“Ar­gen­ti­na o el yu­go de las cor­po­ra­cio­nes (II). No nos une el amor sino el es­pan­to”

Hoy Pinto - - De puño y letra - (*) Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta na­ci­do en Ge­ne­ral Pin­to. Fue ama­nuen­se de Jor­ge Luis Bor­ges > Por Ro­ber­to Fran­cis­co Ali­fano (*)

“La Ar­gen­ti­na no fue Mé­xi­co ni fue el Pe­rú, ni si­quie­ra Bo­li­via. Des­de el des­cu­bri­mien­to, ha si­do tan aza­ro­sa y tan in­só­li­ta nues­tra his­to­ria que em­pe­zó ofre­cien­do al des­con­cer­ta­do con­quis­ta­dor un ho­ri­zon­te de­pri­men­te con ri­que­zas a fu­tu­ro; no exis­tía el co­di­cia­do oro ni otros me­ta­les pre­cio­sos y a esa au­sen­cia só­lo se daba un es­pa­cio de­sier­to, cu­yo di­la­ta­do ho­ri­zon­te se unía al cie­lo y pa­re­cía la con­ti­nui­dad del mar.

La con­quis­ta tam­po­co opu­so ma­yo­res di­fi­cul­ta­des. Fue el triun­fo de la téc­ni­ca so­bre el sal­va­jis­mo; de un la­do ha­bía ru­di­men­ta­rias lan­zas y del otro ar­mas de fue­go y caballos; de ma­ne­ra que el re­sul­ta­do era pre­vi­si­ble y fa­tal. Esa lla­nu­ra es­ta­ba ca­si des­po­bla­da y era re­co­rri­da por po­bres tri­bus de nó­ma­das. A los te­rri­to­rios del Nor­te ya ha­bía lle­ga­do el im­pe­rio in­cá­si­co, que de­jó al­gu­nas rui­nas a los ar­queó­lo­gos.

Lo más in­tere­san­te de aquel pe­río­do fue, sin du­da, la teo­cra­cia co­mu­nis­ta, es­tu­dia­da por Lu­go­nes, que desa­rro­lló la Com­pa­ñía de Je­sús, for­ja­do­ra de las mi­sio­nes. Se fun­da­ron des­pués unas po­bres ciu­da­des de obli­ga­dos o con­de­na­dos ha­bi­tan­tes, en las cua­les, se­gún he­mos leí­do, los pro­pios vi­rre­yes lle­ga­dos de Es­pa­ña no se ani­ma­ban a usar sus tí­tu­los no­bi­lia­rios por­que el am­bien­te no era pro­pi­cio.

Los des­arro­pa­dos in­dí­ge­nas que se acer­ca­ban per­ple­jos, sub­sis­tían de ma­ne­ra pri­mi­ti­va con la ma­gra ca­za de ani­ma­les sal­va­jes. Pen­se­mos lo que era en­ton­ces el te­rri­to­rio de nues­tra que­ri­da pa­tria; pen­se­mos que la con­quis­ta era al­go ca­si in­tan­gi­ble, su­per­fi­cial. Pen­se­mos aho­ra que en el hoy es­tán los aye­res y su in­elu­di­ble me­lan­co­lía.

¿ Co­lo­ni­zar a quié­nes y con qué fin ?. Pa­ra esos hi­jos de la Con­tra­rre­for­ma Re­li­gio­sa has­ta la im­po­si­ción de la es­pa­da y la cruz no te­nía de­ma­sia­do sen­ti­do. ¿ Adón­de ha­bían lle­ga­do ?.

¿ A qué in­fierno.?. ¿ Los me­ta­les pre­cio­sos no apa­re­cían por nin­gu­na par­te ?. Ávi­dos de se­xo, no va­ci­la­ron en co­pu­lar con las agres­tes mu­je­res que le ofre­cía es­ta tie­rra. De esa cru­za de ra­zas na­ció el gau­cho, que as­pi­ra­ba a in­te­grar­se al do­mi­na­dor es­pa­ñol y re­cha­za­ba a su ma­dre in­dia; pe­ro el pa­dre tam­po­co lo que­ría.

