En una es­cue­la de Los Hor­nos le ga­nan a los pro­ble­mas de con­duc­ta en­se­ñan­do aje­drez

A par­tir de es­te juego mi­le­na­rio, el pro­fe­sor Jo­se­lu Can­dia trans­mi­te va­lo­res como el com­pa­ñe­ris­mo y la con­fian­za. La con­cen­tra­ción y el res­pe­to por el otro, en­tre los apren­di­za­jes más im­por­tan­tes de sus alum­nos

Hoy en la noticia - - INTERÉS GENERAL -

Para po­der erra­di­car los pro­ble­mas de ac­ti­tud, la dis­per­sión y el de­sin­te­rés de los es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Se­cun­da­ria n º 16 de Los Hor­nos, solo hu­bo que mo­ver un par de pie­zas: el peón de a un ca­si­lle­ro, la to­rre en for­ma rec­ta, los al­fi­les en dia­go­nal y el ca­ba­llo en “L”. El rey de esta historia, Jo­se­lu Can­dia, gra­cias al ta­ller de aje­drez que brin­da en la ins­ti­tu­ción, su­po pa­tear el ta­ble­ro de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que desde ha­ce va­rios años se en­cuen­tra en ja­que.

“Yo siem­pre ha­bía ju­ga­do, pe­ro nun­ca le ha­bía des­cu­bier­to la pa­ta edu­ca­ti­va. En solo cua­tro meses los chi­cos mo­di­fi­ca­ron su ac­ti­tud: aho­ra se res­pe­ta el si­len­cio, la po­si­bi­li­dad de es­cu­cha, y se ve en ellos una ma­yor ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción”, ex­pli­có Jo­se­lu.

En el año 2008, de for­ma si­len­cio­sa, en so­le­dad y con la in­ten­ción de dar­le ba­ta­lla a la cri­sis de la edu­ca­ción, es­te docente de 60 años em­pe­zó a ver en es­te juego una po­si­bi­li­dad. Por ese en­ton­ces tra­ba­ja­ba en la Es­cue­la Se­cun­da­ria n º 24, de ca­lle 7 y 601, una co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va pro­ble­má­ti­ca. “Allí en­con­tré un ca­mino cer­te­ro para re­cu­pe­rar el pen­sa­mien­to”, re­cor­dó Jo­se­lu.

Des­pués de aque­lla rica ex­pe­rien­cia y tras pro­fun­di­zar en el cam­po, es­te pro­fe­sor de Dan­zas Tra­di­cio­na­les e Historia, que tu­vo una re­ca­li­fi­ca­ción la­bo­ral tras su­frir un ac­ci­den­te vial, ad­vir­tió que es­te juego era una opor­tu­ni­dad úni­ca para chi­cos con se­rios pro­ble­mas de con­duc­ta. “En­con­tré la for­ma para fo­men­tar la con­cen­tra­ción, para usar la men­te y para que ellos re­cu­pe­ra­ran la con­fian­za”, ex­pli­có Jo­se­lu.

Se­gún con­ta­ron los pro­fe­so­res de la ins­ti­tu­ción, ubi­ca­da en ca­lle 66 en­tre 153 y 154, es­tos cam­bios de ac­ti­tud en los chi­cos se ven re­fle­ja­dos en todas las ma­te­rias. De he­cho, la di­rec­to­ra de la es­cue­la, Pa­tri­cia Ro­drí­guez, ex­pli­có: “Ve­mos que se han re­cu­pe­ra­do va­lo­res como el com­pa­ñe­ris­mo y el res­pe­to al otro. Ade­más, en cuan­to a los con­te­ni­dos, ad­ver­ti­mos que esta prác­ti­ca sir­ve mu­cho para la abs­trac­ción, una cues­tión fun­da­men­tal para las ma­te­rias exac­tas”.

Con re­la­ción a có­mo Jo­se­lu su­po cau­ti­var a los es­tu­dian­tes a tra­vés de es­te juego, la di­rec­to­ra di­jo que “él tie­ne mu­cho ca­ris­ma. Sien­te pa­sión por lo que ha­ce, sus alum­nos lo res­pe­tan mu­cho y se ha ga­na­do to­da mi ad­mi­ra­ción”.

Para es­te docente de al­ma, la edu­ca­ción es un ac­to com­pro­me­ti­do, com­ple­jo y ele­va­do. Tal vez sea por es­to que siem­pre le cos­tó dar cla­ses, al pun­to de te­ner que pre­pa­rar­se como un ac­tor de teatro ca­da vez que te­nía que en­trar a las au­las. “An­tes de en­con­trar el aje­drez como ta­ller te­nía mie­do de es­tar fren­te a los alum­nos”, di­jo el docente.

Aje­drez y Li­te­ra­tu­ra

Al ad­ver­tir que el ta­ller ex­tra­cu­rri­cu­lar de aje­drez era un éxi­to ro­tun­do en to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va de la Es­cue­la Se­cun­da­ria n º 16, a los miem­bros de la ins­ti­tu­ción se les ocu­rrió vin­cu­lar­lo con otras ma­te­rias. Por eso, jun­to a los pro­fe­so­res de Li­te­ra­tu­ra or­ga­ni­za­ron el con­cur­so de cuen­tos “Aje­drez Pri­se”. Es­te certamen, en don­de los re­la­tos ten­drán como eje el am­plio uni­ver­so de es­te juego, en un prin­ci­pio fue pen­sa­do solo para alum­nos de la es­cue­la, pe­ro lue­go se abrió a to­da la co­mu­ni­dad, di­vi­di­do en las ca­te­go­rías in­fan­til, ju­ve­nil y adul­tos.

Aque­llos in­tere­sa­dos en par­ti­ci­par de es­te con­cur­so, que como pre­mio en­tre­ga­rá tro­feos y juegos com­ple­tos de aje­drez, de­be­rán man­dar sus tex­tos a ees16con­cur­soa­je­drez@ gmail. com, con fe­cha lí­mi­te el 10 de oc­tu­bre.

El docente en­con­tró un ca­mino a tra­vés del en­tre­te­ni­mien­to para guiar a jó­ve­nes con di­fi­cul­ta­des

Jo­se­lu con­fe­só que en­tre sus alum­nos hay gran­des ta­len­tos que in­clu­so le ga­nan al maes­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.