Con­cep­tuo­sa crí­ti­ca so­bre el li­bro “El hu­mor de Bor­ges”, es­cri­to por el pin­ten­se Ro­ber­to Ali­fano

Hoy Pinto - - De puño y letra -

En una no­ta pu­bli­ca­da por el dia­rio “El Im­par­cial”, de la Editorial Im­par­cial de Oc­ci­den­te S.A. de Ma­drid, Es­pa­ña, la pe­rio­dis­ta Car­men R. Santos ex­po­ne elo­gio­sos con­cep­tos so­bre Ro­ber­to Fran­cis­co Ali­fano, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta na­ci­do el 22 de Sep­tiem­bre de 1943 en Ge­ne­ral Pin­to y ra­di­ca­do des­de ha­ce va­rios años en Ca­pi­tal Fe­de­ral.

El pin­ten­se, re­cor­de­mos, fue ama­nuen­se del ge­nial Jor­ge Luis Bor­ges, y es -ade­más-, vi­gen­te au­tor de obras li­te­ra­rias y pe­rio­dís­ti­cas que se re­fle­jan en dis­tin­tas par­tes del mun­do.

En su no­ta, la pe­rio­dis­ta es­pa­ño­la Car­men R. Santos ex­pre­sa:

“Ro­ber­to Ali­fano es uno de los es­cri­to­res y pe­rio­dis­tas más repu­tados de su país, Ar­gen­ti­na, aun­que su producción no se ha que­da­do ahí, al tras­pa­sar fron­te­ras tra­du­ci­da a di­ver­sos idio­mas. Asi­mis­mo, co­la­bo­ra en di­fe­ren­tes me­dios no so­lo ar­gen­ti­nos e his­pa­noa­me­ri­ca­nos, sino de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, y ha im­par­ti­do cla­ses en va­rias uni­ver­si­da­des.

Su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal le ha va­li­do nu­me­ro­sos ga­lar­do­nes, en­tre los que se en­cuen­tran el Gran Pre­mio de Ho­nor de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Es­cri­to­res o el Pa­blo Ne­ru­da por su tra­yec­to­ria poé­ti­ca, pues en es­te gé­ne­ro tie­ne en su ha­ber una nu­tri­da obra, con tí­tu­los co­mo So­lo pa­ra ma­yo­res, Don­de ol­vi­dé mi som­bra, El guar­dián de la lu­na, Can­tos al amor ma­ra­vi­llo­so y Exis­ten­cia­rio, en­tre otros.

Au­tor tam­bién de no­ve­las y en­sa­yos, Ali­fano se re­la­cio­nó con pri­me­ras fi­gu­ras de las le­tras. Así, con Pa­blo Ne­ru­da, Ni­ca­nor Pa­rra o Jor­ge Ed­wards. Pe­ro, sin du­da, fue a Jor­ge Luis Bor­ges al que le unie­ron más es­tre­chos e in­ten­sos la­zos.

Ro­ber­to Ali­fano tu­vo el pri­vi­le­gio de tra­ba­jar y co­la­bo­ra­dor con el au­tor de El Aleph du­ran­te más de una dé­ca­da en los úl­ti­mos años de su vi­da, hon­rán­do­se con su amis­tad. Y con Bor­ges tra­du­jo a nues­tra len­gua las Fá­bu­las de Ro­bert Louis Ste­ven­son y los poe­mas de Her­man Hes­se.

Ese pri­vi­le­gio le per­mi­tió co­no­cer de ma­ne­ra muy cer­ca­na y co­ti­dia­na al in­sig­ne es­cri­tor ar­gen­tino, y dis­fru­tar de su ma­gis­te­rio, se­gún él mis­mo con­fie­sa: “Sin pre­ten­der ser­lo -es­ta­ba muy le­jos de su in­ten­ción-, Bor­ges era un maes­tro per­ma­nen­te que re­ga­la­ba a sus oyen­tes el cau­dal pro­di­gio­so de sus co­no­ci­mien­tos; en la anéc­do­ta más ni­mia po­dían fi­gu­rar Pli­nio, Hob­bes, Lu­go­nes o Con­fu­cio, a tra­vés de una co­rre­la­ción que tan so­lo él po­día ima­gi­nar”.

Te­ne­mos que agra­de­cer a Ali­fano que ha­ya com­par­ti­do ese pri­vi­le­gio con to­dos no­so­tros me­dian­te va­rios li­bros co­mo Con­ver­sa­cio­nes con Bor­ges, Bor­ges, bio­gra­fía ver­bal, y Bor­ges y la Di­vi­na Co­me­dia. En­tre ellos des­ta­ca El hu­mor de Bor­ges, que ha al­can­za­do un gran éxi­to en las su­ce­si­vas edi­cio­nes am­plia­das que han ido vien­do la luz, y que aho­ra con acierto la editorial Re­na­ci­mien­to re­cu­pe­ra”.

