"El ne­fas­to in­di­vi­dua­lis­mo"

Hoy Pinto - - De puño y letra - - (•) Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta na­ci­do en Ge­ne­ral Pin­to. Fue ama­nuen­se de Jor­ge Luis Bor­ges -

(•) Es­cri­be Ro­ber­to Fran­cis­co Ali­fano -

Mo­di­fi­car de ma­ne­ra su­til o de­fi­ni­ti­va el pa­sa­do es qui­zá el úni­co mi­la­gro que las re­li­gio­nes le tie­nen prohi­bi­do a Dios y que nues­tros po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les eje­cu­tan ale­gre­men­te. Más allá de cual­quier gé­ne­ro, con otro pro­pó­si­to, es una de las ta­reas obli­ga­das de la li­te­ra­tu­ra, a la que ad­hie­ren nues­tros in­có­mo­dos his­to­ria­do­res, en es­pe­cial los de la lla­ma­da “co­rrien­te re­vi­sio­nis­ta”. Esos em­pe­ño­sos cul­to­res del pa­sa­do dan por he­chos o re­cha­zan he­chos re­pre­sen­ta­ti­vos que sim­bó­li­ca­men­te pue­den ser ver­da­de­ros aun­que his­tó­ri­ca­men­te no pue­dan ser­lo. De am­bas ma­ne­ras cum­plen esa la­bor tran­si­tan­do dos sen­de­ros: el pri­me­ro es la ima­gi­na­ción ve­ro­sí­mil de pa­té­ti­cos por­me­no­res cir­cuns­tan­cia­les; el se­gun­do es la me­nos ima­gi­na­ti­va que bu­có­li­ca su­po­si­ción de que en su mo­men­to cier­tos per­so­na­jes se­rán las guías del por­ve­nir.

En las pá­gi­nas de nues­tros fol­kló­ri­cos re­vi­sio­nis­tas, el ti­rano Ro­sas y sus ma­zor­que­ros y, más cer­ca­nos a nues­tro tiem­po, el cau­di­llo Pe­rón, apa­re­cen co­mo gran­des be­ne­fac­to­res de la hu­ma­ni­dad.

Si­guien­do esa lí­nea de pen­sa­mien­to in­di­vi­dua­lis­ta, la ac­ti­tud de to­dos los go­bier­nos au­to­ri­ta­rios tie­ne co­mo fin mo­di­fi­car la his­to­ria, fa­vo­re­cien­do las ideas que in­ten­tan im­po­ner los cau­di­llos de turno. Pe­ro no es­tá en el pro­pó­si­to de es­te co­men­ta­rio de­te­ner­nos en es­ta dis­cu­sión.

A me­dia­dos del si­glo XX, con el tí­tu­lo Nues­tro po­bre in­di­vi­dua­lis­mo, Bor­ges lla­ma­ba la aten­ción so­bre al­gu­nos ras­gos dis­tin­ti­vos de “los ar­gen­ti­nos” y gol­pea­ba con un di­rec­to a la man­dí­bu­la a ta­les im­pos­tu­ras. Em­pe­za­ba que­ján­do­se del abo­mi­na­ble pa­trio­te­ris­mo:

“Aquí, los na­cio­na­lis­tas pu­lu­lan; los mue­ve, se­gún ellos, el aten­di­ble o inocen­te pro­pó­si­to de fo­men­tar los me­jo­res ras­gos de los ar­gen­ti­nos”. Tam­bién po­nía cier­to én­fa­sis so­bre al­gu­nas ás­pe­ras dis­cu­sio­nes, irri­tan­tes pa­ra los na­cio­na­lis­tas y de­cía, en­tre otras co­sas, que “los ar­gen­ti­nos so­mos in­di­vi­duos an­tes que ciu­da­da­nos y que só­lo con­ce­bi­mos las re­la­cio­nes per­so­na­les”.