Y fue el otro nó­ma­de de la lla­nu­ra, el ci­ma­rrón, men­cio­na­do por Walt Whit­man, so­juz­ga­do y útil pa­ra cier­tas ta­reas ru­ra­les; tam­bién per­se­gui­do y re­clu­ta­do por la le­va, pa­ra com­ba­tir los ma­lo­nes.

En ese cor­si e ri­cor­si, tan afín a Giam­bat­tis­ta Vi­co, se fue cons­tru­yen­do la ines­ta­ble Ar­gen­ti­na has­ta que lle­gó la du­ra Gue­rra de la In­de­pen­den­cia, a la que si­guie­ron ás­pe­ros de­ce­nios de anar­quía. Las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res fue­ron siem­pre las ma­las cos­tum­bres de nues­tro con­ti­nen­te; pe­ro aún a los tro­pie­zos se avan­zó y se con­for­mó la Na­ción. El trigo y otros gra­nos que se ex­por­ta­ban, nos hi­cie­ron ri­cos y se nos lla­mó “el gra­ne­ro del mun­do”.

En Bue­nos Ai­res, cre­ci­mos a ima­gen y se­me­jan­za de París o de Lon­dres. Ya en­tra­do el si­glo XX y apli­ca­da la lla­ma­da Ley Sáenz Pe­ña, que im­pul­só el vo­to obli­ga­to­rio y se­cre­to a to­dos los ciu­da­da­nos, em­pe­za­mos a ser un país de­mo­crá­ti­co. An­tes, ha­bía­mos so­por­ta­do una di­la­ta­da y fe­roz gue­rra ci­vil en­tre pro­vin­cias que bus­ca­ban in­de­pen­di­zar­se del mo­no­po­lio adua­ne­ro por­te­ño, la pri­me­ra cor­po­ra­ción. En­tre nues­tras tro­pe­lías ex­pan­sio­nis­tas, se cuen­ta tam­bién, una ex­ter­mi­na­do­ra gue­rra ha­cía un país ve­cino, el Pa­ra­guay. Ese afán be­li­cis­ta se re­pe­ti­ría, de ma­ne­ra ca­si ri­dí­cu­la en la dé­ca­da del ’80 con la con­tien­da más gro­tes­ca y más breve de to­da la his­to­ria uni­ver­sal, don­de unos de­rro­ta­dos mi­li­ta­res, en su hui­da ha­cia ade­lan­te, pu­sie­ron en jue­go la se­gu­ri­dad na­cio­nal al de­cla­rar la gue­rra al Reino Uni­do (es­to es a la OTAN), que nos cos­tó mu­chas vi­das de jó­ve­nes pro­vin­cia­nos, en­via­dos a com­ba­tir a unas re­mo­tas is­las sin en­tre­na­mien­to pre­vio.

Se can­tó vic­to­ria por an­ti­ci­pa­do con ce­le­bra­cio­nes y co­lec­tas te­le­vi­sa­das y, en po­co más de un mes, el re­sul­ta­do fue hu­mi­llan­te pa­ra una so­cie­dad frí­vo­la que dio vuel­ta la ca­ra y se ocu­pó me­nos de la gue­rra que de las dispu­tas de­por­ti­vas que se ju­ga­ban al mis­mo tiem­po.

La mez­cla de ra­zas, de­bi­do a la in­mi­gra­ción eu­ro­pea, dio gran­des pa­trio­tas. Las som­bras de San Mar­tín, Bel­grano y Sar­mien­to se pro­di­gan ge­ne­ro­sas; con orí­ge­nes dis­tin­tos son un pa­ra­dig­ma. El ar­gen­tino no es in­fe­rior a na­die in­di­vi­dual­men­te; pe­ro es­ta ne­ga­do pa­ra ac­tuar en con­jun­to. Si se unen cin­co en un pro­pó­si­to co­mún, al ca­bo de po­co tiem­po ha­brá cin­co in­ter­nas in­con­ci­lia­bles.

