"Alla­na­mien­tos por graf­fi­tis: Una ver­güen­za por don­de se lo mi­re"

Hoy Pinto - - De puño y letra -

- (•) Es­cri­be Sergio Fran­cis­co San­tos -

"Ver­güen­za... Eso es lo que sien­to co­mo con­ce­jal.

Uno quie­re y cree ayu­dar a lu­char des­de el lu­gar que ocu­pa, con­tra las ac­ti­tu­des que crean sen­ti­do co­mún en la so­cie­dad y que pro­pen­den a la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, la dis­cri­mi­na­ción, la xe­no­fo­bia, la ho­mo­fo­bia, la fal­ta de res­pe­to an­te el su­fri­mien­to ajeno... pe­ro hay si­tua­cio­nes que te po­nen en el lu­gar de com­pli­ci­dad jus­ta­men­te con los que tie­nen la lí­nea de pen­sa­mien­to y ac­ción que uno dice que­rer mo­di­fi­car.

En Pin­to, mi pue­blo, créa­se o no, una ayu­dan­tía de fis­ca­lía, un juz­ga­do pe­nal, un fis­cal, dos pa­tru­lle­ros, una pa­tru­lla com­ple­ta de po­li­cía con­ve­nien­te­men­te per­tre­cha­da, to­das las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del pue­blo, alla­na­mien­tos (?), to­do al ser­vi­cio de la cau­sa pa­ra dar con sos­pe­cho­sos de ser:

Se­lec­cio­ne la res­pues­ta co­rrec­ta: Op­cio­nes

A) In­te­gran­tes del ISIS; B) Pi­ra­tas del as­fal­to; C) Nar­co­tra­fi­can­tes; D) Con­tra­ban­dis­tas; E) Tra­tan­tes de per­so­nas; F) Em­pre­sa­rios es­cla­vis­tas; G) Ho­mi­ci­das; H) Au­to­res de ro­bo ca­li­fi­ca­do con uso de ar­mas; I) Po­li­cías, jue­ces o po­lí­ti­cos co­rrup­tos; I) sa­cer­do­tes abu­sa­do­res de me­no­res y ma­yo­res; J) Au­to­res de pin­ta­das re­cla­man­do ´abor­to le­gal´; ´pa­ren de fu­mi­gar­nos´; ´Bas­ta de ma­chis­mo´, en al­gu­nos lu­ga­res vi­si­bles del pue­blo.

.... Si ele­gis­te la (J), aun­que no lo creas, ¡ Acer­tas­te !.

¡¡¡ Y te ga­nas­te un alla­na­mien­to de lu­xe !!!.

Estamos vi­vien­do una épo­ca que las ac­ti­tu­des pre­de­mo­crá­ti­cas del apa­ra­to del Es­ta­do y la hi­po­cre­sía, el fas­cis­mo y la dis­cri­mi­na­ción de una par­te de la so­cie­dad, que ac­túan con un ri­gor inusi­ta­do so­bre cues­tio­nes que no su­pe­ran co­mo mu­cho lo con­tra­ven­cio­nal, co­mo un graf­fi­ti en una pared -que ni si­quie­ra po­see en lo más mí­ni­mo men­sa­jes de­lic­ti­vos- y en mu­chos (ca­si to­dos) los ca­sos de vio­len­cia, abu­so, des­fal­cos, co­rrup­ción po­li­cial o po­lí­ti­ca (se­gún quién la co­me­ta, cla­ro) in­clu­so trá­fi­co de dro­gas o tra­ta de per­so­nas, ac­túan con una pru­den­cia y una mano de se­da por lo me­nos lla­ma­ti­va...

Pa­re­ce que en la épo­ca de las re­des so­cia­les y el im­pac­to que pro­du­ce en el es­ta­do (en los go­bier­nos más bien) vein­te co­men­ta­rios exal­ta­dos y unos cuan­tos ´me gus­ta´ a un co­men­ta­rio de una per­so­na in­flu­yen­te ´dam­ni­fi­ca­da´ ca­si re­cla­man­do ´cum­pli­mien­to efec­ti­vo y cár­cel co­mún´ no pa­ra de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad ni pa­ra un fe­mi­ci­da o un abusador de me­no­res.

Pe­ro sí pa­ra una pin­ta­da en una pared de pro­pie­dad pri­va­da o un mu­ro pin­ta­do por el Es­ta­do, ha­ce que el apa­ra­to es­ta­tal se pon­ga en mar­cha fu­rio­sa­men­te aun­que el re­cla­mo sea por una si­tua­ción mí­ni­ma en da­ño a la pro­pie­dad o al era­rio pú­bli­co...

Pe­ro en reali­dad se pue­de in­fe­rir que lo que se in­ten­ta con es­te ver­da­de­ro abu­so de fuer­za del apa­ra­to es­ta­tal, es ca­llar las vo­ces de los que no se su­bor­di­nen a los man­da­tos re­li­gio­sos y eco­nó­mi­cos con men­sa­jes mo­les­tos pa­ra esa cla­se do­mi­nan­te.

Los pri­me­ros fue­ron, son y se­rán, por más ma­qui­lla­je que en es­tos mo­men­tos se les quie­ra po­ner, siem­pre ma­chis­tas, xe­nó­fo­bos y ho­mo­fó­bi­cos, y has­ta de­fen­so­res del abu­so se­xual siem­pre que sea un sa­cer­do­te el que lo co­me­ta.

Y los se­gun­dos, ha­cen que en reali­dad los de­lin­cuen­tes, que son los que nos en­ve­ne­nan, ro­bán­do­nos la sa­lud, el am­bien­te y el fu­tu­ro con sus prác­ti­cas co­mer­cia­les, se pre­sen­ten co­mo nues­tros de­sin­te­re­sa­dos be­ne­fac­to­res y dig­nos de re­ve­ren­cia por­que crea­ron el sen­ti­do en la gen­te que ´to­dos vi­vi­mos de ellos´.

Un pá­rra­fo apar­te pa­ra los ciu­da­da­nos ´de bien´ y a al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción afi­nes, que res­pon­dien­do al per­fil pro­pio del pio­jo re­su­ci­ta­do pre­sen­tan, de­nun­cian y se es­can­da­li­zan por un graf­fi­ti co­mo si fue­ra un de­li­to me­re­ce­dor has­ta de cár­cel.

Una ver­güen­za por don­de se lo mi­re…”.

- (•) Con­ce­jal del uni­blo­que Iz­quier­da -

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.