Pa­ra En­ri­que Mi­ner­vino, "Leo­pol­do Mo­reau de­jó la U.C.R. pa­ra se­guir sien­do Ra­di­cal"

Hoy Pinto - - News -

En una no­ta en­via­da a "Hoy", el ger­ma­nien­se En­ri­que Mi­ner­vino, ex con­ce­jal y di­rec­tor de la Es­cue­la Me­dia Nº 2 de Co­ro­nel Gra­na­da, y ac­tual re­fe­ren­ter dis­tri­tal del Mo­vi­mien­to Na­cio­nal Al­fon­si­nis­ta que fun­dó y en­ca­be­za Leo­pol­do Mo­reau, ex­pre­sa:

"Ha­ce unos días, tu­ve opor­tu­ni­dad de en­con­trar­me con quien fue­ra uno de los más im­por­tan­tes di­ri­gen­tes del Ra­di­ca­lis­mo de los úl­ti­mos tiem­pos. Se tra­ta de Leo­pol­do Mo­reau, quien tu­vo un gran pro­ta­go­nis­mo en los ini­cios de la de­mo­cra­cia, allá por 1983 y los años si­guien­tes, ya que jun­to a Raúl Al­fon­sín, tran­si­ta­ron el du­ro ca­mino del ama­ne­cer de­mo­crá­ti­co que si­guió a la os­cu­ra no­che de la dic­ta­du­ra.

Fue el mo­men­to en que una so­cie­dad lle­na de es­pe­ran­zas vió en la fi­gu­ra del pre­si­den­te Al­fon­sín al hom­bre ca­paz de de­vol­ver los sue­ños que los años de os­tra­cis­mo le ha­bían ro­ba­do. Leo­pol­do Mo­reau des­de su ban­ca de dipu­tado na­cio­nal, se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les ac­to­res po­lí­ti­cos y en uno de los hom­bres de ma­yor con­fian­za de don Raúl.

La his­to­ria de Leo­pol­do den­tro del Ra­di­ca­lis­mo co­men­zó en 1960, cuan­do in­gre­só al Par­ti­do. Des­de en­ton­ces, tu­vo una in­ten­sa par­ti­ci­pa­ción ya sea en el or­den par­ti­da­rio y ocu­pan­do car­gos elec­ti­vos en dis­tin­tos mo­men­tos de la vi­da po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. En 1968, fun­dó Fran­ja Mo­ra­da y en 1972, par­ti­ci­pó de la fun­da­ción del Mo­vi­mien­to de Re­no­va­ción y Cam­bio, la lí­nea in­ter­na de la U.C.R. di­ri­gi­da por Al­fon­sín, que dis­pu­tó el po­der del Par­ti­do al ala más con­ser­va­do­ra en­ca­be­za­da por Ri­car­do Bal­bín.

En aquel mo­men­to, Re­no­va­ción y Cam­bio no lo­gró ven­cer a la Lí­nea Na­cio­nal, pe­ro 10 años más tar­de, en 1982, Al­fon­sín se eri­gió en can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, lue­go de de­rro­tar a su opo­nen­te en la con­tien­da in­ter­na. Es­ta elec­ción no fue una más del Ra­di­ca­lis­mo, ya que con el triun­fo de Re­no­va­ción y Cam­bio, el vie­jo par­ti­do se trans­for­mó en una al­ter­na­ti­va cla­ra de po­der. De la mano de Al­fon­sín, la U.C.R. lle­va­ría ade­lan­te un go­bierno con un pen­sa­mien­to na­cio­nal, po­pu­lar, de­mo­crá­ti­co y pro­gre­sis­ta.

Mo­reau fue elec­to dipu­tado na­cio­nal en va­rias opor­tu­ni­da­des y ocu­pó tam­bién una ban­ca de se­na­dor na­cio­nal por la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Fue, además, pre­si­den­te del Co­mi­té de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res de la U.C.R. en dos opor­tu­ni­da­des y vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal.

Mas acá en el tiem­po, en Di­ciem­bre de 2014, Mo­reau fun­dó el Mo­vi­mien­to Na­cio­nal Al­fon­si­nis­ta, cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal era el de re­cu­pe­rar los prin­ci­pios del ´Ra­di­ca­lis­mo Po­pu­lar´, es de­cir aquel que reivin­di­ca los va­lo­res y prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos im­pul­sa­dos por Raúl Al­fon­sín.

Des­de un tiem­po atrás, Leo­pol­do ve­nía ex­pre­san­do que la U.C.R. rea­li­za­ba una ´opo­si­ción bo­ba´ al go­bierno de la pre­si­den­ta Cristina Kirch­ner, ya que se opo­nía a me­di­das que eran to­das en fa­vor del pue­blo ar­gen­tino. En 2015, el Mo­vi­mien­to Al­fon­si­nis­ta ex­pre­só su dis­con­for­mi­dad con la alian­za que el par­ti­do efec­tuó con el PRO, li­de­ra­do por Mau­ri­cio Ma­cri, por con­si­de­rar que se vio­la­ban los prin­ci­pios fun­dan­tes e his­tó­ri­cos de la U.C.R., al unir­se con la de­re­cha po­lí­ti­ca del país.

Fue así que im­pul­só la rup­tu­ra con la di­ri­gen­cia de la U.C.R., quien lo ex­pul­só del Par­ti­do jun­to a otros im­por­tan­tes di­ri­gen­tes co­mo el ex dipu­tado na­cio­nal y es­pe­cia­lis­ta en ju­bi­la­cio­nes, Eduar­do San­tín".

Tras otros con­cep­tos, Mi­ner­vino cie­rra la no­ta ex­pre­san­do:

"Re­su­mien­do, cuan­do ha­bla­mos de Leo­pol­do Mo­reau, es­ta­mos en pre­sen­cia de un di­ri­gen­te político de ra­za, con una di­la­ta­da y a la vez des­ta­ca­da ca­rre­ra po­lí­ti­ca, que desa­rro­lló una in­ten­sa mi­li­tan­cia en el Par­ti­do al que de­di­có gran par­te de su vi­da, la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal. Hoy, Mo­reau es lí­der del es­pa­cio Mo­vi­mien­to Al­fon­si­nis­ta, que nu­clea a los mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes ra­di­ca­les que creen que el Ra­di­ca­lis­mo no de­be aban­do­nar sus ban­de­ras ni sus prin­ci­pios", in­for­man­do fi­nal­men­te que "Hoy, el Mo­vi­mien­to Al­fon­si­nis­ta, se ha con­ver­ti­do en el par­ti­do político ´Mna-for­ja´, con re­pre­sen­ta­ción a ni­vel na­cio­nal, re­co­no­ci­do en sie­te Pro­vin­cias ar­gen­ti­nas".

El ger­ma­nien­se En­ri­que Mi­ner­vino (de­re­cha) jun­to al ti­tu­lar de "Mna-for­ja", Leo­pol­do Mo­reau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.