A par­tir de 1930, los gol­pes mi­li­ta­res, ab­so­lu­tis­tas y des­pia­da­dos, al­ter­na­ron con los ci­vi­les en la con­duc­ción del país; des­de en­ton­ces es­ta­mos siem­pre en caí­da li­bre, sal­vo en los bre­ves pe­río­dos de li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas, he­mos re­tro­ce­di­do a los tum­bos y se­gui­mos tro­pe­zan­do con po­lí­ti­cos pri­vi­le­gia­dos que co­bran ca­si diez ve­ces más que un tra­ba­ja­dor de la edu­ca­ción o de la sa­lud y do­ce o tre­ce más que un sim­ple ju­bi­la­do al que aho­ra se lo en­ga­ña con un bono de fin de año, que se atre­ven a lla­mar pom­po­sa­men­te, de “re­cons­truc­ción his­tó­ri­ca”.

Los gol­pes de Es­ta­do die­ron lu­gar a al­ter­nan­cias de­mo­crá­ti­cas ca­da vez que esas dic­ta­du­ras se des­gas­ta­ban en sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes cor­po­ra­ti­vas. En 1983, cuan­do los pro­yec­tos he­ge­mó­ni­cos con­ti­nen­ta­les de los Es­ta­dos Uni­dos se de­bi­li­ta­ron, se pre­sen­tó la po­si­bi­li­dad de cons­truir una de­mo­cra­cia re­pu­bli­ca­na y li­be­ral, pe­ro el pro­pó­si­to nau­fra­gó pron­to por ra­zo­nes in­ter­nas.

El dé­bil go­bierno del bien in­ten­cio­na­do Raúl Al­fon­sín, pri­mer pre­si­den­te ele­gi­do por la ciu­da­da­nía des­pués de la ne­fas­ta ex­pe­rien­cia mi­li­tar, hos­ti­ga­do por el im­pla­ca­ble pe­ro­nis­mo que sa­có la gen­te a la ca­lle pa­ra asal­tar co­mer­cios, de­bió em­pren­der una me­nos hu­mi­llan­te que dig­na re­ti­ra­da po­co an­tes de cum­plir su man­da­to cons­ti­tu­cio­nal.

Agre­gue­mos que des­de 1928 nin­gún go­bierno no pe­ro­nis­ta lo­gró com­ple­tar en tiem­po y for­ma su man­da­to; el asun­to no es de nin­gún mo­do ajeno a la lar­ga y es­pec­ta­cu­lar de­ca­den­cia na­cio­nal ni al co­lo­sal fra­ca­so de la de­mo­cra­cia. La Ar­gen­ti­na del par­ti­do úni­co, que siem­pre ve­nía a sal­var a la pa­tria, nos hun­dió en los úl­ti­mos do­ce años en la de­si­gual­dad es­truc­tu­ral y en la co­rrup­ción sis­té­mi­ca.

Co­rres­pon­de a quie­nes ac­tual­men­te go­bier­nan el país pro­pi­ciar un cam­bio no a la ma­ne­ra ga­to­par­dis­ta, sino es­truc­tu­ral. Sin du­da, con bue­nas in­ten­cio­nes, has­ta aho­ra no lo han con­se­gui­do, qui­zá por ser no­ve­les em­pre­sa­rios trans­for­ma­dos en po­lí­ti­cos, o por la me­ra in­ca­pa­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va en la que es­tán nau­fra­gan­do. A eso se su­ma el re­cla­mo de una so­cie­dad que no sa­be ha­cia dón­de quie­re ir y que hoy ca­re­ce de unidad de cri­te­rio y orien­ta­ción.

¿Y en qué con­sis­te esa fal­ta de unidad, ya re­cla­ma­da en el Preám­bu­lo de la Cons­ti­tu­ción ?. Sin pe­car de va­ni­dad, cree­mos en­con­trar una res­pues­ta: “En la gran de­ca­den­cia del Es­ta­do y en la co­rrup­ción que lo afec­ta y lo ha trans­for­ma­do en otra cor­po­ra­ción col­ma­da de pri­vi­le­gios que se ex­tien­de a to­dos los sec­to­res ya men­cio­na­dos (aso­cia­dos no por leal­ta­des de unos ha­cia otros, sino por pu­ra com­pli­ci­dad de in­tere­ses), sin ex­cluir a ti­rios ni tro­ya­nos.”