Agre­ga­ba que el Es­ta­do nos re­sul­ta una abs­trac­ción po­co me­nos que in­com­pren­si­ble. Ob­via­men­te que nues­tro má­xi­mo es­cri­tor no con­ta­ba por aquel en­ton­ces (el tex­to de Bor­ges da­ta de 1946) con la pre­sen­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ca­pa­ces de dis­pen­sar ex­pli­ca­cio­nes pa­ra to­do y cual­quier co­sa, des­de los he­chos más ni­mios a los más com­ple­jos; in­clu­so pa­ra aque­llos que no bus­can ex­pli­ca­cio­nes, y siem­pre las en­cuen­tran (“¡Caa-ram-ba, si las en­cuen­tran!”, ha­bría ex­cla­ma­do el asom­bra­do Bor­ges con una ex­pre­sión muy pro­pia).

Esas pre­ten­di­das ex­pli­ca­cio­nes no só­lo las ofre­cen de mo­do su­per­fi­cial cier­tos pe­rio­dis­tas de turno, sino que se ha­ce ex­ten­si­va a las di­vas de la te­le­vi­sión, con­ver­ti­das en frí­vo­las sen­ten­cia­do­ras de la reali­dad po­lí­ti­ca, y has­ta en los pro­gra­mas de di­ver­sión don­de las con­tor­sio­nes su­pe­ran a la sen­sa­tez y al buen de­cir.

Pe­ro co­mo aho­ra la reali­dad de la Ar­gen­ti­na pa­re­ce mon­ta­da en esos de­ni­gran­tes pro­gra­mas, que has­ta califican a los po­lí­ti­cos pa­ra pre­si­dir el país. Ya na­da sor­pren­de a ese sec­tor de con­su­mi­do­res de cla­se me­dia que gol­pea ca­ce­ro­las cuan­do le to­can el ór­gano más sen­si­ble, llá­me­se “bol­si­llo”.

De to­das ma­ne­ras, ca­si no es ne­ce­sa­rio de­cir que esos me­dios que les ha­blan en gra­geas y con pa­la­bras es­dru­ju­la­das y soe­ces son ca­si sa­gra­dos y cons­tru­yen un mo­dus ope­ran­di ca­paz de exal­tar las abs­trac­cio­nes o las ab­yec­cio­nes más in­ca­li­fi­ca­bles. Co­mo, por ejem­plo, que el Es­ta­do, que es pa­ra He­gel la reali­dad de la idea mo­ral, sea al­go in­com­pren­si­ble pa­ra el hom­bre co­rrien­te, que lo con­si­de­ra –y es­to sí con jus­ta ra­zón- el so­cio ma­yo­ri­ta­rio de to­dos sus bie­nes y lo es­quil­ma des­pia­da­da­men­te con al­tí­si­mos im­pues­tos des­ti­na­dos a man­te­ner im­pú­di­cas bu­ro­cra­cias y a con­so­li­dar las ar­cas de las co­rrup­tas cor­po­ra­cio­nes que lo ro­dean.

Es­ta ac­ti­tud pue­de atri­buir­se a la cir­cuns­tan­cia de que, en la Ar­gen­ti­na, los go­bier­nos sue­len ser pé­si­mos o al he­cho ge­ne­ral de que el Es­ta­do es una in­con­ce­bi­ble abs­trac­ción. Pe­ro, lo cier­to, sin vuel­ta de ho­ja, es que –ca­da vez más- el hom­bre ar­gen­tino es un in­di­vi­duo, no un ciu­da­dano.

De tal for­ma, afo­ris­mos co­mo el del ya ci­ta­do He­gel “El Es­ta­do es la reali­dad de la idea mo­ral” nos pa­re­cen bro­mas si­nies­tras y de muy mal gus­to.

“Los films ela­bo­ra­dos en Holly­wood re­pe­ti­da­men­te pro­po­nen a la ad­mi­ra­ción el ca­so de un hom­bre (ge­ne­ral­men­te, un pe­rio­dis­ta) que bus­ca la amis­tad de un cri­mi­nal pa­ra en­tre­gar­lo des­pués a la po­li­cía –es­cri­be Bor­ges-; el ar­gen­tino, pa­ra quien la amis­tad es una pa­sión y la po­li­cía una ma­fia, sien­te que ese “hé­roe” es un in­com­pren­si­ble ca­na­lla.

