Ser pro­fe­sor: cuan­do la edu­ca­ción tras­pa­sa las paredes del au­la

En su día, do­cen­tes se­cun­da­rios cuen­tan ex­pe­rien­cias que de­mues­tran que la en­se­ñan­za no se ago­ta en el di­se­ño cu­rri­cu­lar. His­to­rias de em­pe­ño, vo­ca­ción y con­vic­ción

Hoy en la noticia - - INTERÉS GENERAL -

Al con­me­mo­rar­se el Día del Pro­fe­sor dia­rio Hoy con­ver­só con do­cen­tes se­cun­da­rios cu­ya des­ta­ca­da la­bor su­pera los lí­mi­tes de la edu­ca­ción for­mal.

Uno de ellos es Ro­dri­go Fuen­te, quien en­se­ña Historia, tie­ne 40 años y lle­va 15 en la do­cen­cia. En los úl­ti­mos nue­ve se ha des­ta­ca­do por su la­bor en la Es­cue­la Se­cun­da­ria Italiana de La Pla­ta ( 44 en­tre 17 y 18), tal vez no por dar cla­ses ma­jes­tuo­sas so­bre la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Prin­ci­pal­men­te, Ro­dri­go es un pro­fe­sor al que le preo­cu­pan otras cosas. Ha­ce seis años coor­di­na “Pro­yec­to Cha­co”, un viaje en el que alum­nos de en­tre 15 y 17 años se in­ter­nan una se­ma­na en un pa­ra­je in­hós­pi­to del Im­pe­ne­tra­ble para co­la­bo­rar con la co­mu­ni­dad de la Es­cue­la Ru­ral n º 930 del pa­ra­je El Bra­sil.

“Al­gu­nos po­drían cues­tio­nar­nos por qué, ha­bien­do una ne­ce­si­dad real acá mis­mo, no nos abo­ca­mos a la reali­dad lo­cal. No­so­tros lle­va­mos es­te pro­yec­to res­pon­sa­ble­men­te, nos ins­ta­la­mos una se­ma­na y tra­ba­ja­mos todo el año para jun­tar el di­ne­ro para ir y los ma­te­ria­les que ha­cen fal­ta”, con­tó Ro­dri­go, el prin­ci­pal pro­mo­tor de la ini­cia­ti­va. “Ir has­ta allá es igual­men­te ne­ce­sa­rio”, ex­pli­có.

Ha­ce me­nos de seis días que el gru­po de 75 alum­nos re­gre­só del viaje. Esta vez se su­ma­ron a la cru­za­da so­li­da­ria alum­nos de la Téc­ni­ca n º 8 de La Pla­ta ( 526 y 7), mo­ti­va­dos por una docente de Quí­mi­ca que da cla­ses en am­bas ins­ti­tu­cio­nes. El re­sul­ta­do fue la cons­truc­ción de una plan­ta de le­ña para ca­len­tar el agua que pro­vee a las du­chas, la ins­ta­la­ción de un fil­tro para re­gar la co­se­cha y la cul­mi­na­ción del au­la al­ber­gue que ha­bía si­do ini­cia­da en 2016. “El pro­yec­to sur­gió como una ma­ne­ra de re­cu­pe­rar los va­lo­res que po­co a po­co va­mos per­dien­do en nues­tra vi­da agi­ta­da. Hoy po­de­mos de­cir que los chi­cos es­pe­ran lle­gar a 4 º año para po­der rea­li­zar es­te viaje”. La ex­pe­rien­cia es tan tras­cen­den­tal para el equi­po que “no se cor­ta con el tiem­po y la dis­tan­cia”, se­gún afir­mó el docente, quien agre­gó: “Mu­chos quie­ren vol­ver a Cha­co para re­en­con­trar­se con sus ami­gos. In­clu­so te­ne­mos egre­sa­dos que han vuel­to a re­pe­tir la cru­za­da”.

Ro­dri­go es­tá con­ven­ci­do de que la res­pon­sa­bi­li­dad de di­fun­dir el co­no­ci­mien­to académico no ex­clu­ye la for­ma­ción hu­ma­na de los ado­les­cen­tes. “Si en mi cla­se de Historia nos sa­li­mos del pro­gra­ma por un ra­to, no im­por­ta. Po­de­mos dis­cu­tir, ha­blar, or­ga­ni­zar. La for­ma­ción hu­ma­na no se con­tra­di­ce en lo más mí­ni­mo con el tra­ba­jo áu­li­co co­ti­diano”, sin­te­ti­zó.