Es­pe­rá­ba­mos to­dos que el ac­tual pre­si­den­te, per­te­ne­cien­te a la cor­po­ra­ción em­pre­sa­ria, con­vo­ca­ra -ape­nas ga­na­das las elec­cio­nes por un mar­gen mí­ni­mo que no su­pero el 2 por cien­to-, a un “Go­bierno de Unidad Na­cio­nal” que abrie­ra puer­tas a un am­plio en­ten­di­mien­to en­tre los más ap­tos ciu­da­da­nos, en­car­ga­dos de re­cu­pe­rar los per­di­dos va­lo­res éti­cos y pa­trió­ti­cos.

Pe­ro no lo hi­zo y qui­zá ya es tar­de. Las puer­tas del Co­li­seo se en­cuen­tran aho­ra abier­tas a las fie­ras, y los cor­de­ros pre­ten­den con­tro­lar a los leo­nes suel­tos en la are­na. In­clu­si­ve le hu­bie­ra si­do útil la pro­cla­ma lan­za­da por el his­trió­ni­co cau­di­llo, que re­gre­só del exi­lio pa­ra asu­mir su ter­ce­ra pre­si­den­cia a prin­ci­pio de la dé­ca­da del ’70 con cier­tas in­ten­cio­nes re­pa­ra­do­ras, con­ven­ci­do de que so­la­men­te una gran vo­lun­tad co­lec­ti­va po­dría nor­ma­li­zar la si­tua­ción de ca­si gue­rra ci­vil, que vi­vía la Re­pú­bli­ca.

“A es­to lo arre­gla­mos en­tre to­dos o no lo arre­gla na­die”, en­fa­ti­zó aquel ag­gior­na­do Pe­rón, abrien­do puer­tas ha­cia la gran na­ción; pe­ro el ubi­cuo ge­ne­ral, no pu­do rea­li­zar el pre­ten­di­do cam­bio, la muer­te lo sor­pren­dió en ple­na eje­cu­ción de su no­ble pro­yec­to.

Y otra vez los ávi­dos, ce­rri­les uni­for­ma­dos se hi­cie­ron con el bo­tín eje­cu­tan­do una co­rrup­ción cor­po­ra­ti­va que en­deu­dó al país, jun­to a una re­pre­sión del Es­ta­do de fe­ro­ci­dad in­hu­ma­na, que co­bró víc­ti­mas hoy es­ti­ma­das en mi­les.

La cues­tión de la bre­cha so­cial es co­no­ci­da en la Ar­gen­ti­na, don­de una de ca­da tres per­so­nas es po­bre. Es­to se de­ba­te y se com­pren­de en to­da su gra­ve­dad; pe­ro lo cier­to es que las cor­po­ra­cio­nes aso­cia­das im­pi­den avan­zar ha­cia una so­lu­ción, y ha­cen que un país pro­duc­tor de ali­men­tos que al­can­za­rían pa­ra cu­brir el ham­bre di­se­mi­na­da en el mun­do, ten­ga ín­di­ces de in­di­gen­cia que ate­rran.

No se tra­ta de una po­bre­za ro­mán­ti­ca o fol­kló­ri­ca de la que nin­gún país es­tá a sal­vo (“Cuan­do ra­jés los ta­man­gos bus­can­do ese man­go que te ha­ga mor­far…”, di­ce un fa­mo­so tan­go).

Tam­po­co son los po­bres de nues­tra pa­sa­da so­cie­dad del pro­gre­so que tran­si­tan el es­ca­lón ini­cial ha­cia la an­cha puer­ta de las “cla­ses me­dias”. El mun­do de la po­bre­za ac­tual de la Ar­gen­ti­na es com­pac­to y su pre­sen­cia se re­ve­la a pri­me­ra vis­ta; bas­ta ca­mi­nar el cen­tro de Bue­nos Ai­res pa­ra com­pro­bar­lo, sin ha­blar del in­te­rior que es el ma­yor re­gis­tro de una si­tua­ción ca­la­mi­to­sa.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, un ter­cio de nues­tra so­cie­dad apren­dió a so­bre­vi­vir adap­tan­do su for­ma de vi­da a las nue­vas cir­cuns­tan­cias y ge­ne­ran­do mo­der­nos es­ti­los que tras­to­can va­lo­res, aca­so di­fí­ci­les de com­pren­der pa­ra los dos ter­cios res­tan­tes. La bre­cha, sin em­bar­go, es ya co­mo un di­que que re­bal­sa y abre com­puer­tas de ho­rror ha­cia un an­cho mar, que desem­bo­ca en más in­se­gu­ri­dad y en más cor­po­ra­ti­vis­mo.

