Su­ru­ba: el emer­ger de las ban­das pla­ten­ses

In­te­gran­tes del gru­po de rock lo­cal vi­si­ta­ron la re­dac­ción de es­te me­dio an­tes de pre­sen­tar su se­gun­do dis­co y con­ta­ron có­mo es el ca­mino de los mú­si­cos que dan vi­da a la ciu­dad

Hoy en la noticia - - ESPECTÁCULOS -

La Pla­ta tie­ne dia­go­na­les, ti­los, es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y mu­chas ban­das de rock. En la no­che pla­ten­se se res­pi­ra mú­si­ca: de bar en bar, los gru­pos emer­gen­tes com­par­ten es­ce­na­rio y pú­bli­co con los que vie­nen de­trás. Con le­yen­das ur­ba­nas que re­la­tan las pri­me­ras reunio­nes de Los Re­don­dos, re­cuer­dos de la irrup­ción en es­ce­na de Fe­de­ri­co Mou­ra y re­fe­ren­cias ac­tua­les y van­guar­dis­tas co­mo El Ma­tó a un Po­li­cía Mo­to­ri­za­do, las ban­das jó­ve­nes de la ciu­dad re­co­rren los tra­zos de un cir­cui­to cul­tu­ral pla­ga­do de ma­ti­ces y so­ni­dos. Su­ru­ba es una de ellas.

“Nos ca­ta­lo­ga­mos co­mo una ban­da de rock can­ción, pe­ro an­te to­do so­mos cin­co ami­gos que nos en­con­tra­mos arri­ba de un es­ce­na­rio y nos gus­ta lo que ha­ce­mos”, di­jo a es­te me­dio Ni­co­lás Bo­re­llo, la voz del gru­po. A su la­do, Oc­ta­vio Bi­ro­cho, ba­jis­ta, aco­tó: “To­ca­mos des­de ha­ce cua­tro años jun­tos y sa­ca­mos dos dis­cos. Con el úl­ti­mo, Ojos al agua, es­ta­mos en­con­tran­do nues­tro nor­te”. Am­bos mú­si­cos ha­bla­ron con dia­rio Hoy an­tes de su show, ma­ña­na a las 21 en 67 y 117, y con­ta­ron có­mo es sen­tir des­de aden­tro la mís­ti­ca del un­der pla­ten­se, los es­fuer­zos de las ban­das lo­ca­les por vi­vir de la mú­si­ca y la ca­ma­ra­de­ría que se res­pi­ra y dis­fru­ta en­tre los mú­si­cos que ya en­con­tra­ron su ADN y aque­llos que es­tán en ple­na búsqueda.

— ¿ Qué im­pli­ca ser una ban­da in­de­pen­dien­te hoy?

Ni­co­lás Bo­re­llo:— Es un pro­ce­so di­fí­cil pe­ro gra­ti­fi­can­te a la vez. Nos au­to­ges­tio­na­mos to­do. El vi­deo­clip ( del te­ma Da­le) lo hi­ci­mos con ami­gos y her­ma­nos que son ar­tis­tas plás­ti­cos, fo­tó­gra­fos y di­rec­to­res de ci­ne. In­clu­so nues­tro ba­te­ris­ta es di­se­ña­dor grá­fi­co. To­dos nos dan una mano, so­mos co­mo una gran fa­mi­lia y le me­te­mos mu­cho pul­món.

— ¿ Có­mo es el un­der lo­cal?

Oc­ta­vio Bi­ro­cho:— La Pla­ta es una ciu­dad don­de exis­ten mi­llo­nes de ban­das. Hay un mo­vi­mien­to cul­tu­ral muy lin­do y se dis­fru­ta por­que co­no­cés ar­tis­tas zar­pa­dos en cual­quier lu­gar, com­par­tís es­ce­na­rio con mú­si­cos gro­sos en lu­ga­res pe­que­ños. Ha­ce años es­ta­mos en el cir­cui­to y nos he­mos lle­va­do gra­tas sor­pre­sas vien­do cre­cer a ban­das ami­gas y her­ma­nas.

— Com­par­tie­ron es­ce­na­rio con Eru­ca Sa­ti­va y Cie­lo Raz­zo, ¿ hay ca­ma­ra­de­ría con las ban­das ya con­sa­gra­das?

OB:— Sí, nos han sor­pren­di­do des­de lo pro­fe­sio­nal y lo hu­mano. Apren­di­mos de ellos y vi­vi­mos, un po­co de cos­ta­do, el mun­do pro­fe­sio­nal de la mú­si­ca.

NB:—¡ Ten­go una anéc­do­ta! Es­tá­ba­mos ha­cien­do la prue­ba de so­ni­do y em­pe­zó a fa­llar­me el ca­ble. En­se­gui­da vino el plo­mo de Eru­ca Sa­ti­va y me di­jo: “Es­te es el ca­ble de Lu­la Ber­tol­di, usa­lo tran­qui­lo que no te va a fa­llar”. Al ra­to se rom­pió el bom­bo de Eru­ca, que nos lo ha­bían pres­ta­do. Eran mo­men­tos an­tes de sa­lir a es­ce­na, y siem­pre es­tu­vie­ron tran­qui­los. Vino el ba­te­ris­ta, por­que eran sus ins­tru­men­tos, y nos di­jo: “Tran­qui­los, lo va­mos a so­lu­cio­nar, al­go ha­re­mos”. Fue una muy lin­da ex­pe­rien­cia, no la es­pe­rá­ba­mos.

— ¿ En qué los cam­bia­ron es­tos cua­tro años co­mo ban­da con­so­li­da­da?

OB:— En to­do. Vi­vi­mos y la­bu­ra­mos pa­ra la ban­da, tra­ba­ja­mos en nues­tras co­sas pa­ra po­der to­car, en­sa­yar y gra­bar. La ver­dad es que, si hoy me de­fi­nís co­mo per­so­na, yo soy Oc­ta­vio, ba­jis­ta de Su­ru­ba, y eso es lo que quie­ro ser.

Oc­ta­vio Bi­ro­cho ( ba­jis­ta) y Ni­co­lás Bo­re­llo ( voz y gui­ta­rra), en diá­lo­go con dia­rio Hoy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.