Una tor­men­ta so­lar afec­ta­rá a per­so­nas y dis­po­si­ti­vos

Hoy en la noticia - - INTERÉS GENERAL -

Hoy, la Tie­rra su­fri­rá los efec­tos de una tor­men­ta mag­né­ti­ca pro­vo­ca­da por vien­to pro­ce­den­te del Sol. La mis­ma, de mag­ni­tud 4 en una es­ca­la de 10, se ex­ten­de­rá has­ta el 15 de oc­tu­bre in­clu­si­ve. Si bien es­ta in­ci­den­cia no afec­ta­rá el cli­ma, po­dría pro­vo­car fa­llas en los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos de na­ve­ga­ción o te­le­co­mu­ni­ca­ción y tam­bién ge­ne­rar cier­tos ma­les­ta­res fí­si­cos.

¿ Có­mo se ori­gi­nan es­tos even­tos? La tor­men­ta mag­né­ti­ca es fru­to de la reac­ción de la Tie­rra a las erup­cio­nes del Sol, que lle­gan en for­ma de vien­to so­lar. Así, el as­tro ex­pul­sa mi­les de mi­llo­nes de par­tí­cu­las que son ca­pa­ces de al­can­zar el pla­ne­ta al ca­bo de po­cos días.

El cam­po mag­né­ti­co te­rres­tre mi­ni­mi­za las con­se­cuen­cias de es­te fe­nó­meno pa­ra que ese plas­ma so­lar no pro­duz­ca “efec­tos ca­tas­tró­fi­cos”. De he­cho, el ser hu­mano siem­pre co­exis­tió con es­tas tor­men­tas. En­tre sus con­se­cuen­cias, por ejem­plo, pue­den obs­ta­cu­li­zar la co­mu­ni­ca­ción de avio­nes o los sis­te­mas de GPS. Ade­más, las per­so­nas pue­den per­ci­bir efec­tos me­no­res cuan­do pren­den la te­le­vi­sión y no hay se­ñal, acu­den a un ca­je­ro o sus ce­lu­la­res no fun­cio­nan.

Los más sen­si­bles ten­drán más pro­pen­sión a su­frir mo­les­tias fí­si­cas - do­lo­res de ca­be­za, ago­ta­mien­to o an­sie­dad-. Sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas acla­ra­ron que hay que te­ner en cuen­ta la mag­ni­tud de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y la pre­sión at­mos­fé­ri­ca du­ran­te el tiem­po que du­ra el fe­nó­meno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.