Sien­te, con don Qui­jo­te, que “allá se lo ha­ya ca­da uno con su pe­ca­do” y que “no es bien que los hom­bre hon­ra­dos sean ver­du­gos de los otros hom­bres, no yén­do­les na­da en ello” (Qui­jo­te, I, XXII).

Más de una vez, an­te las va­nas si­me­trías del es­ti­lo es­pa­ñol, he sos­pe­cha­do que di­fe­ri­mos in­sal­va­ble­men­te de Es­pa­ña, esas dos lí­neas del Qui­jo­te han bas­ta­do pa­ra con­ven­cer­me del error; son co­mo el sím­bo­lo tran­qui­lo y se­cre­to de nues­tra afi­ni­dad.

Pro­fun­da­men­te lo con­fir­ma una no­che de la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na –se si­gue ex­pla­yan­do Bor­ges-: esa de­ses­pe­ra­da no­che en la que un sar­gen­to de la po­li­cía ru­ral gri­tó que no iba a con­sen­tir el de­li­to de que se ma­ta­ra a un va­lien­te y se pu­so a pe­lear con­tra sus sol­da­dos, jun­to al de­ser­tor Mar­tín Fie­rro.”

Uno de los más ur­gen­tes pro­ble­mas que nos aque­jan a los ar­gen­ti­nos (ya pues­to en te­la de jui­cio con pro­fé­ti­ca lu­ci­dez en el si­glo XIX por Her­bert Spen­cer) es la re­com­po­si­ción de nues­tro pa­ra­lí­ti­co y caó­ti­co Es­ta­do, con­ver­ti­do en una pre­sen­cia abru­ma­do­ra du­ran­te los do­ce años del an­te­rior go­bierno, con su re­la­to atronador, per­sis­ten­te y sos­te­ni­do so­bre la ba­se in­dis­cri­mi­na­da de sub­si­dios a po­bres y ri­cos.

Di­cha su­per­po­ten­cia na­cio­nal nos lle­vó con la dic­ta­du­ra mi­li­tar al es­pan­to­so “te­rro­ris­mo de Es­ta­do” y, años des­pués, con el kirch­ne­ris­mo, a la im­pu­ne “ra­pi­ña de Es­ta­do”. En la lu­cha con­tra esos ma­les, cu­yos nom­bres son po­pu­lis­mo y fas­cis­mo, se da una prác­ti­ca y una acep­ta­ción in­di­vi­dua­lis­ta que acep­ta am­bos au­to­ri­ta­ris­mos ba­jo el so­me­ti­mien­to de una cor­po­ra­ción o ma­fia, apo­ya­da por cier­tos sec­to­res del lla­ma­do “pe­rio­dis­mo mi­li­tan­te”, ge­ne­ro­sa­men­te fi­nan­cia­do, que se en­car­ga de la ala­ban­za del je­fe de turno.

Pe­ro si­ga­mos con nues­tro asun­to y sal­te­mos a otra no me­nos es­cla­re­ce­do­ra lectura de Bor­ges. En su re­la­to “Uto­pía de un hom­bre que es­tá can­sa­do” am­plian­do mu­chos años des­pués su idea so­bre el enojo­so Es­ta­do, la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos, agre­ga otros con­cep­tos me­nos hi­rien­tes que des­mo­ra­li­za­do­res:

“Se em­pie­za por la idea de que el Es­ta­do de­be di­ri­gir to­do; que es me­jor que ha­ya una cor­po­ra­ción que di­ri­ja las co­sas, y no que to­do ‘que­de aban­do­na­do al caos, o a cir­cuns­tan­cias in­di­vi­dua­les’; y se lle­ga al na­zis­mo o al co­mu­nis­mo, cla­ro. To­da idea em­pie­za sien­do una her­mo­sa po­si­bi­li­dad, y lue­go, bueno, cuan­do en­ve­je­ce es usa­da pa­ra la ti­ra­nía, pa­ra la opre­sión”.

Eu­do­ro Ace­ve­do, el per­so­na­je de su fá­bu­la, con­clu­ye es­pe­ran­za­do ha­blan­do con el hom­bre del por­ve­nir: “Sin por ello de­jar de ser op­ti­mis­ta, pen­san­do que al­gún día esos Es­ta­dos ya no exis­ti­rán más.”