RE­CO­PI­LA CIEN­TOS DE ANÉC­DO­TAS

Con­ti­nuan­do con la no­ta, Car­men Santos ma­ni­fies­ta:

“El hu­mor de Bor­ges nos des­cu­bre una fa­ce­ta bor­gea­na no siem­pre vis­ta y re­sal­ta­da co­mo exi­ge, pe­se al de­ci­si­vo pa­pel que desem­pe­ña en su cos­mo­vi­sión y per­so­na­li­dad. Muy bien lo ex­pli­ca Ali­fano: “El sen­ti­do del hu­mor pue­de ser una cla­ve pa­ra com­pren­der la vi­da, o pa­ra so­bre­lle­var­la.

En el ca­so de Bor­ges, imprevisible y sin­gu­lar en ca­da ac­ti­tud o en ca­da re­fle­xión, tam­bién era una for­ma de su es­cep­ti­cis­mo; cons­cien­te de la fra­gi­li­dad de nues­tra exis­ten­cia, se to­ma­ba en bro­ma y to­ma­ba en bro­ma mu­chas de las cues­tio­nes a las que al­gu­nos sue­len otor­gar una tras­cen­den­cia in­me­re­ci­da”.

Ese hu­mor pe­cu­liar y úni­co se des­plie­ga es­pe­cial­men­te en el Bor­ges con­ver­sa­cio­nal, co­mo pue­de apre­ciar­se en es­te de­li­cio­so vo­lu­men que re­co­pi­la más de un cen­te­nar de anéc­do­tas a cuál más ju­go­sa, y don­de bri­lla la iro­nía, a ve­ces con su pun­to de sar­cas­mo y ale­ja­da de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. “Ma­li­cia, iro­nía, in­ge­nio for­ma­ban par­te del Bor­ges oral. Ese hom­bre que sa­bía reír y dis­fru­tar de la con­ver­sa­ción don­de el hu­mor, siem­pre pre­sen­te co­mo apén­di­ce in­dis­pen­sa­ble de su mo­do de ma­ni­fes­tar­se, desafia­ba convenciones”, cer­ti­fi­ca Ali­fano.

Cier­ta­men­te es así, ya que a Bor­ges no le do­lie­ron pren­das en, por ejem­plo, cues­tio­nar el tan­go, sa­cro­san­to pa­ra sus compatriotas, ni en ma­ni­fes­tar opi­nio­nes co­mo la res­pues­ta que dio al pre­gun­tar­le por la con­ce­sión del Pre­mio No­bel a Ga­briel Gar­cía Má­quez: “Me pa­re­ce un ex­ce­len­te es­cri­tor y es muy jus­to que le die­ran a él ese pre­mio. Cien años de so­le­dad es una gran no­ve­la, aun­que qui­zás con cin­cuen­ta años hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te”.

Por cier­to, pre­ci­sa­men­te el Pre­mio No­bel pla­nea en va­rios mo­men­tos, y, aun­que to­ma­do con jo­co­si­dad el asun­to, es cla­ro que a Bor­ges, me­re­ce­dor sin du­da de él, no de­ja­ba de en­tris­te­cer­le que la Aca­de­mia sue­ca fue­ra es­qui­va. Muy sig­ni­fi­ca­ti­vo es al res­pec­to que un día ca­mi­nan­do por Bue­nos Ai­res Bor­ges y Ali­fano se cru­za­ron con unos hin­chas de fút­bol que les gri­ta­ron: “¡Bor­ges, sos más grande que Ma­ra­do­na!”. An­te lo que co­men­tó: “-Bueno, eso es­ta­ría bien si lo gri­ta­ran en Es­to­col­mo. Tal vez po­dría in­fluir en los aca­dé­mi­cos sue­cos pa­ra que me otor­guen el Pre­mio No­bel”.

“Bor­ges fue ge­ne­ran­do así una obra oral pa­ra­le­la a su obra es­cri­ta que com­pi­te con és­ta y la en­ri­que­ce”, apun­ta Ali­fano. En ver­dad es de es­ta for­ma y de ahí que es­te tra­ba­jo so­bre­pa­se la con­di­ción de ser so­lo una re­co­pi­la­ción de anéc­do­tas. Gra­cias a ellas su lec­tu­ra re­sul­ta muy en­tre­te­ni­da, pe­ro tam­bién con su li­bro Ro­ber­to Ali­fano lo­gra fe­liz­men­te que esa obra oral que en­ri­que­ce a la es­cri­ta no se pier­da”, fi­na­li­za la no­ta de la co­le­ga Car­men R. Santos, del dia­rio es­pa­ñol “El Im­par­cial”.

Ta­pa del li­bro “El hu­mor de Bor­ges”, es­cri­to por el pin­ten­se Ro­ber­to Fran­cis­co Ali­fano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.