Ma­nuel Nú­ñez tie­ne 37 años y, a pe­sar de que abra­za su gui­ta­rra en la fo­to, no es pro­fe­sor de Mú­si­ca. En­se­ña Fí­si­ca y se las in­ge­nia para que sus alum­nos de las es­cue­las 1, 2 y 8 de Be­ris­so, así como los mu­chos que tie­ne en­tre el Ce­bas, San Pío X y Lin­coln de La Pla­ta dis­fru­ten al apren­der Cien­cias Exac­tas. “Cuan­do los chi­cos en­cuen­tran un sen­ti­do prác­ti­co a lo que apren­den, lo asi­mi­lan más rá­pi­do”, con­tó Nú­ñez a es­te dia­rio. Así, por ejem­plo, Ma­nuel creó “Al com­pás del 2x4”, un pro­yec­to cu­rri­cu­lar don­de mez­cla la ma­te­má­ti­ca con la mú­si­ca, a par­tir de la crea­ción de una gui­ta­rra fal­de­ra o tam­bién lla­ma­ba lap steel. “Me­dian­te la apli­ca­ción de cálcu­los ma­te­má­ti­cos y los teo­re­mas de Pi­tá­go­ras y Ta­les, pu­di- mos de­du­cir las dis­tan­cias a las que hay que po­ner los tras­tes”, ex­pli­có el docente, y agre­gó: “Los cálcu­los de­bie­ron ser che­quea­dos más de diez ve­ces, por­que un mí­ni­mo error po­día ha­cer que el ins­tru­men­to que­da­ra trun­co”. El pro­fe­sor sue­le en­fren­tar­se a dia­rio con el cues­tio­na­mien­to de los alum­nos que no quie­ren ha­cer los ejer­ci­cios, ya que no los van a apli­car el día de ma­ña­na. “Yo les di­go que es cier­to: la edu­ca­ción no sir­ve para al­go en con­cre­to o pun­tual, es un pro­ce­so que te en­se­ña, te ejer­ci­ta y te en­tre­na para la vi­da”, re­la­tó. Ade­más, Ma­nuel es­tá im­ple­men­tan­do otro mó­du­lo ar­tís­ti­co- ma­te­má­ti­co en sus cla­ses, “por­que fal­tan ho­ras re­crea­ti­vas en los pro­gra­mas de nues­tras es­cue­las”, sub­ra­yó. La in­quie­tud vino por có­mo en­se­ñar la ley fí­si­ca que de­ter­mi­na que un cam­po mag­né­ti­co en mo­vi­mien­to ge­ne­ra co­rrien­te.

Así, me­dian­te el apo­yo de su equi­po in­ter­dis­ci­pli­nar lo­gró, con alum­nos de 14 años, la fa­bri­ca­ción de cua­tro mi­cró­fo­nos para gui­ta­rras eléc­tri­cas. “La cuer­da de ese ins­tru­men­to tie­ne la pro­pie­dad de que se le pe­gan los ima­nes. En­ton­ces, con seis ima­nes y una bo­vi­na de co­bre muy del­ga­da, tan fi­na como un ca­be­llo, po­de­mos crear un mi­cró­fono que afec­te el cam­po mag­né­ti­co de la cuer­da, ge­ne­ran­do car­gas en el co­bre que se tra­du­cen en so­ni­do”, ex­pli­có el pro­fe­sor.

Nu­ñez, que une sus dos pa­sio­nes para po­der en­se­ñar, es cons­cien­te de la re­cep­ción que es­to tie­ne en sus alum­nos: “No po­dría ha­cer­lo de otra ma­ne­ra, me sa­le así. Creo que es más pro­ve­cho­so para todos, en­tien­do que la edu­ca­ción es en con­jun­to: si lo ha­go con pa­sión, los chi­cos lo cap­tan y, por eso, tam­bién lo apren­den”.

Ma­nuel Nú­ñez une sus pa­sio­nes, la ma­té­ma­ti­ca y la mú­si­ca, para en­se­ñar

Ro­dri­go Fuen­te es pro­fe de Historia y or­ga­ni­za via­jes so­li­da­rios al Im­pe­ne­tra­ble cha­que­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.