“Siem­pre se­rás mi Mar­ga­ri­ta”

Hoy Pinto - - De puño y letra - > Por (#) Por Jor­ge Omar Ore­llano

“La pre­sen­te no­ta tie­ne co­mo ob­je­ti­vo acla­rar al­gu­nas inexac­ti­tu­des es­cri­tas en su se­ma­na­rio por el ger­ma­nien­se con­ce­jal y con­se­je­ro es­co­lar de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal (man­da­to cum­pli­do), do­cen­te ju­bi­la­do, ex di­rec­tor de la Es­cue­la Se­cun­da­ria Nº 2 de Co­ro­nel Gra­na­da, pro­fe­sor En­ri­que Mi­ner­vino.

Lo pri­me­ro se­rìa pre­gun­tar­se si le­yó el li­bro ´Yo acu­so´, por lo tan­to, le­jos es­tá Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer de ser ´una es­tre­lla´ de la po­lí­ti­ca na­cio­nal, sí una mi­li­tan­te. De he­cho, par­te de esa mi­li­tan­cia tie­ne co­mo tes­ti­go a nues­tro Dis­tri­to, al que vi­si­tó cua­tro ve­ces.

De­cir que las cau­sas Ho­te­sur y Los Sau­ces tie­nen más tras­cen­den­cia me­diá­ti­ca que ju­di­cial. Es, al me­nos, te­me­ra­rio, pe­ro tie­nen tras­cen­den­cia me­diá­ti­ca y -so­bre to­do- ju­di­cial. Cuan­do Mi­ner­vino di­ce que Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner fue so­bre­seí­da un año an­tes no mien­te, pe­ro va­le la pe­na acla­rar y por su in­fluen­cia, que es­ta úl­ti­ma era, na­da me­nos, que la pre­si­den­te de la Na­ción, con to­do lo que ello im­pli­ca.

Se lle­va­ron pues­to al ex pro­cu­ra­dor Es­te­ban Rig­hi, que era del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta an­ces­tral, por pe­dir que in­ves­ti­guen al vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou. Si de so­bre­sei­mien­tos se tra­ta, ca­be aco­tar, que tam­bién el ex pre­si­den­te Nes­tor Kirch­ner lo fue por una cau­sa de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to por el inefa­ble y po­co pre­sen­ta­ble juez Oyar­bi­de, ju­bi­la­do por el ac­tual go­bierno en lu­gar de lle­var­lo a jui­cio po­lí­ti­co.

Se pre­gun­ta En­ri­que Mi­ner­vino ¿ Por­qué es­tá em­pe­ña­da Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer en de­nun­ciar sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad a Cris­ti­na Fer­nán­dez ?.

El pro­fe­sor, quien fue fun­cio­na­rio pú­bli­co sa­be, o al me­nos de­be­ría sa­ber, que an­te la sos­pe­cha de un ilí­ci­to, cual­quier fun­cio­na­rio pú­bli­co tie­ne la obli­ga­ción de ir a la jus­ti­cia. En mi opi­nión, por­que Mar­ga­ri­ta quie­re un país me­jor.

Ha­bla el ex con­ce­jal de la U.C.R. del fra­ca­so elec­to­ral de Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer. Con el dia­rio del lu­nes to­dos so­mos Gar­del. Mar­ga­ri­ta se pu­so al hom­bro el úni­co es­pa­cio de cen­tro iz­quier­da que par­ti­ci­pó en aque­llas elec­cio­nes, en 90 días, tras la re­nun­cia de Her­mes Bin­ner a su can­di­da­tu­ra en el Fren­te Am­plio Pro­gre­sis­ta (FAP).

Aho­ra, lo de Cris­ti­na, Scio­li, Aní­bal Fer­nán­dez y com­pa­nía, ¿ No fue un fra­ca­so ?. ¿ To­da­vía no se pre­gun­ta­ron por­que per­die­ron ?. No lo ad­mi­ten: La pa­ja en el ojo ajeno.

Es to­tal­men­te men­ti­ra que Stol­bi­zer es­té cer­ca del PRO y de la U.C.R. Re­ci­bió la ofer­ta pa­ra la can­di­da­tu­ra a go­ber­na­do­ra de Mau­ri­cio Ma­cri a tra­vés del gru­po Te­chint, con dinero in­cluí­do pa­ra la cam­pa­ña y di­jo que No. Hoy so­mos Opo­si­ción.

Elu­cu­brar que Mar­ga­ri­ta re­ci­be in­for­ma­ción del juez Bo­na­dío es men­ti­ra. Es­tá muy en las en­tra­ñas del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria el ´ma­ne­jo de la jus­ti­cia´. Creer que los de­más son igua­les, ma­ni­fies­ta su pro­ce­der.

Hoy, Mar­ga­ri­ta es­tá en los me­dios he­ge­mó­ni­cos y, agre­go, no he­ge­mó­ni­cos. No des­cu­bre na­da Mi­ner­vino, ella sa­be que cuan­do pa­se su ho­ra, no la van a lla­mar más. Así pa­só du­ran­te la an­te­rior cam­pa­ña elec­to­ral, en­ton­ces de­be apro­ve­char­los en es­te mo­men­to. ¿ Es ilí­ci­to o in­mo­ral ?.