Así co­mo las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas, ins­ta­la­das en la pla­ci­dez del con­fort que le brin­da la tec­no­lo­gía y otros bue­nos há­bi­tos, in­ten­tan abrir­se pa­so ha­cia una ca­da vez me­jor for­ma de vi­da, la nues­tra de­cae ca­da día y es rehén de las siem­pre re­no­va­das “eli­tes” (lla­mé­mos­las con ese eu­fe­mis­mo com­pa­si­vo), sean de po­lí­ti­cos, ju­di­cia­les, po­li­cías, em­pre­sa­rios, sin­di­ca­lis­tas y has­ta de­por­ti­vas cul­tu­ra­les, tan dies­tras to­das en la de­fen­sa de sus in­tere­ses sec­to­ria­les.

Los per­so­na­jes de Franz Kaf­ka, Henry Ja­mes y nues­tro Ro­ber­to Arlt, son pro­fe­sio­na­les de la de­rro­ta de sí mis­mos. La Ar­gen­ti­na, de­bi­da a la in­me­dia­tez a que la con­de­nan sus cor­po­ra­cio­nes, se ha trans­for­ma­do en una epo­pe­ya de la ani­qui­la­ción.

Vi­vi­mos un sue­ño ca­da día más atroz don­de na­die, creo, es­tá li­bre de la in­se­gu­ri­dad y tam­po­co pue­de can­tar vic­to­ria aun­que se vea fa­vo­re­ci­do en la ilu­so­ria arre­ba­ti­ña del “sál­ve­se quién pue­de”. El fra­ca­so es de to­dos.

Co­mo en una pe­sa­di­lla, lo que nos su­ce­de a los ar­gen­ti­nos es al­go dra­má­ti­co e in­com­pren­si­ble; no só­lo pa­ra no­so­tros, sino en to­do el mun­do. ¿Có­mo un país tan ri­co, to­ca­do por la mano de Dios, co­mo se di­ce, es­tá hun­dién­do­se ca­da vez más y de es­ta ma­ne­ra ?.

No ha­ce mu­cho, mien­tras al­mor­zá­ba­mos en un res­tau­ran­te de Ma­drid con mi ami­go, el poe­ta An­to­nio Re­que­ni, dos se­ño­res que es­ta­ban ubi­ca­dos en una me­sa ve­ci­na, al oír nues­tro acen­to, nos pre­gun­ta­ron: “¿ Sois ar­gen­ti­nos ?. Cuan­do les res­pon­di­mos afir­ma­ti­va­men­te, uno de ellos hi­zo es­te co­men­ta­rio: “Hom­bre, hay dos co­sas que no se en­tien­den en el mun­do. La pri­me­ra es có­mo Ja­pón, un país pe­que­ño, ca­si sin ri­que­zas na­tu­ra­les es una po­ten­cia en el mun­do y, la otra, es có­mo un país ri­co, al que le al­can­za y le so­bra de to­do es uno de los paí­ses más po­bres, con gen­te que pa­sa ham­bre”.

¿ Se­rá tal vez por­que las for­mas de la pe­sa­di­lla son más atractivas que el sue­ño, que los ar­gen­ti­nos só­lo so­mos ca­pa­ces de la ele­gía ?. “No nos une el amor sino el es­pan­to…”, es­cri­bió Jor­ge Luis Bor­ges, nues­tro má­xi­mo es­cri­tor, en un poe­ma me­mo­ra­ble. Así es­ta­mos, ca­da día más per­ple­jos y ho­rro­ri­za­dos, apia­dán­do­nos de no­so­tros mis­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.