Lue­go se pre­gun­ta en el mis­mo diá­lo­go: “¿Qué su­ce­dió con los go­bier­nos? Se­gún la tra­di­ción fue­ron ca­yen­do gra­dual­men­te en desuso. Lla­ma­ban a elec­cio­nes, de­cla­ra­ban gue­rras, im­po­nían ta­ri­fas, con­fis­ca­ban for­tu­nas, or­de­na­ban arres­tos y pre­ten­dían im­po­ner la cen­su­ra y na­die en el pla­ne­ta los aca­ta­ba. La pren­sa de­jó de pu­bli­car sus co­la­bo­ra­cio­nes y sus efi­gies.

Los po­lí­ti­cos tu­vie­ron que bus­car ofi­cios ho­nes­tos; al­gu­nos fue­ron bue­nos có­mi­cos o bue­nos cu­ran­de­ros. La reali­dad sin du­da ha­brá si­do más com­ple­ja que es­te re­su­men”. Vano de­seo. Los po­lí­ti­cos, en nues­tro ca­so, es­tán en su ple­ni­tud, con­ju­ra­dos en­tre ellos y de acuer­do con otras cor­po­ra­cio­nes, y con un pue­blo re­sig­na­do que los vo­ta, los le­gi­ti­ma y pa­sa a ser un me­ro rehén de sus pro­pó­si­tos sec­to­ria­les.

Si­gue ra­lean­do una con­cien­cia co­lec­ti­va que es­té dis­pues­ta a exi­gir a su di­ri­gen­cia un cam­bio de los usos y no el ma­qui­lla­je de al­gu­nos abu­sos. “Nues­tro po­bre in­di­vi­dua­lis­mo”, por aho­ra no lo ad­mi­te. ¡Qué pe­na! En al­gu­na re­mo­ta épo­ca se de­cía que la Ar­gen­ti­na era un país “to­ca­do por el de­do de Dios”, o “con­de­na­do al éxi­to”, co­mo sen­ten­ció un po­lí­ti­co fu­tu­ris­ta.

Se­gui­mos prac­ti­can­do la pe­des­tre en­tro­pía de la va­ca em­pan­ta­na­da, que dan­do cor­co­vos se hun­de más en lo­da­zal. Es lí­ci­to y desea­ble dis­cu­tir los cam­bios, el có­mo y el por qué y la opor­tu­ni­dad, pe­ro ya no se pue­de, co­mo an­tes, dic­ta­mi­nar des­de la ri­que­za la di­rec­ción de los cam­bios. La po­lí­ti­ca de­be vol­ver a su lu­gar; hay un go­bierno de­mo­crá­ti­co y re­pu­bli­cano y es­ta­mos es­pe­ran­za­dos en que al me­nos lo in­ten­te.

El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri no ha de­mos­tra­do to­da­vía que sus te­ra­pias pue­dan ser exi­to­sas y que el apa­ra­to da­ña­do y es­quil­ma­do por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior em­pie­ce a fun­cio­nar de ma­ne­ra equi­ta­ti­va.

El es­tan­ca­mien­to es un laberinto lleno de du­das y de nú­me­ros ne­gros.

Una co­sa son los pre­jui­cios de la ma­la fe y otra es la reali­dad crí­ti­ca por la que to­ma­mos par­te. En lo per­so­nal si­go cre­yen­do que só­lo un con­se­jo de no­ta­bles, que pro­pi­cie la “uni­dad na­cio­nal”, ajeno a cual­quier for­ma de in­di­vi­dua­lis­mo, po­dría, al me­nos, po­ner­nos en la hue­lla; lo de­más, el tiem­po lo de­ci­di­rá. Aun­que qui­zá es mu­cho pe­dir­le a la di­ri­gen­cia ac­tual.

Sin ex­ten­der­me más su­gie­ro a mi lec­tor re­leer esos dos tex­tos de nues­tro es­cri­tor. Sin du­da en­con­tra­rá allí no só­lo el he­do­nis­mo que ofre­ce su li­te­ra­tu­ra, sino tam­bién al­gu­nas claves pa­ra en­ten­der nues­tra com­ple­ja idio­sin­cra­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.