Equi­vo­ca su pre­sun­ción Minr­vino, cuan­do cree que Stol­bi­zer de­be de­nun­ciar a Ma­cri, in­clu­so se con­tra­di­ce por­que la lla­ma de­nun­cia­do­ra se­rial y le pi­de que de­nun­cie. Ha­bla de co­rrup­ción en el ac­tual go­bierno, ¿ Por­qué no va a la jus­ti­cia el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria ?.

Mar­ga­ri­ta cree que Cris­ti­na Fer­nán­dez es co­rrup­ta y va a la jus­ti­cia. Es­ta­do Re­pu­bli­cano que le lla­man. La co­rrup­ción no se de­ba­te, se de­nun­cia, aun­que a con­fe­sión de par­tes, re­le­vo de prue­bas. Re­co­no­ce Mi­ner­vino que hu­bo co­rrup­ción du­ran­te el Kirch­ne­ris­mo, tam­bién di­ce ´No se tra­ta que es­te­mos mi­dien­do quien es más o me­nos co­rrup­to´. Sin em­bar­go, pa­ra con­tra­po­ner, enu­me­ra ca­sos de co­rrup­ción en el go­bierno de Ma­cri: ¿ ?, ¿ ?...

En al­go coin­ci­di­mos: Per­so­nal­men­te, creo que Mi­la­gros Sa­la de­be es­pe­rar el jui­cio oral en li­ber­tad, aun­que pa­ra la jus­ti­cia ju­je­ña ´Va a obs­truir la in­ves­ti­ga­ción´. Creo que el revanchismo ha­ce ga­la con es­te pro­ce­der.

Quie­ro de­di­car un pá­rra­fo res­pec­to de su des­crip­ción, cuan­do ha­bla, in­ten­tan­do des­me­re­cer, de la par­ti­ci­pa­ción de Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer en 1999, co­mo dipu­tada de la Alian­za.

Cuan­do no se di­ce to­da la ver­dad y se tra­ta de ocul­tar la reali­dad, se tie­ne la in­ten­ción ma­li­cio­sa de des­in­for­mar. Es cier­to que Mar­ga­ri­ta vo­tó los su­per­po­de­res, pe­ro le fal­tó agre­gar que la otra pa­ta de la Alian­za por en­ton­ces era el Fren­te Grande y que mu­chos de sus in­te­gran­tes que tam­bién vo­ta­ron los su­per­po­de­res fue­ron mi­nis­tros, em­ba­ja­do­res y fun­cio­na­rios du­ran­te el Kirch­ne­ris­mo.

Es­cri­be Mi­ner­vino: ´Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner se atre­vió a dispu­tar­le ca­ra a ca­ra el po­der a sec­to­res más po­de­ro­sos´. Se ol­vi­da co­mo lle­ga­ron al po­der de la mano de Duhal­de, que era Mag­ne­to, y de Al­ber­to Fer­nán­dez (Cla­rín). A lo me­jor no en­ten­dí bien, pe­ro Che­vrón-Va­ca Muer­ta (Roc­ke­fe­ller); la Ba­rrick; Mon­san­to; la ba­se mi­li­tar chi­na; la fu­sión Ca­ble­vi­sión-Multicanal pa­ra Cla­rín, por nom­brar al­gu­nos, ¿ Quién los per­mi­tió ?. Qui­zás Mar­ga­ri­ta y no me en­te­ré.

Las crí­ti­cas po­lí­ti­cas es­tán bien y se pue­den de­ba­tir. Por lo tan­to, de­be­ría­mos los po­lí­ti­cos ocu­par­nos de cri­ti­car ap­ti­tu­des o ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas. Aho­ra, usar té­mi­nos co­mo ´es­tre­lla de la po­lí­ti­ca´, ´me­dìá­ti­ca´, ´de­nun­cia­do­ra se­rial´ pa­ra des­ca­li­fi­car a una mu­jer que cum­ple con su de­ber, no ha­bla de­ma­sia­do bien de quien las es­cri­be.

Re­fle­xión: An­te al­gu­na acu­sa­ción de de­li­to, cual­quier ciu­da­dano tra­ta­ría de de­mos­trar su inocen­cia y no lo que ha­ce Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, quien has­ta el mo­men­to so­lo se ha ne­ga­do a de­cla­rar an­te la jus­ti­cia, no así an­te las cáa­ras de té­le­vi­sión. Que de­mues­tre su inocen­cia, en­ton­ces en­ten­de­re­mos lo de la per­se­cu­ción poíì­ti­ca. Mien­tras tan­to, quie­nes mi­li­ta­mos del otro la­do, cree­mos que es pu­ra ´Cha­cha­ra pa­ra la gi­la­da´”.

- (#) Con­gre­sal del Par­ti­do Ge­ne­ra­ción pa­ra un En­cuen­tro Na­cio­nal (GEN) de Bue­nos Ai­res -

Jor­ge Omar Ore­llano jun­to a Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.