Juan Luis Ca­sa­no­va y los di­chos de Gó­mez Cen­tu­rión

Hoy Pinto - - De puño y letra -

En una no­ta en­via­da a nues­tra re­dac­ción, el con­ce­jal (man­da­to cum­pli­do) y ac­tual pre­si­den­te del Co­mi­té "Hi­pó­li­to Yri­go­yen" de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal de Ge­ne­ral Pin­to, Juan Luis Ca­sa­no­va, ex­pre­sa tex­tual­men­te:

"Las ex­pre­sio­nes de Juan Jo­sé Gó­mez Cen­tu­rión, so­bre lo ocu­rri­do en la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar, no ha­cen más que di­vi­dir a una so­cie­dad que ya de­ma­sia­do frac­tu­ra­da se en­cuen­tra.

No in­tere­sa si los des­apa­re­ci­dos fue­ron 8.000 o 30.000, son des­apa­re­ci­dos, y por su­pues­to que el te­rro­ris­mo de es­ta­do no em­pe­zó el 24 de Mar­zo de 1976, pe­ro esa fe­cha que­dó en la me­mo­ria co­lec­ti­va, ya que ahí se ini­ció una de las peo­res dic­ta­du­ras que nos to­có vi­vir a los ar­gen­ti­nos, acom­pa­ña­da por un plan sis­te­má­ti­co pa­ra des­apa­re­cer per­so­nas.

Por lo cual de­be­mos Re­pu­diar es­tas ex­pre­sio­nes, co­mo tam­bién re­pu­dia­mos a aque­llos que ha­cen ne­go­cio con la su­pues­ta de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

Mu­chos hoy se ras­gan las ves­ti­du­ras y en aquel mo­men­to, muy di­fí­cil por cier­to, hu­ye­ron des­pa­vo­ri­dos, no se les co­no­ce una de­cla­ra­ción por la si­tua­ción que atra­ve­sa­ba nues­tro país, ni ha­ber pre­sen­ta­do un so­lo Ha­beas Cor­pus, co­mo si lo hi­cie­ron Al­fre­do Bravo, Raúl Al­fon­sín y otros, quie­nes pu­sie­ron en ries­go su vi­da y la de los su­yos.

For­mo par­te de un Partido cu­yo can­di­da­to a pre­si­den­te en 1983, fue a fon­do con­tra la Ley de Au­to Am­nis­tía, a pe­sar que otro can­di­da­to a Pre­si­den­te de­cía que la desaparición de per­so­nas era co­sa juz­ga­da.

Raúl Al­fon­sín, con el im­por­tan­tí­si­mo apor­te de Car­los Nino, cuan­do aún los mi­li­ta­res que ha­bían par­ti­ci­pa­do de ac­tos ge­no­ci­das, man­te­nían el pleno man­da­to de sus tro­pas, creó la CONADEP y les dio la opor­tu­ni­dad a es­tos mi­li­ta­res de te­ner un jui­cio jus­to, don­de de­fen­der­se, opor­tu­ni­dad que ellos no le die­ron a los que des­apa­re­cie­ron.

Si bien se dis­cul­pó de sus di­chos Gó­mez Cen­tu­rión, lo di­cho di­cho es­tá, y es de­ma­sia­do gra­ve, ya que cos­tó mu­cho al pue­blo ar­gen­tino con­se­guir vi­vir ba­jo go­bier­nos ele­gi­dos por el vo­to po­pu­lar, co­mo ve­mos to­dos los días de­be­mos ha­cer un apor­te pa­ra cons­truir un ver­da­de­ro es­ta­do de de­re­cho que nos per­mi­ta vi­vir una De­mo­cra­cia Ple­na, con sus acier­tos y sus erro­res.

No sé si pe­dir la re­nun­cia al pues­to que ocu­pa es va­le­de­ro, si lo que se le de­be pe­dir es Res­pe­to por aque­llos que aún hoy llo­ran por sus se­res que­ri­dos des­apa­re­ci­dos.

Oja­lá no es­cu­che­mos es­tas ex­pre­sio­nes Nun­ca Más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.