Inun­da­cio­nes: La tu­ya, la mía, la nues­tra

Hoy Pinto - - News - > Por Ma­rio Ga­briel Madrid (*)

Con equi­pa­mien­to al­go más rús­ti­co, que lue­go la tec­no­lo­gía di­gi­tal co­men­zó a su­pe­rar, aque­llos pri­me­ros pro­fe­sio­na­les, in­ge­nie­ros, agri­men­so­res que co­men­za­ron a di­bu­jar -en el fi­nal de la dé­ca­da del 90- el de­no­mi­na­do “Plan Fe­de­ral de Con­trol de Inun­da­cio­nes” con fondos sol­ven­ta­dos por el Fon­do Hí­dri­co Na­cio­nal, lo ha­cían con ple­na con­cien­cia de que la ca­na­li­za­ción de los ex­ce­sos hí­dri­cos del no­roes­te bo­nae­ren­se ase­gu­ra­ba el ali­vio de una zo­na pla­na, de es­ca­so ni­vel en su re­lie­ve, pa­ra lle­var­los ha­cia una cuen­ca abier­ta: el di­cho­so río Sa­la­do que con su na­ci­mien­to en Ju­nín da­ba la tran­qui­li­dad de que lle­ga­ba a es­cu­rrir en la Bahía Sam­bo­rom­bón.

El be­ne­fi­cio pa­ra los pro­duc­to­res, ca­mi­nos, ru­tas, ciu­da­des y po­bla­cio­nes dis­per­sas por los dis­tri­tos del mis­mo Ju­nín, Lincoln, Lean­dro N. Alem, Ge­ne­ral Pin­to, Flo­ren­tino Ameg­hino y Ge­ne­ral Vi­lle­gas era in­ne­ga­ble, ade­más de agre­gar en for­ma jus­ta y so­li­da­ria, an­tes y aho­ra, un pa­nel de ca­na­les se­cun­da­rios que ali­via­rían el ex­ce­so -que ya por aque­llos años ve­nía de­mos­trán­do­se como cre­cien­te y abun­dan­te- del es­pe­jo de agua “La Pi­ca­sa” con pre­sen­cia úni­ca­men­te, en esa épo­ca, en la pro­vin­cia de San­ta Fe.

An­tes de vol­ver a men­cio­nar la pro­ble­má­ti­ca que trae apa­re­ja­da el vo­lu­men de cre­ci­mien­to de esa laguna, de­be­mos men­cio­nar que al abrir los so­bres de la pri­me­ra li­ci­ta­ción a fi­nes del año 2002 pa­ra la cons­truc­ción de la Ca­ña­da Las Hor­que­tas, el mis­mo mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas pro­vin­cial, Raúl Ri­va­ra, ad­ver­tía que in­gre­sa­ba agua de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da -en­tre 10 y 15 me­tros cú­bi­cos por se­gun­do - des­de La Pi­ca­sa, ya que la de­no­mi­na­da “Al­ter­na­ti­va Nor­te” de ca­na­li­za­ción de esa laguna, por te­rri­to­rio san­ta­fe­sino, te­nía un fa­llo ju­di­cial que im­pe­día uti­li­zar la tra­za pre­vis­ta pa­ra la fu­tu­ra ca­ña­da Las Hor­que­tas que se li­ci­ta­ba.

Es­ta obra, aho­ra ya fi­na­li­za­da, con­tem­pla­ba la excavación de seis mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de tie­rra pa­ra lo­grar un ca­nal de 40 me­tros de an­cho, ade­más de la cons­truc­ción de una trein­te­na de puen­tes ca­rre­te­ros, cua­tro fe­rro­via­rios y una te­la­ra­ña de ca­na­les se­cun­da­rios que lle­van al ca­nal “ma­dre” el ex­ce­den­te que, por cues­tio­nes del re­lie­ve geo­grá­fi­co, de­be es­cu­rrir en la mis­ma cuen­ca abier­ta por el río Sa­la­do, pa­san­do an­tes por el com­ple­jo la­gu­ne­ro de Ju­nín: Mar Chi­qui­ta, Gó­mez, El Car­pin­cho, en ese or­den, la mis­ma que hoy es­tá al bor­de del co­lap­so.

La na­tu­ra­le­za im­po­ne le­yes que no fi­gu­ran en los des­pa­chos del go­bierno. Ca­ña­da Las Hor­que­tas res­pon­dió al es­que­ma de aque­lla pla­ni­fi­ca­ción original.

Aho­ra, en pleno oto­ño 2017, aun­que ca­da mu­ni­ci­pio que atra­vie­sa tie­ne a sus fun­cio­na­rios lo­ca­les en­tre la du­bi­ta­ción, el in­som­nio, el pro­nós­ti­co de turno, la mano de Dios o la ilu­sión de un lla­ma­do alen­ta­dor des­de La Pla­ta, la ma­sa de agua no de­ja de dre­nar per­ma­nen­te­men­te por el ca­nal ma­dre y por to­dos los se­cun­da­rios con un enor­me cau­dal que, de lo con­tra­rio, hu­bie­se pro­vo­ca­do una tra­ge­dia sin pre­ce­den­tes.

En cam­bio, La Pi­ca­sa no tu­vo la mis­ma suer­te. Con­tra­di­jo al pro­nós­ti­co na­tu­ral y, peor aún, a la vo­lun­tad po­co ac­ti­va con ella por parte de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Así como la ima­gen de un río ar­ti­fi­cial -que los go­bier­nos de turno pu­die­ron rea­li­zar- nos lle­va a ver al­go “ben­di­to” pa­ra lle­gar al río Sa­la­do des­de el ex­tre­mo pro­vin­cial, por el con­tra­rio, la laguna na­tu­ral que se for­ma re­ci­bien­do el aporte hí­dri­co de di­ver­sas zo­nas del sur de San­ta Fe y al­go de Cór­do­ba, le ca­be el mo­te de “mal­di­ta” por el da­ño des­con­tro­la­do que cau­sa.

Lue­go de vol­ver a tras­va­sar la Ru­ta Na­cio­nal 7, pa­san­do so­bre una cin­ta as­fál­ti­ca re­no­va­da pa­ra con­te­ner­la, du­pli­car la su­per­fi­cie de hec­tá­reas inun­da­das y con la ame­na­za de avan­zar aún más, ha­ce lu­gar es­ta vez a la mis­ma du­da por parte de los fun­cio­na­rios bo­nae­ren­ses que pro­me­ten tam­bién uti­li­zar el cau­ce del Río Sa­la­do pa­ra ali­viar la mal­di­ción de La Pi­ca­sa.

Sin em­bar­go, es­to úl­ti­mo pue­de lo­grar lo que has­ta aho­ra era im­pen­sa­ble. Acor­dar en la mis­ma me­sa, con el go­bierno na­cio­nal, una to­ma de de­ci­sión que abar­que el di­se­ño de un plan de obras, con ur­gen­cia, que sa­que el agua de la re­gión.

La de ellos, la nues­tra. Con vo­lun­tad po­lí­ti­ca, to­das.

(*) Pe­rio­dis­ta egre­sa­do de la UNLP. Con­ta­dor pú­bli­co re­si­den­te en Flo­ren­tino Ameg­hino. Ex con­ce­jal y ex can­di­da­to a in­ten­den­te de Ge­ne­ral Pin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.