Se co­no­ció la fo­to del la­drón de Ga­rro

Se tra­ta de Mar­ce­lo Gerardo Mai­da­na. El hom­bre es de Lo­mas de Za­mo­ra, pe­ro es­ta­ría ocul­to en la pro­vin­cia de San­ta Fe. Lla­ma la aten­ción que las víc­ti­mas no ha­yan so­li­ci­ta­do que se ofrez­ca una re­com­pen­sa a quie­nes apor­ten da­tos so­bre el pa­ra­de­ro del asalt

Hoy en la noticia - - PORTADA -

El pró­fu­go Mar­ce­lo Gerardo Mai­da­na

Ape­sar de que el in­ten­den­te de La Pla­ta, Ju­lio Ga­rro, no pa­re­ce muy in­tere­sa­do en que se de­ten­ga a los dos pró­fu­gos por el ro­bo en su ca­sa, ocu­rri­do el 2 de mar­zo del año pa­sa­do, la Jus­ti­cia y la Po­li­cía avan­zan pa­ra en­con­trar­los. Los dam­ni­fi­ca­dos por el asal­to no pi­die­ron que se ofrez­ca re­com­pen­sa y el man­da­ta­rio pre­fie­re no ha­blar del te­ma, en lu­gar de pe­dir que se es­cla­rez­ca el gra­ve epi­so­dio de in­se­gu­ri­dad.

Dia­rio Hoy tu­vo ac­ce­so ayer a la fo­to de uno de los dos la­dro­nes que re­du­je­ron a nue­ve mu­je­res en la fin­ca del in­ten­den­te en el country Grand Bell. Se tra­ta de Mar­ce­lo Gerardo Mai­da­na, de 36 años, el úni­co que es­tá iden­ti­fi­ca­do gra­cias al apor­te del de­te­ni­do que tie­ne el ca­so, el ex­po­licía Pa­tri­cio Ma­sa­na.

Por lo que pu­do ave­ri­guar es­te me­dio, Mai­da­na fue em­plea­do de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad Red­guard SA, que tie­ne su se­de cen­tral en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Pi­lar. Sin em­bar­go, has­ta el día del osa­do asal­to en la ca­sa del je­fe co­mu­nal de la ca­pi­tal pro­vin­cial, el hom­bre vi­vía en la ca­lle La Fon­tai­ne al 1182, Barrio Parque, de la ciu­dad de Lo­mas de Za­mo­ra.

Esa vi­vien­da fue alla­na­da en al me­nos dos opor­tu­ni­da­des por per­so­nal de la DDI La Pla­ta, pe­ro nun­ca lo en­con­tra­ron. Aho­ra, la búsqueda es­tá orien­ta­da a la pro­vin­cia de San­ta Fe, don­de el pró­fu­go es­ta­ría pa­san­do sus días ba­jo otra iden­ti­dad y, se­gún di­cen, con re­cur­sos su­fi­cien­tes.

Mai­da­na, ade­más de ha­ber si­do em­plea­do en la men­cio­na­da em­pre­sa de se­gu­ri­dad, fue pun­te­ro po­lí­ti­co en la lo­ca­li­dad de Al­mi­ran­te Brown y a tra­vés de ese rol ha­bría co­no­ci­do a Ma­sa­na. Tam­bién se sa­be que fue pro­ce­sa­do por un ac­ci­den­te de trán­si­to.

Apor­te cla­ve de Ma­sa­na

De acuer­do a los tes­ti­mo­nios de las dam­ni­fi­ca­das en el asal­to, Mai­da­na ac­tuó con guan­tes de lá­tex y una fra­ne­la ver­de pa­ra no de­jar ras­tros. En­ton­ces, ¿ có­mo es que se sa­be su nom­bre? La in­for­ma­ción fue una con­tri­bu­ción de Ma­sa­na, quien es de­fen­di­do por el abo­ga­do Ale­jan­dro Mon­to­ne. El ex­sub­te­nien­te de la Bo­nae­ren­se apor­tó los da­tos de su cóm­pli­ce co­mo se­ñal de que quie­re con­tri­buir con la Jus­ti­cia. Co­mo se re­cor­da­rá, la in­ves­ti­ga­ción por el enig­má­ti­co ro­bo en la ca­sa de Ga­rro fue lle­va­da ade­lan­te por la UFI nº 7, en­ca­be­za­da por la fis­cal Vir­gi­nia Bravo.

Aquel 2 de mar­zo de 2016, cer­ca de las 10 de la ma­ña­na, dos su­je­tos cor­pu­len­tos y ar­ma­dos irrum­pie­ron en la vi­vien­da ubi­ca­da en el lo­te 210 del Club de Cam­po Grand Bell, de ca­lle 467 en­tre 142 y 146. En­se­gui­da re­du­je­ron a Ma­ría Do­lo­res Con­de, es­po­sa de Ga­rro, a sus cua­tro hi­jas, a la cu­ña­da del in­ten­den­te y dos so­bri­nas, ade­más de la em­plea­da do­més­ti­ca.

Los de­lin­cuen­tes se desen­vol­vie­ron con pro­fe­sio­na­lis­mo. Ata­ron, amor­da­za­ron y en­ce­rra- ron en una ha­bi­ta­ción a las víc­ti­mas. Lue­go, uno de los in­tru­sos, ba­jo ame­na­zas, re­co­rrió las ins­ta­la­cio­nes de la ca­sa jun­to a la es­po­sa de Ga­rro. Bus­ca­ba pla­ta y ob­je­tos de va­lor.

Tras ob­te­ner el bo­tín ( ver no­ta apar­te) los asal­tan­tes es­ca­pa­ron en di­rec­ción a la vi­vien­da de un ve­cino. Se me­tie­ron en la ca­sa de Pa­tri­cio Ma­sa­na y, mi­nu­tos des­pués, se fu­ga­ron a bor­do de la ca­mio­ne­ta de al­ta ga­ma del ex­po­licía.

Las dam­ni­fi­ca­das que­da­ron en shock y tar­da­ron en desatar­se. Lue­go, se subie­ron al au­to de Ma­ría Do­lo­res y re­co­rrie­ron las ca­lles del country du­ran­te va­rios mi­nu­tos. Fue en­ton­ces cuan­do, en lu­gar de dar avi­so al 911, la mu­jer aler­tó a su es­po­so, Ju­lio Ga­rro. Esa inexplicable de­mo­ra les dio tiem­po a los la­dro­nes pa­ra es­ca­par sin in­con­ve­nien­tes. Más tar­de, cer­ca del me­dio­día, arri­ba­ron los efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría De­ci­mo­cuar­ta.

El de­lin­cuen­te del que na­da se sa­be

Se­gún los pes­qui­sas, Mai­da­na fue la mano de obra que con­tra­tó Ma­sa­na pa­ra des­va­li­jar la ca­sa de Ju­lio Ga­rro. Ade­más, afir­man que el exem­plea­do de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad lle­vó un cóm­pli­ce, del que na­da se sa­be. Un alle­ga­do a la cau­sa le di­jo a es­te me­dio que, por el pro­fe­sio­na­lis­mo de­mos­tra­do en el asal­to, no des­car­tan que se tra­te de un exin­te­gran­te del gru­po de elite de la Bo­nae­ren­se.

El ac­ce­so al country Grand Bell, al día si­guien­te del ro­bo al man­da­ta­rio pla­ten­se ( izquierda). El pró­fu­go Mar­ce­lo Gerardo Mai­da­na

( de­re­cha)

El ex­po­licía Pa­tri­cio Ma­sa­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.