

be­ne­fi­cio­so ven­drá por me­dio del in­te­rior del país ó a tra­vés de lu­ga­res ce­rra­dos (sin ven­ta­nas) co­mo es­tu­dios de te­le­vi­sión, ra­dio, In­ter­net, etc.

Sa­turno, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, te pe­di­rá que te con­cen­tres en ge­ne­rar ga­nan­cias. Si te con­cen­trás fuer­te­men­te, lo lo­gra­rás.

A par­tir del S de no­viem­bre, cuan­do el no­do nor­te pa­se a Cán­cer, qui­zas lo­gres una po­si­ble he­ren­cia, prés­ta­mo o que te pa­guen un di­ne­ro que te adeu­dan.

Por otro la­do, a par­tir del 8 de no­viem­bre con Jú­pi­ter en tu signo, lo be­ne­fi­cio­so pro­ven­drá de tu per­so­na, gra­cias a to­do lo tra­ba­ja­do an­te­rior­men­te. Co­men­za­rá un ver­da­de­ro año de ex­pan­sión.

Mer­cu­rio, el pla­ne­ta de la co­mu­ni­ca­ción, vi­si­ta­rá tu signo en­tre el 1 y el 10 de enero y des­de el 31 de oc­tu­bre has­ta el 30 de no­viem­bre y del 12 al 31 de di­ciem­bre. En es­tos pe­río­dos es­ta­rás do­ta­do de un ma­yor po­der de con­ven­ci­mien­to y tus ideas se es­cu­cha­rán

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 1 al 10 de enero, del 31 de oc­tu­bre has­ta el 30 de no­viem­bre y del 12 al 31 de di­ciem­bre: Pe­río­dos de au­to­afir­ma­ción a tra­vés de la in­te­li­gen­cia. So­cia­ble y rá­pi­do pa­ra ac­tuar. Te ha­rás va­ler y los de­más te es­cu­cha­rán.

Del 31 de enero al 17 de fe­bre­ro: Te ex­pre­sa­rás con es­ti­lo pro­pio. Tu dis­cer­ni­mien­to más com­ple­to lle­ga­rá en rá­pi­dos mo­men­tos de ins­pi­ra­ción. Tu ori­gi­na­li­dad sor­pren­de­rá.

Del 6 de mar­zo al 12 de ma­yo: Rá­pi­da­men­te lle­ga­rás a con­clu­sio­nes. Tu men­te rá­pi­da y tu ma­ne­ra di­rec­ta de ex­pre­sar­te acor­ta­rá tus ca­mi­nos y lo­gra­rá tus ob­je­ti­vos la­bo­ra­les.

Del 29 de ju­nio al 5 de sep­tiem­bre: La crea­ti­vi­dad y tu ex­pre­sión vi­vi­da con­ven­ce­rá a otros y te po­si­cio­na­rá en un lí­der de opi­nión. Apro­ve­chá es­te tiem­po.

Del 22 de sep­tiem­bre al 9 de oc­tu­bre: Bus­ca­rás el equi­li­brio en tus pun­tos de vis­ta y la so­lu­ción de la for­ma más sim­ple. Con pru­den­cia y dis­cre­ción lle­ga­rás a tu ob­je­ti­vo de ma­ne­ra en­can­ta­do­ra y di­plo­má­ti­ca.

Pe­río­dos de apren­di­za­je

Del 18 de fe­bre­ro al 5 de mar­zo: Cui­da­do con las pro­pues­tas que no sean cla­ras. Pe­li­gro de en­ga­ños o de­cep­cio­nes. No te con­fun­das “lo que es, es, y lo que no es, no es”.

Del 29 de ma­yo al 11 de ju­nio: Ves que el otro ha­ce ma­la­ba­res con sus pa­la­bras. Sen­tís que jue­gan con tu cre­du­li­dad. No pro­yec­tes la in­te­li­gen­cia en el otro. Vos ves las co­sas más allá del aquí y aho­ra.

Del 6 al 21 de sep­tiem­bre: Un su­pe­rior po­dría ser de­ma­sia­do crí­ti­co y pun­ti­llo­so pa­ra tu gus­to. Cui­da­do, se ge­ne­ra­rán ten­sio­nes en es­tos días. Cui­dá los de­ta­lles...

AMOR Y RE­LA­CIO­NES SO­CIA­LES

En la nue­va Re­vo­lu­ción So­lar, a par­tir del 20 de mar­zo, Ve­nus es­ta­rá en un signo afín (Aries) con­jun­to a Mer­cu­rio y a Urano. El amor lo po­drás vi­vir de una ma­ne­ra dis­tin­ta, con ex­ci­ta­ción y de­seos de vi­vir co­sas nue­vas. Pro­pi­ciar mo­men­tos úni­cos, ori­gi­na­les y crea­ti­vos te lle­na­rán de ale­gría. Mu­chos se ex­pre­sa­rán a tra­vés del ar­te con sus pa­re­jas, al­gu­nos bai­la­rán, otros ac­tua­rán, to­ca­rán un ins­tru­men­to, pin­ta­rán o rea­li­za­rán al­gún de­por­te. La idea se­rá que por me­dio de una ac­ti­vi­dad que sien­tan en el co­ra­zón pue­dan ma­ni­fes­tar­la en com­pa­ñía de su amor.

Por otro la­do, Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, en tu Ca­sa XII, en mu­chos ca­sos po­drá atraer víncu­los se­cre­tos. Re­cién a par­tir del 8 de no­viem­bre, con la lle­ga­da de Jú­pi­ter a Sa­gi­ta­rio, sen­ti­rás una li­be­ra­ción y un nue­vo co­mien­zo en to­dos los pla­nos de tu vi­da. El no­do nor­te, cuan­do lle­gue a Cán­cer a par­tir del 6 de no­viem­bre, pon­drá un ma­yor én­fa­sis en to­do lo que ten­ga que ver con fu­sio­nes con el otro, es de­cir: se­xua­li­dad y to­do lo que se com­par­ta.

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 18 de enero al 9 de fe­bre­ro: Ne­ce­si­dad de com­par­tir tus idea­les y la amis­tad. Com­par­ti­rás me­jor con com­pa­ñías in­te­lec­tua­les que ro­mán­ti­cas. No obs­tan­te, te lle­va­rás muy bien con tu en­torno.

Del 6 al 30 de mar­zo: Con mu­cha ex­ci­ta­ción, en­tu­sias­mo e im­pul­so te en­tre­ga­rás al amor. En mu­chos ca­sos, a pri­me­ra vis­ta con ím­pe­tu y pa­sión. Cui­da­do con no des­ena­mo­rar­se rá­pi­da­men­te.

Del 13 de ju­nio al 9 de ju­lio: Tu co­ne­xión con el co­ra­zón es fuer­te y ar­dien­te. Atrae­rás a al­guien im­por­tan­te y po­drás vi­vir mo­men­tos so­cia­les de es­plen­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.